Hace hoy 3 años que partimos hacia Tierra de Fuego con nuestros hijos. Ferran apenas tenía dos años y Ernest cuatro. El viaje estaba lleno de ilusiones y de proyectos que, meses antes, nos parecía imposible hacer realidad. En el momento de nuestra partida, aún nos parecía un poco descabellado intentar hacer realidad algunos de nuestros sueños.
Y así fuimos planeando la ruta. Cuando Pau me dijo que quería llegar hasta Tierra de Fuego y a la isla Navarino le miré con ojos de loca… ¡Pero si aquello está lejísimos! Lo único que conocía de aquella región era lo que contaba Charles Darwin en su diario y hablaba de tormentas, frío, montañas grises por las que se deslizaban glaciares y bosques de lengas…
Primeras tardes de juego en Santiago (Chile, 2013)

Primeras tardes de juego en Santiago (Chile, 2013)

Confiar. Escuchar. Confiar. Cuando uno se embarca en una aventura de este tipo -o cualquier proyecto que suponga romper temporal o definitivamente con su vida cotidiana- ha de saber que habrá de enfrentarse a muchos mitos y miedos que aparecerán a través de los “consejos” de amigos y familiares. En el momento en que comunicamos a nuestros amigos y familiares el proyecto, su cara siempre transmitía, inicialmente, incredulidad. A continuación, aquellos más entusiastas y “aventureros” – valientes o inconscientes – nos sonreían y abrazaban ilusionados. El resto pasaban a bombardearnos con una serie de preguntas para las cuales aún no teníamos respuestas: son los mitos sobre viajar con niños. Esos mitos para los cuales sí tuvimos respuesta a nuestro regreso y que hemos dejado atrás hace ya mucho tiempo.

¡MAMÁ! ¿CUÁNTO FALTA? LOS DESPLAZAMIENTOS LARGOS SON UNA TORTURA

Los niños pueden soportar desplazamientos largos, sólo hace falta planificar un poco los horarios y buscar maneras de entretenerlos. Aprovechar horas de siesta, llevar un pequeño juguete y, sobre todo, contarles bonitas historias. Esa era nuestra manera de ocupar el tiempo. Vivirlo como una aventura y explicarles qué va ocurriendo.
Durante nuestros viajes hemos sometido a nuestros hijos a largos trayectos en avión, barco, autobuses y coche. Recuerdo especialmente el día en que decidimos atravesar los Andes desde Santiago de Chile a Mendoza con el fin de conocer la ciudad argentina vinícola por excelencia. Este viaje implica 339 km por una carretera de doble sentido, pasar la aduana de control entre ambos países y cruzar el Paso Libertadoressituado a 3.200 m.s.n.m. Al final 8 horas eternas que recordamos gratamente.
Punta Arenas, viajando hacia el sur (Chile, 2013)

Punta Arenas, viajando hacia el sur (Chile, 2013)

Ferry Yaghan, viajando aún más al sur

Ferry Yaghan, viajando aún más al sur

LOS NIÑOS LIMITAN MUCHO LOS DESTINOS Y ACTIVIDADES

Cualquier compañero de viaje puede ser una limitación para un viajero: amigos, familia, pareja… Cuando viajamos hemos de adaptarnos a las necesidades y gusto de aquellos que nos acompañan. Algo similar ocurre con los niños. Pero no debemos verlo nunca como una limitación si no como una oportunidad para vivir experiencias que sólo ellos nos descubren. Recuerdo cuando pasábamos las tardes dibujando en los costrones de sal del desierto de Atacama, probablemente nunca lo hubiese hecho de no tener a mis hijos junto a mí, ni se me hubiese ocurrido.
Puerto Williams, vista del Canal Beagle desde el Cerro Bandera (Chile, 2013)

Puerto Williams, vista del Canal Beagle desde el Cerro Bandera (Chile, 2013)

Paseando junto al Estrecho de Magallanes (Chile, 2013)

Paseando junto al Estrecho de Magallanes (Chile, 2013)

UTILIZAR EL TRANSPORTE PÚBLICO ES DEMASIADO COMPLICADO

En absoluto. Por suerte, en el mundo el transporte público está a nuestra disposición para ser utilizado con niños y, dicho sea de paso, en cualquier otro lugar del mundo hay más niños que en España por lo que es fácil ver a las familias -sobre todo a las madres- cargando con sus hijos pequeños a cualquier parte. Una de las cosas que te sorprenden al viajar por Sudamérica es la cantidad de niños que hay y cuan habitual es compartir con ellos muchos momentos del viaje. Además casi siempre tienen grandes reducciones en los billetes -o no pagan- y nadie te pregunta la edad: son pequeños y basta. La gente es amable y comprende a los niños y sus necesidades porque están acostumbrados a compartir su vida con ellos.
Navegando hacia Ushuaia, atravesando el Canal Beagle (Chile, 2013)

