Acabamos de regresar de nuestra “Luna de miel con niños” por el sur de Italia y aún no podemos sacar de nuestra mente las fábulosas imágenes de templos griegos, ruínas romanas, bosques e inmensos horizontes frente al mar. Hemos pateado Roma -a pie y en bicicleta-, hemos recorrido unos 1.800 km con la autocaravana y hemos mojado nuestros pies en tres mares: el Tirreno, el Jónico y el Adriático. Hemos paseado junto a templos de más de 2.500 años de antigüedad y recorrido ciudades milenarias. Hemos subido al volcán Vesubio. Hemos comido maravillosamente y saboreado muchos helados y granitas. Ahora, agotados, hacemos balance. No ha sido un viaje económico pero era “nuestro viaje de novios” y nos hemos permitido aflojar un poco la cartera…

El Coliseo Roma

Aquí os dejamos nuestra ruta y el presupuesto y, al final, un breve listado de las cosas que más y menos nos han gustado.

ITINERARIO

Mapa de la ruta

Podéis ver el detalle de la ruta en este mapa.

Día 1. Viaje a Roma desde Valencia

Día 2-4. Visitamos RomaAlojamiento junto al Pantheon en un apartamento con Airbnb

El Vaticano desde Castel Sant’Angelo, Roma

Día 5. Nos desplazamos hasta Ciampino en tren para recoger nuestra autocaravana en ArtcamperVisitamos Montecassino y viajamos hasta Pozzuoli (junto a Nápoles). Pernoctamos dentro de un cráter volcánico en el Camping Volcano Solfatara (40 €/noche con acceso a las sulfataras).

Día 6. Excursión en barco hasta Procida desde Pozzuoli.

Solfataras de Pozzuoli junto al camping, Nápoles

Día 7. Viajamos hacia el sur. Subimos al Vesubio y visitamos las excavaciones de HerculanoDormimos en el camping Fortuna Village de Pompeya (25 €/noche)

Día 8. Visitamos las ruínas de Pompeya.

Pompeya, el Foro

Día 9. Seguimos ruta hacia el sur. Pensamos recorrer la Costiera Amalfitana pero está prohibido para las autocaravanas y nos obligan a regresar cuando llegamos a Positano. Nos vamos a Paestum y visitamos sus templos griegos. Dormimos en el “área de sosta” (zona de aparcamiento para autocaravanas) de Paestum (5 €/noche).

Día 10. Viajamos a Matera y, tras visitar la ciudad, seguimos hasta Metaponto en el Mar Jónico. Dormimos en el área de caravanas de Lido Nettuno (13 €/noche)

Día 11. Visitamos el Museo de Metaponto y las ruínas de la Tavola Palatina. Recorremos la costa hasta la playa de Lido Silvana, al sur de Taranto. Dormimos en Aradeo (couchsurfing).

Templos griegos de Paestum, al sur de Nápoles

Día 12. Excursión en Porto Selvaggio cerca de Gallipoli. Pasamos la tarde en Lecce y seguimos ruta hasta Alberobello. Dormimos en el “area de sosta” del centro de Alberobello (18€/noche)

Día 13. Mañana en Alberobello. Por la tarde viajamos hasta Vieste. Pernoctamos en el Camping Piccolo Paradiso (15€/noche)

Los “trulli” de Alberobello, Puglia

Día 14. Día de playa en Vieste y Peschici. Dormimos en Torre Mileto (couchsurfing)

Día 15. Regreso a Roma. Dormimos cerca de Tívoli.

Día 16. Visitamos Villa Adriana en TívoliDevolvemos la autocaravana en Ciampino. Noche en el B&B La Perla (60 €/noche).

Villa Adriana, Tivoli. Admirando árboles y ruínas romanas

Día 17. Regreso a Valencia.

PRESUPUESTO DEL VIAJE

Aviones con Ryanair 619,00 €
Alojamiento (apartamento en Roma, campings y noche en Ciampino) 700,00 €
Alquiler de autocaravana 1.320,00 €
Desplazamientos (gasolina, peajes autopistas, bus, metro, bicicletas, barco…) 392,00 €
Comer (compras y restaurantes) 940,00 €
Museos y visitas 178,00 €
TOTAL

Total por persona

4.149,00 €

1.037 € (61 €/día)

El Vesubio y el Golfo de Nápoles desde la Isla de Procida

LO QUE MÁS NOS HA GUSTADO

  • Viajar a Italia en primavera. Es probablemente la mejor época del año porque todo esta precioso, especialmente el campo y no hay demasiados turistas. Los días son soleados pero nada calurosos y ya son suficientemente largos para poder aprovecharlos bien.
  • Roma. Roma, a pesar de que siempre la sentimos decadente y merecedora de una profunda limpieza de cara, te acaba envolviendo con sus encantos. Su tamaño es perfecto para pasear el centro y disfrutarla tranquilos y siempre hay buenos lugares en los que comer.
  • Los bosques de robles, encinas y pinos en las montañas de la región del Gargano y los Abruzzi. Los pinares junto al mar y los bellos acantilados que hemos descubierto.

