ÁGUILAS Y LA COSTA DE LA CALMA: UN PARAÍSO QUE DEBERÍAS CONOCER

ÁGUILAS Y LA COSTA DE LA CALMA: UN PARAÍSO QUE DEBERÍAS CONOCER

¿Cuántas veces has soñado con un viaje a un lugar único? ¿Qué lugares exóticos te gustaría conocer? ¿Te gustan las playas de agua cristalina? ¿Playas de arena o de cantos rodados? ¿De aguas azul turquesa o verde esmeralda? ¿Te cautivan los paisajes vocánicos y los desiertos de arenas ocres? ¿Disfrutas con la gastronomía de los lugares que visitas?¿Y te interesa conocer la historia y las tradiciones de esos lugares? ¿Son lugares muy lejanos? ¿O quizá están más cerca de ti de lo que imaginamos? Hoy te traemos una propuesta que te va a encantar. Busca un fin de semana en tu agenda y apunta: la Costa de la Calma, Águilas (Múrcia), un paraíso que deberías conocer.

Cala Blanca, cerca de Cabo Cope, un espacio único

Águilas, situada en el Golfo de Mazarrón, es un municipio costero aislado del interior de la provincia de Murcia por la cadena montañosa que se eleva al noroeste. Esto ha hecho que Águilas haya mirado siempre al mar. A pesar de que en verano recibe cientos de turistas, el resto de año, su población de algo más de 30.000 habitantes, vive tranquila. A ella también llegó el desarrollo urbanístico pero no fue tan masivo como podemos observar en otras localidades cercanas como en Mazarrón (al norte), Mojácar (al sur) y también en la provincia de Alicante. Águilas guarda su esencia. Es una ciudad acogedora con muchos servicios y atractivos en un entorno magnífico.

El parque regional de Calnegre y Cabo Cope tiene una flora muy singular

¿Te apetece disfrutar del mar? Ven a la Costa de la Calma.

Si te gusta bañarte en calas tranquilas, bucear, tomar el sol, hacer nudismo y relajarte sin prisas, tienes que venir a la costa cercana a Águilas. Llamada Costa de la Calma, su nombre nos parece muy bien elegido pues así hemos encontrado nosotros sus aguas cada día: tranquilas, limpias y transparentes. Todo un paraíso. En esta época del año -es decir, si no es verano- prácticamente no te encontrarás con nadie. Sólo algún lugareño pescando o vecinos de la zona disfrutando de las playas.

Recorriendo las calas entre Mazarrón y Águilas

Playas al norte de Águilas

Entre Mazarrón y Águilas, pasando por Calabardina (puedes tomar la salida 857 de la AP-7 o viajar por la RM-332 hacia el sur) encontrarás infinidad de playas y enclaves recorriendo las carreteras RM-D14, RM-D15 y RM-D20 (en algunos puntos son pistas de tierra cómodamente transitables). Se trata del parque regional de Calnegre y Cabo Cope. Desde las Puntas de Calnegre encontrarás la playa de Melarco, la playa Cala Blanca, playa Larga, playa de la Galera, playa de las Pulgas, playa de los Abejorros, playa del Saladar, la cala Pocico del Animal, la playa de la Rambla Elena, la playa de Piedras Negras, la playa del Charco o la playa de la Torre de Cope, entre otras muchas.

Al norte de Águilas, desde la Torre de Cope sale un sendero

Sus nombres pueden ayudarte a imaginar qué vas a encontrar. Hacen referencia a colores oscuros cuando son calas enmarcadas entre formaciones geológicas de origen volcánico. También las encontrarás de colores blancos y ocres si los materiales son margosos. De fina arena o de cantos rodados. Con cuevas excavadas antaño por su pobladores, o por el propio mar, los servicios son escasos. Aunque en verano se masifican, el resto del año están casi desiertas y, os aseguramos, que cualquier momento es bueno para disfrutar de ellas. Desde nuestro punto de vista, mejor evitar el verano porque el calor y la humedad del Mediterráneo no deben ser demasiados soportables.

Muchas de las playas son depósitos de pequeños cantos rodados

Nosotros elegimos Cala Blanca y allí aprovechamos para nadar, comer, dormitar, bucear y -gracias a la generosidad de otro bañista- también pudimos navegar con su tabla de paddle-surf. Sin peligro alguno, Ernest y Ferran pudieron descubrir cada rincón de esta bella cala. Juntos buceamos y descansamos en calma hasta que llegó el momento de buscar un sitio para acampar.

Disfrutando del Mar de la Calma en Cala Blanca

Playas al sur de Águilas

Al sur de Águilas encontraréis enseguida el límite provincial con Almería (Andalucía) y justo allí, está el paraje protegido de las Cuatro Calas. ¡No sólo una, sino cuatro! La Punta Parda entra en el mar mientras al norte y a sur encontramos playa Carolina, playa La Higuerica, la Cala Cerrada o Los Cocedores y también las playas de Las Palmeras y Calarreona. Puedes pasar el día caminando de una a otra, admirando el paisaje, las formas modeladas por el viento y el mar como esculturas únicas. En los chiringuitos de la playa encontraréis tapas diversas y, aunque está prohibido pernoctar en ellas, constatamos que muchos caravanistas tienen en esta zona un punto de encuentro. Las aguas limpias y en calma os permitirán disfrutar del baño relajadamente.

