El Círculo Dorado es una región cercana a Reykjavic que atrae a muchos turistas cada año. Especialmente por sus atractivos naturales: cascadas y geisers. Pero pocos saben – hasta que llegan aquí – que el parlamentarismo europeo tuvo en Islandia su más antigua institución. El Consejo de la Ley, instituido en el siglo X, era una asamblea legislativa que se reunía un vez al año, en verano, durante dos semanas, en un enclave geográfico muy singular para establecer las leyes que debían regir sobre los diversos pueblos islandeses.

Valle en el que se celebraba el encuentro de tribus

Cada pueblo enviava a Thingvellir o Þingvellir un representante, acompañado por dos consejeros y de un séquito de variopinto de comerciantes y jóvenes casamenteros de ambos sexos, que aprovechaban el encuentro multitudinario que se daba en Pingvellir, para trabar reelaciones y formalizar compromisos de casamiento. Aunque se estima que había por entonces solo 36 pueblos con representante en la asamblea, se cree que podían llegar a reunirse en el valle de Pingvellir más de 4.000 personas.

Las grietas de la fractura que separa las placas continentales son un gran atractivo

Las sesiones del Consejo de la Ley transcurrían al aire libre. Los delegados se sentaban en círculo, distribuídos en cuatro áreas, correspondientes a las cuatro regiones de la isla (NO, NE, SE y SO). En medio se situaba el Orador, el delegado de uno de los pueblos, elegido como legislador por tres años, cuya labor consistía en proponer y promulgar las medidas legislativas que estarían en vigor en adelante.

Þingvallakirkja, iglesia de Thingvellir o Þingvellir

Como el Consejo de la Ley dependía de la lealtad de los pueblos islandeses y sus representantes para hacer cumplir las leyes que promulgaba, era fundamental que el Orador propusiera y promulgara leyes que contaran con un amplio respaldo y con el beneplácito de los otros delegados. Las medidas legislativas debían ser ampliamente consensuadas. De ahí las intensas negociaciones que se daban durante las dos semanas que duraba el Consejo de la Ley. Una vez propuestas las nuevas leyes, el Orador se encaramaba en la Roca de la Ley y promulgaba ante la multitud congregada las leyes aprobadas en el Consejo de la Ley.

Thingvellir Visitor Center: aquí aprendimos el valor histórico de este lugar

Con el paso del tiempo, a partir del siglo XIII, cuando los islandeses perdieron su independencia y se convirtieron en súbditos del Rey de Noruega, el Consejo fue perdiendo su función legislativa, aunque los islandeses conservaron sus propias leyes. Fue entonces cuando el Consejo se fue transformando en un Tribunal, encargado de aplicar dichas leyes.

Iniciando el recorrido por el Parque Nacional Thingvellir

Desde nuestro punto de vista, la visita al Parque Nacional Thingvellir debe ser paso obligado para cualquiera que quiera conocer la historia de Islandia. En este lugar del Círculo Dorado se sembró la semilla que originaría este país. La visita al parque es totalmente gratuíta – con la salvedad del parking que hay que pagar – pero sí que debéis pagar si queréis visitar el centro de visitantes (gratis para menores de 18 años). A nosotros nos encantó dedicar un tiempo a este museo pues la exposición es muy interesante e interactiva. Historia, geología, fauna, flora, ecología…

Cascada de Öxarárfoss en el Parque Nacional Thingvellir

Tras la visita al museo fuimos a recorrer los bonitos senderos entre las zonas de humedales que aparecen en las grietas que marcan el famoso contacto entre las placas tectónicas euroasiática y norteamericana. Un espacio lleno de fracturas generadas por los movimientos tectónicos, surgencias de aguas cristalinas, lagunas y la preciosa cascada de Öxarárfoss que nos dejó enamorados.

