Córdoba invita a pasear. Es una ciudad tranquila y, a pesar de la llegada de muchos turistas que venimos a descubrirla, no pierde su encanto. Desde su corazón, que sin duda es la antigua mezquita, surgen las arterias que irradian su magia por toda la ciudad en callejuelas estrechas de casas blanqueadas, con bellas puertas y ventanas de colores. Los patios esconden sus coloridos tesoros de plantas, flores y fuentes. Cobijo para buscar el frescor en verano, en invierno siguen luciendo bellísimos gracias a los mimos de sus habitantes que saben buscar las mejores plantas par cada momento del año consiguiendo que el colorido siempre sorprenda al visitante. Visitar Córdoba con niños os resultará una escapada perfecta.

Escultura-homenaje a los cuidadores de los patios (obra de José Manuel Belmonte)

Córdoba es una ciudad perfecta para venir a pasar unos cuantos días en familia. Desde un fin de semana a 4 o 5 días, ofrece muchos lugares interesantes y, si te detienes a repasar su historia, necesitarás mucho mas tiempo para descubrir sus múltiples secretos. Si viajáis con niños podéis disfrutar mucho toda la familia.
No vamos a hacer aquí un repaso de la historia de Córdoba pero es inevitable descubrir los tesoros de esta ciudad milenaria a cada paso. Córdoba romana, visigoda, judía, musulmana, cristiana y aún antes tartesios y cartagineses, entre otros pobladores, vivieron en estas tierras. Lo mejor que podéis hacer si venís a Córdoba es pasear por sus estrechas callejuelas y, cuando os apetezca, deteneros a conocer alguno de los lugares que iréis encontrando a vuestro paso.

Acceso al Patio de los Naranjos

¿Por dónde empezamos?

Nosotros empezamos con un agradable paseo nocturno. Tras alojarnos en nuestro albergue situado en el corazón de la judería, salimos a recorrer un poco los alrededores de la zona antigua de la ciudad. La iluminación y el color de la piedra hacen que el entorno sea superagradable. Entramos en el Alcázar de los Reyes Cristianos que es gratuíto al anochecer, paseamos junto al río Guadalquivir y llegamos al Puente Romano que cruzamos hasta la Torre de la Calahorra.

Paseando por el Alcázar de los Reyes Cristianos

La Mezquita-Catedral desde el Puente Romano de Córdoba

El Museo Arqueológico de Córdoba puede ser una buena manera de empezar la visita a la ciudad de Córdoba con niños y conocer de buena mano su historia. La entrada es gratuíta y permite descubrir las ruínas del teatro romano que hoy está oculto bajo la Plaza de Jerónimo Paez. Un recorrido por este museo con nuestros hijos nos ayudó a conocer un poco mejor el pasado de este territorio que ha sido habitado desde hace milenios.

Museo Arqueológico de Córdoba

Observando monedas en el Museo Arqueológico de Córdoba

El puente romano y el Museo de las Tres Culturas situado en la Torre de la Calahorra está entre nuestros “top-5” de la ciudad. Sin duda merece mucho la pena esta exposición (gratuíta para los niños) que permite visitar esta torre -antigua puerta de la ciudad- acompañados por una audioguía con información superinteresante. Recorrimos las salas mientras ascendíamos hasta alcanzar la azotea con magníficas vistas del río y de la ciudad. Córdoba es la ciudad de las tres culturas, sin duda. En tantos lugares os vais a sentir envueltos por esta sensación que invita a profundizar, a aprender y a buscar el encuentro entre esas tres tradiciones y maneras de ver el mundo, de vivir la vida.

Recogiendo las audioguías en el Museo de las Tres Culturas

Junto al Puente Romano encontraréis también el Arco del Triunfo, el monumento en honor al patrón de la ciudad, San Rafael, y la placita con la fuente en la que un niño cabalga sobre un extraño delfín desde la que tendréis preciosas vistas del río Guadalquivir y el puente.

Vistas del río Guadalquivir, el puente romano y la ciudad desde la Torre de la Calahorra

La Mezquita-Catedral: sólo se nos ocurren exclamaciones para describir este lugar. Te recibe el maravilloso patio de los naranjos, con su fuente y su robusto minarete-campanario. Detenerse en este lugar, a cualquier hora del día es una experiencia única.  Recrearse en los viajes a otros lugares del mundo, soñar con trasladarse a países lejanos, otra realidad que aún existe. Escuchar el agua correr mientras los niños juegan.

Interior de la Mezquita: se puede visitar gratuitamente antes del oficio religioso de la mañana

Interior de la mezquita de Córdoba

Se puede entrar gratuitamente a la mezquita todas las mañanas desde las 8:30 hasta las 9:30 -antes del oficio refligioso- y, posteriormente, pagando la entrada para hacer la visita guiada o no. Para más detalles podéis consultar la web oficial. La mezquita de Córdoba es un espacio mítico, construida sobre un lugar sagrado desde hace milenios que ha albergado diversos lugares de culto y que hoy acoge también la catedral. Un bosque de columnas de piedra y bellos ornamentos musulmanes se entremezclan con la decoración cristiana creando un espacio si duda extraño y, a la vez, único.

