Nuestro sexto día en Islandia amaneció muy nublado y lluvioso. El cielo plomizo y con las nubes muy bajas nos advertÍan de lo que el pronóstico ya nos había avisado: temperaturas muy bajas y mucha lluvia. Desde nuestra cabaña en el sur de Islandia, ubicada en el Geopark Katla, desayunamos tranquilos admirando el inmenso campo de lava que se extendía hacia el oeste. Preparamos la mochila con café e infusiones calientes, añadimos un rico almuerzo y decidimos irnos a explorar la costa en dirección a Jökulsárlón.

Ocultos entre los campos de lava y musgo

Al planificar nuestras vacaciones en Islandia tuvimos que tomar algunas decisiones importantes. Como siempre. La primera decisión fue adaptar nuestra ruta a las casas de intercambio que nos ofreció nuestra familia anfitriona. La segunda decisión fue no dar la vuelta a la isla sino centrarnos en descubrir una región concreta. Preferimos disfrutar haciendo excursiones, cortos paseos y baños en las piscinas. No solo queríamos hacer kilómetros en coche -admirando el increíble paisaje- y hacernos fotos. Al fin y al cabo eran nuestras vacaciones. Vacaciones en el sur de Islandia.

Los bonitos caballos islandeses

Hemos organizado la información de los lugares que visitamos geográficamente -de oeste a este- aunque, en realidad, no siempre seguimos este sentido. En primavera, no es posible acceder al interior de la isla por lo que renunciamos a conocer algunos de los enclaves más destacados del centro de la isla y nos centramos en los alrededores de la carretera de circunvalación que recorre el sur de Islandia.

Fotografiando los preciosos paisajes del sur de Islandia

1. Keldur y sus antiguas casas islandesas

Keldur es conocido por ser una pequeña granja que tiene en sus terrenos algunas antiguas casas islandesas construídas semienterradas en el terreno y cubiertas por tejados verdes a dos aguas. Además tiene una bonita iglesia. Durante el verano, hay que pagar para acceder pero, cuando fuimos nosotros, no había ni un alma. La verdad que la visita nos supo a poco pero el trayecto hasta Keldur es bonito y el paraje, junto a un río, es encantador.

Paseando junto a las casitas de Keldur

Se respira la calma y la soledad propia de estas tierras. Algo muy curioso es ver cómo nace el río por una surgencia natural bajo el camino. Como de la nada, el agua emana en un manantial de aguas cristalinas junto a la casita de madera que parece ocultar un tunel secreto excavado hace décadas.

La iglesia de Keldur

2. Lava Center en Hvolsvöllur

Una visita muy recomendable si queréis aprender un poco más sobre la particular geología de Islandia. Partida por la mitad por la gran dorsal atlántica, esta pequeña isla se ubica, en realidad, sobre dos placas tectónicas que se alejan cada año. Si venís a Islandia no dudéis en visitar el centro de visitantes del Parque Nacional Thingvellir como os contamos en nuestro artículo sobre el Círculo Dorado. Y, además venid a este museo sobre la lava y los volcanes.

No os perdáis la visita al Lava Center

El Lava Center no es muy grande pero tienen una exposición interactiva con información muy curiosa. Los tipos de magma y de lava, las características de los diversos volcanes de la isla, la historia geológica del país y sus orígenes. Al final de este vídeo podéis ver algunas imágenes. La entrada no es barata pero será una de las pocas cosas por las que tendréis que pagar así que, no lo dudéis.

3. El Monasterio de Oddi

Este monasterio tiene una particular importancia en la historia de Islandia. Hoy en día es una iglesia pero, en el pasado, fue una extensa granja y el lugar de asentamiento del clan Oddverjar. Se considera que aquí estuvo el centro del saber del sur de Islandia. Aquí se escribieron algunos de los poemas y obras más conocidas y relevantes de la mitología nórdica. La obra de Sigfrido y los Nibelungos y otras como el Martillo de Thor que nuestros hijos representan en una obra de teatro en su escuela cuando estudian 4º de Primaria. Así que, para nosotros, visitar este lugar fue especial.

