DISFRUTANDO DE LA NAVIDAD ALREDEDOR DEL MUNDO

DISFRUTANDO DE LA NAVIDAD ALREDEDOR DEL MUNDO

Las Navidades suelen ser fechas para reunirnos en familia y, casi siempre, solemos viajar para encontrarnos con nuestros seres queridos. Sin embargo, cada vez más aprovechamos estas fiestas para tomar algunos días de vacaciones y disfrutar del ambiente navideño de diversos lugares del mundo, escapar a vivir el invierno más nevado o bien cruzar el mundo en busca del verano. La Navidad ofrecen muchos momentos idílicos que merece la pena salir a buscar.

Este año hemos pedido a nuestros compañeros de la Asociación Comunidad Valenciana Travel Bloggers que nos recomendaran esos lugares que han quedado marcados en su «corazón navideño». Aquí os dejamos estos destinos que esperamos os resulten inspiradores y atractivos para planificar y soñar futuros viajes. Un montón de sugerencias para viajar por Europa y dos destinos más muy especiales y originales. Esperamos que os gusten.

Os deseamos a todos una Feliz Navidad y que disfrutéis de estas fechas con vuestra familia, amigos y… viajando!!!

Núremberg, famosa por su gran mercado navideño

Si hay un destino navideño que nos conquistó el corazón y el paladar, ése fue Núremberg; segunda ciudad más grande del Estado de Baviera por detrás de Múnich. Y es que en la ciudad de Núremberg podrás encontrar diferentes mercadillos en Navidad. Sin embargo, te recomendamos visitar su mercadillo principal, el conocido mercado Christkindlesmarkt, ya que es uno de los más antiguos con 400 años y el más famoso del mundo.
Además, es el lugar idóneo para disfrutar de tacitas de Glühwein (vino caliente especiado) para combatir el frío y degustar las longanizas típicas de Núremberg; las cuales nada tienen que ver con las que cocinan en el resto de Alemania.
En esa misma plaza está la fuente Schöner Brunen, con más de 20m de altura, y es posible que veas a muchos turistas en cola para girar tres veces un anillo dorado, pero ése no es el auténtico. Te invitamos a leer nuestro artículo y descubrir cuál has de girar pidiendo un deseo y que éste se cumpla.
Puedes conocer más detalles de los viajes de Mari Cruz y Juan Antonio en su blog Viajar Engancha.

Nuremberg con Viajar Engancha

Un viaje al Belén de tu infancia

¿Te apetece una escapada esta Navidad pero dudas de que este sea el mejor momento para viajar? Pues te propongo un viaje distinto. Un viaje a un lugar lejano y cercano al mismo tiempo, al que podrás llevar a tus hijos, a tus padres, a tus amigos… un lugar maravilloso, Belén.

Pero no al Belén geográfico sino a uno mucho más extraordinario, al de tu infancia. ¿Recuerdas con qué ilusión montabas el Belén cuando eras un/a niño/a? ¿Cómo imaginabas esas tierras lejanas? Sus desiertos, sus casas, sus montañas… ¡y ese río que siempre acababa desparramado por el suelo!  

¡Cómo te contaban tus mayores la historia del Nacimiento, cómo esperabas ansioso a que esos Reyes llegaran al portal para que fueran luego al de tu casa a dejarte algunos regalitos! Apuesto a que rememorarlo te emociona. Para que esa ilusión y esa tradición centenaria no se pierda, muchas personas de las Asociaciones Belenistas trabajan cada año sin parar. Así que, por único equipaje coge tu bufanda y lánzate con los tuyos a recorrerlos.  

¿Te apetece antes conocer una pizca sobre ellos, cómo se hacen, cuándo surgió…? Pues vamos allá, adéntrate conmigo desde aquí. Y conoce otras muchas experiencias única y especiales en el blog de Magda.

El belén de Magdabatik.com

Zacatecas, la Navidad mexicana 

Zacatecas es una ciudad norteña del altiplano mexicano donde la Navidad se vive muy intensamente. Todavía aguarda costumbres que nos retrae a Navidades de otra época y muy alejada del carácter comercial de ahora.

