Desde hace unos años, hemos empezado a organizar nuestras vacaciones en base a los intercambios de casa que vamos pactando con las familias que nos contactan o contactamos. De esta manera, surgió la posibilidad de viajar a Suiza con niños y empezamos a planificar nuestra estancia. Lo cierto es que sabíamos muy poco del país por lo que leímos varios blogs y algunas webs para intentar planificar nuestro viaje a Suiza elaborando un mapa de puntos de interés.

Zermatt es uno de los puntos de encuentro de los amantes de las montañas en Suiza

Cuando viajas a Suiza por primera vez te das cuenta de varias cosas que, probablemente, no habías pensado.

  1. Es más grande de lo que pensabas y, aunque tienen muy buenas carreteras y autopistas, vas a necesitar tiempo para desplazarte si viajas en coche. No hay peajes en las autopistas pero para circular por ellas debes comprar un sello o “vignette” motorway Suiza que cuesta algo más de 35 €. Lo podéis comprar en las gasolineras, kioscos y oficinas postales al llegar al país. Cuidado con las normas de tráfico y los radares, las sanciones son elevadas, pues se ajustan al nivel de vida del país…
  2. Todo es carísimo. Pensad que el sueldo medio es 3 veces el sueldo en España así que gestos habituales como poner gasolina, tomar un café o comprar el pan te parece que suponen un coste desorbitado.
  3. Hay que planificar qué quieres hacer y cuánto vas a gastar porque las posibilidades son muchas y hay que ajustar el presupuesto. En base a esto, el resultado de nuestra visita a este precioso país se puede resumir en estos 25 planes para descubrir Suiza con niños.

    Las montañas y sus senderos son una de las opciones más interesantes para disfrutar de Suiza con niños

NUESTROS PLANES EN SUIZA CON NIÑOS

1. Descubrir Berna, la capital del país

Berna guarda el encanto de su historia en sus calles y plazas. Los edificios tan bien conservados con sus sótanos convertidos en tiendas, bares y oficinas. Las esculturas que decoran las fachadas de muchas casas y las columnatas. Algunos tan terribles como el Kindlifresserbrunnen (el ogro que se come a los niños). La torre del reloj y las vistas al río Aar, todo anima a pasear por la esta ciudad tan bonita.

Berna es una de las ciudades más bonitas de Suiza

2. Poner a prueba tus sentidos en el museo Sensorium

Cerca de Berna nos aconsejaron visitar el Museo Sensorium en el que se ha creado un espacio diverso con zonas de juego y experimentación para poner a prueba nuestros sentidos. Todo está pensado para jugar y activar nuestra curiosidad con el fin de resolver enigmas diversos y sentir sensaciones. Colores, sonidos, estructuras que crean figuras aparentemente imposibles, intrumentos musicales, texturas… Una visita perfecta para una mañana o una tarde en nuestro viaje.

El museo Sensorium es una opción muy interesante si visitáis Berna

3. Pasear por Friburgo y descubrir sus pequeños museos

Existen dos ciudades muy cercanas llamadas Friburgo. Friburgo de Brisgovia (al sur de Alemania, en la Selva Negra) y Friburgo en Suiza, una bonita ciudad medieval al suroeste de Berna. Es una ciudad encantadora ubicada junto al río que tiene bonitos edificios antiguos, un precioso puente de madera y otros más modernos y un bonito funicular. Pasear por la ciudad es muy agradable. Es perfecta para dedicarle un día.

La ciudad alta de Friburgo

Una vez allí os aconsejamos visitar dos pequeños museos que nos parecen muy recomendables. El Museo Gutemberg que explica el origen de la escritura y de la impresión gráfica. Además, está el sencillo Museo Suizo de Marionetas con una bonita colección de marionetas de todo el mundo. La colección fue creada por Jean Bindschedler y Marie-José Aebiun, marionetistas y entusiastas especialistas en este arte. Este museo cuenta también con un café en el que tomar algo y descansar.