Formaciones geológicas en playa de Los Cocedores, al sur de Águilas

Aunque el caravaning está prohibido muchos viajeros se concentran en la Playa de Los Cocedores

Si seguís vuestro recorrido haca el sur, y más allá de San Juan de los Terreros, encontraréis calas casi inaccesibles como la Cala de Cristal, la Cala Mal Paso o la Cala de las Conchas. De paredes verticales, encontraréis bellos rinconcitos escondidos con pequeñas playas en los que desconectar. Entre antiguas ruínas de torreones vigías y viejas fábricas de ladrillo vinculadas con la industria minera, hay pequeños aparcamientos en los que dejar el coche para poder investigar.

Cala Mal Paso, cerca de El Calón

Más allá de Villaricos, el paisaje cambia, la costa pierde un poco su encanto. Las calas dejan paso a largas playas de arena. Grandes planes urbanísticos han invadido la zona en la Garrucha y Mojácar. Grandes mercantes navegan hacia altamar. Es otro mundo, otra realidad.

En la Marina de Mojácar viendo los grandes navíos mercantes

Águilas: 10 propuestas para conocer la ciudad

Águilas ofrece muchos lugares de interés que podrás conocer mejor en su web oficial de turismo. Aquí os dejamos algunas recomendaciones basadas en nuestra experiencia tras la visita durante el mes de octubre en familia.

1. Visitar el Castillo de San Juan

Sin duda, el punto de partida para conocer Águilas es subir a su castillo. Desde el aparcamiento del puerto se puede subir en un agradable paseo. Es posible subir en coche aunque no hay mucho aparcamiento. Un ascensor permite a las personas de escasa movilidad alcanzar la fortaleza. La visita al castillo es muy interesante puesto que hay información muy interesante y las vistas son espectaculares.

Vistas de la Playa de la Colonia desde el castillo de San Juán de Águilas

2. Subir a al Molino de Sagrera y al Molino de los Alacranes

Visitar los molinos de Águilas permite tener una vista preciosa de la Bahía de Levante y recorrer el barrio de los pescadores. Junto al Molino de Sagrera está el Centro de Información e Interpretación Turística que, en la actualidad, está cerrado. En su momento, estuvo dotado de las últimas tecnologías multimedia, incluyendo pantallas táctiles en las que consultar información de servicio del municipio. Confiamos que vuelvan a ofrecer este servicio. Si os apetece comer, un bar con buenas tapas y buenos precios és el Rincón Marinero, siempre es bueno seguir los consejos de la gente del lugar como hicimos nosotros.

Molino de Sagrera en Águilas

3. Pasear por la Playa de las Delicias y admirar el Auditorio

A cualquier hora del día encontraréis gente paseando por la playa o tomando un refresco en los bares y chiringuitos de la zona. Desde toda la bahía se divisa el imponente edificio del auditorio. Como si fueran las velas de un enorme barco velero, se eleva sobre el mar dejando ante sí una amplia esplanada. Nos decidimos a comer en el restaurante del auditorio, aprovechando la sombra de este gigantesco “velero”, saboreamos la fritura de pescado, las almejas y otros platos excelente del Restaurante Casa Bartolo.

Auditorio de Águilas en la Playa de las Delicias

4. Visitar el Centro de Interpretación del Mar

A pesar de que es una pena que una parte de los acuarios estén en renovación, vale la pena acercarse al Centro de Interpretación del Mar (CIMAR) de Águilas. Para conocer las particularidades de los fondos marinos, conocer la tradición pesquera de la región, descubrir la increíble colección de concha del mundo de Pedro Bayona Orts y tomar conciencia en la preservación de nuestros mares. Otra curiosidad que nos encantó fue la casa del pescador donde se recrea la forma de vida de las familias de pescadores de mitad del siglo XX.

En el Centro de Interpretación del Mar de Águilas

5. Descubrir los secretos del Embarcadero del Hornillo

La historia de Águilas no se puede entender sin conocer su pasado minero. La extracción de minerales hizo de este lugar un centro neurálgico de exportación de diversos recursos y llevó a la construcción del ferrocarril y del embarcadero del Hornillo. En la actualidad, se puede visitar recorriendo un agradable paseo -que necesita de limpieza y mantenimiento en algunos puntos- hasta el mirador del embarcadero y, también, visitar los antiguos túneles donde hay una interesante exposición sobre la Compañía Británica de Ferrocarriles del Sudeste responsable de su construcción.

Antiguo complejo ferroviario del Hornillo, Águilas

6. Bañarte en la Cala Amarilla junto a la Isla del Fraile

Aunque el acceso aparentemente no es sencillo, puedes llegar en coche por la RM-D14 y después caminar hasta la playa donde disfrutarás de preciosas vistas de la isla. Caminar entre las peñas y observar el fondo marino, bucear y admirar los restos del embarcadero del Hornillo. Un buen lugar para pasar una mañana o una tarde en Águilas.