Existe mucha tradición por los belenes, allí llamados nacimientos y colocados con semanas de antelación. Su protagonista principal, el niño Dios, se coloca en su cuna del portal el día 25. Días antes desde el adviento, tradiciones populares como las pastorelas o las posadas que rememoran momentos bíblicos, forman parte de la celebración en muchos rincones de la ciudad. Sin dejar de lado su carácter colonial y ciudad Unesco, las pintorescas calles del centro se engalanan de motivos y ornamentos navideños tan mexicanos como las enormes piñatas.

Zacatecas es muy gélida en esta época y si la visitas, no encontrarás mejor aliado para combatir el frio que sus buñuelos de tortilla de harina en canela y ponche caliente. Tampoco se puede renunciar a su gastronomía local, en especial sus gorditas y burritos de los legendarios restaurantes como Doña Julia y el Güero. Y sobre todo, no te faltará el calor humano que aún pervive entre sus gentes como en las Navidades de antaño. Aquellas que nos traslada a muchos de nosotros a nuestra feliz infancia.

Puedes conocer más detalles de esta región del mundo en el blog de viajes de Carlos.

En Zacatecas con Carlos el viajero

 

La Selva Negra en Navidad 

Cuando se acerca la época de Adviento o Navidad viajar por Europa es todo un gustazo. Sus ciudades y regiones viven una sorprendente transformación haciéndonos retroceder a la infancia.
Uno de los viajes que disfrutamos muchísimo fue el road trip por la región alemana de la Selva Negra durante 4 días. Afamada por sus pintorescos pueblos y frondosos bosques, es un destino que durante el mes de diciembre tiene una especial atmósfera. Las calles se engalanan, las plazas se llenan de mercadillos navideños, los villancicos suenan por doquier, y el glühwein es la bebida más consumida. Ese tradicional vino caliente especiado que se prepara en Navidades
en varios sitios de Europa.
Muchos son los pueblos y lugares que se pueden visitar en la Selva Negra, pero nuestra propuesta son Friburgo de Brisgovia, Triberg, Schiltach, Gengenbach, el lago Titise y Baden-Baden (ciudad donde tener el alojamiento y así aprovechar para al final del día ir a su balneario de aguas termales).
Asimismo, a pocos kilómetros de la Selva Negra se encuentra la región francesa de Alsacia donde también sus pueblos viven las Navidades de manera intensa.
Te contamos más de la Selva Negra en el blog de elsakapuntas.

Navidad en Bucarest 

Hace apenas unos días hicimos una escapada a Bucaresti, la capital de Rumanía. Si os gustan las grandes ciudades, con su tráfico, sus grandes centros comerciales y bulevares, aquí lo vais a encontrar, sin duda. Hablamos de la sexta ciudad más poblada de Europa.
La Navidad también se palpa en sus calles, aunque de una forma más austera. Tal vez la religión ortodoxa tenga algo que ver.
El Bucharest Christmas Market en la Piata Universitatii, es lugar ideal para adquirir un buen recuerdo fabricado por los artesanos de diferentes regiones del país, bien en forma de cerámica, o comestible. Para combatir el frío del invierno, nada mejor que un buen vaso de vin fiert o vino caliente con frutas y especias.
Con estilo parisino, cuenta con su propio Arcul de Triumf y su homenaje a los Campos Elíseos, cuenta con una gran variedad de edificios históricos de diferentes estilos arquitectónicos, pese a las grandes contiendas y etapas oscuras como el Comunismo que ha sufrido el país. Como el Ave Phoenix ha sabido reinventarse y resurgir de sus cenizas.
Para los más sibaritas os dejamos dos locales de restauración con mucha historia: Caru´cu bere, fundado en 1879 y Hanul Manuc que data de 1808 y fue una antigua posada.

