Bocairent es nuestros retiro. Bocairent es piedra, es historia, es sol y frío, es bosque y ríos, fuentes y pozas donde refrescarse. Bocairent tiene puentes, un bello campanario, una plaza de toros excavada en la roca, conventos, ermitas y museos. Bocairent esconde secretos: pozos de nieve y cuevas que se han convertido en “un pequeño parque de atracciones” o en bares en la plaza del ayuntamiento. Bocairent es el lugar al que vamos a descansar, a desconectar. Es el lugar en el que necesitamos poco para vivir pero que nos ofrece mucho y nos permite ofrecer mucho más a todos los amigos que vienen a visitarnos al Maset.

Acceso a la Plaza del Ayntamiento

Acceso a la Plaza del Ayuntamiento

Bocairent es, probablemente, uno de los pueblos más bonitos de nuestra región. Junto con Altea, Peñíscola, Morella y Biar -por citar algunos- puede presumir de haber sabido preservar la belleza de su casco antiguo y las particularidades que lo hacen único y especial. Bocairent es un pueblo eminentemente industrial que sufre desde hace décadas las dificultades que supone intentar mantener a flote empresas familiares que luchan por sobrevivir.

Detalle de una de las fuentes del barrio viejo

Detalle de una de las fuentes del barrio viejo

Desde hace unos años ell turismo supone un complemento para algunas familias y para el municipio que recibe, especialmente en Semana Santa y en los fines de semana la visita de personas interesadas con conocer su rico patrimonio. Bocairent pertenece a la provincia de Valencia y a la comarca de la Vall d’Albaida pero, geográficamente, está realmente situada en las montañas del norte de Alicante que separan ambas provincias. Es una de las puertas de entrada a la famosa Sierra de Mariola, coronada por el espectacular Montcabrer, visible desde todos los municipios que integran esta maravillosa sierra: Bocairent, Bañeres, Muro de Alcoi, Cocentaina, Agres y Alfafara. Todos estos municipios ofrecen un sin fin de atractivos culturales, históricos, naturales y gastronómicos.

Campanario de la iglesia de Bocairent

Campanario de la iglesia de Bocairent

Ermita hace ya más de tres años que escribimos nuestro blog y no habíamos dedicado una entrada a este pueblo que supone nuestro remanso de paz, nuestro espacio para el encuentro con nosotros mismos, el lugar mejor para el juego de nuestros hijos, para la lectura, la escritura y la reflexión, para vivir plácidamente en familia.

Son tantos los elementos de interés que no nos resulta fácil resumir. Explicaros cosas de Bocairent es como querer describir los encantos de la persona que más quieres:¿por dónde empezar?¿qué elegir? Quizá la mejor manera de tener una primera impresión del pueblo es subir a la Ermita del Santo Cristo. Es un breve recorrido, aunque con bastante pendiente, que recorre un Via Crucis con 15 estaciones de la pasión de Jesús y que lleva hasta un antiguo convento con su ermita. Desde allí, las vistas de la cara norte del pueblo son impresionantes, destacando el campanario y la Sierra de Mariola al fondo.

Callejeando por "el barri vell"

Callejeando por “el barri vell”

Para tener la imagen de la cara sur de Bocairent hay que dirigirse al cementerio. Desde allí se puede acceder al barri vell (barrio antiguo) por el hermoso pont de darrere de la Vila o puente que daba acceso al pueblo. Nada más cruzarlo podemos apreciar, excavado en la pared de piedra, la garita donde se cobijaba la persona encargada de cobrar los impuestos de entrada a la localidad. Si seguimos caminando y nos introducimos por las callejuelas que se abren a nuestra izquierda, entramos en el barrio antiguo. Muchas de las casas aún están habitadas y otras han sido rehabilitadas para estancias de veraneo o como casas rurales para el alojamiento de visitantes. Pasear por estas calles es una delicia. Las fuentes del siglo XVIII que suministraban agua a la población aún están en uso y las colecciones de macetas dan vida a este lugar bastante tranquilo y silencioso. Llegaremos a la Placeta de la Presó en la que Sant Vicent Ferrer predicó en 1412.

Huertos en el río Clariano junto al barrio medieval

Huertos en el río Clariano junto al barrio medieval

Declarado Conjunto Histórico Artístico de carácter Nacional, su elemento más destacables es el hermoso campanario de la Iglesia de la Asunción que hay que admirar mejor desde la Plaza del Ayuntamiento tras pasar el acueducto que de antiguo traía el agua al centro del pueblo. Los altos edificios de hasta seis plantas son, en realidad, dos casas construídas superpuestas: las de abajo tienen acceso desde la plaza mientras que, la vivienda superior, tiene acceso desde la calle posterior que recorre la plaza a un nivel superior. Es en esta plaza donde se celebran las fiestas de danzas en el mes de agosto y los principales actos de las fiestas de moros y cristianos en febrero. No hay que perder la oportunidad para tomar un refresco en algunos de los bares situados en el lado derecho de la plaza pues están excavados en la roca, creando un espacio único y muy acogedor.