Vistas desde el Embarcadero del Hornillo de la Isla del Fraile

7. Asomarte al Museo del Ferrocarril

El sencillo museo del ferrocarril situado en los bajos de la estación de trenes de Águilas es un museo sin pretensiones pero lleno de recuerdos y reconocimiento a los antiguos ferroviarios. Merece la pena detenerse a hablar un rato con los señores que por amor a su pasado dedican su tiempo a enseñar este museo un par de horas al día. Les gusta contar a los visitantes historias de un pasado ya lejano, cuando estos trenes eran una gran fuente de riqueza para el municipio como atestigua la enorme caja fuerte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

8. Esperar a los barcos pesqueros en la lonja y fotografiar el faro de Punta Negra

Cada atardecer, sobre las cinco, los barcos de pesca regresan al puerto y traen su mercancia a la lonja. Es posible asistir a la venta del pescado y, además, hay un restaurante en la propia lonja. Acercarse al faro y esperar que encienda su lámpara al atardecer es también un atractivo para los más pequeños. En esta web podéis conocer mucho más sobre la pesca en el municipio.

El Faro de Punta Negra junto a la lonja de Águilas

9. Buscar esculturas y escaleras de colores

Águilas es conocida también por su carnaval. En diversas plazas y calles de la ciudad encontraréis esculturas que recuerdan en este momento festivo en la ciudad. Sin duda, la que más nos gustó fue la de Ícaro de la explanada del puerto. Cerca de aquí encontraréis también una vieja locomotora en el monumento al ferrocarril. Las bonitas escaleras de la ciudad, decoradas con diseños alegres y festivos son también un buen gancho para pasear con los niños por sus calles. La escalera que sube al barrio de pescadores nos recuerda a uno de los hijos más célebres de la ciudad, Francisco Rabal.

Escultura a Ícaro y el carnaval en el puerto de Águilas

 

Algunas de las escaleras que suben a los cerros (cabezos) están bellamente decoradas

10. Descansar bajo los inmensos árboles de la Plaza de España o la Glorieta

La Plaza de España es probablemente el corazón de la ciudad y, sus pulmones, los inmensos ficus centenarios que le dan sombra. Bajo sus ramas encontraréis terrazas de bares y cafeterías, heladerías y pastelerías en las que saborear dulces típicos como las “gildas”. También aquí está el ayuntamiento y, frente a él, en el pavimento, el escudo de la ciudad.

El enorme ficus centenario da sombra en la Plaza de España de Águilas

Escudo de Águilas frente al ayuntamiento en la Plaza de España

San Juan de Terreros y la gran geoda

Un poco más al sur de Águilas está el castillo de San Juan de Terreros en el municipió almeriense de Pulpí. Este castillo guarda algunos secretos que merece la pena descubrir. Además de visitar el edificio, aprender sobre su historia y su entorno natural, es posible hacer una visita virtual a la gran geoda descubierta en 1999. Esta enorme geoda de cristales blancos es la más grande de Europa y está ubicada en el cercano Paraje del PIlar de Jaravía. Con unas dimensiones de 8 m de largo y casi 2 metro de ancho, es posible visitarla gracias a la recreación en 3D que podréis ver en una de las salas del castillo.

En el exterior del castillo de Juan de Terreros (Pulpí, Almería)

Visita virtual a la gran geoda en el castillo de San Jan de Terreros (Pulpí, Almería)

A veces soñamos con viajes fantásticos pero no tenemos tiempo o presupuesto para afrontarlo. A veces incluso tenemos miedos que nos impiden viajar a lugares lejanos. Pero, muchas veces, lo que tenemos es desconocimiento. Cerca de casa hay lugares llenos de encanto, en entornos maravillosos y a un precio muy asequible que nos permiten disfrutar de unos días de descanso en un marco incomparable. Esto nos ha ocurrido a nosotros. Hemos descubierto este lugar a una hora de casa del que casi no habíamos óido hablar. Han sido 4 días que nos han sentado como unas vacaciones de 15 días. Águilas y su entorno son lugares que merecen mucho más que una visita. Merecen ser valorados y protegidos para así, poder seguir disfrutándolos. La Costa de la Calma en Águilas es todo un paraíso. ¿Qué paraísos nos aconsejas cerca de tu casa?

Puesta de sol en las Cuatro Calas, al sur de Águilas

HELSINKI CON NIÑOS EN 3 DÍAS

HELSINKI CON NIÑOS EN 3 DÍAS

Helsinki es una ciudad amable y acogedora. Llena de bonitos cafés y tiendas de decoración es un atractivo destino para hacer compras y pasear sin prisas. Quizá sea por su clima algo inhóspito que los finlandeses disfrutan tanto de encontrarse en las cafeterías y restaurantes a tomar un café con un trozo de pastel o bien a tomar una deliciosa sopa de salmón. La presencia del mar hace que las temperaturas no sean muy extremas en invierno pero suelen oscilar alrededor de los 0 °C.