En el Museo Guttemberg de Friburgo

4. Recorrer las callejuelas de Thun y su castillo

Situado junto al Thunersee, el lago de Thun, esta ciudad es un punto de partida ideal para disfrutar del lago y de las montañas cercanas. Además tiene un castillo precioso y un pequeño barrio antiguo delicioso que se abre junto al río. Además hay una zona de baños en el río que se puede acceder pagando unos francos.

El castillo de Thun domina el lago y la ciudad

5. Descender del río Aar en barca inflable

El río Aar parte desde el lago Thunrsee hacia Berna. Es muy típico subir en tren desde Berna hasta Thun y lanzarse río abajo. Si venís a esta zona de Suiza con niños váis a ver decenas de personas que se lanzan con sus barcas inflables por sus casi 40 km de de recorrido. La corriente es fuerte pero no entraña ningún peligro. Con los niños pequeños no olvidéis el chaleco salvavidas. Nosotros hicimos un tramo de 14 km, desde Jaberg a Belp y fue muy entretenido. Consulta aquí la información.

Descenso del rio Aare desde Thun a Berna

6. Visitar el Museo Olímpico de Laussane

Lausanne es una ciudad coqueta situada al norte del lago Lehman. Sin duda, pasear por la ciudad y junto al lago, jugar en sus jardines y tomar un picnic bajo sus hermosos árboles puede ser un plan perfecto. Pero, sin duda, si os gusta el deporte y seguís el “espíritu olímpico” no podéis dejar de visitar el Museo Olímpico que nos cuenta el origen de las Olimpiadas, su historia y las grandes gestas de tantos y tantas deportistas.

En el Museo Olímpico de Lausana puedes comparar tu marca con la de Usain Bolt

7. Subir a la Torre Sauvabelin de Lausanne

Para completar la jornada os recomendamos subir hasta el Parque de Sauvabelin donde hay una zona de juegos preciosa para los niños, un estanque y una increíble torre de madera que ofrece unas vistas increíbles de la ciudad y del lago. Esta torre es realmente admirable por el trabajo de carpintería que supone. El acceso es gratuíto y merece mucho la pena.

La torre Sauvabelin ofrece las mejores vistas de la ciudad de Lausana

8. Admirar Ginebra y las torres de la catedral

Situada junto al lago Lehman, Ginebra es la entrada natural a Suiza cuando viajas desde el sur. Es una ciudad muy dinámica, con mucho comercio y actividad económica. Sin duda, es una ciudad moderna pero, además tiene una bonita catedral y un barrio antiguo por el que pasear. Os aconsejamos especialmente subir a las torres de la catedral porque en muy pocas ocasiones es posible caminar sobre la nave de una gran catedral y descubir los secretos de una edificio como este. Las vistas desde arriba sobre el lago y la ciudad son magníficas.

Desde la catedral, las vistas de Ginebra y el lago Lehman son muy bonitas

9. Tomar conciencia en el Museo de la Cruz y la Luna Roja

Ginebra es sede de gran cantidad de organismos oficiales, fundaciones y diversas agrupaciones. Entre ellas destaca la sede de Naciones Unidas y el Museo de la Cruz y la Luna Roja. Ambos espacios se situan junto al Parque de Ariana y el Jardín Botánico, dos espacios ideales para pasear, descansar y jugar.

Zona de acceso al Museo de la Cruz y la Luna Roja

Os recomendamos visitar el museo porque tiene una exposición muy interesante perfectamente comprensible para los niños. Con las audioguías en castellano recorrimos las salas entendiendo el origen de esta organización y la necesidad de seguir luchando por cumplir los retos que tiene en el presente. Lamentablemente, los desastres naturales, las guerras, las hambrunas y las enfermedades, siguen produciendo miles de dagnificados cada año.

