Notice: Undefined index: blogger in /var/www/vhosts/nosaltres4viatgem.es/httpdocs/wp-content/themes/Divi-child/functions.php on line 25
DE CAMINO A CASA | Nosaltres4Viatgem

Volvemos a casa. Nuestro corazón se alegra, pero al mismo tiempo comienza a albergar un cierto pesar, una sentida nostalgia por todo lo que vivimos y que ya no podremos vivir más.
Nuestro viaje empezó hace bastante tiempo. Aún no había nacido Ernest y ya andábamos deslumbrados con el periplo de Darwin a bordo del Beagle. Su descripción de los inhóspitos paisajes fueguinos nos fascinaba y su experiencia de las Islas Galápagos nos seducía enormemente. Poco a poco el proyecto fue tomando forma, aunque no dejaba de ser un sueño. Tras el nacimiento de Ferran, decidimos que queríamos vivir esta experiencia con nuestros hijos y que no estábamos dispuestos a esperar demasiado tiempo.  

Nos sentíamos preparados y nos alentaba una gran ilusión. Lo más importante era estar juntos y en un contexto que nos permitiese ofrecernos mútuamente lo mejor de nosotros mismos, sin ningún tipo de condicionantes, más que gozar del día a día, viviendo una aventura fascinante.  

Ahora estamos satisfechos y habiendo llegado al final de nuestro peregrinaje darwiniano, danzamos alegremente en torno a su recuerdo. Hemos navegado sobre las frías aguas del canal Beagle, hemos contemplado las mismas cimas andinas que maravillaron sus ojos, hemos caminado por los senderos que hollaron sus pies y, finalmente, nos hemos admirado ante las mismas criaturas que lo indujeron a cambiar nuestra concepción sobre el mundo natural. Incluso su personalidad ha llegado a ser la de alguien próximo y familiar para nuestros pequeños hijos.  

Monumento a Darwin en San Cristóbal (Islas Galápagos)

Después de visitar las Islas Galápagos, Darwin inició su regreso a casa, en un largo viaje que le llevaría a dar la vuelta al mundo. Tanto es así que llegó hasta el extremo de darle la vuelta y ponerlo bocabajo.  

Nosotros nos despedimos ahora de él, para volver a nuestro hogar. Nos queda pendiente hacerle una visita al suyo, en Downe, tal como tenemos comprometido con Ernest. Pero eso será un poco más adelante. Antes nos espera el reencuentro con los familiares y amigos, con nuestra cotidianeidad y algunos pequeños proyectos. Pasado un tiempo será el momento de valorar serenamente la posibilidad de una audaz iniciativa que nuestros hijos se encargan de recordarnos cada cierto tiempo desde hace algunos meses.  

Es la idea de Ernest de afrontar una vuelta al mundo sobre un camión de bomberos, adaptado por nosotros mismos como casa rodante. Él es inflexible en dos aspectos: la ruta deberá pasar necesariamente por la Antártida y la partida será cuando él cumpla ocho años. Toda sugerencia para afrontar con éxito este inmenso reto será bienvenida.

Nos vemos pronto… Un abrazo a todos.

Pin It on Pinterest

Share This