Los dones de los siete abuelos eran las siete enseñanzas. Cada enseñanza está representada por un animal diferente. Quien estudia y vive las siete enseñanzas, sigue un camino para el bienestar físico, emocional y espiritual“. Garry Raven, 2000.

En nuestro viaje del verano de 2015 a Estados Unidos, pasamos unos días en Washington recorriendo la ciudad. En Washington, hay muchos museos que merece la pena visitar, la mayoría, gratuitamente. El Museo de los Nativos Americanos, situado en la zona del Capitolio, recoge los elementos culturales propios de diversos pueblos americanos, desde Tierra de Fuego a Canadá, su historia y la situación actual de estas naciones históricas que actualmente, en la mayoría de los casos, se enfrentan ante graves dificultades para preservar su acervo cultural y social.

Courage1

Recuerdo especialmente la concepción del mundo a través de “los dones de los siete abuelos“. Estos abuelos donaron a la humanidad las siete enseñanzas de carácter moral que deben orientar la vida de la humanidad. Aquel que siga el camino de estas siete enseñanzas definirá en su vida un camino bondadoso, tanto física, emocional como espiritualmente.

Estos dones están representados en siete animales y se basan en una profunda observación de la naturaleza. Estamos convencidos de que si el ser humano tuviese más tiempo para observar la naturaleza, nuestras relaciones serían más saludables y, socialmente, seguro que nuestras comunidades serían más estables y alegres.

Cada vez que nos embarcamos en un proyecto nuevo, intentamos analizarlo desde estos siete dones, pensamos si el proyecto se ajusta a ellos y, si es así, sabemos que valdrá la pena y, además, es necesario. Cuando nos lanzamos al viaje que nos llevó de Tierra de Fuego a las Galápagos, teníamos nuestros miedos e incertidumbres, pero ahora, cuando echamos la vista atrás me doy cuenta de que aquel proyecto valió la pena porque cumplía las siete enseñanzas: verdad, coraje, humildad, honestidad, respeto, amor y sabiduría.

HUMILITY1

Ahora estamos embarcados en un viaje mucho más difícil y complicado, en un proyecto social inmenso que requiere de muchos esfuerzos, de mucha sensibilidad y, también, de dinero: construir una escuela. A veces nos asustamos, sufrimos reveses y cuesta volver a levantarse, pero estoy segura de que este proyecto ha de ser porque cumple las siete enseñanzas de aquellos antiguos nativos americanos.

VERDAD
El Sol es la verdad. Nadie nunca podrá cambiar al Sol. La verdad está representada en esas cosas que nunca cambian“. Así rezaba en aquel museo y para mí no hay mayor verdad que la de la infancia. El niño es verdadero, se muestra como es y nos enseña a ser de verdad. Con su ímpetu, su franqueza, su alegría y sus penas, nos enseña el camino de la verdad. ¿Qué es educar? Aprender a observarles, observarnos a nosotros mismos, y seguir sus enseñanzas. Esa es la verdad y, en la medida que podamos crear un mundo en el que el niño y el joven pueda manifestarse como es de verdad, los adultos seremos más humanos.

Respect1

HUMILDAD
Si el ser humano observase más a la naturaleza, habría un mayor respeto por el mundo natural. Cuando aprendemos a ser humildes, aprendemos situarnos a nosotros mismos en el lugar al que pertenecemos en el universo“.
Es esta una de las enseñanzas básicas para aprender desde la sencillez y la convicción de que, con el nacimiento de cada ser humano, la historia empieza de nuevo. Es maravilloso valorar el acúmulo de sabiduría que se ha ido tejiendo en los miles de años de historia de la humanidad, pero debemos enseñar en la humildad que nos aporta observar el mundo natural e intentar aprender todos de cero. Es por ello que hemos de crear un escuela en la que las niñas y los niños entren en contacto con la naturaleza, con los materiales de verdad, con aquello que la naturaleza produce en un increible proceso de ingeniería natural. Tomar consciencia de ese milagro, nos ayuda a ser humildes como humanos, como especie, y nos permitirá unicarnos en el lugar que realmente nos corrresponde.