Puedes conocer todas las experiencias de viajes de esta familia en su blog Datils & Tours

Mercadillo navideño en Cracovia 

Mi recomendación de destino navideño es Cracovia para disfrutar de su encantador mercado navideño. ¿Por qué? Cracovia es una bellísima ciudad que bajo la luz de los adornos navideños se vuelve aún más cautivadora.
En la hermosa plaza Rynek Glowny, la más grande de Europa, tiene lugar el mercado de Navidad en Cracovia. Aquí encontrarás puestos que venden decoración navideña artesanal como bolas de cristal pintadas a mano, centros florales y también productos típicos de esta época del año. No dudes en probar el queso ahumado a la brasa aderezado con
mermelada, ¡una delicia que también podrás comprar como souvenir!
Además de puestos de artesanías y comida, en el mercado también hay un escenario donde se suceden las actuaciones folklóricas y navideñas. Pero, además, Cracovia esconde una tradición navideña propia: el concurso de szopka. Se trata de una representación que viene a ser una mezcla entre Portal de Belén y maqueta de la catedral de Cracovia. Por si
esto no es suficientemente curioso, los colores utilizados son muy llamativos. Podrás ver estas maquetas durante tu viaje paseando por las calles del centro.

Podéis conocer más detalles de los viajes de Marina en el blog de Viajera Digiftal.

Navidad en Escocia 

Una buena opción y un tanto diferente, es pasar las navidades en Escocia. Las ciudades principales se engalanan y se visten de pura magia navideña como las de Glasgow y Edimburgo.

Es agradable pasear por los mercados navideños de Glasgow como el de George Square, tomar un rico malvavisco braseado con chocolate fundido y saborear un vino caliente al ritmo de canciones navideñas en un bonito entorno muy bien decorado. Edimburgo es espectacular en esta época.

Puedes disfrutar de la feria navideña y de sus mercados, de los escaparates navideños de la Royal Mille, Victoria Steet y de Cockburn Street y sobretodo disfrutar de una de las fiestas más importantes del país, el conocido como el Hogmanay. El día 31de diciembre, bajo el castillo, preparan varios conciertos en directo para celebrar el año nuevo, con bailes tradicionales y un espectacular castillo de fuegos artificiales. El día previo, la noche del 30, puedes participar en el emocionante desfile de antorchas que recorre la ciudad y estrenar año nuevo zambulléndote en las frías aguas en el río Forth. Sin duda, un plan perfecto.

Descubre todas las experiencias viajeras de Ángela y Quique en el blog This is travel.

 

Escapada a Bélgica en Navidad

Desde nuestra propia experiencia, podemos aconsejaros las ciudades belgas de Bruselas, Gante y Brujas, para viajar en época navideña. Cualquiera de las tres ciudades son ideales para visitar individualmente, aunque lo suyo es que las visitéis todas en vuestro viaje.
Todas ellas están decoradas con sus luces y adornos navideños, típicos mercadillos de comida y productos típicos, pista de hielo e incluso sus grandes norias. También es muy típico tomar por estas fechas, el vino caliente y los dulces de chocolate de San Nicolau. Nosotros pudimos disfrutarlas en el puente de diciembre, teniendo la gran suerte, de ver en Bruselas el desfile de San Nicolás, antes de ir a casa de los niños a entregarles sus regalos.
Fue todo un acierto, descubrir estas tres ciudades en ésta época tan bonita, pues si son bonitas de normal, imaginaros cómo son con todos estos extras. Para más información, no dudéis en visitar el blog de Anabmon.

 

Escapada a Finalndia en Navidad

Para terminar os dejamos nuestra propia propuesta que es un viaje a Finlandia. Inevitable recordar en estas fechas al viaje que hicimos hace unos años para visitar a Papa Noel en Navidad. Una primera en Helsinki para conocer la capital del país y, después, volamos hasta el Círculo Polar Ártico. Si viajáis en estas fechas al Ártico hay que ir bien abrigados porque se pueden alcanzar muchos grados bajo cero: nosotros vimos los -39ºC. Es cierto que era algo excepcional pero el frío y la ausencia de sol es inevitable así que no olvidéis una buena ropa de abrigo para el viaje.

En Rovaniemi visitamos «la casa de Papá Noel», lugares especiales como el Museo Artikum y salimos a la caza de las auroras boreales que conseguimos ver las noches que no hubo nubes en el cielo. Desde allí seguimos ruta por Salla y Ruka para llegar finalmente a Ivalo. En este viaje disfrutamos conociendo el modo de vida de los renos, haciendo una excursión con huskies y jugando en la increíble nieve polvo que cubría todos los rincones.

