Hemos elegido un título para este post que en cierta medida nos parece una contradictorio: ¿puede haber “balance” en lo “emocional”? Si lo entendemos por “equilibrio“, nos parece que es casi imposible. En las emociones, las personas nos sentimos vivas, con altibajos, con unos momentos álgidos y otros críticos, tristes y felices, afortunados y desdichados… Si entendemos “balance” como el resultado de una revisión, de agrupar pros y contras, y observar el resultado, esta entrada sí es un balance: un balance emocional.

Copenhague: Tilde observa el lago apoyada en los árboles

Estamos a punto de despedir este 2017 que ha sido un año especialmente lleno de emociones positivas. Pero también ha habido momentos difíciles, situaciones tristes y amargas que hemos debido afrontar. Para nosotros, este ha sido un periodo de nuestra vida alegre y positivo, lleno de experiencias y emociones, de alegrías y esfuerzos, pero también con algunos errores y algunas decisiones desafortunadas. Al fin y al cabo, todo esto ha sido nuestro “viaje por la vida” y, en este periodo, reflexionando estamos intentando analizar, aprender y recomponer para seguir avanzando.

Dicen que las redes sociales muchas veces solo muestran el lado positivo de la vida, una cara sesgada de nuestras experiencias y que así creamos un mundo ficticio e irreal. Pero no estamos de acuerdo. La humanidad es luchadora y necesita avanzar. Las experiencias negativas forman parte de nuestra vida, es verdad, pero si no nos agarrásemos a la parte bonita, alegre y dulce, a la amistad, el amor y la alegría, nos quedaríamos bloqueados y sin esperanza. Por tanto, compartir y ver la vida con positividad forma parte de nuestro instinto de supervivencia, es sano y natural. Sin embargo, no debemos dejar de ser conscientes de los errores, de la tristeza o del dolor para así hacerlos nuestros y seguir creciendo.

Templos griegos en Paestum, al sur de Nápoles

Aquí os dejamos un resumen sencillo y amable de los mejores momentos de nuestro 2017 que, además, se han en marcado en diversos lugares de nuestro entorno. Hemos elegido 10 palabras para definir estos momentos, aquellas que mejor se acercan a nuestras sensaciones o percepciones.

1. MAGIA

Empezamos el año viajando a Finlandia para descubrir el invierno ártico, el frío intenso, el blanco más puro y la magia de la Navidad. Pudimos conocer a Papá Noel, deslizarnos en la nieve, pasear por bosques silenciosos. Con nuestros hijos compartimos la sorpresa y la ilusión de este viaje sorprendente y exigente. El frío intenso que alcanzó los -38º en Ivalo puso a prueba nuestra resistencia y la belleza del entorno nos dejó admirados.

En Santa Claus Village esperan turistas de todo el mundo

2. ESFUERZO

Acompañar a nuestros hijos en una escuela a “medio hacer” nos obliga a trabajar mucho, a buscar puntos de encuentro, a solucionar problemas a veces sencillos que se convierten en grandes inconvenientes. Los adultos somos complicados. No siempre es fácil. Pero hay algo incuestionable: nuestros hijos viven sin presión el hecho de estar escolarizados. Aprenden con gusto, desarrollan su creatividad, consolidan herramientas intelectuales básicas sin exámenes ni exigencias absurdas, aprenden a cultivar, tejer o construir como elementos también esenciales de su formación. Leen, calculan, aprenden historia e idiomas. El esfuerzo, por tanto, sigue valiendo la pena.