La catedral de Córdoba se eleva en medio de la antigua mezquita

La cultura judía-sefardí ha dejado en Córdoba muchos vestigios de un pasado muy interesante. Siguiendo las marcas que encontraréis en el suelo podréis identificar lugares muy interesantes. En la Sinagoga de la Calle Judíos (entrada gratuíta) podéis iniciar la visita a esta zona de la ciudad. A pocos metros de ella encontraréis la escultura que recuerda a Maimónides (1135-1204) el gran filósofo y médico que debió huir de su ciudad natal con la llegada de los almohades a la península,  momento en el que la ortodoxia musulmana hizo que muchos judíos sefarditas debieran abandonar la península ibérica para siempre… La historia de Maimónides probablemente inspiró a Noah Gordon en su famosa novela El Médico que muchos habréis leído.

Siguiendo la ruta sefardí en Córdoba con los indicadores

Escultura que recuerda a Maimónides, el gran pensador cordobés

Si queréis conocer más detalles de la vida y obra de Maimónides, os recomendamos que visitéis la Casa de Sefarad (entrada gratuíta para niños). Aquí hemos aprendido muchas cosas sobre las tradiciones sefarditas y, además, nos encantó detenernos en la exposición que se centra en la vida de diversas mujeres relevantes -tantas veces olvidadas- que fueron también decisivas en muchos momentos de la historia de Córdoba: Qamar, Lubna, Fatima Bint Al Mutanna, Muhya, Wallada la Omeya, Hafsa Al Rakuniyya, Sara la Goda.

Patio del Museo de Sefarad, en la Judería de Córdoba

Museo Casa de Sefarad: exposición sobre las mujeres

En esta misma calle está el Museo de la Alquimia que visitamos animados por el interés de Ferran en las pócimas y brevajes mágicos.  En esta bella casa restaurada descubrimos los misterios de la alquimia. La entrada es un poco cara (los niños entran gratis) y la exposición es interesante aunque breve. Dedicando el tiempo necesario se pueden aprender cosas curiosas gracias a la audioguía que te dan con la entrada. A ferrán, le encantó!

Museo de la Alquimia en Córdoba

Recorrer las callejuelas buscando los patios adornados con sus macetas llenas de flores es una experiencia encantadora. Aunque la primavera es el mejor momento del año para ver los patios en plena floración, lo cierto es que la ciudadanía cordobesa se esfuerza todo el año para que los patios estén siempre bien coloridos.

Uno de los rincones del Palacio de Viana en Navidad

Gracias a la Asociación Amigos de los Patios Cordobeses se diseñan recorridos para visitar los patios más bonitos y, en Navidad, además encontramos las recreaciones con la historia del niño Jesús y la llegada de los Reyes Magos. En algunos patios hay también talleres de artesanos que trabajan la piel, la cerámica o la orfebrería. Son ocasión perfecta para enseñar a nuestros hijos la elaboración cuidadosa y tradicional de estas manufacturas. En el Zoco de Artesanía de la judería podeis encontrar también algunos de ellos.

Taller de una artesano ebanista en la judería

Patio del Zoco de Artesanía Cordobesa en la judería

En el Palacio de Viana reúne 12 patios preciosos que se pueden visitar previo pago de entrada por parte de los adultos. Este edificio recoge la tradición romana y árabe que hacía que la vida de los habitantes ocurriese siempre alrededor de un patio. Diversos patios de gran belleza nos recuerdan diversos momentos de la ciudad de Córdoba. Si además os interesa, podéis visitar el propio palacio y conocer con más detalle las artes decorativas y arquitectónicas por las que ha ido pasando.

Ferran en el Palacio de Viana

Con la visita a las Caballerizas Reales y el espectáculo de caballos cordobeses nos despedimos de la ciudad. A los niños les apetecía acudir al espectáculo ecuestre y decidimos comprar las entradas la misma mañana de la actuación. Se pueden ver a las 8 de la tarde de miércoles a sábado y permiten conocer un poco mejor el arte de la doma de los caballos andaluces y del folclore de la ciudad. Un espectáculo muy cuidado que os encantará si os interesa el mundo de los caballos y su doma. Con la entrada se puede asistir también a los entrenamientos y se pueden visitar las caballerizas.