CORAJE
Hace falta mucho coraje para romper con lo establecido. Para manifestar nuestro desconcierto, la no aceptación de aquello que es habitual. No es simplemente una crítica, hay que tener el coraje para cambiar lo que no nos gusta y, cuando el sistema establecido no nos permite encontrar caminos para el cambio, debemos crearlos nosotros mismos. Hace falta mucho coraje para “complicarse la vida” cuando, además, lo que ya tenemos es bastante bueno ¿pero hay que contentarse con eso? Nosotros pensamos que no y por eso buscamos alternativas y propuestas al modelo establecido.Wisdom1

HONESTIDAD
Sasquatch nos enseña a ser honestos. Él tiene la responsabilidad de mirar tras nuestros pasos. Mira tras tus pasos, observa lo que dejas tras de ti. ¿Vale la pena lo que dejas? ¿Es mejor de lo que había? Entonces puedes seguir adelante. Ser honesto es actuar de buena fe. Quien actúa honestamente no se arrepiente de nada. Sean grandes o pequeños sus logros, no tienen nada de vergonzosos. Su quehacer es profundamente moral. Sus actos aparecen como inapropiados solo ante unos ojos moralmente ciegos. Nunca se mueve por oportunismo, por mera conformidad ni de forma taimada. Actúa de acuerdo con lo que es justo, pero no necesariamente se ajusta a la ley, cuando ésta no deja espacio a lo que debiera ser justo. Por eso la persona honesta actua con una gran firmeza moral, desde una profunda convicción y desde un fuerte sentido de la integridad moral.

Honesty 1

AMOR
Amar la vida y agradecer lo que tenemos. Ser capaz de valorar la naturaleza, el planeta que nos ha sido dado por un increíble proceso de evolución.  Increíble porque para la mayoría de nosotros es difícil comprender cómo todo este mundo de relaciones funciona en un proceso de evolución que parece dirigido y, quizá, es el fruto de casualidades y de equilibrios energéticos.

RESPETO
En ese equilibrio llegamos al respeto hacia el otro. Amar a los demás en su individualidad, en sus peculiaridades culturales y sociales, es el camino para comprenderle y respetarle. Vivimos un mundo de fronteras burocráticas y administrativas que clasifican y separan a las personas, que protege a unos cuantos de la amenaza del otro. ¿No sería posible construir un mundo desde la escucha y el respeto? ¿Desde el acuerdo y la comprensión? ¿Desde un equilibrio justo para todos y no en un desequilibrio que produce el sufrimiento del otro? Es fácil escribir desde nuestra comodidad de estas cosas pero cada día, en las pequeñas decisiones que tomamos y que otros toman por nosotros, deberíamos tener presente el respeto hacia el otro. Compartir nuestros espacios, por ejemplo en la escuela, niños de diferentes edades es una fuente de riqueza y de aprendizaje: una gran oportunidad.

Love1

SABIDURÍA
El amor por el conocimiento nos lleva a ampliar nuestro espectro de experiencias y de referentes. Gestionando esa sabiduría desde el respeto podemos mejorar el mundo. Nuestro pequeño mundo y, en la suma de los pequeños mundos de cada día, construir una realidad mejor.
En los viajes nos gusta aprender observando el mundo y a las personas que nos vamos encontrando. En el día a día seguimos ese mismo camino y, además,  buscamos refugio en los libros. A través de los libros hacemos nuestros los pensamientos y la sabiduría de aquellos que plasmaron negro sobre blanco sus reflexiones. La sabiduría no está encerrada en los libros de texto, por ejemplo, es algo abierto y tan extenso que es inabarcable. Todos deberíamos poder adaptar nuestro aprendizaje a nuestros intereses particulares y no claudicar ante unas directrices externas que mucha veces anulan nuestra creatividad e ilusión.

Con este conjunto de enseñanzas elegimos nuestros proyectos vitales, aquellas cosas en las que vale la pena implicarse. ¿Cómo cuidar a nuestros hijos y a nuestros padres? ¿Por qué defender la naturaleza? ¿Cómo mejorar nuestra acción como profesores en un instituto público y por qué implicarnos en proyectos privados y asamblearios como una escuela Waldorf de primaria?
Cada uno seguimos nuestro camino pero solo si seguimos las siete enseñanzas, ese camino será una oportunidad para plantar semillas. Puede que no todas germinen, puede que no todas lleguen a florecer, y puede ser que cuando lo hagan, nosotros no estemos allí para observarlas. Pero no importa, nos gusta colaborar y plantar esas semillas.

Pin It on Pinterest

Share This