Acuarelas y dibujos expuestos en la Escuela Waldorf de Alicante

3. TRISTEZA

En este año despedimos al último de nuestros abuelos, bisabuelo de Ernest y Ferran. En los últimos dos años nos han dejado la iaia Antonia y la yaya María, este año el iaio Alfredo. Una generación que nos acompañaba desde niños y que nuestros hijos han tenido la fortuna de conocer. Tener 2 bisabuelas y 1 bisabuelo ha sido uno de los regalos más grandes que hemos podido dar a nuestros hijos y, es por ello, que la muerte del abuelo ha marcado un antes y un después en nuestras vidas personales.waldorf farol alicante 2

4. SOLEDAD

Tener espacio para nosotros mismos dentro de la familia, algo que consideramos necesario pero que no siempre es posible. Este año Pau y yo hemos viajado “solos”. En realidad no, hemos viajado sin nuestra familia, pero acompañando a nuestros alumnos y a nuestras alumnas en proyectos educativos que nos parecen muy interesantes. Distanciarnos de nuestro nucleo familiar nos permite reencontrarnos con nuestro yo interior, tener tiempo para profundizar en nuestro lenguaje interior y comunicarnos con los demás. Una escapada a Barcelona para ganar la liga de debate fue una experiencia muy reconfortante para Pau. Formar parte del intercambio de alumnos de mi instituto con Estocolmo fue para mi toda una oportunidad disfrutada junto al resto de profesoras.

Barrio viejo de Estocolmo

5. AMOR

Tras diez años de convivencia decidimos celebrar este aniversario con nuestra familia y algunos de nuestros amigos. Intentamos que fuese algo muy sencillo y así resultó: sencillo y entrañable. Nos casamos. Disfrutamos juntos de la luz del Mediterráneo en un viaje con nuestros amigos y familiares que nos llevó hasta Altea donde pasamos una jornada muy feliz para todos. Recibimos el amor de todos ellos. Gracias!

En Paestum, “viaje de novios con niños”

Desde allí, nos fuimos a Roma (amoR) para sellar con un viaje en familia lo que ya sabemos: que nos gusta estar juntos. Por que amor es una palabra que incluye muchas otras emociones que queremos destacar: confianza, libertad, respeto, independencia, implicación, compromiso, afecto, serenidad, renuncia, generosidad... Disfrutamos de la capital de Italia y después nos fuimos a recorrer el sur del país en autocaravana. Montecasino, Napoles, Procida, Pompeia y Herculano, Pestum, Matera, Metaponto, Lecce, Alberobello, el Gargano. Tantos lugares que os aconsejamos descubrir en familia.

6. AMISTAD

Una vida sin amigos sería triste e incompleta. Ninguna persona puede ser nuestra “media naranja”, necesitamos la suma de muchas relaciones para completar nuestra historia vital con todo el matiz de sensaciones de una amplia diversidad cromática. En Bocairent y Alicante, en diversos lugares del mundo, compartimos nuestra vida con muchas personas amigas. Hay momentos de encuentro en nuestra casa o en la de ellos. También a través de las redes sociales compartimos experiencias con muchas amigas, amigos y familias que amplían nuestros horizontes cada día.

Tomando fotos “aventureras” en los Callejones de Cuenca

Recordamos especialmente nuestro encuentro de “maduros aventureros” en Cuenca donde pasamos unos días deliciosos conociendo la ciudad y sus alrededores. De la mano de GeoDiscover visitamos las torcas y también recorrimos juntos la serranía para bañarnos en ríos y arroyos combatiendo al calor. No fuimos a la Ciudad Encantada pero quedamos encantados paseando por los Callejones de Las Majadas. Hay experiencias que te unen de por vida y, este encuentro en Cuenca, fue una muestra más de que aquel viaje con Miguel de la Quadra Salcedo, fue una de ellas.

7. CONFIANZA

Confiar en personas desconocidas y compartir aquello que tenemos nos permite ser más libres y más felices. Viajamos a Copenhague gracias a un intercambio de casa con una familia danesa y descubrimos así la capital de Dinamarca. Recorrimos también parte del país y quedamos cautivados con este país del que tan poco sabíamos. Os hemos contado muchos detalles de este viaje que afianzó, aún más, nuestra cofianza en los demás y nuestro deseo de seguir disfrutando de los viajes colaborativos.