Espectáculo ecuestre en las Caballerizas Reales

No podíamos irnos de la ciudad sin acercarnos al complejo arqueológico de Medina Azahara situado a 7 km de la ciudad. Renovado los accesos hace unos años, en la actualidad hay que dejar el coche junto al museo y, desde allí, tomar un autobús que lleva al yacimiento. La entrada al museo y al yacimiento es gratuíta pero hay que pagar el autobús que sube hasta las ruínas. Nos gustó mucho el museo, su diseño y la posibilidad de ver la zona de trabajo de los arqueológos e historiadores. Desde allí subimos a las ruínas que, realmente, dan muestra del magnífico lugar que debió ser.

Zona de acceso al museo de Medina Azahara

Paseando por el yacimiento de Medina Azahara

Al norte de Córdoba se eleva su serranía con muchas zonas para hacer senderismo entre los bosques de alcornoques, encinas y olivos. Es una zona boscosa muy bien conservada y allí se encuentran Las Ermitas. Este es un lugar muy singular pues recoge un conjunto de 13 ermitas en las que se retiraron un grupo de ermitaños desde inicios del siglo XVIII. Conservadas en la actualidad, dejan ver un modo de vida que ya corresponde al pasado. Desde Las Ermitas podéis salir a hacer muchos paseos con los niños por las sendas marcadas y, además, podréis disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad de Córdoba.

Jugando en el mirador de Las Ermitas en una soleada mañana de invierno

DATOS PRÁCTICOS Y CONSEJOS

ALOJAMIENTO Y DESAYUNO PARA VISITAR CÓRDOBA CON NIÑOS (180 €)

En el Albergue Inturjoven Córdoba nos hemos alojado por 60€/día con el desayuno incluído para los cuatro. Nos encantan los Albergues Juveniles de la REAJ (Red de Albergues Juveniles) que están asociados a la red Hostelling International. Suelen estar muy bien ubicados. Sus instalaciones son básicas pero tienen espacios comunes en los que los niños pueden jugar, ver la tele o interactuar con otros niños. Todo muy limpio, habitaciones pequeñas con camas muy cómodas (hay con literas y sin ellas), baños muy cuidados.

Zonas comunes en el Albergue Inturjoven de Córdoba

COMIDA PARA 4 PERSONAS: 2 ADULTOS Y 2 NIÑOS (170 €)

En Córdoba vais a comer de maravilla y a muy buen precio. En los viajes intentamos cocinarnos nosotros mismos para ahorrar un poquito. Pero la rica gastronomía cordobesa y la variedad de tapas y raciones nos hizo entregarnos por completo a sus bares y tabernas.

La variedad de tapas y raciones son una delicia en Córdoba

Del salmorejo a los flamenquines, las increíbles croquetas, la tortilla de patatas y las puntillas, el famoso rabo de toro o, como nosotros preferimos, las deliciosas verduras, ensaladas y ensaladillas. Hemos tapeado o comido de menú en Sojo Fusión, la Taberna de los Palcos, la Taberna Séneca y el Alpiste, entre otros. Intentamos probar la famosa tortilla de patatas del Bar Santos, junto a la Mezquita, pero las colas permanentes nos hicieron desistir. Y, por desgracia, nos sentimos estafados en La Flor del Azahar, no siempre todo es perfecto. En total gastamos 170 € para comer los 4 durante 4 días.

Plaza de La Corredera, un buen lugar para comer, correr y jugar

GASTOS EN VISITAS (101 €)

La mayor parte de los museos visitados y otros lugares tienen entrada gratuíta para los niños y, algunos, también para adultos. En algunos casos, como la Mezquita y el Alcázar, aprovechamos la oportunidad de visitarlos gratuitamente en el horario de mañana y tarde-noche. Por último, nos dimos el “lujo” de acudir al espectáculo ecuestre en las Caballerizas Reales que cuesta 15 €/adulto y 10€/niño. En resumen gastamos 101 € entre los cuatro.
Museo Arqueológico de Cordoba ……………… 0 €
Torre de la Calahorra (4,5 €/entrada)………….. 9 €
Museo de la Alquimia (6 €/entrada)………….. 12 €
Casa de Sefarad (4 €/entrada)……………….….. 8 €
Alcázar de los Reyes Cristianos……………….… 0 €
Mezquita – Catedral………………….………………. 0 €
Espectáculo Caballerizas Reales ……………….50 €
Patios del Palacio de Viana (5€/entrada)……..10 €
Medina Azahara (bus)…………………….………….7 €
Las Ermitas…………………..…………………………..5 €

Para finalizar, hay que sumar a los gastos los 60 € en gasolina y… nada más. Antes de dejar la ciudad nos dimos un nuevo paseo y acabamos en la Calle de las Flores que, a esas horas de la mañana estaba casi desierta. Desde Córdoba salimos en ruta hacia Úbeda, Baeza y Jaen siguiendo nuestro recorrido por Andalucia con niños.

 ¡¡¡Felices de haber conocido Córdoba en familia y deseando regresar muy pronto a Andalucía!!!

En el patio de la Calle de las Flores, parada imprescindible en la ciudad

Pin It on Pinterest

Share This