Helsinki es una ciudad amable y acogedora. Llena de bonitos cafés y tiendas de decoración es un atractivo destino para hacer compras y pasear sin prisas. Quizá sea por su clima algo inhóspito que los finlandeses disfrutan tanto de encontrarse en las cafeterías y restaurantes a tomar un café con un trozo de pastel o bien a tomar una deliciosa sopa de salmón. La presencia del mar hace que las temperaturas no sean muy extremas en invierno pero suelen oscilar alrededor de los 0 °C.

Catedral de Helsinki en la Plaza del Senado

Cuando planifiquéis vuestro viaje a esta ciudad podéis dedicar un solo día a conocer el centro y algún otro lugar de interés pero, obviamente, si venís con niños, siempre vale la pena tomarse todo con más calma y tener más flexibilidad en vuestros planes. Si váis a Helsinki en invierno, es importante tener en cuenta que:
En diciembre el sol sale a las 10 de la mañana y se pone a las 3 de la tarde. Es por ello que merece la pena dedicar estas horas para visitar la ciudad y reservar la visita a los museos por la tarde.
Hay que ir bastante abrigado, con ropa cómoda que facilite el “quita y pon” de las prendas a los más peques.

Plaza de la Estación, zona de llegada y salidas de autobuses públicos.

Utiliza el transporte público con los niños.  Puedes comprar el ticket para transporte de todo el día en cualquier autobús,  tranvía y algunos barcos. También lo facilitan en la oficina de información turística.  Un ticket sencillo cuesta 3,2 € mientras que el pase para un día  cuesta 8€ (4€ niños mayores de 7 años,  los menores no pagan) y 12 € para dos días.  Realmente merece mucho la pena pues os permite utilizar cualquier transporte público en la ciudad -incluído los ferries a la isla Suomelinna, por ejemplo- tantas veces como queráis. En esta web podéis consultar todos los detalles sobre el transporte público en la ciudad.

Helsinki siempre piensa en los más pequeños

– Existen varias compañías que hacen recorridos en autobús turístico (adultos por 25-30 €) y te permiten subir y bajar en ciertos lugares de especial atractivo turístico e ir escuchando las explicaciones en castellano durante el recorrido. Pero si os apetece ahorrar y aprovechar el transporte público que os comentábamos antes, una opción genial es tomar las lineas de tranvía 2 y 3 que hacen un recorrido en forma de 8 y recorren los lugares más característicos de la ciudad pudiendo, por supuesto, bajar cada vez que quieras. Así se puede visitar el estadio olímpico y subir a su torre o llegar hasta la iglesia excavada en piedra o Temppeliaukio y también al jardín botánico. De esta manera con el “one day pass” podréis dar un paseo completo por la ciudad, calentitos y disfrutando de los estupendos tranvías de Helsinki sin gastar un euro extra. Podéis descargar la aplicación de transporte en vuestro móvil y comprar ahí los billetes cuando queráis.

Paseando por el centro de la ciudad, zona comercial

– Recoge en la Oficina de Turismo el plano de “Helsinki for kids” en el que los niños pueden ir siguiendo el recorrido que vayáis realizando e, incluso, hacer sus propias propuestas para el día.
– Y, nuestro último consejo para un viaje con niños a cualquier ciudad del norte de Europa cuando hace frío es que dejéis siempre el final de la tarde para relajaros en vuestro alojamiento, que los niños puedan jugar o ver un ratito la tele mientras los adultos retomamos fuerzas y organizamos la siguiente jornada. No os planteeis rutas maratonianas, es un desgaste que generalmente no merece la pena en los viajes y, menos, con niños. El frío implica agotamiento, el cuerpo consume energía para mantenernos en calor y eso debemos tenerlo en cuenta.

Pista de patinaje en la Plaza de la Estación

Diversos platos de la gastronomía finlandesa

¿Qué hacer en Helsinki con nuestros hijos?

DÍA 1. PASEO POR EL CENTRO DE LA  CIUDAD Y VISITA AL MUSEO MUNICIPAL DE HELSINKI

Recorrer el centro de Helsinki es bien sencillo y cómodo. Hay poco tráfico y los lugares más destacados están cerca. No hay que perderse la Plaza del Senado enla que encontraremos varios edificios de la ciudad y la catedral. En Navidad, los edificios son iluminados y, especialmente la catedral, destaca sobre el cielo oscuro de la noche nórdica acompañada por las luces del gran árbol navideño. En esta plaza encontraréis también el mercadillo navideño. Cerca del puerto está la gran catedral ortodoxa de Uspenski y el paseo Esplanade que es uno de los puntos de encuentro de la ciudad. Incluso en invierno encontraréis puestos de comida y, todo el año, agradables cafeterías. Si te gustan los mercados no dejes de hacer una visita al Mercado Viejo. En sus alrededores, hay muchos restaurantes y cafeterías interesantes.

