BOSTON CON NIÑOS: REVOLUTIONARY ROAD

BOSTON CON NIÑOS: REVOLUTIONARY ROAD

Recorrer Boston y el este de Massachusetts es una oportunidad inigualable para conocer la historia y la fundación de Estados Unidos. Cuando viajamos a la costa este del país, Boston era uno de nuestros destinos señalados junto a Washington y Nueva York. Visitar Boston con niños es una opción muy recomendable porque los lugares históricos de la ciudad se pueden pasear con mucha tranquilidad.

BOSTON CON NIÑOS

Llegamos a Boston con el firme propósito de no visitar ningún museo. No por nada, hay museos muy interesantes en la ciudad, pero habíamos pasado unos días en Washington y estábamos saturados. Necesitábamos calle y relax. Así que nos propusimos caminar por la ciudad sin compromiso alguno.

El burro “demócrata” en Boston

Los elefantes “republicanos” que están en la oposición

Nuestra primera parada fue la Spray Pool en el Parque Boston Common junto a la Oficina de Turismo de la ciudad. Boston y toda esta región del país se caracteriza por un clima de estaciones muy marcadas: las 4 estaciones son “muy de verdad”. Los inviernos son fríos y blancos por sus intensas nevadas, la primavera y el otoño se visten de vistosos colores y, el verano, es caluroso. Así que, para Ernest y Ferran, poder jugar y refrescarse en este lugar fue uno de los momentos “top” en la ciudad.

Desde este parque iniciamos nuestros paseos por la ciudad. Recorrer el Freedom Trail es la mejor manera de conocer los lugares más relevantes de Boston. ¡Es imposible perderse! Sólo hay que seguir el caminito de baldosas de 4 km. Podéis hacerlo por libre y leer las placas con la información destacada en los 16 puntos destacados. Otra opción es apuntaros a uno de los tours que duran algo más de una hora e ir acompañados por un guía que os trasladará al siglo XVIII. Hay diversos tours en diversos puntos de la ciudad y puedes comprar los tickets aquí.

Anduvimos sin prisas y, por supuesto, a la hora de la comida nos detuvimos en el Quincy Market para saborear los platos de Nueva Inglaterra y de otras regiones del mundo. En un ambiente relajado tomamos un tentenpié para seguir caminando por la ciudad.

Nos detuvimos en la casa de Paul Revere y en la Old North Church para seguir camino hasta los muelles donde se encuentra el Museo USS Constitution. Este museo es perfecto si viajas a Boston con niños porque está lleno de actividades interactivas y muy divertidas. Permite conocer la historia de grandes navios y detalles importantes del mundo de la navegación. Lo pasamos de maravilla y, para regresar al centro de la ciudad, tomamos el ferry que permite admirar la ciudad desde el mar. La tarde era perfecta y el conjunto de edificios históricos y grandes rascacielos de cristal creaban una imagen única.

Faneuil Hall

Junto al Christopher Columbus Waterfront Park se distribuye un moderno paseo marítimo con muchas atracciones y puntos de interés: el Aquario de Boston, el Museo del Tea-Party y, algo más al sur, Chinatown. Como os hemos dicho, estábamos de “huelga de museos” y nosotros no entramos a ninguno de ellos pero disfrutamos mucho recorriendo la ciudad. Además nos reímos mucho observando a los turistas subidos en los vehículos anfibios del Boston Ducks Tours y los más osados que se daban un paseo en la atracción Codzilla.

Codzilla Boston’s Speed Boat

Boston Duck’s Tour

UN PASEO POR HARVARD

Reservamos una mañana de nuestra estancia en Boston para ir hasta Cambridge y recorrer el campus de su universidad. Tantos referentes intelectuales se han formado aquí, han desarrollado su vida académica y su labor investigadora. El campus de Harvard, especialmente el recinto más antiguo, está lleno de curiosidades. Es un agradable lugar en el que pasear, descansar y observar a los estudiantes ir de un lado para otro. En verano hay actividades culturales diversas. En su página web se informa de los tours y, además, hay muchos museos interesantes si disponéis de más tiempo para estar aquí.

Una tarde cualquiera en la Universidad

Paseando por el campus de la Universidad de Harvard

Cuando el clérigo inglés John Harvard se trasladó a Estados Unidos, y acabó dando su nombre a la Universidad de Harvard, seguramente no podía pensar que esta institución se convertiría en una de las comunidades científicas y educativas más importantes del mundo. Tras su fallecimiento donó la mitad de su patrimonio y toda su biblioteca a esta institución. En la zona más antigua, llamada Harvard Yard, está el monumento en su honor realizado en 1884. Según dicen, quien desea tener suerte en sus estudios debe tocar la puntera de su zapato izquierdo.