10. Visitar el Museo Chaplin en Vevey

Conocer un poco de la vida de Charles Chaplin, su filmografía, sus viajes por el mundo y su creatividad. En Vevey, en una magnífica casa en las colinas con vistas al lago Lehman, está la casa en la que Chapllin, Charlot, vivió el final de su vida tras serle prohibida la entrada en Estados Unidos. El Museo de Chaplin llamado Chaplin’s World está dividido en dos espacios: la casa y el pabellón cinematográfico. Si sois amantes del buen cine y del cine de Chaplin, no podéis de jar de visitarlo.

En el Museo de Chaplin: Chaplin’s World

11. Conocer una fábrica de queso en Gruyère

Seguro que todos conocéis el queso Gruyère pues podéis visitar una de las fábricas de este queso tan rico en su pueblo natal. Gracias a una audioguía en español la vaca Cereza os irá contando todos los detalles del proceso de obtención del queso. Podéis ver cómo se prepara la leche, se obtiene el cuajo y se fabrican los enormes quesos en directo. En la Maison du Gruyère podrás oler y saborear diversos tipos de queso.

En la fabrica de queso de Gruyères

12. Pasear por el pueblecito y el castillo de Gruyère

Puedes combinar tu visita a la fábrica de Gruyère con un paseo por el pueblo y la visita a su castillo. Este pequeño pueblo representa la típica estampa de los pueblos suizos, con sus preciosas casas de bonitas fachadas y ventanas llenas de geranios rosas y rojos. Todo el pueblo huele a queso y a las recetas típicas que se elaboran en los restautantes con queso fundido.

Jardines del castillo de Gruyères

13. Recorrer el valle y las montañas del Parque Natural Gruyère Pays-d’Enhau

Desde Gruyeres es una buena opción recorrer los pueblos cercanos para descubrir los pueblos más encantadores y típicos con sus casas de madera bellamente trabajada. El trabajo de los ebanistas es sorprendente, el cuidado de las casas y de las calles crea imágenes preciosas. Nosotros llegamos hasta Rougemont, pasamos por Chateaux d’Oex y bajamos hasta Aigle por la preciosa carretera route-11. Otra zona que nos gustó mucho por sus casas, granjas y pueblos fueron los valles al sun de Thun.

Más que casas, parecen palacios de madera bellamente ornamentada.

14. Hacer excursiones por los Alpes suizos

Suiza ofrece una enorme oferta de senderos para recorrer los valles y sus montañas a media y elevada altitud. Sin duda, una de las mejores experiencias es pasear libremente, siguiendo los senderos. Siempre intentamos planificar excursiones en familia por las montañas cercanas y, cualquier pueblo o ciudad de Suiza ofrece muchas alternativas. Además, muchas tienen el aliciente de que puedes subir en telecabina o funiculares, por lo que resultan aún más divertidos

La vista de los valles alpinos desde cualquier cima son impresionantes (Pierre Avoi, La Tzoumaz)

15. Observar el Matterhorn en Zermatt

Las cumbres de los Alpes son más accesibles de lo que pensamos. Como podéis leer en esta entrada de la web de Familias en Ruta, hay muchos miradores magníficos que son accesibles en funicular, telecabina o tren cremallera. Sin duda, el Matterhorn es la montaña más famosa de las cumbres alpinas -con respeto al Señor Mont Blanc- y es conocida también como Cervino. Después de subir a L’AIguille du Midi en Chamonix (Francia), queríamos también acercarnos a alguna cumbre mítica en Suiza y no dudamos en elegir el Matterhome desde Zermatt.

