Poder visitar los bosques de coníferas de California y sus magníficas secuoyas milenarias era uno de nuestros sueños. Amamos la naturaleza y las montañas y, poco a poco, hemos aprendido a valorar la importancia biológica de un bosque templado y la diversidad de los áridos matorrales del Mediterraneo. Sin embargo, no podemos negar, que pocas cosas hay comparables a poder observar desde su base a las enormes secuoyas en California.

Por fin, en octubre de 2019 pudismos viajara a la Costa Oeste de Estados Unidos. Organizamos nuestra ruta de 12 días por California para poder recorrer una parte de la Sierra Nevada o The Sierra. Se utiliza su nombre en español pues fue descrita por primera vez por el sacerdote Pedro Font en 1776, durante la segunda expedición de Juan Bautista de Anza en la región. Esta cordillera mide más de 600 kilómetros de longitud que van desde el paso Fredonyer, al norte, y el Tehachapi al sur. Algunas de sus cimas superan los 4.000 metros de altitud y delimitan una auténtica frontera física con el interior del pais y el estado de Nevada.

Las primeras secuoyas las vimos en Big Trees State Park

Conseguimos una casa con un intercambio en Mamooth Lakes y pasamos allí varios días recorriendo la zona. A lo largo de esta cordillera hay diversos puntos de interés con grandes contrastes entre la zona húmeda de la vertiente occidental y la zona seca del lado oriental que mira al Valle de la Muerte. Hay varios puntos donde ver las enormes secuoyas en California:

  • Mariposa Grove, situado en el suroeste del Parque Nacional Yosemite,  es uno de los lugares más visitados de toda California. Es importante buscar alojamiento con tiempo si queréis quedaros en el parque. Otra opción es quedarse en alguno de los municipios cerca de las zonas de acceso en la zona occidental del parque. Esta zona es muy visitada por los viajeros que vienen desde San Francisco.
  • Sequoia and Kings Canyon National Park, situado más al sur, suele ser visitado por viajeros que vienen desde Los Ángeles. Un buen lugar para alojarse y estar cerca de la ruta es la ciudad de Fresno.
  • Parque Estatal Big Trees, como bien indica su nombre es un parque estatal, no nacional, y eso hace que sea menos visitado por el turismo extranjero. Está situado al norte de Yosemite en la carretera Nacional-4 que atraviesa Bear Valley. Aquí disfrutamos de algunos de los senderos más bonitos y de grandes árboles.
  • Sequoia National Forest, situado al sur,de Sierra Nevada, permite ver diversos conjuntos de secuoias en la zona más meridional de la cordillera. Un buen lugar para alojarse y visitar la zona es Bakersfield.

    Yosemite NP

    Centro de información del Parque Nacional Yosemite

En este mapa tenéis todos los puntos de interés y lugares que visitamos durante nuestro viaje a la región así como los puntos para ver secuoyas en California:

Si visitáis las montañas en cualquier época del año, es importante preparar la ruta con antelación y consultar las alertas de carreteras y previsión meteorológica. En verano hay mucha afluencia de turistas y puede cerrarse el cupo de visitantes. En otoño y en invierno las nevadas son intensas y muchas veces imprevisibles. Nosotros fuimos testigos del fuerte descenso de temperaturas y de una fuerte nevada que cerró las carreteras de acceso a Yosemite. Además, si venís desde Los Ángeles, la diferencia de clima y temperatura puede ser muy pronunciada.

¿Dónde alojarse en las montañas?

Como sabéis, nosotros intentamos hacer intercambio de casa y couchsurfing cuando viajamos y así lo hicimos también en esta ocasión pero, si os interesa acampar en los parques, una buena opción es hacerlo a través de la página de Parques Estatales de California donde ofrecen mucha información y alternativas.

Buscar alojamiento en municipios cercanos, pero fuera de las montañas, suele ser más económico: Fresno, Merced, Modesto, Bakersfield… son las ciudades cercanas de mayor tamaño. Desde cualquiera de estas ciudades podéis pasar varios días buscando secuoyas en California.

Los enormes árboles caídos nos dan la medida real de su inmensidad

Calaveras Big Trees State Park

Muchas veces ocurre que los momentos improvisados acaban siendo los mejores. Tuvimos que variar nuestra ruta por la intensa nevada que calló en el acceso a Yosemite y nos encontramos con un viaje tranquilo y maravilloso por estas montañas. Tomando la carretera 4 desde Forest Meadows podréis disfrutar de un espectacular paisaje en Bear Valley. Pasaréis por el Parque Estatal Calaveras Big Trees donde hay un centro de visitantes, varias zonas de merenderos, acampada y alojamientos (reservar con antelación en temporada alta). Como bien indica su nombre, hay que tener precaución con los osos en esta zona y seguir las indicaciones respecto a qué hacer con la comida y nuestros desperdicios.