¿Necesitas suerte en un examen? Tócale el pie izquierdo a John Harvard

BATTLE ROAD TRAIL

Paul Revere pasó a la historia por ser el mensajero que desde Boston llevó la información a las milicias que pusieron en jaque al ejército británico. Se puede visitar su casa en Boston donde trabajaba como orfebre. Pero lo más interesante es recorrer el Battle Road Trail que es parte del camino que Paul Revere recorrió la noche del 18 de abril de 1775 para avisar a las milicias situadas en Lexington y Concord a 30 km de la ciudad de Boston.

Se puede hacer este recorrido en coche haciendo paradas en las zonas indicadas pero lo mejor es hacerlo a pie o en bicileta. También hay tours organizados como el de Liberty Ride. Entre Lexington y Concord hay diversos lugares de interés como el Paul Revere Capture Site, Hartwell Tavern, Meriam’s Corner o North Bridge. En todos ellos váis a enocntrar información y personas que os recibirán vestidos como en aquellos años para explicaros la importancia del lugar. Además, hay actividades para los niños, juegos, lugares para dibujar o disfrazarse. Podéis encontrar toda la información en el Minute Man Mational Historic Park.

Hartwell Tavern, cerca de Concord

Un año antes de aquella noche de abril, en 1774, la corona británica había disuelto el gobierno local de Boston que se había convertido en el principal foco revolucionario a favor de la independencia. Aquella carrera a caballo de Paul Revere fue el pistoletazo de salida en la Guerra de la Independencia. Hoy es un sendero delicioso que se puede recorrer a pie o en bicicleta, con diversos puntos de información, zonas de descanso y lugares históricos para conocer en detalle aquellos acontecimientos.

LEXINGTON

Los acontecimientos que tuvieron lugar en Lexington fueron muy importante en el proceso de independencia de este país del Imperio Británico. En realidad, aún no existía un país en América del Norte: eran 13 pequeñas colonias que en 1775 iniciaron un camino sin vuelta atrás que llevaría a la Guerra de la Independencia. El 18 de abril de 1775, junto a la Taverna Buckman en Lexington, se agruparon las tropas que se enfrentarían al ejército británico. Ahora hay allí una amplia extensión de cesped rodeada de bonitos y grandes árboles y un monumento al Capitán John Parker que recuerda aquel momento: “the Minuteman Statue”.

Minute Man Statue en Lexington

Nuestro primer contacto con la Revolución Americana se produjo a nuestra llegada a Lexington. Sin pretenderlo, habíamos llegado al lugar en el que se produjo “The first shot!“, es decir, el primer disparo de la revolución contra la opresión británica, como les gusta decir por aquí. Antes, se había producido en Boston la revuelta del Tea Party y la terrible masacre de Boston.

La tensión se mascaba en el ambiente, y las dos lámparas que anunciaban la llegada de los británicos, cruzando el río Charles, puso al archiconocido Paul Revere y a otros jinetes sobre aviso para ir a dar la alarma a los “minute men“, los milicianos rebeldes. Lexington fue el lugar en el que se produjo el primer enfrentamiento y, con las primeras bajas, los primeros héroes de la Revolución. Nadie diría hoy que el tranquilo jardín del centro del pueblo, en donde hicimos un improvisado picnic, fue en su día el escenario de una batalla. Podéis conocer más detalles en la web oficial de Lexington.

CONCORD

En Concord se produjeron enfrentamientos junto al Old North Bridge que aún hoy se puede visitar. Pero esta pequeña localidad es conocida, además, por ser el epicentro del movimiento trascendentalista. Una corriente de escritores, pensadores y filósofos que contribuyeron con sus obras a una nueva manera de relacionarse con el mundo y la naturaleza haciendo hincapié en la capacidad de la conciencia personal sin necesidad de intermediarios religiosos.

