Llueve en Roma después de uno de esos días espléndidos de primavera. Descansamos en nuestro apartamento situado en un viejo edificio del siglo XVI en la Via del Seminario, a pocos metros del Pantheon. Hemos pasado 4 días tranquilos en Roma junto a nuestros niños, antes de empezar nuestra ruta por el suroeste de Italia en autocaravana. Habíamos estado en otras ocasiones en la ciudad eterna pero, realmente, esta vez ha resultado muy especial al ir acompañados por nuestro hijos.

Alojarnos junto al Pantheon es todo un acierto (Italia, 2017)

Llegamos a Roma prácticamente sin haber planificado nada. Habíamos estado tan ocupados con el trabajo y los preparativos de nuestra boda que no habíamos dedicado ni un minuto a preparar nuestra “luna de miel con niños”. Viajar a Italia es fácil y cómodo para nosotros. Nos sentimos como en casa, conocemos el idioma, hemos recorrido diversas zonas del país… Así pues, al llegar a Roma, simplemente, nos dejamos llevar. Cada mañana hemos preguntado a los peques ¿qué os apetece hacer hoy? Y, en base a eso, hemos ido haciendo. Sin ambiciones, el único deseo ha sido estar juntos los cuatro disfrutando de estas vacaciones excepcionales.

Ruínas junto al Largo Argentina (Italia, 2017)

Piazza Venezia desde el Altare della Patria (Italia, 2017)

Empezamos nuestros paseos por la ciudad con una “passeggiata notturna” que repetimos nuevamente cada anochecer para descubrir la ROMA CLÁSICA. Roma es una ciudad agradable para conocerla a pie. Aunque algunos de sus sitios de interés están alejados del centro, la verdad es que se puede recorrer con los más peques de la familia sin agobios. Mientras que París -esa fascinante ciudad- nos parece inabarcable y recurrimos a los autobuses turísticos para llegar a los diversos puntos de interés con nuestros hijos, en Roma no consideramos que fuese necesario. Sin embargo, creemos que puede ser una buena opción si viajas con niños de menos de 6 años porque te permite recorrer la ciudad en un bus panorámico de manera entretenida y cómoda. Todos podéis descansar mientras admirais la mezcolanza de edificios y el ambiente de esta ciudad. Si bien, podéis consultar la red de tranvías y autobuses de la ciudad que, por un precio mucho más económico, puede llevaros a todos los sitios de interés con un presupuesto mucho más reducido, eso sí, perdiendo algo de comodidad.

Altare della Patria en Piazza Venezia (Italia, 2017)

Vistas desde el Altare della Patria (Italia, 2017)

Dedicamos cada día a una zona de la ciudad, como os digo, improvisando, y resultó de maravilla.

DÍA 1: ROMA ANTICA

Sin duda, nuestro primer objetivo era recorrer los foros y llegar al Coliseo. Las primeras excavaciones aparecen ante nosotros en el Largo di Torre Argentina y, desde allí, llegamos a Piazza di San Marco y Piazza Venezia. Una buena opción es subir al Altare della Patria porque te permite tener una visión global de la Via de los Foros Imperiales. Nos detenemos a almorzar frente a la Columna de Trajano mientras leemos en nuestra guía algunas curiosidades sobre el emperador de origen hispano. Paseamos sin prisas e intentamos descubrir los detalles de las excavaciones de los foros de Trajano, Augusto y César. Cada emperador quería dejar testimonio de su época de gobierno construyendo nuevos lugares de encuentro y “centros comerciales” para sus conciudadanos. Parece que el tiempo no haya pasado…

Los foros desde el Campidoglio (Italia, 2017)

Las visión del Coliseo es espectacular a pesar de estar sus alrededores llenos de gente. Para tener una buena foto del famoso edificio os recomendamos subir a la Via Nicola Salvi y, no olvidéis – en algún momento de vuestro paseo- acercaros a la cercana Basílica de San Pietro in Vincoli donde os espera el increible Moises de Miguel Angel y las cadenas que según dice la tradición ataron a San Pedro. Nuestra intención no era entrar al Coliseo pero, si pensáis hacerlo, no dudéis en comprar las entradas previamente y llegar temprano a las zonas de acceso.

