Lucerna es una de las ciudades más bonitas de Suiza. La verdad, todas tienen un carácter único y especial. Pero Lucerna, por su ubicación, sus calles, sus casas de paredes bellamente decoradas, sus murallas y sus torres… Todo esto convierte a Lucerna en una ciudad que destaca al norte de Suiza.

El puente de la Capilla (Kapellbrücke) es uno de los reclamos de la bella ciudad de Lucerna

Recorriendo la ciudad de Lucerna

Paseamos por la ciudad sin planes, sin objetivos especiales, con la sencilla intención de disfrutar de sus calles, del lago homónimo y de las enormes montañas que la rodean. Entre estas montañas destaca el Monte Rigi y el Monte Pilatus. Empezamos nuestro recorrido por el Kapellbrücke (Puente de la Capilla) siempre lleno de flores. Su interior está decorado con más de 100 pinturas que narran la hsitoria de la ciudad. Tampoco os pasará desapercibido el Spreuerbrüker (Puente de la Muerte) que recibe este nombre por las pinturas que aparecen en su interior.

El puente de la Capilla y la Jesuitenkirche

Junto al puente, podréis ver la torre octogonal llamada Wasserturm (Torre del Agua) que supera los 30 metros de altura. Según leímos ha tenido diversas funciones a lo largo de la historia y data del siglo XIV. Es uno de los símbolos de la ciudad. También desde el puente podréis admirar una bonita iglesia blanca con dos torres que es la Jesuitenkirche.

Paseando por el casco antiguo de Lucerna

Os encantará pasear por el centro de la ciudad. Sus plazas, las fuentes y, especialmente, las casa bellamente decoradas, os sorprenderán. Cada detalle, cada flor… Todo está puesto con cuidado esquisito y delicadez. Un lugar curioso que os llamará la atención es el Monumento al León que es una escultura de piedra excavada directamente en una pared de roca en un estanque. El conjunto es precioso pero recuerda un trágico día de 1792 cuando 1000 guardias suizos murieron en París defendiendo al rey Luis XVI.

VIsta de Lucerna desde las torres de la muralla

Desde el casco histórico nos dirigimos a las murallas de Lucerna. Es posible recorrerlas y subir a algunas de sus torres. Es totalmente gratuíto y las vistas de la ciudad son espectaculares. Eso sí, animaos a subir y bajar escaleras. Cada torre tiene su pasado y su historia particular, también su arquitectura que es explicada en unos panales en la base de cada una de ellas. Schirmerturm o Torre de Guardia, Wachtturm o Torre del Reloj y muchas otras.

Muchas fachadas de Lucerna están bellamente decoradas

Comimos junto al lago de Lucerna de pícnic y seguimos disfrutando del día. Parecía que nos iba a salir el día “gratis”, sin más gasto que pagar el parking. ¡No nos lo podíamos creer! Realmente viajar por Suiza implica gastar bastante dinero en todo. El que la visita a la muralla y sus torres fuera gratuita nos pareció un gran regalo. SIn embargo, se nos ocurrió ir a pasar la tarde al Museo del Transporte… y allí pagamos nuestro “peaje”.

Homenaje a Goethe en Lucerna

Verkehrshaus o el Museo del Transporte de Lucerna

Recorriendo la ribera norte del lago Lucerna paseamos deliciosamente por la zona más “kich” de la ciudad hasta alcanzar el Verkehrshaus o Museo del Transporte. Realmente es un museo increíble e ideal para niños y mayores. Merece la pena dedicarle un día completo para poder jugar y conocer todos sus rincones. Además ofrece películas espectaculares en su cine y también pases muy interesantes en el planetario.

Patio de juegos en el Museo del Transporte de Lucerna

Nosotros elegimos dos experiencias teniendo en cuenta que llegamos a las 3 de la tarde y estuvimos allí hasta la hora del cierre que es a las 6 ¡muy pronto para nosotros! Pero es normal en Suiza. Como en otros muchos museos de Suiza, a partir de las 3 la entrada tiene un precio reducido pero, obviamente, dispones de menos tiempo para disfrutar de la visita. En este enlace podéis consultar los precios y, como casi siempre en Suiza, hay un precio especial para familias.

Museo del Transporte de Lucerna

La Aventura del Chocolate suizo en Lucerna

Convertirte en un fruto de cacao que es transportado desde el trópico en un gran carguero a través de los oceános para acabar transformandote en una deliciosa y delicada pastilla de chocolate suizo. Esta es en esencia la experiencia. Subidos en una gran taza de chocolate y envueltos por un intenso aroma chocolateado fuimos conociendo los detalles de la producción, sus implicaciones medioambientales y también las repercusiones económicas de este comercio.

Disfrutando de la “aventura del chocolate”

Las exposiciones del Museo del Transporte de Lucerna

Pasamos la tarde en el museo subiendo a trenes, aviones, camiones… Hay muchas zonas de juegos para que la sniñas y niños puedan utilizar excavadoras, camiones y otros artilugios de tamaño reducido. También pueden navegar en unas barcas o aprender las señales de tráfico conduciendo ellos mismos. Un museo al que no le falta detalle y que os recomendamos. Una de las cosas que más nos gustó fue el enorme mapa que puedes recorrer. En él fuimos situando junto a nuestros hijos todos los lugares que habíamos visitado.

En el Museo de Transporte de Lucerna hay un enorme mapa del todo el país que puedes recorrer

Si quieres viajar a Suiza también te puede interesar:

Paseo junto al lago de Lucerna

Aquí queda nuestra reseña sobre Lucerna. Una ciudad en la que solo pasamos un día pero que nos enamoró. Una ciudad ideal para visitar en familia y de la que nos trajimos el único recuerdo del viaje: un reloj de cuco que Ferran tenía ilusión en tener. Ya sabéis, en la sección de Suiza de nuestro blog tenéis todos los detalles de nuestro viaje al país alpino.

Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también vernos en

Y si te gusta, comparte y así nos ayudas a difundir esta información.

Pin It on Pinterest

Share This