North Bridge en Concord

Entre ellos destaca Ralph Waldo Emerson cuya casa podéis visitar en Concord. En el museo de la ciudad podréis conocer con más detalle su historia y encontraros con algunos de sus enseres más personales de Henry D. Thoreau como el escritorio y la pluma estilográfica que utilizó durante su retiro a la cabaña junto a la laguna de Walden. Los escritos de Thoreau han sido referente para algunos grandes pensadores como Mahatma Gandhi que leyó y se inspiró en su libro “La desobediencia civil“. También podréis encontrar referencias a sus escrito en películas tan conocidas como “El Club de los Poetas Muertos” o “Into the wild“.

Algunos de los enseres de Thoreau en el museo de Concord

Nos gustó mucho visitar la casita de Louisa May Alcott, autora del libro Mujercitas. Importante activista en la lucha por el voto de la mujer y abolicionista, en sus escritos, esta mujer trató temas muy controvertidos en la época. Su padre, Amos Bronson Alcott, fue un famoso pedagogo en Boston que desarrolló un novedoso método de enseñanza basado en la conversación. En Concord pudimos ver su sencilla escuela de filosofía.

También allí vivió Nathaniel Hawthorne -crítico con el movimiento trascendentalista-, autor de muchos cuentos y novelas entre las que seguramente conoceréis como La letra escarlata conocida por describir la realidad social de la puritana Nueva Inglaterra.

Un paseo por el bonito Cementerio de Concord nos llevó a visitar las tumbas de estos grandes pensadores y escritores que, para nosotros, son referentes importantes. Sus lecturas son una base esencial de nuestras conversaciones, reflexiones y pensamientos. Con ellos hemos construído una parte esencial de nuestra filosofía vital y de nuestra manera de relacionarnos con el mundo.

WALDEN POND

A las afueras de Concord está la laguna Walden o Walden Pond. Un lugar perfecto para jugar, disfrutar de un baño refrescante en verano y un paseo delicioso siguiendo los pasos de Thoreau. Aquí os contamos nuestra experiencia. Hay lugares en el mundo que anotamos en un apartado de la agenda llamado “lugares que quiero visitar”. Este fue un sueño cumplido, especialmente para Pau, que está empeñado en “vivir deliberadamente“.

USA WALDEN THOREAU

“Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, y dejar a un lado todo lo que no fuese vida, para no descubrir en el momento de mi muerte, que no había vivido.

UNA ESCAPADA A SALEM

Al norte de Boston, a poco menos de una hora, está la ciudad de Salem. Salem es una ciudad de brujas y piratas. En el pasado fue una importante ciudad comercial pero pasó a la historia por los juicios a sus brujas… Si disponéis de tiempo, no dejéis de reservar una jornada para conocer esta ciudad. En verano suele haber actividades programadas para la familia. Salem tiene interesantes museos y una agenda cultural muy dinámica.

ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS

Si os animáis a visitar esta región de Estados Unidos váis a disfrutar mucho en familia. Boston es una ciudad muy agradable y bonita. Si queréis visitar los alrededores de la ciudad, existe transporte público pero, seguramente, es mucho más cómodo alquilar un coche porque resulta muy barato. Nosotros optamos por esta opción después de pasar unos días en Boston con niños. De esta manera pudimos también recorrer Cape Cod que es un destino fantástico para veranear.

Un poco de humor sobre la fonética del inglés de Boston

Alojarse en Boston no es barato pero podéis encontrar apartamentos a buen precio en airbnb y booking. Nosotros optamos por alquilar una habitación unos días y también nos alojamos en un motel en Concord que a Ernest y Ferran les encantó. Además, optamos por el couchsurfing que es un sistema que nos encanta utilizar.

En uno de esos típicos moteles de carretera

En este enlace podéis conocer el trayecto completo de este roadtrip por el noreste de Estados Unidos  y en el siguiente mapa os indicamos en diferentes colores los lugares visitados en cada estado. Boston es una ciudad family-friendly y os encantará por su ambiente desenfadado y cercano.


Estamos muy contentos de haber visitado Boston y el resto de lugares cercanos en los que aprendimos mucho sobre el origen de esta nación. Esperamos que os haya resultado interesante este artículo sobre nuestra visita a Boston con niños. ¡Felices viajes!

Navegando frente a la ciudad de Boston

 

SENECA FALLS: LA DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE 1848

SENECA FALLS: LA DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE 1848

¿Conocéis Seneca Falls y su pasado histórico? Sin duda, una de las cosas que tiene ir viviendo nuestro viaje de la vida, es la constatación de las muchas cosas que no sabemos. Al viajar nos enfrentamos a experiencias únicas y situaciones inesperadas, a lugares que no sabíamos ni que existían, a hechos que no sabíamos ni que habían ocurrido. Nos enfrentamos a nuestra ignorancia, también.