Si queréis saber mas sobre nuestro viaje a Finlandia podéis consultar la sección de Finlandia en nuestro blog.

WALDORF SAN CRISTÓBAL: TRAS LA ESPADA DEL ARCÁNGEL

WALDORF SAN CRISTÓBAL: TRAS LA ESPADA DEL ARCÁNGEL

San Cristóbal de las Casas es una ciudad de abolengo: sus calles empedradas, sus casas señoriales y sus iglesias de colores del s. XVIII testimonian su historia. A las afueras de la ciudad, entre bosques y casas despedigadas, se encuentra la Escuela Waldorf San Cristóbal.

Iglesia de Guadalupe en San Cristóbal

Pero, además, la ciudad conserva vivo el espíritu de la comunidad indígena cuyas raíces se hunden en los tiempos inmemoriales de Chiapas. Paseando por sus calles es normal cruzarse con miembros de dicha comunidad, fáciles de distinguir por su vestir o por su lengua. (más…)

CIUDAD DE MÉXICO Y EL LEGADO DE LOS MEXICAS

CIUDAD DE MÉXICO Y EL LEGADO DE LOS MEXICAS

Según la leyenda, cuando en su migración el pueblo mexica llegó junto al lago Texcoco, uno de sus sacerdotes les recordó el anunció del dios Huitzilopochtli por el cual habían iniciado su peregrinación por aquellas tierras, según el cual fundarían su reino allá donde encontrasen un águila devorando una serpiente sobre un nopal. La visión del águila se produjo sobre un islote en medio del lago y allí fundaron, pues, Tenochtitlán en el año 1325.

El águila sobre el nopal con la serpiente

Durante los siguientes casi doscientos años, los mexicas forjaron su civilización, basada en un ingenioso sistema de cultivos de regadío que se extendió sobre el lago: las chinampas. Expandieron un poder avasallador que les permitió forjar un admirable imperio que controlaba con mano firme tanto la región como las adyacentes. (más…)

ESCUELA PAPALOTES: UNA COMUNIDAD VIVA E ILUSIONADA

ESCUELA PAPALOTES: UNA COMUNIDAD VIVA E ILUSIONADA

Puerto Escondido es una pequeña ciudad del sur de México, en la costa del océano Pacífico. Sin mucha historia, pero con bellas playas y olas de ensueño que atraen a turistas románticos y fanáticos del surf. El entramado de la ciudad, aún a medio hacer, está repleto de restaurantes y hoteles para atender las oleadas de visitantes que invaden la ciudad en los periodos vacacionales. Entre ola y ola, Puerto Escondido permanece tranquilo y risueño, sin más preocupaciones para sus vecinos que las tormentas tropicales o la protección de las tortugas que anidan en sus costas. Nosotros hemos venido para conocer la Escuela Papalotes.

Puesta de sol en una de las playas de Puerto Escondido

A nosotros nos ha traído hasta aquí una escuelita incipiente: Papalotes. La puso en marcha hace siete años un grupo de familias, en su mayoría turistas extranjeros que quedaron prendados de este lugar en alguna visita aparentemente efímera y que decidieron instalarse aquí y educar a sus hijos en este rincón singular de la geografía mexicana. Preocupados por las necesidades de sus hijos e hijas y desconfiados respecto a las posibilidades de que fueran debidamente atendidas por el sistema educativo público de México, buscaron una maestra dispuesta a desarrollar un proyecto educativo alternativo inspirado en la pedagogía Waldorf. (más…)

UNA ESCUELA SENCILLA EN UN ENTORNO URBANO

UNA ESCUELA SENCILLA EN UN ENTORNO URBANO

Aún es temprano. Tenemos cita a las 8:00 h en la Escuela Waldorf de Ciudad de México: una escuela sencilla en un entorno urbano. El taxi que nos lleva a la escuela avanza con dificultad por las calles de esta inmensa urbe de nueve millones de habitantes congestionada, a estas horas, por el ingente tráfico.