Catedral de Helsinki en la Plaza del Senado

Cuando planifiquéis vuestro viaje a esta ciudad podéis dedicar un solo día a conocer el centro y algún otro lugar de interés pero, obviamente, si venís con niños, siempre vale la pena tomarse todo con más calma y tener más flexibilidad en vuestros planes. Si váis a Helsinki en invierno, es importante tener en cuenta que:
En diciembre el sol sale a las 10 de la mañana y se pone a las 3 de la tarde. Es por ello que merece la pena dedicar estas horas para visitar la ciudad y reservar la visita a los museos por la tarde.
Hay que ir bastante abrigado, con ropa cómoda que facilite el “quita y pon” de las prendas a los más peques.

Plaza de la Estación, zona de llegada y salidas de autobuses públicos.

Utiliza el transporte público con los niños.  Puedes comprar el ticket para transporte de todo el día en cualquier autobús,  tranvía y algunos barcos. También lo facilitan en la oficina de información turística.  Un ticket sencillo cuesta 3,2 € mientras que el pase para un día  cuesta 8€ (4€ niños mayores de 7 años,  los menores no pagan) y 12 € para dos días.  Realmente merece mucho la pena pues os permite utilizar cualquier transporte público en la ciudad -incluído los ferries a la isla Suomelinna, por ejemplo- tantas veces como queráis. En esta web podéis consultar todos los detalles sobre el transporte público en la ciudad.

Helsinki siempre piensa en los más pequeños

– Existen varias compañías que hacen recorridos en autobús turístico (adultos por 25-30 €) y te permiten subir y bajar en ciertos lugares de especial atractivo turístico e ir escuchando las explicaciones en castellano durante el recorrido. Pero si os apetece ahorrar y aprovechar el transporte público que os comentábamos antes, una opción genial es tomar las lineas de tranvía 2 y 3 que hacen un recorrido en forma de 8 y recorren los lugares más característicos de la ciudad pudiendo, por supuesto, bajar cada vez que quieras. Así se puede visitar el estadio olímpico y subir a su torre o llegar hasta la iglesia excavada en piedra o Temppeliaukio y también al jardín botánico. De esta manera con el “one day pass” podréis dar un paseo completo por la ciudad, calentitos y disfrutando de los estupendos tranvías de Helsinki sin gastar un euro extra. Podéis descargar la aplicación de transporte en vuestro móvil y comprar ahí los billetes cuando queráis.

Paseando por el centro de la ciudad, zona comercial

– Recoge en la Oficina de Turismo el plano de “Helsinki for kids” en el que los niños pueden ir siguiendo el recorrido que vayáis realizando e, incluso, hacer sus propias propuestas para el día.
– Y, nuestro último consejo para un viaje con niños a cualquier ciudad del norte de Europa cuando hace frío es que dejéis siempre el final de la tarde para relajaros en vuestro alojamiento, que los niños puedan jugar o ver un ratito la tele mientras los adultos retomamos fuerzas y organizamos la siguiente jornada. No os planteeis rutas maratonianas, es un desgaste que generalmente no merece la pena en los viajes y, menos, con niños. El frío implica agotamiento, el cuerpo consume energía para mantenernos en calor y eso debemos tenerlo en cuenta.

Pista de patinaje en la Plaza de la Estación

Diversos platos de la gastronomía finlandesa

¿Qué hacer en Helsinki con nuestros hijos?

DÍA 1. PASEO POR EL CENTRO DE LA  CIUDAD Y VISITA AL MUSEO MUNICIPAL DE HELSINKI

Recorrer el centro de Helsinki es bien sencillo y cómodo. Hay poco tráfico y los lugares más destacados están cerca. No hay que perderse la Plaza del Senado enla que encontraremos varios edificios de la ciudad y la catedral. En Navidad, los edificios son iluminados y, especialmente la catedral, destaca sobre el cielo oscuro de la noche nórdica acompañada por las luces del gran árbol navideño. En esta plaza encontraréis también el mercadillo navideño. Cerca del puerto está la gran catedral ortodoxa de Uspenski y el paseo Esplanade que es uno de los puntos de encuentro de la ciudad. Incluso en invierno encontraréis puestos de comida y, todo el año, agradables cafeterías. Si te gustan los mercados no dejes de hacer una visita al Mercado Viejo. En sus alrededores, hay muchos restaurantes y cafeterías interesantes.

Plaza del Senado en Navidad desde la catedral

Detalle de un edificio en el centro de Helsinki

El Museo Municipal de Helsinki se encuentra situado en el edificio de piedra más antiguo de la ciudad justo en la Plaza del Senado (Senate Square) enfrente de la catedral. Cuenta con diversas exposiciones sobre la historia de esta ciudad y una serie de salas llamadas “La Ciudad de los Niños” en las que se recrean diversos lugares tradicionales de Helsinki y donde se puede jugar libremente.  Es ideal para niños de hasta 7 años. Un lugar perfecto para jugar sin preocupaciones y estar bien calentitos.  El museo es totalmente gratuito, tiene una sala de estar muy bonita, una cafetería agradable y una pequeña tienda. Es el lugar perfecto para pasar la tarde y merendar. Descansar despreocupados y dejar que nuestros hijos jueguen libremente.