Cartel explicativo en Seneca Falls (USA, 2015)

En nuestro viaje a Estados Unidos en el verano de 2015, recorríamos el estado de New York por la carretera interestatal 90 desde Siracusa a Buffalo. Nuestro objetivo era visitar las Cataratas del Niágara cuando nos encontramos ante un cartel indicador que señalaba el municipio de Seneca Falls. Para mí, un indicador más,  ningún referente en mi memoria para este lugar. Pero a Pau, que conducía en ese momento, se le encendió una luz: “estamos cerca de Seneca Falls, tenemos que ir!!”. (más…)

NIAGARA FALLS: MAMÁ! CUÁNTA AGUA!!

NIAGARA FALLS: MAMÁ! CUÁNTA AGUA!!

En cualquier viaje que realicemos siempre se nos ofrece la posibilidad de visitar algunos lugares emblemáticos. Estos lugares mundialmente conocidos suelen merecer siempre el reconocimiento que los ha hecho célebres. Sin embargo, también pueden estar sometidos a una presión turística que reduce su encanto y que dificulta poder disfrutar de ellos. Las cataratas del Niágara es uno de estos lugares, sin duda.
Cualquier viaje organizado a la costa este de Estados Unidos incluye una visita hasta el lugar en el que los grandes lagos Ontario y Eire se comunican a través de estos magníficos saltos de agua que, además, constituyen la frontera entre este país y Canadá. Son muchas las personas que las visitan cada día pero no por ello hay que subestimar su valor porque son las cataratas más grandes de Norteamérica.
La altura de las cataratas alzanza los 40 m

Niagara Falls es una ciudad hecha por y para el turismo. En realidad son dos ciudades homónimas, hay un Niagara Falls en USA y, al otro lado del río, está la Niagara Falls de Canadá.  Ambas coinciden en su diseño al albergar grandes hoteles y casinos para ofrecer a los visitantes algunos “complementos” en su viaje y, sobre todo, lugares en los que gastar dinero. La idea es disfrutar en las cataratas del Niágara.

Para llegar hasta allí lo más cómodo es tomar un vuelo de una hora desde New York City o desde Boston. Nosotros preferimos alquilar un coche en  Boston porque queríamos recorrer relajadamente los estados de New York y Massachusetts para conocer un poco más en profundidad la región. Así que, sin prisas, disfrutamos de los extensos bosques y campos de cultivo, de esos inmensos monocultivos de maíz, soja y sorgo que yo detesto. Los detesto porque sé que implican el uso de toneladas de plaguicidas. Sin embargo, el paisaje era bonito. Bellas granjas con enormes silos y graneros de color rojo, gris y anaranjado. Bosques de robles y arces americanos atravesados por ríos y arroyos. El viaje fue delicioso. Dormimos en un par de moteles y recorrimos los más de 700 km que separan Boston de  Buffalo sin prisas.

Panel de indicaciones en los jardines de Niagara Falls
Habíamos acordado nuestro alojamiento con Yasser, un couchsurfer que nos había invitado espontáneamente. Nos dejó las llaves de su apartamento en el interior del buzón de su casa porque él estaba fuera. Un pequeño apartamento que pudimos utilizar durante nuestra estancia en Buffalo. Esta es una gran ciudad de unos 280.000 habitantes aunque su área metropolitana incluye a más de un millón de personas.
Los turistas bajan a la Cueva de los Vientos para empaparse (11$)
Está considerada como una de las mejores ciudades para vivir en Estados Unidos y es la segunda ciudad más grande del estado de New York, por detrás de New York City. Nosotros no le pudimos dedicar ni un minuto, sólo la utilizamos como punto de partida para nuestros recorridos por la zona. Visitar las cataratas del Niágara es muy sencillo: desde Buffalo una cómoda carretera llega hasta el punto en el que las aguas del río Niágara se precipitan dando lugar a las enormes cataratas de unos 40 metros de altura. El río Niágara comunica los lagos Ontario y Erie. 
Detalle de la zona visitable junto al río Niágara
Los hoteles de Niagara Falls en Canadá ofrecen las mejores vistas

El área donde se ubican las cataratas del Niágara es de libre acceso y corresponde con un parque estatal (Niagara Falls State Park) en el que se pueden recorrer diversos caminos para observar las cataratas tranquilamente. Junto a la zona hay muchos aparcamientos privados en los que dejar el coche. Pero si llegas allí en domingo, cómo fue nuestro caso, puedes aprovechar los aparcamientos disponibles en las oficinas de bancos y algunos supermercados y así ahorrar unos dólares.