Puerta de entrada a la Escuela Waldorf Ciudad de México

A las 8:05 h, el taxi nos deja ante un inmueble que más parece el almacén de una empresa que una escuela. Dos padres que platican ante la puerta tras haber dejado a sus hijos en la escuela nos confirman que es el lugar que buscamos. En la fachada hay un cartel de la Secretaría de Educación Pública (la SEP) advirtiendo a las familias que den parte de cualquier irregularidad que detecten en el centro educativo. Es un primer indicio del estricto control que el gobierno mexicano ejerce sobre la educación privada, minoritaria en el país. (más…)

EL VIAJE INICIÁTICO

EL VIAJE INICIÁTICO

Hace hoy 24 años celebraba mis 16 añitos en Funchal, capital de la isla de Madeira. Aquella noche, después de haber pasado la jornada visitando esa preciosa isla volcánica de grandes acantilados bañados por el océano Atlántico, nos vimos celebrando una original fiesta de disfraces en la que los 500 pasajeros de aquel barco nos involucramos desarrollando nuestra imaginación para inventar los trajes más diversos y originales con los escasos elementos que teniamos a nuestra disposición.

Nos habíamos conocido unos cuarenta días antes viajando en tren nocturno desde Madrid a Cádiz.  Algunos se habían encontrado ese mismo verano grabando el programa emitido por TVE que consistía en un sencillo concurso para seleccionar a los participantes en un maravilloso viaje. Fue un momento emocionante pero también injusto y triste pues cada día se descartaban 4 jóvenes ilusionados como nosotros en emprender esa aventura. Todos habíamos logrado ser seleccionados para el concurso televisivo tras pasar una dura selección presentando un trabajo personal en el que habíamos puestos nuestras esperanzas. Por desgracia, para algunos de esos chicos y chicas, sus ilusiones se quedaron en aquel plató televisivo.

De regreso a casa: los 500 expedicionarios, sus profesores y monitores en la proa

Si no me falla la memoria, el 13 de septiembre llegamos a Cádiz y allí, en su puerto, nos esperaba el ferry J.J.Sister que habitualmente cubría la ruta entre la península y las Islas Canarias. Rebautizado «Guanahani» para cruzar el océano cada mes de septiembre, iba a transportar a jóvenes de 15 y 16 años de más de 20 países en una experiencia que marcaría sus vidas para siempre. Estaba bien engalanado con las banderas de todos los países que representábamos: los países latinoamericanos, España y Portugal, además de cinco estudiantes de la URSS y otros cinco estadounidenses ¡¡¡Era, para muchos de nosotros, la primera navegación y nos íbamos a América en aquel barco!!!

Aquel sería probablemente el mayor intercambio cultural de nuestra vida. Embarcados en aquel aula navegante nos disponíamos a vivir una gran aventura acompañados por personas desconocidas que pronto pasarían a formar parte de recuerdos únicos e irrepetibles. Se convertirían en amigos que aún hoy permanecen a nuestro lado a pesar de que nuestras vidas nos sitúen en puntos muy distantes del globo. Pero, sobre todo, sería una oportunidad para experimentar aquello que cualquier joven de esa edad debería tener a su alcance: la libertad, el contacto con muchas personas diversas y la aproximación al mundo natural. Elementos imprescindibles para tomar consciencia de quienes somos los seres humanos y cuál es nuestro lugar en el mundo.

Isla de Madeira (Octubre, 1990)
Excursión cerca de Cobá (México, 1990)

Nos disponíamos a rememorar el IV viaje que hiciera Cristóbal Colón en sus idas y venidas al continente americano. Todo estaba atado y bien atado, bien organizado por Miguel de la Quadra Salcedo, los monitores, los profesores y diverso personal que se encargaba de hacer la vida de los 500 adolescentes aventureros lo más agradable y divertida posible. Era necesaria una gran coordinación para manejar a un grupo de pasajeros tan numeroso y deseoso de vivir una experiencia irrepetible.

