Nada más llegar a esta ciudad una se siente desbordada por toda la energía que aquí fluye incesantemente. Son tantas las personas, hay tanto tráfico, son tantos los turistas… Taxis, autobuses, camiones enormes y, desde hace un tiempo, cada vez más bicicletas y algunas zonas peatonales. Central Park consigue canalizar toda esa actividad a través de los caminos y senderos que actúan como un filtro purificante para todos los que se pasean entre las sombras de sus hermosos árboles o descansan sobre las extensas zonas de fresca hierba. Los sonidos de la ciudad se amortiguan y los rascacielos desaparecen. Cuando viajas a Nueva York en verano, el calor va a ser uno de tus enemigos. Planificar actividades “indoor” te va a ayudar a disfrutar de la ciudad sin tener que sofocar el calor y el bochorno de esta ciudad.

Paseando por las avenidas de Nueva York

 El calor y la humedad suelen ser implacables, es por ello que pasear por New York en verano puede ser una tarea complicada. Para los niños aún es más duro pues el calor del asfalto les afecta más fácilmente.  No hay que olvidar hidratarse bien y planear actividades dentro de edificios. Sin embargo, el aire acondicionado también puede ser una amenaza por ser demasiado frío por lo que merece la pena llevar un sweater en la mochila. Nosotros estamos teniendo suerte: las mañanas son frescas y las noches también, a mediodía hace calor pero no es insoportable.

Vistas de Central Park desde el Top of the Rock, nuestro mirador favorito

Desde el primer día, nos hemos metido en el roll de auténticos turistas: con nuestro City Pass y la MetroCard en la mochila salimos a disfrutar de esta ciudad maravillosa. Los niños menores de 6 años no necesitan adquirir el City Pass y pueden acceder a las atracciones acompañados por sus padres. Con la Metro Card, no hay una norma clara, pero nuestros anfitriones nos han dicho que podemos utilizar el “subway” y que los niños pueden pasar por debajo de las barreras sin pagar. Es recomendable comprar un pase para 7 días si vas a estar más de 3 dias en la ciudad y piensas utilizar bastante el metro; si prefieres caminar más también tienes la opción de comprar la Metro Card y poner el dinero que te interese sabiendo que a partir de 10 $ te van a aplicar un descuento del 10%. Un billete cuesta 2,75$ por lo que no conviene comprar billetes sueltos y siempre vas a ahorrar con las opciones anteriores. Si vais a hacer distancias medias, por ejemplo, entre 15 y 20 “cuadras”, también puede ser interesante utilizar el taxi cuando no es hora punta o por la noche si viajan 4 adultos. Con los niños y 2 adultos, puede ser algo más caro que el metro pero es una buena opción si están cansados y quieres llegar pronto a “casa”.

Una buena opción para visitar la ciudad es comprar el CityPASS

El jet lag hace que nos despertemos tempranísimo, así que el primer día salimos a pasear por Central Park y rendimos homenaje a John Lennon en Strawberry Fields. Tenemos la suerte de alojarnos en casa de unos amigos en la zona Oeste de la ciudad (Upper West Side), cerca del Edificio Dakota donde el venerado Beatle vivía cuando fue asesinado. Es una zona perfecta para visitar la Gran Manzana porque está muy bien comunicada por metro y, además,  caminando puedes visitar algunos de los lugares más emblemáticos. La tentación es pisar el acelerador pero con dos niños de la mano es mejor medir nuestras fuerzas. Así lo hemos intentado pero esta ciudad tiene tanta energía que te contagia y es difícil parar.

Primeros paseos por Central Park

Zona de acceso al Museo de Historia Natural

Disfrutamos de las increíbles colecciones del Museo de Historia Natural  y, aunque es imposible detenerse en todos los detalles de este museo increíble, compartimos con nuestros hijos conversaciones y detalles de todo lo que vamos observando. Una enorme ballena domina la sección de los océanos donde diversos dioramas recrean múltiples ambientes marinos. Los ecosistemas de Norteamérica están bellamente representados y ya nos imaginamos recorriendo en pocos días los bosques de los estados del norte del país.