Aunque la visita está organizada como si se tratase de un parque de atracciones, es posible pasar un día increíble sin gastar un dolar (eso es lo que hicimos nosotros) pero también puedes acceder a las diversas atracciones pasando por caja en cada una de ellas o comprar el Niagara Falls Discovery Pass con el que ahorrarás bastantes dólares.  Realmente hace falta más de un día para visitar toda la zona y además es posible hacer varias excursiones junto al río, algo que merece mucho la pena.

Un barco se acerca a la gran catarata

Pasamos todo el día caminando sin parar, disfrutando de la magia del agua, de los arcoíris y del vapor que ascendía como si lloviese hacia arriba. Cruzamos a pie la frontera con Canadá paseando sobre el Rainbow Bridge y nos mezclamos con los centenares de turistas que visitaban el famoso lugar. Cruzar desde Estados Unidos a Canadá fue fácil y rápido pero, a nuestro regreso, antes de abandonar Canadá tuvimos que pagar 50 ridículos centavos para poder dejar el país.

Pisar el límite entre países siempre resulta emocionante
¡Antes de salir de Canadá para pasar a USA hay que pagar 50 centavos!

Era divertido observar a los barcos llenos de turistas que se aproximaban a las zonas de caída de las cataratas: alternativamente los barcos “azules”, procedentes de Estados Unidos, y los “rojos” de Canadá iban llevando a los visitantes que subían a los ferrys protegidos por los impermeables con el color representativo de cada país. Nos estasiamos con los arcoíris y las láminas de agua, con las azules aguas del río jugamos a imaginar el lugar por el que debía pasar la línea fronteriza que separa ambos países. Y es que, las fronteras naturales son las únicas que son bellas.

Los barcos con turistas de Canadá llevan impermeables rojos…
… mientras que los de USA visten de azul (17$/adulto y 9.90 los niños)

El nombre «Niágara» es originario de una palabra utilizada por lo nativos que significaba «trueno de agua». Los habitantes originarios de la región eran los ongiara. El origen geológico de este lugar se remonta a la última gran glaciación -hace unos 10.000 años-, cuando enormes masas de hielo descendían por la zona oriental de Norteamérica excavando extensas superficies, triturando grandes masas de roca y perforando el terreno hasta crear los espacios que hoy ocupan los Grandes Lagos.

Las cataratas tienen su origen en la última glaciación
Los lagos y canales artificiales constituyen un entorno increible en la región

Aunque las cataratas del Niágara se llevan toda la fama, realmente toda la región merece una visita mucho más detallada. Son infinidad los lagos alargados y paralelos que dan testimonio de la antigua glaciación.  Estos lagos estrechos y alargados, recorren la zona de norte a sur creando lo que se llaman los “finger lakes”. Junto a uno de esos lagos se sitúa la ciudad de Séneca Falls, un lugar único y especial al que prácticamente no acude ningún turista y que, sin embargo, suposo un hito en nuestro viaje en familia. Pero esta es una historia que ha de esperar a nuestro próximo “post”.

Las mejores vistas se tienen desde Canadá, pero en Estados Unidos
disfrutas más directamente del contacto con las cataratas

También os puede interesar:

Esperamos que os haya gustado este artículo sobre nuestra viaita a las cataratas del Niágara. Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también podemos vernos en FACEBOOKPINTERESTYOUTUBE y en INSTAGRAM

SALEM: HISTORIAS DE BRUJAS Y PIRATAS…

SALEM: HISTORIAS DE BRUJAS Y PIRATAS…

Salem es mundialmente conocida por sus brujas y piratas. Pero hoy dista mucho de aquella comunidad azotada por la superstición y el fanatismo religioso que condenó a morir a personas inocentes por el  miedo a lo desconocido y la incapacidad para enfrentarse serenamente ante hechos que, por muy extraños que pareciesen, no entrañaban peligro alguno para nadie. Salem es hoy una alegre y romántica ciudad que gusta de seducir a sus muchos visitantes con múltiples atracciones y muestras que hacen las delicias de los niños y las mentes más fantasiosas.
De paseo por la ciudad de las brujas (Salem, Massachusets, 2015)

De paseo por la ciudad de las brujas (Salem, Massachusetts, 2015)