Miguel de la Quadra Salcedo (tomado del Diario ABC)

La travesía hasta el Nuevo Continente duró algo más de diez días y nos permitió llegar a la peninsula de Yucatán tras navegar frente a la isla de Cuba. Estaba previsto desembarcar en la isla caribeña pero, debido a un conflicto diplomático entre las embajadas de España y Cuba, se nos prohibió atracar nuestro barco y nos vimos obligados a seguir el trayecto hasta la costa mexicana. Habíamos logrado superar la larga navegación a pesar de los mareos que afectaron, no solo a los alumnos-expedicionarios, también a los profesores y monitores. Pero todo ayudaba a sobrellevarlos lo mejor posible: nos reuníamos cada mañana en la esplanada de popa para seguir los ejercicios de gimnasia matutina mientras amanecía, después de la ducha acudíamos a cargar las pilas con los deliciosos desayunos a base de pan y bollos recién hechos, los talleres eran muy interesantes y las sesiones de bronceado y piscina el mejor momento de la tarde. Sin duda, el gran momento del día eran las fiestas de la noche en la que los amigos caribeños, venezolanos y brasileños,  entre otros, se empeñaban en lograr que los numerosos españoles de caderas encajadas lográsemos bailar un merengue, una bachata, una salsa e, incluso,  la lambada.

Despertares matutinos en la cubierta del Guanahani (Océano Atlántico, 1990)
Actividades deportivas en cubierta (Océano Atlántico, 1990)

En México recorrimos los vestigios de la civilización maya y las selvas que cobijaron a aquellas gentes sabias en astronomía y matemáticas antes de partir hacia Costa Rica. Allí nos sumergimos en sus fascinantes parques nacionales para descubrir a las enormes tortugas que venían a desovar, acampamos en las playas vírgenes, recorrimos la cordillera en el tren del café y descendimos el río Reventazón haciendo rafting. Continuamos nuestra navegación cruzando el Canal de Panamá para llegar a Balboa y Portobello donde aprendimos un poquito de la historia de aquellas tierras, de su pasado y su presente. Regresamos a la costa oriental del país y nuestro barco nos llevó hasta Cartagena de Indias, la bella ciudad colombiana. Y emprendimos el regreso con una primera parada en Puerto Rico para gozar de la simpatía de los habitantes de San Juan, bañarnos en sus playas y despedirnos definitivamente del continente americano.

Foto conmemorativa en Chichen Itzá, Península del Yucatán (México, 1990)
Canal de Panamá

Nuestra última escala fue la isla de Madeira, casi 40 días después de iniciada la travesía. En aquellos días algo había ocurrido en nuestro interior, de una manera o de otra ya no éramos los mismos adolescentes que nos habíamos embarcado unas semanas antes. Una experiencia tan intensa, una convivencia tan estrecha, todo era indescriptible. Compartir un pequeño camarote con otros tres amigos, esperar las colas a veces interminables, respetar la organización aunque a veces fuese pesado, establecer lazos de amistad con personas con las que nos unía, a pesar de nuestra juventud, una conexión especial…

Regresando al Guanahani después de una expedición

Aprendimos a querernos y a manifestarnos nuestros sentimientos. Descubrimos que la diversidad racial, lingüística y cultural es uno de los mayores tesoros de la humanidad. Disfrutamos al sumergirnos en la naturaleza y nos sentimos por primera vez en una estrecha comunión con la Madre Tierra. Regresamos a casa y debimos gestionar las despedias, el adiós inesperado. Y descubrimos el valor de las cartas escritas de puño y letra cuando las llamadas telefónicas era privativas para nuestras familias.

Descenso del Río Reventazón (Costa Rica, 1990)

Así se creó una red de relaciones que perdura en el tiempo y que sigue extendiéndose en la actual Ruta Quetzal. Son ya veintinueve expediciones en las que, cada año, 500 adolescentes tienen la oportunidad de inocularse con el virus del viajero. Este virus te infecta y se queda dentro de tí, para siempre. De una manera o de otra la semilla germina y, para siempre, tu mundo interior se extiende hacia todos los puntos cardinales del planeta. Has aprendido que el mundo es accesible y más humano de lo que nos cuentan las noticias. Sabes que allá donde vayas vas a encontrar una sonrisa amiga y que la naturaleza sigue guardando tesoros increibles que las almas libres siempre podrán alcanzar.

Acampada en la playa (México, 1990)

Probablemente, fue uno de los mejores cumpleaños de mi vida…


Muchas de las fotos han sido tomadas de la web oficial de la Ruta Quetzal.
 

Pin It on Pinterest