Zona de acceso a la Ciudad de los Niños en el museo de la ciudad

Exposición temporal en el Museo de la Ciudad

DÍA 2. VISITA A SUOMENLINNA EN FERRY Y RECORRIDO POR LA ISLA

La fortaleza construida en esta isla empezó a construirse en el siglo XVIII bajo el reinado de suecia. En ella han tenido lugar parte de los enfrentamientos bélicos que ha sufrido este país a lo largo de su historia. En 1991 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En la actualidad cuenta con unos 800 residentes y es, además, centro de muchas actividades culturales, sobre todo en los meses de verano.

Tomando el barco hacia Suomenlinna

Paseando por la isla de Suomenlinna

Hay diversas maneras de llegar a la isla. Los ferries hacia la isla de Suomenlinna parten desde el puerto, junto al mercado de puestos al aire libre. Puedes comprar el pasaje en las máquinas junto a la zona de acceso pero recuerda que está incluido en el “one/two day citty pass“. Los ferries salen aproximadamente cada 40 minutos.

Con el mapa de Suomenlinna para niños

Una vez en la isla se puede hacer el recorrido marcado y visitar diversos museos. Nosotros elegimos el Museo de Suomenlinna (hay otro militar y otro de juguetes antiguos) y nos gustó mucho. Cada 30 minutos proyectan un interesante vídeo sobre la historia de la isla que puedes escuchar con una audioguía en castellano y otros idiomas. Este museo cuesta 7€/adultos y 4 €/niños a partir de 7 años. Los miércoles hay talleres de artesanía en Susisaari en los que se trabaja la madera y cerámica.

Maquetas en el Museo de Historia de Suomenlinna

Recuerda que en invierno sólo suele estar abierto el restaurante italiano junto a la zona del embarcadero y un café frente a la iglesia. Esta iglesia es también un faro y llama la atención ver sobre su cúpula la luz que gira avisando a los navegantes de la presencia de estas islas rocosas.

Navegando hacia la isla de Suomenlinna

Detalle de una ventana en una casa de Suomenlinna

DÍA 3. MUSEO DE HISTORIA NATURAL Y DE COMPRAS EN EL CENTRO

Y si aún disponéis de más tiempo no dejéis de visitar el Museo de Historia Natural. Es un museo muy entretenido y con una amplia colección que, además, es interactiva en muchas salas. No es un museo excesivamente grande por lo que se puede visitar con calma y sin prisas. Tiene diversas exposiciones permanentes: la naturaleza finlandesa, el mundo natural, la historia de la vida, la historia de los huesos y el cambio climático. Asociado a este museo hay otros lugares de interés como los jardines botánicos y la exposición de geología. Si os atrae el mundo natural y su historia, os encantará conocerlos.

Las jirafas se asoman al balcón en el Museo de Historia Natural

Esqueletos y huesos en el Museo de Historia Natural de Helsinki

Helsinki tiene muchos más puntos de interés que esto que os dejamos aquí explicado. Es una ciudad que ofrece muchas más posibilidades en verano pero que, en invierno, tiene un encanto especial aunque algunos lugares están cerrados. En muchas plazas encontraréis pistas para patinar sobre hielo y, si tenéis la oportunidad, no olvidéis experimentar la sauna filandesa, no hay nada más genuíno. Si os gusta la arquitectura, fácilmente observaréis que los edificios en esta ciudad son muy funcionales y dejan ver la influencia soviética en sus diseños. La Estación Central de Ferrocarril es un buen ejemplo.

Estación Central de Trenes en Helsinki

Sala de estar del museo de la ciudad de Helsinki

La ciudad se divide en 5 distritos y cada uno de ellos merecen dedicarles una jornada si tenéis más tiempo: el distrito histórico, el distrito del diseño, el distrito verde, el distrito hipster y el distrito marítimo. En este mapa en castellano vais a disponer de la información más importante para vuestro recorrido por la ciudad con niños. No nos gusta aconsejar aquello que no hemos experimentado, es por este motivo que os dejamos estos enlaces de interés para que sigáis planificando vuestra visita a la capital finlandesa. Si algo facilita la vista a Helsinki es que, a diferencia de otras ciudades del norte de Europa, vais a encontrar la mayor parte de la información también en folletos en castellano.

Jugando en la zona del puerto de Helsinki, PLaza del Mercado

Mercado Viejo situdo en la zona del puerto

ENLACES DE INTERÉS:

Helsinki for kids (Helsinki para niños)

Puntos de interés para familias

Helsinki en español

Helsinki Card

Isla de Suomenlinna

Nuestros consejos para viajar a Finlandia con niños

 

 

Alojamiento: siempre dejamos un obsequio para los anfitriones de nuestra casa de intercambio

Puerto de la ciudad: la luz típica de su cielo en invierno

VIAJAR EN FAMILIA CON IATI-SEGUROS

VIAJAR EN FAMILIA CON IATI-SEGUROS

En nuestra experiencia viajando hemos tenido siempre una sensación de calma y seguridad. Nunca nos hemos enfrentado a situaciones de riesgo o de peligro ni hemos tenido accidentes graves que nos hayan obligado a necesitar de la ayuda de personas externas a nosotros mismos. ¿Hemos sido afortunados? Seguramente sí. Pero también es cierto que siempre planificamos nuestros viajes con prudencia e intentamos evitar situaciones de riesgo o movernos por lugares conflictivos.

