¿Cuántas veces has soñado con un viaje a un lugar único? ¿Qué lugares exóticos te gustaría conocer? ¿Te gustan las playas de agua cristalina? ¿Playas de arena o de cantos rodados? ¿De aguas azul turquesa o verde esmeralda? ¿Te cautivan los paisajes vocánicos y los desiertos de arenas ocres? ¿Disfrutas con la gastronomía de los lugares que visitas?¿Y te interesa conocer la historia y las tradiciones de esos lugares? ¿Son lugares muy lejanos? ¿O quizá están más cerca de ti de lo que imaginamos? Hoy te traemos una propuesta que te va a encantar. Busca un fin de semana en tu agenda y apunta: la Costa de la Calma, Águilas (Múrcia), un paraíso que deberías conocer.

Cala Blanca, cerca de Cabo Cope, un espacio único

Águilas, situada en el Golfo de Mazarrón, es un municipio costero aislado del interior de la provincia de Murcia por la cadena montañosa que se eleva al noroeste. Esto ha hecho que Águilas haya mirado siempre al mar. A pesar de que en verano recibe cientos de turistas, el resto de año, su población de algo más de 30.000 habitantes, vive tranquila. A ella también llegó el desarrollo urbanístico pero no fue tan masivo como podemos observar en otras localidades cercanas como en Mazarrón (al norte), Mojácar (al sur) y también en la provincia de Alicante. Águilas guarda su esencia. Es una ciudad acogedora con muchos servicios y atractivos en un entorno magnífico.

El parque regional de Calnegre y Cabo Cope tiene una flora muy singular

¿Te apetece disfrutar del mar? Ven a la Costa de la Calma.

Si te gusta bañarte en calas tranquilas, bucear, tomar el sol, hacer nudismo y relajarte sin prisas, tienes que venir a la costa cercana a Águilas. Llamada Costa de la Calma, su nombre nos parece muy bien elegido pues así hemos encontrado nosotros sus aguas cada día: tranquilas, limpias y transparentes. Todo un paraíso. En esta época del año -es decir, si no es verano- prácticamente no te encontrarás con nadie. Sólo algún lugareño pescando o vecinos de la zona disfrutando de las playas.

Recorriendo las calas entre Mazarrón y Águilas

Playas al norte de Águilas

Entre Mazarrón y Águilas, pasando por Calabardina (puedes tomar la salida 857 de la AP-7 o viajar por la RM-332 hacia el sur) encontrarás infinidad de playas y enclaves recorriendo las carreteras RM-D14, RM-D15 y RM-D20 (en algunos puntos son pistas de tierra cómodamente transitables). Se trata del parque regional de Calnegre y Cabo Cope. Desde las Puntas de Calnegre encontrarás la playa de Melarco, la playa Cala Blanca, playa Larga, playa de la Galera, playa de las Pulgas, playa de los Abejorros, playa del Saladar, la cala Pocico del Animal, la playa de la Rambla Elena, la playa de Piedras Negras, la playa del Charco o la playa de la Torre de Cope, entre otras muchas.

Al norte de Águilas, desde la Torre de Cope sale un sendero

Sus nombres pueden ayudarte a imaginar qué vas a encontrar. Hacen referencia a colores oscuros cuando son calas enmarcadas entre formaciones geológicas de origen volcánico. También las encontrarás de colores blancos y ocres si los materiales son margosos. De fina arena o de cantos rodados. Con cuevas excavadas antaño por su pobladores, o por el propio mar, los servicios son escasos. Aunque en verano se masifican, el resto del año están casi desiertas y, os aseguramos, que cualquier momento es bueno para disfrutar de ellas. Desde nuestro punto de vista, mejor evitar el verano porque el calor y la humedad del Mediterráneo no deben ser demasiados soportables.

Muchas de las playas son depósitos de pequeños cantos rodados

Nosotros elegimos Cala Blanca y allí aprovechamos para nadar, comer, dormitar, bucear y -gracias a la generosidad de otro bañista- también pudimos navegar con su tabla de paddle-surf. Sin peligro alguno, Ernest y Ferran pudieron descubrir cada rincón de esta bella cala. Juntos buceamos y descansamos en calma hasta que llegó el momento de buscar un sitio para acampar.

Disfrutando del Mar de la Calma en Cala Blanca

Playas al sur de Águilas

Al sur de Águilas encontraréis enseguida el límite provincial con Almería (Andalucía) y justo allí, está el paraje protegido de las Cuatro Calas. ¡No sólo una, sino cuatro! La Punta Parda entra en el mar mientras al norte y a sur encontramos playa Carolina, playa La Higuerica, la Cala Cerrada o Los Cocedores y también las playas de Las Palmeras y Calarreona. Puedes pasar el día caminando de una a otra, admirando el paisaje, las formas modeladas por el viento y el mar como esculturas únicas. En los chiringuitos de la playa encontraréis tapas diversas y, aunque está prohibido pernoctar en ellas, constatamos que muchos caravanistas tienen en esta zona un punto de encuentro. Las aguas limpias y en calma os permitirán disfrutar del baño relajadamente.