Para nosotros, Calaveras Big Trees fue el lugar más especial para ver secuoias en nuestro recorrido por California con niños. Este bosque es muy tranquilo y sereno, hay poquísima gente y se conserva muy bien. El paseo es delicioso. Una de las rutas es transitable para sillas de ruedas y se puede recorrer con cochecito de bebés sin problemas. Hay zonas de pícnic y baños y el centro de visitantes es ideal. Solo hay que tener cuidado con… los osos!!!

Con secuoyas que superan los 100 metros de altura y 10 metros de diámetro. Son reliquias vivientes que se elevan desde hace más de 2.000 años. Sus antepasados convivieron con los dinosaurios y vieron cómo surgían los mamíferos en nuestro planeta. En este bosque de coníferas encontramos diversas especies de pinos, cedros y abetos.

Las secuoyas (Sequoia sempervirens) eran conocidas y respetadas por los nativos americanos. Las llamaban wawona en honor al guardían del bosque: el buho manchado. Wawona es el sonido que emite este ave. Sin embargo, su santuario fue para siempre perturbado con la llegada de los colonos.

Dicen que fue Augustus T. Dowd en 1852 que, siguiendo a un oso que había herido, llegó hasta este lugar descubriendo las secuoyas más grandes que nunca se habían visto. Se necesitaron 5 hombres talando durante 22 días para talar «The Discovery Tree» y su base pasó a ser utilizada como pista de baile… 150 años después allí está su tocón y el tronco, aparentemente incorruptible, como testimonio de la barbarie que el ser humano puede causar en la naturaleza.

Otro de aquellos árboles fue llamado «Mother of the Earth«. Medía 28 metros de diámetro y tenía más de 2.500 años ¿podéis imaginar algo tan inmenso? Lamentablemente, se extrajo la corteza de este árbol que medía 50 cm de espesor y sus secciones se enviaron a diversos lugares del mundo para demostrar su existencia. En 1908, un incendio le afectó dramáticamente pues carecía de su corteza protectora. Hoy en día, su tronco muerto aún se observa junto al sendero circular del parque.

En el centro de visitantes de Big Trees State Park

En 1928, los ciudadanos de California votaron a favor de la creación de este parque estatal y, desde entonces, y a pesar de los avatares históricos, crisis económicas y otros acontecimientos, ofrece un espacio único para la protección de la naturaleza y también para que los seres humanos podamos disfrutarlo.

Yosemite National Park

Este parque nacional va mucho más allá de su carretera principal densamente transitada. La mayoría de los turistas nos limitamos a visitar los puntos más famosos pero hay muchos senderos y zonas por descubrir. Esta es la joya de la corona de los parques naturales de California y es uno de los lugares más visitados de Estados Unidos. El valle de Yosemite es visitado por miles de personas cada año, pero el resto del parque nacional apenas ha sido pisado por ningún humano. En el propio valle no es el lugar adecuado para ver secuoyas, para ello debemos dirigirnos más al sur, hasta Mariposa Grove.

Para visitar este parque hay que tener en cuenta varios consejos:

  1. Visita su web antes de ir para organizar tu visita y comprobar que no haya alertas que limiten el acceso. Tioga Road se cierra muy facilmente con la nieve y hay que tener alternativas si viajáis en periodo no estival.
  2. En la entrada del parque tendrás que pagar la tarifa que te permite salir y entrar del parque durante una semana. También puedes adquirir el pase anual si piensas visitar otros parques nacionales. Si vas a visitar más de 2 parques, merece la pena. Guarda el ticket para poder reentrar cuando lo desees. Aquí tienes toda la información sobre tarifas y pases.
  3. En la web y en el parque vas a poder encontrar información en español. Es una de las cosas buenas de viajar por California, el español es una lengua muy presente y todos los espacios públicos ofrecen atención en español.
  4. La carretera que recorre el valle Yosemite es unidireccional. Es por ello que debes situarte bien y conocer donde están los aparcamientos porque volver hacia atrás no es posible.
  5. Usa el autobús gratuíto del parque para moverte por él. La frecuencia es de unos 10 minutos y así ayudas a reducir el impacto ambiental del intenso tráfico.
  6. La Red de Parques Nacionales de Estados Unidos ofrece todo su catálogo de mapas descargables desde esta web. Del Yosemite National Park también.
  7. Para ver secuoyas no hay que ir al valle de Yosemite, sino más al sur, a Mariposa Grove. Un autobús os llevará hasta las zonas donde se inician los senderos y recorridos.