Navegando hacia Ushuaia, atravesando el Canal Beagle (Chile, 2013)

OLVÍDATE DE COMER PRODUCTOS EXÓTICOS Y AUTÓCTONOS: ES PELIGROSO

Es peligroso porque esos productos no están atiborrados de conservantes, colorantes, espesantes, fungicidas, herbicidas y tantos otros elementos que diariamente ingerimos sin plantearnos las repercusiones que pueden tener para su salud. Quizá parezca un poco exagerado pero evidentemente, siendo un poco prudentes, todos podemos comer alimentos autóctonos en cualquier lugar del mundo. Es importante ser prudente -hay algunas normas básicas que debemos seguir- y, sobre todo, es importante beber siempre agua embotellada cuando la red de distribución de agua potable no sea fiable. Por lo demás, descubrir nuevos alimentos y compartir los almuerzos y cenas en los lugares elegidos habitualmente por los residentes de las ciudades y pueblos visitados son una experiencia única que no deberías perderte.

Descubriendo nuevos sabores en Isabela (Ecuador, 2013)

Descubriendo nuevos sabores en Isabela (Ecuador, 2013)

Valles glaciares de Tierra de Fuego cerca del Paso Garibaldi (Argentina, 2013)

Valles glaciares de Tierra de Fuego cerca del Paso Garibaldi (Argentina, 2013)

Los niños tienen un don para conocer “buena gente”. Son especialistas en descubrir el mejor lado de cada uno de nosotros y hacen que la generosidad y la amabilidad de los desconocidos que vas encontrando a tu paso se desenvuelva sin prejuicios. Sin dudas, tus hijos son tu mejor tarjeta de presentación. Recuerdo el placer que experimentábamos cada vez que llegábamos a casa de nuestros “amigos desconocidos” en Santiago de Chile. Aquella pareja que se cruzó en nuestra vida en el Parque Nacional Huerqueue. Tras una noche de conversación -y conocer a nuestros hijos- nos invitaron a acudir a su casa cuando lo necesitásemos y allí nos instalamos en más de una ocasión. Que alguien te reciba con los brazos abiertos cuando llevas meses vagando por el mundo es una sensación única que crees que solo puede ofrecerte tu familia “de sangre” y, sin embargo, no es así, hay gente que será para siempre nuestra “familia viajera”: Iván, Nuri, Luís, Lucía, Cote, Rodrigo y un largo etcétera que se ha ido ampliando posteriormente en otros viajes.VIAJAR CON NIÑOS TE IMPIDE CONOCER GENTE

Glaciar Perito Moreno en EL Calafate (Argentina, 2013)

Glaciar Perito Moreno en EL Calafate (Argentina, 2013)

LOS NIÑOS PUEDEN AMARGARTE LOS MOMENTOS MÁS DULCES

Tendrás que renunciar a cenas con velas y champán -o buscar estrategias ingeniosas para tus momentos íntimos más personales como explicaba aquí Montse de un mundopara3– pero compartirás los momentos más dulces de tu vida ante la experiencia de libertad sin límites que un viaje largo en familia ofrece. Y además, no olvides que, si algo no va a faltar en un viaje con niños son los helados, chocolates, golosinas y dulces varios.
Bajo las colosales montañas de Torres del Payne, Puerto Natales (Chile, 2013)

Bajo las colosales montañas de Torres del Payne, Puerto Natales (Chile, 2013)

NO MERECE LA PENA VIAJAR CON NIÑOS PEQUEÑOS PORQUE NO VAN A ACORDARSE DE NADA

¡Genial! No se van a acordar igualmente si nos quedamos en casa y no por ello dejamos de tratarles amorosamente y de dedicarles nuestro tiempo y sensibilidad cuando son bebés y mientras crecen. Es cierto que muchos detalles los van a olvidar, te aseguro que tú también, pero el tiempo que vais a pasar juntos y las conversaciones que se van a derivar de esas experiencias únicas van a establecer entre vosotros una conexión única y especial. Se olvidan las rutinas, el tedio de los días siempre iguales, pero la vida sorprendente a la que te despiertas cuando no tienes un plan cada mañana, queda siempre en tu mente y en tu corazón.
Navegando por los fiordos chilenos ¿qué estaría pensando?

