¡MAMÁ! ¿CUÁNDO LLEGAMOS? Y OTROS 14 MITOS SOBRE VIAJAR CON NIÑOS

¡MAMÁ! ¿CUÁNDO LLEGAMOS? Y OTROS 14 MITOS SOBRE VIAJAR CON NIÑOS

Hace hoy 3 años que partimos hacia Tierra de Fuego con nuestros hijos: fue el 11 de enero de 2013. Ferran apenas tenía dos años y Ernest cuatro. El viaje estaba lleno de ilusiones y de proyectos que, meses antes, nos parecía imposible hacer realidad. En el momento de nuestra partida, aún nos parecía un poco descabellado intentar hacer realidad algunos de nuestros sueños. Viajar con niños por un largo periodo de tiempo es un reto maravilloso que os animamos a experimentar.
Primeras tardes de juego en Santiago (Chile, 2013)

Primeras tardes de juego en Santiago (Chile, 2013)

(más…)

RECUERDOS DE LAS ISLAS GALÁPAGOS: CONSEJOS PRÁCTICOS

RECUERDOS DE LAS ISLAS GALÁPAGOS: CONSEJOS PRÁCTICOS

Hoy hace una año iniciábamos nuestra estancia en las Islas Encantadas. Así aparecen ahora nuestro recuerdos, como encantados, porque la combinación de sensaciones, colores, sonidos, imágenes y emociones nos hacen complicada la descripción de las experiencias que vivimos allí a lo largo de aquellas cuatro semanas. Casi me atrevería a decir que visitar aquellas islas debería ser una visita obligada para los amantes de la naturaleza y, sobre todo, para aquellos cuya sensibilidad hacia el mundo natural está poco desarrollada. Aqui os dejamos nuestros recuerdos de las islas Galápagos.

(más…)

¡ADIÓS CHILE!

¡ADIÓS CHILE!

Las despedidas no son fáciles. No fue fácil despedirnos de nuestros familiares hace ya más de cuatro meses. La incertidumbre, lo desconocido, la emoción del viaje… hacían complicado soltar las manos, dejar los abrazos conocidos, para lanzarse a la aventura. Ahora, después 133 días de recorrido por Chile, conociendo este país de sur a norte, tampoco es fácil subir al avión. La mochila va bien llena, mucho más llena que cuando llegó. Llena de cosas inmateriales, de recuerdos, de historias, de imágenes. Cosas que no pesan, pero llenan el alma plenamente.

Nos vienen a la mente tantas cosas, tantos recuerdos. Paisajes, muchos paisajes de este precioso país: Chile. Personas con nombre y personas sin nombre. Quizá éstas últimas ocupan un lugar especial porque son todas las personas con las que sólo compartimos una mirada cómplice o una breve conversación, pero esos instantes sirvieron para saber que había una sintonía que nos hubiese encantado cultivar más tiempo.

Paseando jundo al Estrecho de Magallanes

En nuestro viaje hemos podido distinguir dos tipos de personas atendiendo a su mirada: unas con la mirada perdida y ausente, otras con la mirada despierta y curiosa. Curiosas ante nuestra presencia, ya que no es habitual encontrarse con dos adultos viajeros de nuestra edad cargados de dos mochilas y acompañados por dos niños de corta edad. La mayor parte de ellos reprimían su interés por preguntar, pero algunas otras se lanzaron a conversar y, en muchos casos, nos ayudaron con indicaciones y recomendaciones.   (más…)

UNA PEDANÍA EN ATACAMA: UNA EXISTENCIA HUMILDE

UNA PEDANÍA EN ATACAMA: UNA EXISTENCIA HUMILDE

Poco a poco, durante estos días, hemos empezado a pensar en la nueva etapa del viaje que pronto iniciaremos. Buena prueba de ello es que hemos empezado a preparar el equipaje, ya que en las Galápagos, previsiblemente, no nos hará falta nuestra ropa de abrigo y pensamos dejarla en Guayaquil, junto con otras pertenencias, con la intención de recogerlo todo en nuestro viaje de regreso a casa. De entre nuestro equipaje, no obstante, hemos apartado la ropa de abrigo de Ferran para dársela a Juani, nuestra vecina en Coyo, puesto que le vendrá muy bien para cuando su bebé de dos meses haya crecido y corretee por el ayllu entre juegos y caídas. Juani tiene una existencia humilde.

Jugando entre los bloques de adobe abandonados

(más…)

VALLE DE LA LUNA EN EL INVIERNO ATACAMEÑO

VALLE DE LA LUNA EN EL INVIERNO ATACAMEÑO

¿Habéis estado en la Luna? Ayer amaneció el día con el tiempo cambiado. Grandes nubes grises cubrían el cielo y había nieve en las cimas de la cordillera. Aprovechamos la mañana para visitar el Valle de la Luna. Es un lugar alucinante: un paisaje verdaderamente insólito.

Disfrutando junto a la Gran Duna del Valle de la Luna

Primero visitamos unas angosturas y cuevas de trazado serpenteante que han sido excavadas por el agua en los sedimentos de arena y sal. A pesar de lo insólito, el lugar nos era familiar, pues se asemejaba, aunque a gran escala, a ciertos lugares de nuestra geografía, como el Barranco de Salinas, junto al río Monnegre. Los niños disfrutaron escalando por las paredes de sal y atravesando los túneles con sus linternas y nosotros tuvimos que retorcernos para seguir sus pasos en algunos puntos en los que la caverna se estrechaba o donde resultaba demasiado baja para caminar erguidos.   (más…)

PRUEBA SUPERADA: VISITAMOS LOS GÉISERES DEL TATIO

PRUEBA SUPERADA: VISITAMOS LOS GÉISERES DEL TATIO

Satisfechos, hemos regresado a nuestra casa en el Ayllu de Coyo. Conocer el complejo geotermal de los Géiseres del Tatio es una experiencia agotadora pero, sin duda, merece la pena. Es un lugar único. Dicen que en el mundo existen sólo tres lugares como éste, pero ninguno a una altitud tan elevada. Además es bastante inaccesible y es necesario llegar pronto por la mañana, antes de que el sol caliente demasiado la temperatura del aire y no permita ya disfrutar de las enormes columnas de vapor.

Es por ello que decidimos visitar el lugar después de hacer varias excursiones por encima de los 3.000 metros y, además, dormir anoche en Machuca. Ésto ha sido una experiencia muy agradable y recomendable a todo aquel que quiera saborear intensamente la experiencia de visitar esta zona de los Andes.

El pequeño pueblo andino de Machuca

Pasear al atardecer por aquellos humedales llenos de vida y cobijarse en la cama ateridos de frío para dormir hasta una hora adecuada antes de subir hasta los géiseres fue una buena decisión. No hay manera de reservar cama en Machuca, hay que ir y alojarse en la casa de huéspedes. A la hora de levantarnos, Ernest preguntaba consternado: «¿Dónde vamos tan temprano? Aún es de noche.» Sólo eran las seis de la mañana, pero la opción de salir desde San Pedro hubiese significado salir dos horas antes, que es lo que suelen hacer los visitantes cuando suben al Tatio… (más…)

Pin It on Pinterest