La Loba Capitulina junto al Palazzo Sanatorio

Seguimos nuestra ruta por la Via de San Gregorio para llegar al Circo Maximo y comer en el resturante 0,75. Cerca de aqui está la Bocca della Verità y el Templo de Hércules Vencedor. El acceso a la iglesia de Santa Maria in Cosmedin es gratuíto y cumplir con el ritual de la Bocca de la Verità uno de los recuerdos más divertidos y emocionantes del viaje. Regresamos al centro por la Via del Teatro di Marcello y subimos al Campidoglio. Sabemos que algún día vendremos para visitar sus museos pero, esta vez, optamos por sentarnos a observar a los grupos de amigos y estudiantes que pasean frente a nosotros mientras toman fotos los unos de los otros. Marco Aurelio nos observa desde su caballo y nos invita a asomarnos a los foros desde los miradores que hay detrás de la columna con la Loba Capitulina.

La Bocca della Verità (Italia, 2017)

El sol ya desciende y los colores anaranjados de la ciudad aumentan la calidez de la ciudad. Las sombras se alargan y el pasado se hace presente ante nosotros en este momento mágico en el que viajamos casi dos milenios en la historia de nuestra civilización.

DÍA 2. ROMA DE LOS PAPAS Y EL TRASTEVERE

La siguiente jornada queremos visitar la Roma de los Papas. Dos objetivos tenemos: subir al Castel Sant’Angelo y a la cúpula de la Basílica de San Pedro. Hemos madrugado para visitar el Vaticano temprano pero no nos hemos dado cuenta que es miércoles y el Papa “é in piazza”. Cuando llegamos a la Columnata, nos percatamos que va paseando con su “papa-móvil” saludando a los devotos feligreses. Es una oportunidad escuchar al Papa Francisco en directo así que no renunciamos a hacerlo.

La columnata del Vaticano (Italia, 2017)

Los miércoles, por tanto, no es el mejor día para visitar la basílica. No se abre el acceso hasta pasado el mediodía y esto hace que las colas para pasar los controles de seguridad sean mucho más largas de lo habitual. Si puedes, elige otro día. Nosotros, ante esta situación, decidimos volver sobre nuestros pasos y visitar Castel Sant’Angelo. Realmente vale la pena. Las vistas de la ciudad son fantásticas y, además, cuenta con una cafetería muy agradable en la que tomar un refresco o un buen café mirando al Vaticano.

Vistas de la ciudad desde Castel Sant’Angelo (Italia, 2017)

Vistas del Vaticano desde Castel Sant’Angelo

Desde allí, regresamos a San Pietro y decidimos subir a la cúpula a pie. ¡Qué maravilla! La ascensión es divertida mientras los cuatro vamos contando escalones hasta superar los 500. Desde la linterna la visión de la ciudad es fantástica y, desde su interior, admirar los mosaicos y el baldaquino te deja sobrecogido. Ernest y Ferran no paran de preguntar ante tantos detalles y su padre les traduce las diversas inscripciones latinas mientras les cuenta la historia de San Pedro. En el descenso decidimos detenernos en el pequeño café de la azotea para tomar un panino y algo de nuestra fruta. Vale la pena comer tan cerca del cielo entre tanta “santidad”.