En el interior del Museo de Historia Natural

Salas de fósiles en el Museo de Historia Natural

El museo está lleno de niños que participan en las escuelas de verano mientras sus padres trabajan y es divertido cruzarse con ellos. Acompañados de sus monitores llegan al museo montados en los típicos autobuses escolares de color amarillo y entran en el museo llenando el hall de risas y bullicio. Es divertido observar la recreación del sistema solar y los diferentes astros, acudimos a una proyección sobre las galaxias y nos pesamos en diversas básculas para conocer cual sería nuestro peso en la Luna o en la estrella Gran Gigante Roja.

Aprendiendo sobre el universo

Zona de acceso al Museo de Historia Natural

Por supuesto que las estrellas de la colección son los dinosaurios. Seguramente para todos los niños son animales fascinantes y, nuevamente, comprobamos que saben mucho más que nosotros sobre estos animales extintos cuyos nombres recuerdan y cuyas características anatómicas conocen como si fuesen expertos. Algo que caracteriza a este museo es que sus exposiciones están organizadas respetando las relaciones evolutivas entre las especies y, por este motivo, en la sala de los dinosaurios, junto a los enormes fósiles encontramos muchas aves que sobrevuelan nuestras cabezas para recordarnos que, realmente, los dinosaurios no han desaparecido: las aves son dinosaurios que se han diversificado en infinidad de especies que nos acompañan y maravillan a lo largo de todo el planeta.

Recargando fuerzas en Shake Shack

Para recargar las pilas, a la salidad del museo hay un buen sitio de comida para llevar o tomar allí que vale la pena. Se trata de un Shake&Shack. En la esquina de la calle 77 con Columbus Av. Por recomendación de nuestros anfitriones que son vecinos del barrio allá que nos fuimos disparados a ponernos las botas con patatas fritas y hamburguesas de buena calidad tras la agotadora mañana en el museo.

La mejor merienda, un helado

En la calle 46 de West Side, junto al Pier 86 está el enorme portaaviones Intrepid que alberga el Intrepid Sea, Air & Space Museum. He de reconocer que a primera vista no tiene un interés especial para nosotros pero la colección de aviones militares capta el interés de Ernest desde el primer  momento. Vale la pena conocer cómo era la vida de la tripulación cuando esta nave surcaba los océanos a mediados del siglo XX.

The Intrepid, un museo en un portaviones

En el portaviones Intrepid, historia de la aeronáutica

Sin duda, la estrella del museo, es la nave Enterprise que la NASA donó hace un par de años. Este transbordador nunca salió al espacio pero igualmente vale la pena detenerse en la exposición que le acompaña sobre la historia de los viajes espaciales. Los niños pueden experimentar en un simulador de vuelo, imaginarse pilotando diversos helicópteros o introducirse en una cápsula Mercury en la que los astronautas regresaban a la Tierra de sus vuelos espaciales. Es admirable imaginar que pensaban esas personas cuando se atrevían a atravezar la atmósfera en esos pequeños habitáculos con forma de bala a velocidades supersónicas.

La historia de la navegación espacial en el Intrepid

Astronautas por unos minutos en la cápsula Mercury

El último museo en el que nos hemos refugiado en las horas centrales del día de esta semana en Nueva York ha sido el Metropolitan. Por supuesto que es inabarcable y que a penas nos limitamos a recorrer algunas de sus salas mientras contábamos alguna historia a nuestros hijos para entretenerlos. Se soprendieron especialmente con los sarcófagos del antiguo Egipcio. Esos enormes féretros de bellos granitos albergaban ataúdes delicadamente tallados y decorados con dibujos que despertaron su interés y su curiosidad inmediatamente. La belleza de los jardines orientales y las salas de griegos y romanos fueron también nos gustaron mucho, sobre todo a Ferran que le encantan las historias de la mitología griega y le encantaba descubrir en las esculturas a los dioses que tanto conoce. Hércules es uno de sus favoritos y verlo esculpido, majestuoso, con su capa de piel de león, le ha impactado.