En agosto se celebran las fiestas a Sant Agustí

En agosto se celebran las fiestas a Sant Agustí

Antes de abandonar el barrio viejo, hay que dar un paseo por la Ruta Màgica que bordea el cauce del río Clariano recorriendo los antiguos huertos y pasando por algunos de los enclaves más bonitos de la cara sur del casco antiguo. Bordeando al pueblo podemos distinguir algunas de las antiguas fábricas textiles que fueron el motor de la economía de este municioio en el siglo pasado. Algunas de ellas han sido hoy reconvertidas en lugar de encuentro para los festeros de diversas “filaes”.

Casco antiguo desde la salida de les covetes

Casco antiguo desde la salida de “les covetes”

Otro lugar destacable de Bocairent es su Plaza de Toros que fue excavada en el año 1843 en la piedra. Es una pequeña plaza pero única por esa particularidad. Puede visitarse y aún hoy recibe algún festejo taurino aunque, en realidad, suele ser más aprovechada para actos culturales de diversa índole.

Probablemente, el lugar más conocido y más peculiar de Bocairent son les covetes dels moros. Para llegar hasta allí hay que bajar desde la plaza por el Carrer Ruta de les Covetes o desde el cementerio por el Carrer Mosen Hilario. En el pasado este era el lugar de juegos y aventuras de todos los niños de la localidad, hoy se ha convertido en un “curioso parque de atracciones” al que se accede por un módico precio.

Sección de "les covetes dels moros"

Sección de “les covetes dels moros”

No sabemos muy bien el origen de estas cuevas excavadas en la roca caliza (que existen también en otras localidades cercanas aunque en menor número) pero parece ser que eran graneros tallados en época bereber. Posteriormente se dedicaron a diversos usos y se fueron comunicando estancias, creando un entramado de galerías que casi parece un parque de atracciones para trogloditas. Dejarse guiar por Paco, el guía de les covetes, a través de los túneles mientras observamos la ermita del Santo Cristo allá en lo alto y escuchamos las historias que él nos va contando, es una experiencia única.

Interior de las galerías y cuevas comunicadas

Interior de las galerías y cuevas comunicadas

Una vez salimos de les covetes, no podemos perder la oportunidad de visitar el pozo de nieve o cava que se encuentra junto a la caseta de venta de las entradas. Es uno de los pocos pozos de la región que se han restaurado y se puede acceder desde la parte inferior. Estos enormes pozos aparecen por todas las sierras de la provincia de Alicante -muchos de ellos están abandonados o medio en ruinas- y son obras maestras de la ingeniería local. Eran excavados en la piedra y podían superar los 15 metros de profundiad y 8 metros de diámetro. Servían para guardar la nieve en invierno, que se iba acumulando y aplastando en su interior creando gruesas capas de hielo que se separaban unas de otras con capas de esparto y otras hierbas. Este hielo serviría, en primavera y en verano para mantener las fresqueras de las casas. El comercio del hielo era muy importante a inicios del siglo XX y dio lugar a importantes rutas comerciales. Las burras, cargadas con los bloques de hielo viajaban por la noche para llegar hasta los lugares de venta en las provincias de Valencia y Alicante.

No podemos despedirnos de Bocairent sin detenernos a degustar su gastronomía local. A pesar de ser un municipio re

Bóveda del pozo de nieve desde su interior.

Bóveda del pozo de nieve desde su interior.

lativamente pequeño, tiene un buen servicio de restauración. No es fácil recomendar uno de sus restaurantes pero, para nosotros, por su emplazamiento y yendo acompañados de niños, no hay duda que el mejor es el hotel-restaurante L’Estació. Situado en la antigua estación de tren, es un hotel con mucho encanto que cuenta con un agradable restaurante y mucho espacio para que jueguen los niños. Su menú de tapeo es excelente para una comida diversa y sabrosa pero, además, cuentan con platos típicos de la zona. También vale la pena el restaurante El Cancell con una carta amplia y especializada en platos locales como arroces, olletas y gazpachos. Y si quieres tener una visión única de esta comarca, puedes darte una vuelta con totglobo (como hicimos nosotros hace algo más de un año).

Así saldamos esta deuda que teniamos pendiente con Bocairent. Un pequeño pueblo con muchas historias que contar, algunas de las cuales han quedado en el tintero para cuando os animéis a visitarnos. Os acompañaremos encantados a conocerlo y siempre tendremos preparado un plato en nuestra mesa para acogeros en cualquier época del año.CIMG2695

Pin It on Pinterest

Share This