Nuestra visita estuvo guiada por Álex, nuestro primer “couch”, con quién contactamos a través de couchsurfing. En realidad fue él quien nos contactó y nos ofreció enseñarnos su ciudad y nosotros aceptamos gustosos. Conocía muy bien la historia de Salem y Massachusetts y nos fue relatando muchos detalles interesantes desconocidos para nosotros.
Alex nos descubrió un montón de historias fantasmagóricas (Salem, 2015)

Alex nos descubrió un montón de historias fantasmagóricas (Salem, 2015)

Nuestra prImera visita fue al puerto, donde nuestros niños pudieron recorrer a su antojo las entrañas de un verdadero barco pirata, el Friendship, un navió que pirateó bajo bandera estadounidense durante el siglo XIX, acechando las costas británicas. Para los niños fue emocionante…

Los piratas en el Liberty (Salem, 2015)

Los piratas en el Friendship (Salem, 2015)

Especialmente les impresionó la presencia de un grupo de desaliñados y andrajosos piratas que amenizaban la visita con viejas canciones de lobos de mar, armando un buen alboroto sobre la cubierta del antiguo navío. Desde allí Alex nos explicó que la ciudad está excavada por infinidad de túneles que servían -y quizá todavía sirven- para introducir mercancías de manera ilícita y evitar el pago de impuestos a las autoridades portuarias.
Detalle de la proa del Liberty (Salem, 2015)

Detalle de la proa del Friendship (Salem, 2015)

Después de invitar a Alex a comer en el club de regatas -donde nos cobijamos cuando arreció una súbita tormenta- fuimos al centro, para admirar los antiguos edificios y callejear un poco, entre el ajetreo de la ciudad, atiborrada de turistas. Nos llamó la atención los múltiples detalles que decoraban las calles de una forma insólita. Álex nos explicó que cada año un artista engalana la ciudad con un nuevo elemento. Este año eran mascarones de proa, cada cual más original y extravagante que el anterior, colgados de las farolas.
Esculturas de Patrick Doughtery (Salem, 2015)

Esculturas de Patrick Dougherty (Salem, 2015)

A nosotros nos encantó, sobretodo, el diseño con ramas de una escultura que representaba tres casas orgánicas. Nos recordó que nuestras casas, a pesar de todas sus comodidades, siguen siendo semejantes a las madrigueras o a los nidos de los pájaros, pues es de los animales de quienes aprendimos el arte de la construcción. Su autor, Patrick Dougherty, llama “Stickwork” a su técnica de trabajo en la que intenta plasmar su amor por la naturaleza y esta exposición recibía el nombre de “What the birds know”. Para realizarla recibió la colaboración de 50 voluntarios y esto nos recordó a las personas que, como Alex, nos están abriendo las puertas de su vida y de su casa, haciendo que este viaje sea mucho más entrañable.

Las casas recuerdan a sus antiguos moradores (Salem, 2015)

Las casas recuerdan a sus antiguos moradores (Salem, 2015)

Era imprescindible visitar un cementerio. Álex nos acompañó al que se encuentra situado junto al pub en el que trabaja sirviendo copas. Nos explicó que para sus clientes tomar una copa sentados a una mesa situada a dos metros de una tumba es una experiencia revitalizante. Especialmente estremecedora fue la historia de los dos ataúdes que penetraron una noche en el local, a través del muro, irrumpiendo fantasmagóricamente como la cosa más mormal del mundo.

Los edificios antiguos nos recuerdan el antiguo pasado comercial (Salem, 2015)

Los edificios antiguos nos recuerdan el antiguo pasado comercial (Salem, 2015)

No podéis perderos la visita al Museo Histórico de las Brujas. Aunque la visita era en inglés -y pronunciado a una velocidad endiablada- nos enteramos de los detalles de la desgraciada historia de aquellas niñas que fueron juzgadas y condenadas por brujería.

Por último dimos un pequeño paseo hasta un parque infantil, situado cerca de la casa de nuestro anfitrión, admirando la antigüedad de las casas, muchas de ellas, curiosamente marcadas con un rotulo que indicaba cuándo fueron construidas y por quién. Nos despedimos satisfechos de la ciudad en la que pasamos unas horas muy agradables y recordaremos siempre a Alex, ese chico de Colorado que nos invitó a “surfear” junto a él por unas horas en la preciosa y misteriosa Salem.

Pin It on Pinterest