Plaza del Senado en Navidad desde la catedral

Detalle de un edificio en el centro de Helsinki

El Museo Municipal de Helsinki se encuentra situado en el edificio de piedra más antiguo de la ciudad justo en la Plaza del Senado (Senate Square) enfrente de la catedral. Cuenta con diversas exposiciones sobre la historia de esta ciudad y una serie de salas llamadas “La Ciudad de los Niños” en las que se recrean diversos lugares tradicionales de Helsinki y donde se puede jugar libremente.  Es ideal para niños de hasta 7 años. Un lugar perfecto para jugar sin preocupaciones y estar bien calentitos.  El museo es totalmente gratuito, tiene una sala de estar muy bonita, una cafetería agradable y una pequeña tienda. Es el lugar perfecto para pasar la tarde y merendar. Descansar despreocupados y dejar que nuestros hijos jueguen libremente.

Zona de acceso a la Ciudad de los Niños en el museo de la ciudad

Exposición temporal en el Museo de la Ciudad

DÍA 2. VISITA A SUOMENLINNA EN FERRY Y RECORRIDO POR LA ISLA

La fortaleza construida en esta isla empezó a construirse en el siglo XVIII bajo el reinado de suecia. En ella han tenido lugar parte de los enfrentamientos bélicos que ha sufrido este país a lo largo de su historia. En 1991 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En la actualidad cuenta con unos 800 residentes y es, además, centro de muchas actividades culturales, sobre todo en los meses de verano.

Tomando el barco hacia Suomenlinna

Paseando por la isla de Suomenlinna

Hay diversas maneras de llegar a la isla. Los ferries hacia la isla de Suomenlinna parten desde el puerto, junto al mercado de puestos al aire libre. Puedes comprar el pasaje en las máquinas junto a la zona de acceso pero recuerda que está incluido en el “one/two day citty pass“. Los ferries salen aproximadamente cada 40 minutos.

Con el mapa de Suomenlinna para niños

Una vez en la isla se puede hacer el recorrido marcado y visitar diversos museos. Nosotros elegimos el Museo de Suomenlinna (hay otro militar y otro de juguetes antiguos) y nos gustó mucho. Cada 30 minutos proyectan un interesante vídeo sobre la historia de la isla que puedes escuchar con una audioguía en castellano y otros idiomas. Este museo cuesta 7€/adultos y 4 €/niños a partir de 7 años. Los miércoles hay talleres de artesanía en Susisaari en los que se trabaja la madera y cerámica.

Maquetas en el Museo de Historia de Suomenlinna

Recuerda que en invierno sólo suele estar abierto el restaurante italiano junto a la zona del embarcadero y un café frente a la iglesia. Esta iglesia es también un faro y llama la atención ver sobre su cúpula la luz que gira avisando a los navegantes de la presencia de estas islas rocosas.

Navegando hacia la isla de Suomenlinna

Detalle de una ventana en una casa de Suomenlinna

DÍA 3. MUSEO DE HISTORIA NATURAL Y DE COMPRAS EN EL CENTRO

Y si aún disponéis de más tiempo no dejéis de visitar el Museo de Historia Natural. Es un museo muy entretenido y con una amplia colección que, además, es interactiva en muchas salas. No es un museo excesivamente grande por lo que se puede visitar con calma y sin prisas. Tiene diversas exposiciones permanentes: la naturaleza finlandesa, el mundo natural, la historia de la vida, la historia de los huesos y el cambio climático. Asociado a este museo hay otros lugares de interés como los jardines botánicos y la exposición de geología. Si os atrae el mundo natural y su historia, os encantará conocerlos.

Las jirafas se asoman al balcón en el Museo de Historia Natural

Esqueletos y huesos en el Museo de Historia Natural de Helsinki

Helsinki tiene muchos más puntos de interés que esto que os dejamos aquí explicado. Es una ciudad que ofrece muchas más posibilidades en verano pero que, en invierno, tiene un encanto especial aunque algunos lugares están cerrados. En muchas plazas encontraréis pistas para patinar sobre hielo y, si tenéis la oportunidad, no olvidéis experimentar la sauna filandesa, no hay nada más genuíno. Si os gusta la arquitectura, fácilmente observaréis que los edificios en esta ciudad son muy funcionales y dejan ver la influencia soviética en sus diseños. La Estación Central de Ferrocarril es un buen ejemplo.

Estación Central de Trenes en Helsinki

Sala de estar del museo de la ciudad de Helsinki

La ciudad se divide en 5 distritos y cada uno de ellos merecen dedicarles una jornada si tenéis más tiempo: el distrito histórico, el distrito del diseño, el distrito verde, el distrito hipster y el distrito marítimo. En este mapa en castellano vais a disponer de la información más importante para vuestro recorrido por la ciudad con niños. No nos gusta aconsejar aquello que no hemos experimentado, es por este motivo que os dejamos estos enlaces de interés para que sigáis planificando vuestra visita a la capital finlandesa. Si algo facilita la vista a Helsinki es que, a diferencia de otras ciudades del norte de Europa, vais a encontrar la mayor parte de la información también en folletos en castellano.

Jugando en la zona del puerto de Helsinki, PLaza del Mercado

Mercado Viejo situdo en la zona del puerto

ENLACES DE INTERÉS:

Helsinki for kids (Helsinki para niños)

Puntos de interés para familias

Helsinki en español

Helsinki Card

Isla de Suomenlinna

Nuestros consejos para viajar a Finlandia con niños

 

 

Alojamiento: siempre dejamos un obsequio para los anfitriones de nuestra casa de intercambio

Puerto de la ciudad: la luz típica de su cielo en invierno

Pin It on Pinterest

Share This