Para hacer el recorrido completo y ver el museo calculad, al menos, 2 horas. Hay pasarelas para bajar por las grietas y el camino es accesible a todas las personas habiendo espacios adaptados a sillas de ruedas y cochecitos de bebés. De todos modos, si viajáis en época de temperaturas frías es bueno llevar buen calzado para evitar patinar si hay hielo. Precaución con la humedad y el frío: se forman películas de hielo sobre la madera mojada.

GEYSIR: UN LUGAR SORPRENDENTE EN EL CÍRCULO DORADO

El valle  valle de Haukadalur es conocido por su actividad geotérmica ya que está en la zona de fractura o de separación de las placas tectónicas de Eurasia y Norteamérica. Desde el Parque Nacional de Thingvellir llegamos a Geysir tras recorrer unos 60 km de preciosos paisajes volcánicos.

Campo de fumarolas de Geysir

Geysir es una localidad muy turística y, justo en frente de la zona de acceso al área de las fumarolas, hay varios hoteles y restaurantes. Se está reformando la zona y mejorando su accesibilidad. El paisaje nos recordó en seguida a nuestra visita a los Géiseres del Tatio en el desierto de Atacama (Chile). Un suelo lleno de emanaciones de agua hirviendo, de sorprendente transparencia.

Las surgencias de aguas termales son muy cristalinas y calientes

El protagonista de este recinto fue Geysir, el gran chorro de agua a presión que hace años dejó de estar activo. En la actualidad es el Strokkur el que, cada diez minutos, lanza sus chorros de agua a presión. Las surgencias son variables en grosor y altura, también en su dirección. Es emocionante esperar y ver como escupe el agua azul en altura. Además, pasear por el campo geotérmico es entretenido y permite conocer mejor losdetalles del lugar.

LA GRAN CASCADA DE GULFOSS 

La cascada de Gullfoss o Cascada Dorada está a solo 10 minutos en coche de Geysir. Es una manera ideal de terminar nuestra jornada recorriendo el Círculo Dorado en familia. Para nosotros es una de las cascadas más bonitas de Islandia y, como ocurre en todos los lugares de este país, cada momento del año ofrece un espectáculo diferente. Hielo y agua se combinan creando un espectáculo único. En esta zona, las fallas y el movimiento de las placas han creado grietas y desniveles increíbles y el volumen de agua es impresionante. Si además, luce el sol, no váis a dejar de asombraros con los arcoiris que se repiten desde cada ángulo.

Gulfoss: una de las cascadas más conocidas del Círculo Dorado

OTROS LUGARES QUE PODÉIS VISITAR CERCA DEL CÍRCULO DORADO

Cerca de estos lugares, hay otros puntos de interés que podéis visitar en otros momentos de vuestro viaje. Nosotros no los incluímos en nuestra ruta por Islandia pero si disponéis de más tiempo, seguro que merecen la pena. En este artículo tenéis nuestra ruta completa y otros detalles.

  • La cascada Bruarfoss: de camino a Geysir, podéis hacer esta excursion que os llevará hasta esta bonita cascada.
  • Aguas termales en Laugarvatn: un buen lugar para darte en un baño en aguas termales y desconectar de todo.
  • Secret Lagoon Hot Spring en Flúðir: otro de esos lugares que pueden interesarte si te apetece un remojón en aguas calientes.
  • Volcán Kerið: de los pocos lugares que hay que pagar para ver un espacio natural. Este volcán es otra de las atracciones del Círculo Dorado por la bonita laguna que oculta en su cráter.
  • La ciudad de Selfoss: si buscas una ciudad grande en la que llenar la despensa o conocer algo más de este país, esta es una buena opción.
  • La cascada Urriðafoss: muy cerca de Selfoss está esta cascada del río Thjorsa. Es una cascada poco visita y muy accesible así que, si queréis desconectar de la ruta turística, es una gran opción.

Ya sabéis, en la sección de Islandia de nuestro blog vamos guardando todos los detalles de nuestro viaje a Islandia. Esperamos que te haya gustado este artículo sobre el Círculo Dorado.

Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también vernos en

Y si te gusta, comparte y así nos ayudas a difundir esta información.

Pin It on Pinterest

Share This