El Monasterio de Oddi estaba ubicado donde hoy está esta iglesia

4. Las cascadas hermanas: Seljalandsfoss y Gljufrafoss

Si seguís vuestro recorrido por la carretera de circunvalación de Islandia vais a divisar muchas cascadas que vierten sus aguas desde las montañas situadas al norte hacia la planicie que las separa del mar. Algunas de ellas son especialmente conocidas. Cuando lleguéis y aparquéis vuestro coche junto a las cascadas, pensad que las paredes verticales que estáis viendo fueron hace años acantilados y el agua de las cascadas caía en el mar. Los depósitos de los torrentes glaciares y las cenizas y sedimentos volcánicos, crearon la planicie que ahora os separa del océano.

La cascada de Seljalandsfoss

El agua de estas cascadas llega desde el glaciar Eyjafjallajökull por el río Seljalandsá y la caída vertical de agua es de más de 65 metros. Son dos cascadas preciosas por su ubicación y el aspecto del agua. Seljalandsfoss es la primera cascada que encontraréis junto al aparcamiento -por cierto, hay que pagar desde hace poco tiempo- y tiene la particularidad de que se puede caminar por detrás. Se puede caminar por ambos lados y hay un bonito puente frente a ella para haceros una foto de esas inolvidables.

Ernest tras la cascada de Seljalandsfoss

La cascada de Gljufrafoss tiene la particularidad de que se precipita dentro de un cilindro rocoso y que, para acceder, hay que pasar por una grieta y una galería. Es sencillo si no hay mucho caudal… Pero, cuando estuvimos nosotros, era imposible acceder, a no ser que fueras con botas de caña alta para el agua… Nos limitamos a verla por la rendija rocosa…

INtentando acceder a la cascada Gljufrafoss

5. Skógafoss: la cascada más famosa del sur de Islandia

Sin duda, la cascada más famosa y más fotografiada de Islandia ¿Verdad? Creemos que sí, y es normal, porque es tan perfecta… tan bonita… y, si sale el sol, te fascinarán sus arcoiris. Esta cascada está orientada hacia el oeste así que os aconsejamos que vayáis a verla por la tarde si buscáis una buena iluminación (si es que hay sol, claro). De todos modos, es bonita en cualquier momento del día y del año.

Skogafoss es la cascada más famosa del sur de Islandia

En Skógafoss hay una aparcamiento muy amplio y, por el momento, gratuíto. Además, para los que viajéis en camper, hay duchas públicas. De todos modos, siempre os aconsejamos las piscinas municipales de cualquier pueblo por sus aguas calentitas y relajantes. Váis a encontrar mucha gente. En la escalera que sube a la parte superior se hacen colas en algún momento del año así que, evitad las horas centrales del día para visitar Skógafoss. Una vez arriba podéis hacer una bonita excursión siguiendo el margen del río y alejaros de todos los visitantes que se quedan en el mirador.

6. Skogar Museum: conocer el pasado de la isla y su cultura

Aunque la cascada de Skógafoss se lleva todo el protagonismo, a nosotros nos gustó especialmente visitar el Skogar Museum que hay muy cerquita y que recibe muy poca atención. Este museo es resultado del trabajo de un señor coleccionista llamdo Þórður Tómasson que fue inventariando y almacenando cientos de objetos islandeses. En la actualidad hay un museo al aire libre y varias salas de exposiciones. Muchas curiosidades podréis encontrar en este museo que se ha ido ampliando a lo largo de los años.

Museo al aire libre de Skogar

La parte más llamativa son sus casas tradicionales reubicadas aquí y hechas traer desde diversos lugares de la isla. Pero todos los objetos son muy valiosos. La vida de los agricultores, pescadores, de las familias y sus relaciones, los avatares de los acontecimientos geológicos… Incluso la colección de especímenes biológicos es sorprendente. Además, tiene un restaurante auto-servicio y una tienda con muchos recuerdos en la que podéis comprar algún souvenir bonito si os apetece.

En la escuela del Museo Skogar

7. El avión abandonado de Solheimasandur

El famoso avión abandonado en la playa de arenas negras recibe muchos visitantes. Nosotros no fuimos uno de ellos pero os indicamos en este artículo que está aquí por si os interesa. Para llegar hasta el avión desde el aparcamiento tenéis un sendero a través de la llanura costera y un recorrido que se tarda aproximadamente una hora. Suele hacer mucho viento en la zona y es fácil que llueva así que… no olvidéis el chubasquero, agua y algo para comer.