En el Museo Metropolitano disfrutando del mundo egipcio

Paseando por las salas del mundo griego y romano en el Metropolitan

Las salas dedicadas a las diversas culturas del mundo y la pinacoteca es tan extensa que nos hemos limitado a echar una mirada mientras paseábamos relajadamente por las diversas salas. Y, desde allí, nos hemos ido al jardín de juegos infantiles que hay junto al museo donde hemos tomado un sencillo “lunch” y los niños han podido jugar y remojarse alegremente en las fuentes refrescantes.

De compras en Manhattan

Son muchas las actividades que se pueden hacer en la ciudad y no quiero olvidarme de la visita a Times Square y la tienda de Toys’R Us. Allá que fuimos una tarde para disfrutar de las enormes esculturas de LEGO y de las diversas secciones de juguetes y otras atracciones que se convierten en una tortura para los niños deseosos de comprar muchos juguetes. Nosotros finalmente accedimos a un regalo de unos 15$ para cada uno que se llevaron felizmente al apartamento para jugar con sus amigas. También junto al Rockefeller Center hay otra tienda de LEGO en la que no pudimos dejar de sorprendernos con el enorme dragón de pequeñas piezas que recorría el techo del establecimiento.

Zona de juegos en el exterior del Museo de Historia Natural de Nueva York

Así hemos pasado las horas más calurosas durante esta semana. Ya os iremos contando más cosas porque son tantas que necesitaría no salir de la habitación para escribirlo todo. Pero no me lo puedo permitir, la ciudad nos espera radiante en estos días de verano agradable y queremos salir a pasearla. Nuestro viaje acaba de comenzar. 

DATOS PRÁCTICOS Y ALGUNOS CONSEJOS:

1. Alojamiento: 
No es barato alojarse en New York. Si viajan una o dos personas es interesante el couchsurfing porque hay muchas propuestas. Para un mayor número de viajeros es interesante alquilar un apartamento a través de airbnb.
Nuestro presupuesto: nos alojamos en casa de unos amigos (0 $), si no hubiese sido así habríamos invertido unos 150$/noche para los cuatro

2. Comer en la ciudad: 
Puede parecer que NYC no es barato para comer pero cuando ves las raciones y aprendes a compartir con tus compañeros un plato, no resulta tan caro. La ciudad está llena de restaurantes y las opciones son infinitas. Los restaurantes a los que acuden los trabajadores de la Gran Manzana suelen tener buenos precios y siempre te ofrecen agua fresca que es muy buena en la ciudad. Evita pedir bebidas alcohólicas que encarecen el precio de las comidas de manera desorbitada.
Es interesante comer de picnic, llevar unos sandwiches y fruta, frutos secos y galletas.
Ofrecer uno de los enormes helados que se venden en las calles de la ciudad es una buen regalo para los niños en cualquier momento del día.
Nuestro presupuesto: 40$/día

3. Actividades: 
Algunos museos de la ciudad son gratuitos, te piden un donativo voluntario, algo a lo que los americanos están muy habituados. Infórmate porque en NYC puedes hacer muchas actividades sin gastar un $.
Pero si además quieres vivir alguna de las experiencias “top” de la ciudad, vale la pena comprar el City Pass. Sin duda vas a disfrutar con tus hijos si subes al Empire State, al Top of the Rock o váis a la Estatua de la Libertad. Los niños pagan a partir de los 6 años.
Nuestro presupuesto: 314$ (114$/adulto y 86$/niño).

Para saber más sobre nuestro viaje puedes consultar este enlace en la web de Familias en Ruta y nuestro Road Trip.

Y si quieres viajar más allá de la ciudad de New York, descubrirás que en el estado de New York se pueden hacer muchas cosas.

4. Desplazamiento: 
Sin duda moverse en metro (subway) es cómodo y práctico. El metro de NYC es muy sencillo de utilizar porque es fácil orientarse por la ciudad. Interesa comprar la Metro Card y poner el dinero que te interese sabiendo que a partir de 10 $ te van a aplicar un descuento del 10%. Un billete cuesta 2,75$ por lo que no conviene comprar billetes sueltos y siempre vas a ahorrar con las opciones anteriores.
Usar el taxi es cómodo (excepto de 3 a 6 de la tarde porque hay mucho tráfico) y económico para 3 o 4 personas, pero siempre es más lento que el metro.

Refrescándonos en los juegos de agua junto a Central Park

Pin It on Pinterest

Share This