    El Golfo de Nápoles desde el cráter del Vesubio

  • Las amplias llanuras de la Puglia bellamente cuidadas y cultivadas con sus campos infinitos de olivos centenarios. La Puglia es un tesoro que se merece que la quieran y la cuiden un poco más.
  • La amabilidad de la gente que hemos conocido y que nos ha acogido en su casa.

    Porto Selvaggio, cerca de Gallipoli

  • Las ensaladas, la verdura fresca, los quesos y embutidos, la pasta, la pizza, el vino, el tiramisú y los helados.
  • Paestum, Herculano, Pompeya, Matera y Alberobello. Lugares involvidables y tan particulares que querremos regresar más veces.
  • Los niños y jóvenes no pagan. En la mayor parte de los lugares que hemos visitado los niños no pagan o tienen un precio reducido hasta los 18 años.

    Marina della Corricella, Procida

LO QUE MENOS NOS HA GUSTADO

  • La cantidad de basura que hemos encontrado en todas partes. Vertederos improvisados en cualquier rincón, junto a la carretera, en los caminos, junto al mar. Plástico, cristales, electrodomésticos, colchones… Muy lamentable.
  • La mayor parte de la costa es privada y está cerrado el acceso. Como además la temporada de playas se limita a julio y agosto, los restaurantes, campings y hoteles que gestionan los tramos de estas playas están cerrados por lo que el acceso es imposible en decenas de kilómetros. Cuando logras acceder, su estado es lamentable, llenas de basura y con ningún servicio. Ha habido alguna maravillosa excepción como Lido Silvana y Porto Selvaggio.
  • Muchos perros abandonados. Desde que estuvimos en Chile no habíamos visto tantos perros abandonados. No llega a ser como la situación que se da allí pero nos ha llamado la atención porque en Alicante no solemos ver nunca animales en esta situación.

    Las botellas y la basura se encuentran en cada rincón…

  • El estado lamentable de las carreteras. Cuando sales de las autopistas de pago sólo encuentras carreteras en mal estado, sin arcenes, sin pintura, con infinidad de baches y agujeros. Esto mejora cuando viajas hacia el norte pero, en el sur, la situación es muy precaria.
  • La inseguridad al conducir. Tras recorrer más de 1.800 km hemos de decir que conducir es agotador en Italia. Ya lo sabíamos, íbamos preparados, no es nuestra primera vez allí, pero volvemos a confirmarlo. No se respeta la señalización -si es que existe-, se adelanta en cualquier momento y circunstancia, no se respetan las prioridades, aparcan en cualquier sitio y de cualquier manera…

    Restos de basura en una playa al sur de Italia

  • Las gasolineras. Hay que estar atento pues el precio del combustible varía en función del puesto que elijas para repostar: autoservicio o no. Si te despistas… te cobran hasta 0,30 € más por litro.
  • La terrible enfermedad causada por la bacteria Xylella fastidiosa que ha matado a miles de olivos en el sur de Italia. Algunos están logrando recuperarse pero muchos han sufrido su daño y es muy triste ver campos totalmente destruídos. Esta bacteria ha llegado a España, a Mallorca… esperemos que logren controlarla…
  • La prohibición a las autocaravanas de circular por la Costiera Amalfitana. Se permite el paso de autobuses que transportan cientos de turistas cada día pero no el paso de autocaravanas. Además hay escasa información y no hay lugares en los que dejar la caravana para poder trasladarte en bus local a los lugares de interés.

Playa de Vieste, costa del Gargano

Aquí os dejamos esta propuesta de ruta por el sur de Italia con la información general más relevante que esperamos os sea útil. Poco a poco os iremos contando los detalles de las diversas etapas que hemos realizado. Realmente Italia siempre merece la pena. Es un país con personalidad propia y un lugar de aprendizaje permanente. Quizá, en ciertos aspectos, un país que merece mejorar sus infraestructuras y revalorizar zonas y lugares que están muy descuidados frente a otros destinos del norte masificados y superconocidos. Un país que aún guarda secretos y que nunca defrauda. Una apuesta segura para unas vacaciones, siempre.

Lido Silvana, Pulsano

Pin It on Pinterest

Share This