Formaciones geológicas en playa de Los Cocedores, al sur de Águilas

Aunque el caravaning está prohibido muchos viajeros se concentran en la Playa de Los Cocedores

Si seguís vuestro recorrido haca el sur, y más allá de San Juan de los Terreros, encontraréis calas casi inaccesibles como la Cala de Cristal, la Cala Mal Paso o la Cala de las Conchas. De paredes verticales, encontraréis bellos rinconcitos escondidos con pequeñas playas en los que desconectar. Entre antiguas ruínas de torreones vigías y viejas fábricas de ladrillo vinculadas con la industria minera, hay pequeños aparcamientos en los que dejar el coche para poder investigar.

Cala Mal Paso, cerca de El Calón

Más allá de Villaricos, el paisaje cambia, la costa pierde un poco su encanto. Las calas dejan paso a largas playas de arena. Grandes planes urbanísticos han invadido la zona en la Garrucha y Mojácar. Grandes mercantes navegan hacia altamar. Es otro mundo, otra realidad.

En la Marina de Mojácar viendo los grandes navíos mercantes

Águilas: 10 propuestas para conocer la ciudad

Águilas ofrece muchos lugares de interés que podrás conocer mejor en su web oficial de turismo. Aquí os dejamos algunas recomendaciones basadas en nuestra experiencia tras la visita durante el mes de octubre en familia.

1. Visitar el Castillo de San Juan

Sin duda, el punto de partida para conocer Águilas es subir a su castillo. Desde el aparcamiento del puerto se puede subir en un agradable paseo. Es posible subir en coche aunque no hay mucho aparcamiento. Un ascensor permite a las personas de escasa movilidad alcanzar la fortaleza. La visita al castillo es muy interesante puesto que hay información muy interesante y las vistas son espectaculares.

Vistas de la Playa de la Colonia desde el castillo de San Juán de Águilas

2. Subir a al Molino de Sagrera y al Molino de los Alacranes

Visitar los molinos de Águilas permite tener una vista preciosa de la Bahía de Levante y recorrer el barrio de los pescadores. Junto al Molino de Sagrera está el Centro de Información e Interpretación Turística que, en la actualidad, está cerrado. En su momento, estuvo dotado de las últimas tecnologías multimedia, incluyendo pantallas táctiles en las que consultar información de servicio del municipio. Confiamos que vuelvan a ofrecer este servicio. Si os apetece comer, un bar con buenas tapas y buenos precios és el Rincón Marinero, siempre es bueno seguir los consejos de la gente del lugar como hicimos nosotros.

Molino de Sagrera en Águilas

3. Pasear por la Playa de las Delicias y admirar el Auditorio

A cualquier hora del día encontraréis gente paseando por la playa o tomando un refresco en los bares y chiringuitos de la zona. Desde toda la bahía se divisa el imponente edificio del auditorio. Como si fueran las velas de un enorme barco velero, se eleva sobre el mar dejando ante sí una amplia esplanada. Nos decidimos a comer en el restaurante del auditorio, aprovechando la sombra de este gigantesco “velero”, saboreamos la fritura de pescado, las almejas y otros platos excelente del Restaurante Casa Bartolo.

Auditorio de Águilas en la Playa de las Delicias

4. Visitar el Centro de Interpretación del Mar

A pesar de que es una pena que una parte de los acuarios estén en renovación, vale la pena acercarse al Centro de Interpretación del Mar (CIMAR) de Águilas. Para conocer las particularidades de los fondos marinos, conocer la tradición pesquera de la región, descubrir la increíble colección de concha del mundo de Pedro Bayona Orts y tomar conciencia en la preservación de nuestros mares. Otra curiosidad que nos encantó fue la casa del pescador donde se recrea la forma de vida de las familias de pescadores de mitad del siglo XX.

En el Centro de Interpretación del Mar de Águilas

5. Descubrir los secretos del Embarcadero del Hornillo

La historia de Águilas no se puede entender sin conocer su pasado minero. La extracción de minerales hizo de este lugar un centro neurálgico de exportación de diversos recursos y llevó a la construcción del ferrocarril y del embarcadero del Hornillo. En la actualidad, se puede visitar recorriendo un agradable paseo -que necesita de limpieza y mantenimiento en algunos puntos- hasta el mirador del embarcadero y, también, visitar los antiguos túneles donde hay una interesante exposición sobre la Compañía Británica de Ferrocarriles del Sudeste responsable de su construcción.