Navegando por los fiordos chilenos ¿qué estaría pensando?

TODO VIAJE CON NIÑOS DEBE INCLUIR AL MENOS UNA JORNADA EN UN PARQUE TEMÁTICO Y ACTIVIDADES INFANTILES PARA QUE NO SE ABURRAN

Rotundamente falso. Los niños sólo necesitan tiempo – como nosotros – y espacios naturales en los que sentirse libres y conocerse a sí mismo. Busca entornos naturales y libres de artificios, déjales vagar a sus anchas y obsérvalos, descubre la magia de ver como se integran en la naturaleza y descubren sus secretos. Intégrate con ellos, imítalos y verás cuántas cosas tienen que enseñarte. Si nos permitiésemos más veces la posibilidad de alejarnos del ruido, de las máquinas, de la velocidad, de las luces artificiales y nos permitiésemos vagar junto a ellos relajadamente descubriríamos que es mucho mejor crecer hacia dentro en un mundo de paz y no en un entorno de sobre-estimulación.
Jugando a descubrir los secretos de la naturaleza en Chiloé (Chile, 2013)

Jugando a descubrir los secretos de la naturaleza en Chiloé (Chile, 2013)

Jugando sin juguetes en las playas de Chiloé (Chile, 2013)

Jugando sin juguetes en las playas de Chiloé (Chile, 2013)

¿Y QUÉ VAIS A HACER CON LAS MALETAS? LOS NIÑOS NECESITAN MUCHO EQUIPAJE

Quienes necesitan cosas somos nosotros, los adultos de esta sociedad habituados a rodearnos de los objetos más innecesarios. Los niños necesitan un poco de ropa que ocupa bien poco, pañales que pueden adquirirse en cualquier lugar del mundo -de los que visitamos habitualmente- y las mamás y papás agradecemos un portabebés o bandolera para transportarlos cómodamente. Recuerdo una frase de Albert de “la volta al món enfamilia” que nos decía algo así: “cuando miraba a nuestras dos mochilas y a mis dos hijos pequeños pensaba: eso es mi casa”. Y es así, los seres humanos hemos sido nómadas hasta hace bien poco y necesitamos bien poco para vivir una experiencia como esta.
De camino a Tenaún ligeros de equipaje (Chile, 2013)

De camino a Tenaún ligeros de equipaje (Chile, 2013)

Navegando por el archipiélago de Chiloé (Chile, 2013)

Navegando por el archipiélago de Chiloé (Chile, 2013)

NO TE OLVIDES DE LOS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS, HOY EN DÍA SON IMPRESCINDIBLES

No son necesario ni para ti ni para ellos. Son muy útiles para organizar el viaje y muy cómodos para distraerlos cuando no sabemos qué hacer con nuestros hijos o cuando ciertos compromisos nos impiden atenderles. Pero cuando viajas encontrarás muchas alternativas y, al igual que hacías tu de niño, pasarás el tiempo sin hacer uso de móviles, tabletas ni ordenadores, sólo hace falta querer hacerte ese regalo y disfrutarlo. Es una gran oportunidad para liberar tu mente de esa tensión permanente así que no permitas que tus niños caigan en ella.
Lago Llanquihue y volcán Osorno en Ensenada (Chile, 2013)

Lago Llanquihue y volcán Osorno en Ensenada (Chile, 2013)

VIAJAR CON NIÑOS ES ESTRESANTE

En absoluto, lo que es estresante es vivir la cotidianidad y, además, querer atender a tus hijos como se merecen y necesitan. Pero cuando viajas, dispones de todo el tiempo del mundo y no tienes obligaciones. Ellos pueden vivir felices y sin compromisos, tú también. Tú estás relajado y feliz, ellos lo sienten y todo fluye. Cuando las 24 horas de cada día son para ti, el tiempo desaparece, no es una variable en tu vida. Esta sensación no se tiene desde el primer momento que dejas tu casa, nosotros necesitamos casi dos meses para vivir realmente liberados del reloj pero, a partir de ese momento… todo cambia.
Termas Geométricas cerca de Pucón (Chile, 2013)

Termas Geométricas cerca de Pucón (Chile, 2013)

