Pese a no contar con los atractivos y la proyección de Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama la atención e invita a los viajeros desde su singular normalidad. Tanto si la entendemos como una «Ciudad de atracción«, tal como dice el lema con el que el Ayuntamiento quiere promocionar el turismo, como si la entendemos -quizás mejor aún- como una «Ciudad de acogida» , tal como es descrita por los responsables de divulgar la memoria democrática de Ontinyent, por su papel durante la II República, como refugio de los desplazados y afectados debido a la guerra fraticida entre españoles, Ontinyent pone sobre la mesa razones de peso para merecer una visita tranquila y agradable.

Vista del campanari des de la plaça de l’Ajuntament

Pensada y organizada, principalmente, como una ciudad para vivir -y para vivir bien-, el visitante se encontrará a gusto si aspira a conocer y disfrutar de la cotidianidad ontinyentina. Los atractivos de Ontinyent son, sobre todo, todas aquellas cosas que los ontinyentins tienen al alcance de la mano diariamente, desde un baño en el Pou Clar hasta contemplar y celebrar alegremente las fiestas locales.

Demostració d’elaboració d’embotits a Casa Vicent

Probar los embutidos tradicionales y conocer su peculiar proceso de elaboración, subir al campanario y conocer su historia y anécdotas de la mano de la colla de campaners, visitar una productora local de cerveza artesana y hacer una degustación de sus variedades, conocer las peculiaridades de las insignes figuras (gigantes, cabezudos, la tartuga o el águila) de sus fiestas, asistir al toro ensogado o conocer el funcionamiento de los telares que han marcado el ritmo del crecimiento económico de la ciudad durante décadas, son maneras diversas y estimulantes de acercarse a la vida sensible y palpitante de los ontinyentins.

La Casa de la Vila allotja el Museu del Tèxtil

Sorpresas que te esperan en Ontinyent

1. La Tartuga

La encontrarás en el museo del Palau de la Vila y es uno de los personajes más emblemáticos de las fiestas del Corpus y la Purísima. La actual figura de la Tartuga fue diseñada por la artista Dolors Sans basándose en un dibujo del siglo XVI que se encuentra en el Museo Nacional de París (Vilaweb 2015). Esta figura data del siglo XVI y es un animal mezcla de dragón, tortuga, escorpión, león… que cuando sale en procesión lanza humo blanco y caramelos a los niños y, además,  recoge los chupetes de los más pequeños cuando deciden dejar de utilizarlos. Si queréis preparar la visita con vuestros hijos podéis leer este cómic aquí.

La Tartuga és una figura pròpia de les festes d’Ontinyent

2. El Águila

Compañera de la Tartuga en el Museu de Gegants i Cabets,  el Águila también sale en procesión en las fiestas del Corpus y la Purísima. Coronada y elegante, representa al pueblo de Ontinyent, a la ciudad, es símbolo de del poder municipal. Desde un punto de vista religioso representa a San Juan evangelista. Tal y como nos cuenta la Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, su primera aparición en esta localidad data de 1577. Hermanada con otras muchas ciudades del antiguo Reino de Valencia, podemos encontrala también en ciudades como Reus o Valencia.

L’Àguila representa el poder municipal

3. Els Gegants (los gigantes)

En el Museu de Gegants i Cabets del Palacio de la Villa encontrareis las figuras de los gigantes que representan a las tres culturas que convivieron en Ontinyent en la Edad Media: judíos,  moros y cristianos. Los gigantes actuales datan del año 1992. Participan de la fiesta del Corpus en el mes de junio, la Purísima en diciembre y en el encuentro de Gegants i Cabets que se realiza cada cuatro años en el mes de octubre en esta localidad.

Els gegants representen a les cultures que convivien a Ontinyent

4. Els Cabets (los cabezudos)

Los primeros Cabezudos, Nanets, Cabuts o Cabets datan de hace unos 300 años. Los actuales Cabets de Ontinyent están inspirados en diversas historias del cine, son alegres y divertidos, elementos característicos de la tradición popular de muchas localidades. El Rey y Popeye, el Tinyós y el Negre, el Tricorni y el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes y Manduca.