Antiguo complejo ferroviario del Hornillo, Águilas

6. Bañarte en la Cala Amarilla junto a la Isla del Fraile

Aunque el acceso aparentemente no es sencillo, puedes llegar en coche por la RM-D14 y después caminar hasta la playa donde disfrutarás de preciosas vistas de la isla. Caminar entre las peñas y observar el fondo marino, bucear y admirar los restos del embarcadero del Hornillo. Un buen lugar para pasar una mañana o una tarde en Águilas.

Vistas desde el Embarcadero del Hornillo de la Isla del Fraile

7. Asomarte al Museo del Ferrocarril

El sencillo museo del ferrocarril situado en los bajos de la estación de trenes de Águilas es un museo sin pretensiones pero lleno de recuerdos y reconocimiento a los antiguos ferroviarios. Merece la pena detenerse a hablar un rato con los señores que por amor a su pasado dedican su tiempo a enseñar este museo un par de horas al día. Les gusta contar a los visitantes historias de un pasado ya lejano, cuando estos trenes eran una gran fuente de riqueza para el municipio como atestigua la enorme caja fuerte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

8. Esperar a los barcos pesqueros en la lonja y fotografiar el faro de Punta Negra

Cada atardecer, sobre las cinco, los barcos de pesca regresan al puerto y traen su mercancia a la lonja. Es posible asistir a la venta del pescado y, además, hay un restaurante en la propia lonja. Acercarse al faro y esperar que encienda su lámpara al atardecer es también un atractivo para los más pequeños. En esta web podéis conocer mucho más sobre la pesca en el municipio.

El Faro de Punta Negra junto a la lonja de Águilas

9. Buscar esculturas y escaleras de colores

Águilas es conocida también por su carnaval. En diversas plazas y calles de la ciudad encontraréis esculturas que recuerdan en este momento festivo en la ciudad. Sin duda, la que más nos gustó fue la de Ícaro de la explanada del puerto. Cerca de aquí encontraréis también una vieja locomotora en el monumento al ferrocarril. Las bonitas escaleras de la ciudad, decoradas con diseños alegres y festivos son también un buen gancho para pasear con los niños por sus calles. La escalera que sube al barrio de pescadores nos recuerda a uno de los hijos más célebres de la ciudad, Francisco Rabal.

Escultura a Ícaro y el carnaval en el puerto de Águilas

 

Algunas de las escaleras que suben a los cerros (cabezos) están bellamente decoradas

10. Descansar bajo los inmensos árboles de la Plaza de España o la Glorieta

La Plaza de España es probablemente el corazón de la ciudad y, sus pulmones, los inmensos ficus centenarios que le dan sombra. Bajo sus ramas encontraréis terrazas de bares y cafeterías, heladerías y pastelerías en las que saborear dulces típicos como las “gildas”. También aquí está el ayuntamiento y, frente a él, en el pavimento, el escudo de la ciudad.

El enorme ficus centenario da sombra en la Plaza de España de Águilas

Escudo de Águilas frente al ayuntamiento en la Plaza de España

San Juan de Terreros y la gran geoda

Un poco más al sur de Águilas está el castillo de San Juan de Terreros en el municipió almeriense de Pulpí. Este castillo guarda algunos secretos que merece la pena descubrir. Además de visitar el edificio, aprender sobre su historia y su entorno natural, es posible hacer una visita virtual a la gran geoda descubierta en 1999. Esta enorme geoda de cristales blancos es la más grande de Europa y está ubicada en el cercano Paraje del PIlar de Jaravía. Con unas dimensiones de 8 m de largo y casi 2 metro de ancho, es posible visitarla gracias a la recreación en 3D que podréis ver en una de las salas del castillo.

En el exterior del castillo de Juan de Terreros (Pulpí, Almería)

Visita virtual a la gran geoda en el castillo de San Jan de Terreros (Pulpí, Almería)

A veces soñamos con viajes fantásticos pero no tenemos tiempo o presupuesto para afrontarlo. A veces incluso tenemos miedos que nos impiden viajar a lugares lejanos. Pero, muchas veces, lo que tenemos es desconocimiento. Cerca de casa hay lugares llenos de encanto, en entornos maravillosos y a un precio muy asequible que nos permiten disfrutar de unos días de descanso en un marco incomparable. Esto nos ha ocurrido a nosotros. Hemos descubierto este lugar a una hora de casa del que casi no habíamos óido hablar. Han sido 4 días que nos han sentado como unas vacaciones de 15 días. Águilas y su entorno son lugares que merecen mucho más que una visita. Merecen ser valorados y protegidos para así, poder seguir disfrutándolos. La Costa de la Calma en Águilas es todo un paraíso. ¿Qué paraísos nos aconsejas cerca de tu casa?

Puesta de sol en las Cuatro Calas, al sur de Águilas

Pin It on Pinterest

Share This