La ruta de los glaciares del Matterhorn es una de las más impresionantes que hemos hecho en familia

16. Bañarse en algún lago sin prisas

La geografía alpina está llena de preciosos lagos glaciares de diversos tamaños y aguas más o menos heladas. Todos en enclaves únicos que vale la pena descubrir con algo de tiempo. En muchos de ellos hay zonas habilitadas para el baño y para navegar, zonas de juegos en el agua y lugares de alquiler de embarcaciones diversas. Desde los grandes lagos como Lehman, Thunersee o Brienzersee, a otros más pequeños como Murtensee o Sarnersee, no dudéis en ofrecerles a vuestros hijos -y a vosotros mismos- un tiempo para disfrutar sin prisas.

Bañarse, jugar y navegar en los lagos suizos (Thunersee)

17. Ascender el sendero junto a la cascada Giessbachfälle

Muy cerca de Interlaken hay un bellísmo enclave con un pequeño hotel que haría las delicias de cualquier viajero “de mochila” o “con maletas”. Da igual. En Giessbach hay un hotel con increíbles vistas a las cascada y preciosas vistas sobre el lago Briensersee. Pero, además de alojarse allí, es posible aparcar vuestro coche en el parking público (5€/día) y pasar el día haciendo la excursión por la cascada y después bajando a lago y recorrerlo por el precioso sendero. Además, hay un funicular que sube y baja del lago que os aconsejamos utilicéis en vuestro regreso. Muy cerquita está el bonito pueblo de Isetwald donde hay varios campings.

Tras la cascada de Giessbachfälle

18. Subir en el larguísimo y empinado funicular de Mülenen a Niesen 

Dicen que la montaña Niesen en las montaña perfecta porque parece una pirámide. Con sus 2.362 m.s.n.m. tiene unas vistas increíbles sobre Interlaken y los lagos de este famoso valle bernés. Desde Mülenen parte el funicular más espectacular del mundo según dicen. Con dos tramos de 2111 metros y 1388 metros de longitud alcanza una pendiente máxima del 68%. Realmente impresiona viajar durante media hora en ese funicular y alcanzar la cumbre subiendo lentamente esa pendiente.

Subiendo desde Mülenen a Niesen en el larguísimo funicular

19. Lucerna y el Museo del Transporte

Lucerna es una ciudad preciosa con un barrio antiguo delicioso y un lago maravilloso para pasear y navegar a los pies de los Alpes. Atravesar el larguísimo puente de madera cubierto de flores y recorrer la muralla es un plan perfecto para hacer en familia y pasar una mañana perfecta. Y, si además os gustan las maquinarias: trenes, coches, aviones, etc. podéis reservar unas horas para el Museo del Trasnporte Suizo donde hay actividades para pasar un día completo. Hay muchas zonas de juegos, además de las exposciones; incluye proyecciones de películas y una exposición sobre la producción de chocolate.

El puente de la Capilla (Kapellbrücke) es uno de los reclamos de la bella ciudad de Lucerna

20. Saborear dulces y chocolates siempre que haya oportunidad

Durante nuestros días en Suiza hemos recorrido muchos mercadillos en la calle y hemos admirado un montón de pastelerías y bombonerías. Es inevitable aprovechar para saborear sus dulces en cualquier almuerzo o desayuno, por ejemplo. La oferta es tremenda así que no hay que reprimir el impulso.

La repostería y los dulces caseros son uno de los reclamos de los mercados y fiestas

21. Recorrer en bicicleta los viñedos junto al río Ródano

El río Rodano recorre el suroeste de Suiza por un inmenso valle que parte desde el glaciar del Ródano (un lugar que también nos hubiese encantado poder visitar). El valle está completamente cubierto de campos de cultivo de vides y frutales. Es impresionante todos estos cultivos cuidadosamente atendidos. Los viñedos se encaraman sobre las paredes de las montañas hasta que la pendiente hace imposible trabajar en ellos. Junto al río hay varios canales y, además, circuítos para ir en bicileta. Una oportunidad para descubrir Suiza relajadamente.