8. El faro de Dyrhólaey y sus acantilados

Nos encantó subir hasta el faro de Dyrhólaey, admirar las vistas de la larguísima playa de arena negra y los bonitos acantilados y arcos rocosos llenos de aves anidando en pareja. Sorprende verlas volar enfrentándose a las ráfagas de viento y soportando la fuerza de las olas. Las vistas de la playa de Kirkjufjara son impresionantes. Hay varios senderos para recorrer la zona pero, atenció con el viento, puede ser peligroso.

El faro de los acantilados Dyrhólaey

El faro y la casa del farero son muy bonitos y, en la parte superior, tiene una gran linterna de color naranja intenso. Rojas o naranjas son las linternas de todos los faros de Islandia. Este faro data de inicios del siglo XX. Fue construído en 1927 en el lugar que anteriormente había una torre metálica. No se puede acceder al faro pero merece la pena subir hasta allí para ver las vistas. No os asustéis con la pista de acceso por su elevada pendiente. Con cuidado, podréis llegar sin problemas.

Acantilados de Dyrhólaey desde la playa Reynisfjara

9. Vik y Mýrdal: las playas de Kirkjufjara y Reynisfjara

Esta localidad es uno de los pocos enclaves en la zona para poder hacer la compra y poner gasolina. Es realmente un pueblo y no solo unas cuantas casas agrupadas. Su bonita iglesia es un mirador ideal de la zona. El desarrollo turístico hace que, en este momento, la nueva zona de ampliación ofrezca una imagen algo desoladora. Construcciones por doquier, escombros, grúas… Eso sí, hay un buen supermercado y algunos restaurantes estupendos.

La iglesia de Vik y Mýrdal

Probablemente uno de los lugares más conocidos de Islandia. La película de Rogue One de la saga de Star Wars puede ser culpable en gran medida de su fama. Estas preciosas playas son muy especiales y las formaciones de basaltos geométricos son una pasada. Por otro lado, los farallones ubicados dentro del mar captarán vuestra atención desde el primer momento. Debéis tener atención porque, con el viento, hay peligro de desprendimientos y, la fuerza de las olas, se ha llevado a algún turista incauto. Por faor, seguid las instrucciones y tomad precauciones.

En la playa de Reynisfjara

El lugar es muy bonito pero está tan masificado que, al menos a nosotros, nos decepcionó un poquito. Seguro que iréis a visitar estas playas así que intentad ir a primera hora de la mañana o al final de la tarde. La zona del aparcamiento es algo caótica. Kirkjufjara -menos visitada que Reynisfjara– con la gran roca Arnardrangur dentro del agua, nos gustó muchísimo. En las proximidades hay algunos senderos bonitos pero, durante nuestra visita, el viento y la lluvia nos hicieron imposible poder disfrutar de ellos.

Fotografiando nuestro momento Star Wars

10. El cañón volcánico de Fjaðrárgljúfur

Una de las excursiones que más ganas teníamos que hacer era recorrer este cañón volcánico del que tanto habíamos oido hablar. Sin embargo, debido al intenso deshielo, estaba impracticable. La carretera cerrada y un prohibido bien claro en la zona de acceso. Pero, si váis a esta zona de Islandia, no dejéis de intentarlo: la excursión por este barranco debe ser bellísima. Aquí tenéis algunas imágenes.

En el acceso a las carreteras tenéis información sobre su accesibilidad

Durante nuestro viaje a Islandia hemos aprendido algo: si quieres disfrutar de este país, no hagas demasiados planes y aprovecha al máximo los momentos en los que no llueva. La meteorología es muy inestable en Islandia en cualquier época del año pero, especialmente, en primavera y otoño. La ventaja es que los días ya son largos y no hace demasiado frío, además las noches son oscuras y puedes dormir “de verdad”. Regresar a un mismo lugar varias veces puede ser una oportunidad nueva para descubrir nuevos detalles. Especialmente en el sur de Islandia, donde la meteorología cambia tan rápidamente, cada rincón va a ofrecerte muchas sorpresas.

Aquí os dejamos la primera parte de nuestra ruta por el sur de Islandia. Ya sabéis, en la sección de Islandia de nuestro blog vamos guardando todos los detalles de nuestro viaje a Islandia.

Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también vernos en

Y si te gusta, comparte y así nos ayudas a difundir esta información.

Pin It on Pinterest

Share This