La cúpula de la basílica de San Pedro desde su interior

Caminando en el interior de la doble cúpula de San Pedro

Podíamos haber regresado a casa a descansar pero nuestros pasos, descuidados, nos llevan al Trastevere a la búsqueda de un rico helado cremoso y una granita. Disfrutamos de este barrio tan agradable y de los mosaicos de Santa Maria in Trastevere. Varios espectáculos callejeros nos retienen en las plazas -teatro, música, payasos…- y decidimos quedarnos a cenar en el económico restaurante La Casetta di Trastevere. Es increíble como pueden variar los precios en esta ciudad y, en este restaurante, podréis difrutar de auténtica comida romana a precios bajos.

Paseando por el Trastevere (Italia, 2017)

Cada día, un gran helado. Esto es viajar a Italia

La Casetta di Trastevere…

DÍA 3. VIA APIA ANTICA

Para nuestra última jornada en Roma decidimos seguir los consejos de Makuteros-Family Run que a través de Instagram nos aconsejaron alquilar unas bicicletas para recorrer las afueras de la ciudad. Como os comentaba habíamos estado antes en Roma en varias ocasiones pero teníamos pendientes visitar las Catacumbas y las Termas de Caracalla. Esta vez no estábamos dispuestos a perder la oportunidad y nos pareció que hacerlo en bicicleta iba a ser perfecto para los cuatro.

Saliendo de Roma por Via Apia Antica: Arco di Druso (Italia, 2017)

En el Circo Massimo habíamos consultado dos días antes en la empresa Easy Bike Rent y allá que nos fuimos decididos a por nuestras bicicletas. Lo bueno de alquilar aquí las bicicletas es que la Via Apia Antica está muy accesible y rápidamente dejas atrás el caótico tráfico de la ciudad por un carril-bici bien indicado. Recordad que Roma está construída sobre 7 colinas por lo que, la opción de la bicicleta eléctrica es perfecta. Pau, que llevaba a Ferran en la suya, pudo comprobar las ventajas de este modelo de bicis, mientras Ernest y yo tirábamos de nuestro “motor biólogico”. En este video podéis saber un poco más de la experiencia.

Zona de acceso a las Catacumbas de San Calixto (Italia, 2017)

El recorrido es delicioso anque, a veces, conducirse sobre la antigua calzada romana resulta algo tortuoso. Las antiguas villas romanas con sus jardines hacen del recorrido un paseo encantador. Tras superar el Arco di Druso y Le Mura Aureliane, dejamos atrás las murallas de la ciudad y alcanzamos las Catacumbas de San Calixto donde, acompañados por un guía, descubrimos los misterios de estos laberintos escavados a decenas de metros de profundidad. Miles de nichos y pequeñas sepulturas cuentan la vida de un pasado en que el cristianismo daba sus primeros pasos en la historia de la humanidad.

Termas de Caracalla, junto a la Via Apia Antica (Italia, 2017)

Regresamos tras comer nuestro picnic delicioso hasta las Termas de Caracalla. Allí no podemos evitar reflexionar qué hizo a los romanos construir estos inmensos edificios cuya visita aún sobrecoge. Inmesos espacios de recreo, auténticos centros recreativos para el encuentro de los habitantes de la ciudad. Gimnasios, piscina, termas, jardines, tiendas y negocios… Entre preciosas fuentes y mosaicos maravillosos, algunos de los ciudadanos de aquella antigua ciudad organizaban sus vidas y disfrutaban de sus privilegios.

En el Coliseo, probablemente el lugar más emblemático de Roma (Italia, 2017)

Han sido apenas 4 días en Roma (una larga tarde y 3 días completos) con sus paseos nocturnos. Cuatro días tranquilos en los que hemos paseado junto a nuestro hijos de la historia que nos hace ser quines somos. Hemos recorrido la Roma Clásica al anochecer y el resto de la ciudad durante el día. No hemos visitado museos ni la Capilla Sixtina, habrá nuevas oportunidades, eso esperamos. A nuestra manera, así empezamos este recorrido por el sur de Italia.

Observando al Moises que nos observa en San Pietri in Vincoli (Italia, 2017)

 

Pin It on Pinterest

Share This