Els Cabets BArret Verd i Dues Puntes

5. Les xemeneies o xumeneres

Desde cualquier punto de la ciudad son visibles las antiguas chimeneas de ladrillo que antaño «vomitaban hacia arriba el humo oscuro producto de la combustión de las calderas» (Rafel Sanchis i Ferri, 1991). Hoy en día, las fábricas de textil, papel, alcohol y cerámica,  han desaparecido. Construídas a partir del año 1900, son muestra de la importante actividad industrial de esta ciudad. De las 21 chimeneas, quedan 12. Podemos visitarlas gracias a una ruta a pie de unos 3 km que nos permitirá conocer la localidad en un agradable recorrido circular que podemos iniciar en el Museo Arqueológico.

http://arquitecturaruralvalenciana.blogspot.com.es/

6. La Campana del Reloj o de Rauxa i Foc

Pocos elementos de la ciudad tienen tanta historia, han contado tanto y tanto tienen que contar. Dicen que suena 270 veces cada día, 98.550 veces al año. Es la gran campana de Ontinyent, no la más grande pero sí la que suena más grave y, también, la más antigua: data del 1563 y ya ha superado los 450 años de historia. Pesa 1.312 kg, tiene una altura de 1.110 mm y una boca de 1.290 mm. Podéis visitarla en el campanario de la Iglesia de Santa María – uno de los más altos de la península – junto a sus otras campanas hermanas, la más grande de ellas, la Petra.

Para subir al campario recordad que debéis estar los domingos en la plaza de la iglesia, junto a la puerta del Buen Pastor, unos minutos antes de las 10:30 de la mañana y allí os recibirán los miembros de la Colla de Campaners que os explicarán con detalle todo lo referente a este campanario y sus campanas. Además, en agosto, durante las fiestas de Moros i Cristians, se organizan visitas a la iglesia que, además,  permiten ver la cripta, cerrada el resto del año a las visitas.

La gran campana de Rauxa i Foc

 

7. El Refugio Antiaereo de Tortosa i Delgado

Visitar este lugar y explicar a nuestros hijos el hecho de la guerra. Una realidad presente en tantos lugares del mundo y que solo llega a nosotros a través de los medios de comunicación pero que también forma parte de  nuestra historia. Junto al aparcamiento del Puente Viejo o Pont Vell, en la Plaça de Baix, donde un día se situaba la fábrica de Tortosa i Delgado, encontraréis el acceso al refugio. Experimentar un simulacro de bombardeo, compartir la información de los paneles informativos y contemplar un audiovisual sobre la historia de este lugar. El ayuntamiento está recuperando otros espacios singulares como este en su proyecto de dar a conocer la memoria democrática de esta ciudad.

Refugi Antiaeri Fàbrica Tortosa i Delgado

8. El río Clariano desde los puentes de la ciudad

Cinco son los puentes que atraviesan el río Clariano en la ciudad de Ontinyent. El puente de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa María, el Pont Vell y el Pont Nou. Desde todos ellos podréis disfrutar de las vistas de diversas zonas de la ciudad y conocer los diversos momentos históricos que llevaron a su construcción. En un recorrido de unos 2,7 km podéis visitar hasta 22 lugares de interés. Encontraréis también algunas áreas recreativas con la Font de Llúcia donde os podéis detener a almorzar o merendar.

El Pont Vell d’Ontinyent

Son otros muchos los puntos de interés de Ontinyent, como podéis comprobar en este post escrito junto a nuestros compañeros de la Asociación Valenciana de TravelBloggers. Visitamos la ciudad gracias a las actividades organizadas por la oficina de turismo y el ayuntamiento que nos «abrieron las puertas» de esta localidad tan cercana a nosotros pero tan desconocida. Ahora estamos deseando regresar junto a nuestros hijos.

Arròs al forn i altres plats al Restaurant Nou Tendur

No faltaremos a la fiesta de la Purísima para ver en acción als Gegants i Cabets. Regresaremos a la Carnicería Casa Vicent para llenar nuestra despensa de sus sabrosos embutidos y no dudaremos en comer un arroz al horno en el Restaurante Nou Tendur. ¿Os animais a acompañarnos?

Cata de cervezas artesanas en GRAM

Para saber más y conocer nuestra región puedes leer el artículo 50 planes para descubrir la Comunidad Valenciana.

Comunitat Valenciana Travel Bloggers

Cosas sencillas, pero llenas de vida, que rezuman el sentir de una gente llana, conocedora e industriosa. De una gente que trabaja y que te muestra su ciudad sin estridencias ni vanas exageraciones, sino con la inequívoca voluntad de hacer las cosas bien y con el amor que nace de las cosas que a uno le son propias. Ontinyent es ciudad de acogida, es ciudad de atracción.

Recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también vernos en

Y si te gusta, comparte y así nos ayudas a difundir esta información.

Pin It on Pinterest

Share This