Volando en globo en la Vall d’Albaida (Bocairent, 2014)

Cuando viajéis podéis tener en cuenta -a la hora de elegir vuestro destino- el hecho de que la Seguridad Social española tiene convenios con diversos países del mundo lo que facilita la atención de cualquier español en estos países del mundo. Cuando hicimos nuestros viaje De Tierra de Fuego a las Galápagos, fue unos de los motivos por los que decidimos recorrer Chile y Ecuador, pues estos convenios nos aseguraban una atención adecuada en caso de enfermedades comunes o pequeños accidentes. Así por ejemplo, cuando estábamos en isla Isabela, en las islas Galápagos, Ernest tuvo un traspié y se hizo una pequeña brecha en la ceja por lo que en el centro de salud de Puerto Villamil tuvieron que ponerle un punto. Nos atendieron maravillosamente sin coste alguno.

En Atacama, el “mal de altura” no fue un problema pues tomamos las precauciones oportunas (Chile, 2013)

Planificar la ruta y tener en cuenta nuestras limitaciones (Isla Navarino, Chile, 2013)

Por otro lado, como sabéis, en Europa podéis utilizar la tarjeta sanitaria europea que podéis solicitar por internet aquí y os llega a casa en un par de semanas. Tiene validez para un año y atiende a lo usuarios de la Seguridad Social y sus descendientes.

Cuando viajas con niños la atención pediátrica puede ayudaros a estar más tranquilos (Lago di Garda, Italia, 2009)

Sin embargo, no siempre todos los ciudadanos estamos dentro de estos convenios. Nuestra situación laboral es un poco particular: como funcionarios no entramos dentro de este tipo de coberturas -algo similar puede ocurrir a muchos autónomos- y esto hace que estemos desprotegidos en el extranjero. A pesar de tener muchas ventajas pertenecer al cuerpo de funcionarios del Estado, MUFACE no entra dentro de los convenios de la Seguridad Social. Según nos han informado en sus oficinas, nuestra alternativa es pagar todos los gastos médicos que podamos necesitar, guardar factura y, a la vuelta, pedir la compensación correspondiente. Esta alternativa puede ser adecuada para pequeños gastos pero… ¿qué hacemos ante una situación grave que implique estancias largas en un hospital o el traslado de regreso a España con urgencia?

En Puerto Villamil tras pasar por el centro de salud (Galápagos, 2013)

Es por este motivo que cuando planificamos nuestra viaje de 6 meses a Chile y Ecuador decidimos contratar un seguro privado. Hace 4 años, lo cierto, es que ninguna compañía española nos ofrecía un servicio que se ajustase a nuestras necesidades: una familia mochilera, viajando con 2 niños pequeños -2 y 4 años-, en un viaje no programado por un periodo de al menos 6 meses. Todo lo que encontramos resultaba carísimo. Fue por este motivo por lo que decidimos viajar con la “cobertura de MUFACE” y nada más, es decir, “paga y ya veremos que se te puede devolver”. Quizá fuimos poco prudentes, lo cierto es que viajamos tranquilos y sin problemas.

Pasaeando por Isla Isabela en bicicleta (Islas Galápagos, 2013)

Pero ahora, todo ha cambiado. En estos 4 años algunas compañías de seguros han hecho esfuerzos por adaptarse a esta nueva realidad de familias que viajamos fuera de los circuítos comerciales y sin contratar nuestras vacaciones en paquetes turísticos. Una de estas compañías es IATI. IATI ofrece una amplia oferta de productos que os pueden interesar. Para nuestro último a Dinamarca decidimos contratar con ellos un seguro de viajes. La Seguridad Social no nos autorizó esta vez a tener la tarjeta saniataria europea -aún no sabemos por qué- y, puesto que viajábamos con un intercambio de casa y coche, nos pareció necesario incluir un seguro que nos cubriese durante nuestra estancia en este país.

No olvidéis cumplir las normas de seguridad en todas las actividades (Dinamarca, 2017)

IATI ofrece diversas opciones según las necesidades que cada familia pueda tener y, además, pueden adaptarte un seguro a vuestra medida si os ponéis en contacto con ellos aquí. Una de las cosas más interesantes es que te atienden siempre en castellano en cualquier lugar del mundo, algo para nosotros importante ya que, aunque nos defendemos en inglés para resolver situaciones cotidianas, no sabemos si en una situación de estrés podríamos afrontar la situación con calma.

En la montaña debemos ser siempre prudentes y elegir bien los senderos (Parc Nacional d’Aigüestortes, 2016)

Navegando en Cape Cod, Massachussets (USA, 2015)

IATI MOCHILERO

Con 60.000€ de cobertura médica. Este seguro es para quien le gusta viajar sin demasiados planes, sin saber exactamente los países que va a visitar ni la duración de tu viaje. Incluye coberturas para actividades de aventura y se puede ampliar si alargas tu viaje. Puedes calcular tu seguro aquí.