LOS NIÑOS NO PUEDEN VIVIR SIN JUGUETES

Si de algo son capaces los niños es de disfrutar con poco gracias a su desbordante imaginación. Es increíble ver como se comportan cuando tienen pocos recurso y cómo pueden inventar juegos sorprendentes a partir de cuatro palos y un poco de tierra, por ejemplo. Además, cuentan con un arma infalible: la capacidad de relacionarse con otros niños, de comunicarse con ellos a pesar de hablar idiomas diferentes y de compartir los pocos juguetes que poseen.
Dibujando en el Parque Nacional Huerquehue (Chile, 2013)

Dibujando en el Parque Nacional Huerquehue (Chile, 2013)

Cruzando el paso Libertadores entre Chile y Argentina (Argentina, 2013)

Cruzando el paso Libertadores entre Chile y Argentina (Argentina, 2013)

VIAJAR CON NIÑOS SUPONE ASUMIR GRANDES RIESGOS PARA SU SALUD

El miedo a las enfermedades de nuestros hijos y a saber gestionarlas es algo que vamos aprendiendo poco a poco a medida que les vamos conociendo y vamos aprendiendo a ser padres. Podemos creer que en nuestra vida cotidiana todo está más controlado pero muchas veces no es así. Algo que sorprende a todos las mamás y papás cuando viajan es que, generalmente, sus hijos se ponen menos enfermos que en casa. Y es que el componente social es muy importante: la transferencia de virus y bacterias es mucho más sencilla y habitual cuando vivimos en comunidad, compartimos aulas, lugares de trabajo, etc. Los mocos, las toses, la fiebre y los constipados desaparecen cuando nos vamos de viaje, sobre todo si nos lanzamos a descubrir entornos naturales.
Es cierto que “el mundo está lleno de amenazas” pero no hay que paralizarse, toma las precauciones necesarias, infórmate de los países que pueden ofrecerte más seguridad higiénica o sanitaria y confía en la fortaleza de tus hijos. Es mucho mayor de la que supones de antemano.
Valle del Elqui: paseando serenamente (Chile, 2013)

Valle del Elqui: paseando serenamente (Chile, 2013)

¿PASAR TANTOS DÍAS SEGUIDOS CON MIS HIJOS? ¡IMPOSIBLE!

Cuantos más días pasen mejor te vas a sentir. Mejor os vais a sentir porque vais a ir empastando, coordinando vuestros ritmos vitales, disfrutando del tiempo para estar juntos y del mucho tiempo del que dispondréis para cada uno de vosotros. No habrá que correr en la hora del desayuno, tus necesidades vitales las marcará tu cuerpo y no tu horario laboral, mirarás el horizonte, la luna y las caras de la gente que te rodea. Aprenderás a conocerte, a liberarte de obligaciones y rutinas innecesarias, te sentirás sereno y atenderás a tus hijos con la serenidad que merecen.
Pintando sin papel ni pinturas en el salar del desierto de Atacama (Chile, 2013)

Pintando sin papel ni pinturas en el salar del desierto de Atacama (Chile, 2013)

OLVÍDATE DE HACER LOCURAS….

No hay mayor locura que dejar tu trabajo, pedir un permiso laboral no remunerado, meter todo lo que hay en tu casa en un guardamuebles, elaborar un proyecto escolar para justificar ante las autoridades educativas la ausencia de tus hijos del colegio, gastar todos tus ahorros ¿Os parece poco locura todo esto? Pues estas son las cosas que han hecho las familias que hemos conocido viajando para hacer realidad su sueño. Y es posible como la vida misma. Después llegarán las pequeñas locuras como subir en una avioneta bimotor en las islas Galápagos, hacer kayak entre tiburones, cruzar el Canal Beagle en una barca neumática o dormir una siesta junto al Perito Moreno… ¡Pequeñas cosas sin importancia!
A las 8 de la mañana en las termas de los Géiseres del Tatio a unos 4.200 m.s.n.m. (Chile, 2013)

A las 8 de la mañana en las termas de los
Géiseres del Tatio a unos 4.200 m.s.n.m. (Chile, 2013)

Isla Magdalena, cerca de Punta Arenas (Chile, 2013)

Isla Magdalena, cerca de Punta Arenas (Chile, 2013)

Seguro que son muchos otros los mitos que han caído viajando con niños… Muchos de ellos los podéis encontrar en el documental de Familias en rutaMirando el mundo con ojos de niño“. Esta es nuestra aportación pensada desde el recuerdo y el deseo de seguir viajando. Esperamos que os anime a dar el salto para vivir grandes aventuras junto a ellos. Felices viajes!

Pin It on Pinterest

Share This