Nuestro viaje a Dinamarca de 12 días ha sido muy intenso y lleno de actividades interesantes. Sin duda, una de las cosas que más nos apetecía hacer era buscar los gigantes de madera de Thomas Dambo. Inicialmente, los peques no tenían mucho interés y tuvimos casi que obligarles a acompañarnos pero, una vez nos pusimos en ruta y empezamos a buscarles en los bosques al sur de Copenhague, entraron en el juego entusiasmados.

Tilde observa el lago apoyada en los árboles

Muchas veces nos pasa esto con ellos: empiezan a tener una edad en que sus propios intereses a veces no coinciden con los nuestros y, en algunas ocasiones, tenemos que obligarles a salir de casa o a ponerse en marcha, pero siempre vale la pena. Siempre vale la pena hacer esfuerzos que nos sacan de nuestras rutinas porque nos ayudan a descubrir cosas nuevas. Este es un aprendizaje que nos encanta compartir con nuestros hijos y, los gigantes de madera de Dambo han sido uno de los mejores regalos de este viaje a Dinamarca.

Detalles del cuerpo de Louis

Fue casi simultaneamente a nuestra decisión de viajar a Dinamarca que leímos en internet una artículo de El Periódico y El País sobre la obra de Thomas Dambo. Este escultor especialista en la creación de obras de arte a partir de materiales desechados y reutilizables. Thomas ha creado a lo largo de su vida diversas series de esculturas de diversa temática pero, sin duda, son sus gigantes de madera los que le han permitido hacerse un hueco en la prensa de todo el mundo. En este mapa puedes localizar todas sus creaciones.

Trine descansa sobre una ladera mirando el horizonte

En su página web podéis conocer el proceso creativo llevado a cabo con la ayuda de voluntarios -cuyos nombres sirvieron para bautizar a los gigantes- utilizando como materia prima la madera de palés abandonados y viejas estructuras de madera como, por ejemplo, un molino.

Localizar los gigantes no es tarea fácil pues Dambo los ha situado medio ocultos en diversos puntos de localidades cercanas a Copenhague. El recorrido se puede hacer en coche o en bicicleta. Más complicado es hacerlo a pie pues algunos están algo distantes.

En la web de Thomas Dambo puedes encontrar este mapa

Lo mejor es empezar en el lago Tueholmsoen donde hay un pequeño mapa -que podéis ver aquí– que os indica la situación de los 6 gigantes más cercanos a la capital danesa. Aquí se ocultan Little Thilde y Thomas on the moutain. El buenazo de Thilde cautiva por su mirada dulce e inocente. Es un amante de los pájaros y oculta entre las escamas de madera de su cuerpo decenas de casitas para pájaros.

La mirada de Thilde es tierna y algo melancólica

El gran Thomas está oculto al otro lado de la laguna, tendido sobre la ladera del bosque mira relajado el horizonte sin querer que le descubran, despreocupado y tranquilo,  da la espalda a las idas y venidas veloces de los seres humanos que viajan por la autopista cercana.

Thomas soporta nuestros juegos algo serio e impasible

Más al sur, cerca de la Bahía Koge, entre dunas y marismas, el gigante Óscar parece haber tenido un accidente al querer bajar a bañarse a la laguna. Se ha quedado sujeto de un puente del carril para bicicletas y paseantes. No parece estar muy cómodo y nos transmite algo de sufrimiento. Acceder hasta él no es tarea fácil pero conseguimos encontrarle.

Óscar parece haber resbalado en las arcillas bajo un puente

Ernest y Ferran escalan por su cuerpo indagando en su estructura y en los diferentes elementos de su cuerpo. Tiene la nariz puntiaguada y grandes dientes. Su pelo arremolinado y su cuerpo fuerte les encanta. Esperamos que pronto encuentre la manera de levantarse…

Ernest y Ferran subidos en Óscar que parece quejarse

En contraste con Óscar, Trine parece feliz y relajada. Ha encontrado una ladera junto a un aula de la naturaleza. Seguro que allí es feliz acompañada por los grupos de niños, jóvenes y adultos que vienen a pasar los días junto a ella, acampan y observan el mundo natural. Las piernas de Trine son como toboganes y, en sus manos podemos subirnos y descansar felizmente. Sin embargo, al querer hacernos una autofoto, Ernest sube corriendo a jugar con ella y… por un momento, parece querer atraparle…

Trine capturando a Ernest…

Louis duerme cerca del Camping Absalon. Cuando Thomas Dambo diseñó este gigante quiso recordar que en este lugar dormían personas sin hogar y, seguramente por ello, Louis nos transmite dolor y sufrimiento. Posiblemente, es el gigante que más gusta a los niños pequeños porque pueden subirse en él fácilmente y pueden esconderse dentro de él. No parece tener muy dulces sueños, pero confiamos que con las visitas que recibe cada día vaya recuperando poco a poco la confianza y la felicidad.

Sleeping Louis duerme en el bosque

Para visitar los gigantes de madera debes trasladarte en coche porque están a cierta distancia entre ellos (excepto Thilde y Thomas que están en el mismo lago). También puedes hacer el recorrido en bicicleta. Una opción es alquilar las bicis en Copenhague y llegar hasta Louis en metro. Desde la Estación Central de Copenhague puedes desplazarte hasta la parada Brøndbyøster Station y recorrer unos 600 metros hacia el Camping Absalon, pocos metros más allá podrás encontrarle y seguir el recorrido que te llevará una mañana.

En este mapa de Google os indicamos la posición de los gigantes más cercanos a Copenhague

Sé muy cuidadoso con estas esculturas de madera. Realmente son especiales por su expresividad. Nosotros no pudimos visitar a Teddy pues se nos hizo un poco tarde. Si le encuentras, cuéntanos tu experiencia, nos encantará saber si le encontraste y qué te hizo sentir. Y, si te ha gustado este post y quieres saber más cosas sobre nuestro viaje en familia a Dinamarca – y a otros lugares del mundo – no dudes en subscribirte a nuestro blog. Te iremos contando más experiencias en los próximos días.

Pin It on Pinterest

Share This