IATI FAMILIAS

Con 40.000€ de cobertura médica. Pensado exclusivamente para familias con niños. Ofrece atención pediátrica vía telefónica. Permite incluir en el seguro a abuelos, padres e hijos o nitos, siempre que alguno de ellos sea menor de 18 años. Puedes calcular vuestro seguro aquí.

IATI BLOGGERS Y GRANDES VIAJEROS

Está pensada para aquellos viajeros que nos gustan los viajes de larga duración, que estamos pensando en recorrer una parte del mundo entre 6 y 12 meses. Te ofrecen un precio único para que viajar más tiempo no resulte más caro.

Además, si eres de los que no puedes hacer un viaje muy largo pero aprovechas cualquier momento para escaparte de casa, te interesa este seguro multiviaje que cubre todos los viajes que hagas en un año con un máximo de 90 días fuera de casa.

Tanto el seguro para Bloggeres como el de Grandes Viajeros, ofrecen una cobertura de 70.000€ de gastos médicos y gran cantidad de coberturas. Puedes calcular tu seguro aquí.

Ten en cuenta que, si las contratas con seguro de anulación, se han de contratar simúltaneamente a la adquisición del viaje -billetes de avión, por ejemplo- o, como máximo, en los 7 días siguientes. En caso de que no incluyas esta opción -seguro de anulación- puedes compralo hasta un día antes de salir de viaje.

Juntos y agotados haciendo senderismo en Acadia National Park (USA, 2015)

Debemos facilitar el juego y la libertad cuidando siempre su seguridad (San Juan de Gaztelugatxe, 2016)

Otro aspecto importante es confirmar, al contratar cualquier tipo de actividad o servicio, que la empresa responsable cuenta con los seguros necesarios. Por ejemplo, al alquilar una autocaravana o practicar deportes como descenso de barrancos, senderismo o volar en globo.

Conducir una autocaravana alquilada te obliga a estar siempre muy atento (Italia, 2017)

Cuando alquiles una autocaravana no olvides también contratar un seguro ante posibles daños (Escocia, 2014)

Ya sabéis que nuestros planes viajeros no paran y, ahora que nuestros hijos son más mayores y nos embarcamos en proyectos más ambiciosos, nos parece necesario viajar siempre con un seguro adecuado que pueda atender los problemas que puedan ocurrir fuera de España. Sin embargo, haber contratado un seguro no es una excusa para seguir practicando como viajeros responsables. Lo importante es no perder conciencia de qué podemos y no podemos hacer, dónde podemos y no podemos ir, qué riesgos queremos correr. Y, sin duda, saber que en cualquier lugar, vamos a contar con la ayuda de la gente local para resolver pequeños problemas y necesidades pero, ante situaciones serias, es importante contar con un buen seguro de viaje.

A -30 ºC en Ivalo, los guías de las agencias deben informar y evitar siempre riesgos innecesarios (Finlandia, 2017)

¿Has contratado alguna vez un seguro con IATI? ¿Cuál ha sido tú experiencia? ¿Qué otras agencias de seguros nos recomendarías? ¿Qué nos aconsejas?

Incluso extremando las precauciones, a veces no puedes controlarlo todo (Ivalo, Finlandia, 2017)

ISAK DINESEN: MEMORIAS DE UNA ESCRITORA EN ÁFRICA

ISAK DINESEN: MEMORIAS DE UNA ESCRITORA EN ÁFRICA

Todo verdadero escritor habita en la nostalgia y se nutre del recuerdo. Las palabras que aboca sobre el papel evocan pedazos del vivir, como quien rescata náufragos de pozos oscuros y sin fondo. Cada palabra es un vivero de gozos y sinsabores, restos sobre la playa de un trágico naufragio. En cada escrito, el autor se confiesa y se delata, proclamando que ha vivido.

Isak Dinesen (baronesa Karen Blixen) en la puerta de su casa en Rungsted

Henry David Thoreau planteó, en una ocasión, que esperaba de todo escritor un relato sencillo y sincero de su propia vida. Él mismo dio testimonio de ello. Y explicó que dicho relato debiera ser algo así como una carta que alguien escribe a sus familiares desde una tierra lejana, porque, como dice él, si el escritor ha vivido verdaderamente, debe haberlo hecho en algún lugar alejado de nosotros.

Zona de acceso a la casa-museo en Rungsted (Dinamarca)

Paseando por los jardines de la casa de Isak Dinesen

Isak Dinesen (también conocida como la Baronesa Blixen) vivió en un lugar alejado: África. Y cuando volvió a su tierra, Dinamarca, escribió un bello relato de su vida en África. Visitar el lugar en el que esta mujer insólita evocó el recuerdo de sus años en África, cuando las circunstancias le obligaron a exiliarse definitivamente del continente en el que tan profundamente había enraizado su corazón, es como visitar un templo consagrado a la plenitud del vivir.

El estudio en el que solía escribir sus relatos

Nunca faltaba flores frescas en su casa, hoy tampoco.