Utiliza los autobuses para recorrer los enclaves del parque

Hay varios puntos de interés en el parque además del valle. El Glacier Point es el mejor punto de observación para admirar las paredes verticales de granito y hay muchos senderos para recorrer una gran extensión de la reserva natural. Al sur, en Wawona Road, está la zona de Mariposa Grove donde viven las secuoias más grandes. Caminar con nuestros hijos a la sombra de estos colosos ha sido una de las experiencias más impresionantes que hemos vivido en familia.

Estos inmensos árboles no caben en la foto

Sequoia and Kings Canyon National Park

Este parque nacional está muy vinculado a las descripciones del famoso naturalista y conservacionista John Muir. Este es el segundo parque que fue creado para la protecció de los bosques de secuoyas y otras coníferas gigantes. Para acceder a este parque hay que hacerlo desde la costa oeste por la carretera 180 o la 198. Al sur de Sierra Nevada, muy cerca de Fresno, están estos parques nacionales que completan junto a Yosemite una de las áreas protegidas más grandes de norteamérica. Un magnífico lugar para ver secuoyas en California y para hacer senderismo sin límites.

Las secuoyas más grandes y longevas del mundo están en Sequoia & Kings Canyon NP

La tortuosa carretera 198 se puede recorrer de norte a sur o a la inversa. A diversos puntos habilitados para recorrer los bosques de secuoyas. La densidad de ejemplares es muy numeros. Puede visitarse casi todo el año aunque, de noviembre a marzo, a veces la nieve obliga a cerrar las carreteras. Son montañas muy elevadas con un clima a veces imprevisible. Dicen que el General Sherman es actualmente el árbol conocido más alto del mundo y con sus 1800 años de antigüedad es imposible no emocionarse cuando estamos ante él. Paseando por estos bosques veréis algunas de las mayores secuoyas en California.

En este parque hay tres centros de visitantes y un museo: Kings Canyon Visitor Center, Lodgepole Visitor Center, Giant Forest Museum y Foothills Visitor Center. Hay varias zonas de acampada, algunos alojamientos y áreas de picnic. Entre las secuoyas más conocidas está el General Grant y el General Sherman. Por su situación, hay diversos miradores increíbles como el monolito de granito llamado Moro Rock.

Una de las cosas más llamativas de las secuoyas es su esponjosa corteza. Esta corteza está muy blandita y se llena de humedad generando una capa de gruesa protección contra los incendios. Abrazarse a estos árboles es como hundirse en un tejido cálido y suave. Esta corteza además las protege del ataque de insectos, aves y hongos haciendo que sean muy resistentes a las enfermedades.

Durante nuestra visita a este parque nacional, pudimos observar cómo los bomberos y especialistas en la gestión de estos bosques provocaban incendios controlados para reducir los brotes de otras coníferas de crecimiento rápido que suponen una amenaza para las secuoyas cuyos brotes se ven afectados por el crecimiento de estas otras especies. Había diversos puntos de información para explicar a los visitantes qué hacían y por qué ¡muy interesante!

Una secuoya madura puede producir hasta 2.000 piñas cada año y un total de 400.000 semillas. Las ardillas pueden abrir muchas de estas piñas pero la mayoría permanecen verdes y cerradas hasta 20 años. La clave es el fuego que seca, abre las piñas y dispersa las semillas que salen disparadas con el cambio de temperatura. Es por ello que periódicamente, se queman áreas de sotobosques. Las secuoyas no se ven afectadas por el fuego y los otros árboles ven limitada su propagación.

Desde los diversos aparcamientos surgen muchos senderos para recorrer las montañas y hay habilitados caminos transitables para personas con movibilidad reducida para que puedan acercarse a admirar estas enormes secuoyas en California. Por supuesto que algunos de ellos también se pueden recorrer con carrito para bebés.

Si te interesa conocer todos los detalles de nuestro viaje por California, puedes consultar este artículo:

Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también vernos en

Y si te gusta, comparte y así nos ayudas a difundir esta información.

Pin It on Pinterest

Share This