Copenhaguen Nyhavn DInamarca

Sale el sol en Nyhavn y aún se disfruta más

En Dinamarca, en Italia y en otros lugares hemos seguido formando parte de la red de couchsurfing y así hemos encontrado amigos en el camino que nos han abierto las puertas de su casa, nos han dado su tiempo y un pedacito de su corazón. Confiamos en la gente, en la bondad y en la generosidad. En tantas ocasiones comprobamos que el mundo está lleno de personas maravillosas y eso hace que nuestro balance emocional siempre sea positivo.

Couchsurfing en Italia, Puglia

8. COOPERACIÓN

Cooperar con otras personas es una acción que nos permite conseguir logros que solos no estarían a nuestro alcance. A lo largo del 2017 hemos consolidado nuestra relación con los compañeros y compañeras de la Asociación Valenciana de Travel Bloggers y hemos disfrutado de la conexión que implica encontrarte con personas con intereses similares. En este caso el hecho de viajar es nuestro punto de conexión pero lo mejor es que, siendo diferentes en muchas cosas, podemos compartir tantas otras.

Blogtrip en Ontinyent, Valencia

Desde diversas profesiones, diversos grupos de edad, diversas situaciones personales… el hecho de conocer el mundo y ayudarnos mutuamente, nos permite ampliar nuestras oportunidades para conocer nuestro entorno y ampliar nuestras experiencias. Juntos hemos visitado Ontinyent y Morella y hemos podido aprender mucho más de nuestra cultura, nuestra historia y nuestras tradiciones. Así como lo hacemos en nuestros trabajos con otros compañeros y compañeras educadores y en la Escuela Waldorf con otras familias, aquí lo hacemos con estos bloggers y nuestra pasión por los viajes.

9. NATURALEZA

No seríamos quienes somos sin poder gozar del mundo natural. Nuestra pasión por las montañas se vió más que alimentada con nuestra escapada al Valle de Echo y a la Vall de Gavarnie. Pirineos son siempre un espacio único aunque, en muchos lugares, se ven amenazados por el turismo masificado al que todos contribuímos en mayor o menor medida. Pasear a solas por las sendas de aquellos valles majestuosos nos ofrece una de las mejores experiencias que podemos recordar junto a nuestros hijos.

Admirando el gran Circo de Gavarnie, Francia

Es sin duda una de las mayores necesidades que tenemos para que nuestro balance emocional sea positivo. No siempre podemos disfrutar por lo ajetreado de la vida diaria de las montañas y la naturaleza, pero no las olvidamos. Los bosques finlandeses en invierno, nuestra costa en verano, el verano en Dinamarca… muchas oportunidades hemos tenido para disfrutar juntos de la naturaleza.

10. CALMA

Acabamos este recorrido por la calma que tantas veces echamos de menos. Por un propósito que nos vamos a seguir imponiendo: simplificar. Necesitamos simplificar mucho más. Parafraseando a H.D. Thoreau, “queremos vivir con menos apresuramiento” pero no lo logramos. Queremos vivir más conscientemente, pero se nos lleva el torbellino del día a día. Así que, para el próximo 2018 que está por llegar, vamos a desconectar parcialmente.

Junto a la gran cascada de Gavarnie, Francia

Tenemos la mente ocupada de proyectos e ilusiones que no encontramos la manera de empezar a entretejer. Así que, vamos a aparcar un poco este blog -publicaremos solo una vez al mes aunque muchas cosas se queden en el tintero- y vamos a intentar hacer un viaje interior, un buscar en nosotros mismos, planificar qué sueños queremos ir construyendo en los próximos meses, en los próximos años, y ponernos a ello. No podemos gozar el presente y mirar al futuro, si dedicamos tanto tiempo a escribir sobre el pasado. Seguiremos trabajando nuestro balance emocional en este nuevo año.

¡¡¡ Os deseamos que el 2018 siga siendo un delicioso viaje por la vida !!!

Pin It on Pinterest

Share This