Suiza es un país de amplios terrenos cultivados con frutales y viñedos

Y además si viajas a Suiza con niños…

Como podéis ver, nosotros recorrimos la zona occidental del país. Nos ha quedado por visitar toda la parte de Suiza que mira a Austria y al noroeste de Italia. Hace falta mucho tiempo para conocer cualquier región de un país y, mucho más, si te gusta descubrir sus montañas y senderos. A nosotros nos quedaron muchos lugares que no pudimos visitar pero no queremos dejar de aconsejaros algunos de ellos porque sabemos, de buena tinta, que vale la pena conocerlos si viajas a Suiza con niños (o sin ellos).

En verano la vegetación muestra sus mayores encantos

22. Admirar las cascadas del Rhin en Neuhausen 

En la frontera entre Suiza y Alemania, al norte de Zurich, el caudaloso Rhin crea unas cascadas espectaculares. Hay multitud de actividades para hacer allí además de disfrutar viendo estos saltos de agua. Si vuestra ruta os lleva por esta zona, no dejéis de visitarlas.

23. Museo al Aire Libre de Ballenberg

Si os gusta conocer un poco mejor el mode de vida de los lugares que visitáis, su origen, de dónde vienen sus costumbres y cómo se adaptó la gente a vivir en este entorno tan exigente. A nosotros nos encantan los museos etnológicos. En Brienz está este Museo al Aire Libre que merece mucho la pena. Recordamos con cariño otros museos similares como el Museo del Recuerdo en Punta Arenas (Chile) o el Shelburn Museum en Vermont (durante nuestra ruta por el este de Estados Unidos), seguramente el museo de este tipo más bonito que hemos visitado.

24. El Museo de Chocolate de la Casa Cailler

Si os gusta el chocolate, merece la pena visitar este museo situado en Broc, cerca de Gruyère. La Maison Cailler permite aprender sobre el proceso de producción del chocolate y la elaboración de los bombones y otros dulces. Además se puede disfrutar del aroma y saborear una buena variedad de sus productos que puedes conocer en su atelier.

25. El castillo de Chillón al este del lago Lehman

Sin duda uno de los castillos más bonitos y mejor conservados del país, además de estar decorado de manera atractiva y ambientada en sus momentos de espledor. En su página web podéis encontrar muchos detalles y preparar la visita con toda la familia ¡seguro que es genial!

Pocas especies vegetales soportan el duro clima de las altitudes alpinas

Aquí termina nuestro resumen de actividades y experiencias realizadas durante 15 días en Suiza. Si te apetece, puedes ayudarnos a completar estas propuestas con tus propias recomendaciones y experiencias. Sin duda, para nosotros, es imprescidible llevar las botas de montaña en nuestro viaje a Suiza con niños. Pero, lo cierto, es que este país ofrece muchas alternativas para viajeros urbanitas o de cualquier tipo.

PARA MÁS INFORMACIÓN:

My Switzerland: una web muy interesante con toda la información sobre el país.

Le Grand Tour es una iniciativa que te ayuda a planificar tus rutas por el país y a conocer los lugares destacados. En cada lugar hay un indicador señalando la localización real. Valora la posibilidad de comprar el Swiss Coupon Pass para consehuir descuentos. Puedes ver todos los detalles aquí.

Enla cumbre del Niesen la vista de Interlaken y los lagos es magnífica

SwissPass: Suiza tiene un excelente servicio ferroviario que enlaza con todos los lugares del país que puedes querer visitar. Además, este pase ofrece descuentos para muchos funiculares, telecabinas y otros sistemas de transporte que te llevan a las montañas y miradores más espectaculares del país.

Y, para terminar en este resumen de nuestra estancia en Suiza con niños, un truco, la mayor parte de atracciones, museos y transportes tienen descuentos especiales todos los días a partir de las 3 y media de la tarde. ¡Tenlo en cuenta para ahorrar un poco de dinerillo! Y recuerda, puedes suscribirte a nuestro blog y también podemos vernos en FACEBOOK y en INSTAGRAM.

Pin It on Pinterest

Share This