Ella fue feliz en África. Y, durante años, fue atesorando aquella felicidad. Y cuando la ruina económica le impidió seguir disfrutando en África de aquella existencia honda y gratificante, la guardó cuidadosamente junto con todo su equipaje e hizo el camino de vuelta, para instalarse en la casa familiar de Rungsted, al norte de Conpenhagen, junto a la costa, donde había crecido, para dedicarse, el resto de su vida, a desempacar aquella experiencia y saborearla como una densa infusión, bien concentrada en cada una de las palabras de su pluma.

Las primeras ediciones y sus escritos personales revisados y corregidos por ella misma.

Su máquina de escribir, su tocadiscos y otros objetos personales.

Lo mejor de la visita a la casa-museo de Isak Dinesen es, sin duda, el paseo por sus jardines. Concebidos como un espacio para el refugio de las aves, el visitante casual y despistado que deambula por ellos despreocupadamente, se encuentra, de forma inesperada, con la tumba de la escritora bajo un árbol inmenso. Un lugar perfecto, para el descanso eterno de alguien que no quiso olvidar y que supo levantar un mausoleo memorable a los dorados años de su existencia.

Es fácil imaginarla paseando bajo estos inmensos árboles.

Su sencilla sepultura no ayuda a conocerla algo mejor.

La casa-museo de Isak Dinesen ha sido conservada cuidadosamente. Podemos visitar las diversas estancias donde se conservan los muebles y elementos de la escritora y su familia. Nos encantaron sus pinturas. Era, además de escritora, una pintora delicada y detallista. Algunos de los cuadros expuestos fueron pintados por ella misma y recuerdan a personas con las que compartió algún momento de su vida en Kenia.

Retrato realizado por Isak Dinesen expuesto en su casa-museo.

Su despacho o estudio de verano mira al mar -actualmente al puerto marítimo de Rungsted- y allí conserva algunos de los objetos que trajo de África. En los fríos meses del invierno danes, cuando las tormentas y el mar no le permitían acomodarse a escribir en este lado de la casa, se refugiaba en la habitación verde, en la que también hay un pequeño escritorio. En la segunda planta del museo hay una exposición que recuerda la biografía de Isak Dinesen y los momentos más relevantes de su vida, además de su biblioteca.

Las flores están muy presentes en su casa y en su jardín

El museo dispone de una pequeña tienda de recuerdos en la que también encontraréis libros de la escritora. Además tiene una gradable cafetería en la que preparan un delicioso café y dulces excelentes. Una buena manera de recordarla, disfrutando de la tranquilidad del lugar mientras se observa el mar entre los cristales y las flores del jardín.

Momentos de relax tras difrutar de la visita al museo.

Cafetería del museo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quién de nosotros no ha soñado con África a partir del relato de esta escritora? ¿O quien no se ha transportado hasta las llanuras de Kenia o las colinas de Ngong con la película de Memorias de África? Rodada en 1985, esta película acercó a Isak Dinesen al gran público y nos deleitó con las memorias de esta escritora en África. Visitar su casa y conocer más detalles de la historia de esta mujer tan especial, fue un regalo inesperado en nuestro viaje a Dinamarca: uno de esos “souvenirs” delicados que uno se lleva de regreso a casa tras un buen viaje.

TO BE OR NOT TO BE, THAT’S THE QUESTION

TO BE OR NOT TO BE, THAT’S THE QUESTION

Viajar al norte de Europa, para nosotros, como medirráneos, supone, necesariamente, un viaje hacia lo oscuro y tenebroso, no solo por razones meteorológicas, también en el aspecto cultural y psicológico. Søren Kierkegaard, el destacado filósofo danés y precursor del existencialismo, ya postuló que, según su cultura, la existencia humana está dominada, fundamentalmente, por la angustia. Su reflexión partia de la angustiosa decisión que debe tomar Abraham entre obedecer a Dios y sacrificar a su único hijo o desobedecerlo por amor a su progenie. “To be or not to be, that’s the question”.

Muros de la fortaleza que rodea el castillo

Martin Lutero, el mentor espiritual de esta región del planeta, cuya influencia aún se siente y se palpa, más allá de la conmemoración de su insubordinación ante el papado, adoctrinó a estos pueblos norteños según una moral rígida y exigente que, según el reputado sociólogo Max Weber, és la raíz del espíritu del capitalismo, en lo referente, por ejemplo, a la autoexigencia en el ámbito laboral.

Diversas maquetas explican los cambios en la fortificación a lo largo del tiempo

No es extraño, pues, que a la hora de expresar la dimensión trágica de la vida, el genio literario de Shakespeare escogiera como escenario un remoto principado de la tenebrosa Dinamarca, ni que escogiera como protagonista a un hombre transtornado, incapaz de distinguir entre la realidad y la ficción, a causa de alucinaciones y delirios paranoicos espoleados por un profundo e incurable complejo de Edipo.

“Hamlet” se representa cada día en verano en el castillo

Hamlet, el héroe trágico atrapado por el destino en el castillo de Kronborg, acuciado por fantasmas del pasado, por un patológico e inconfesable amor edípico por una madre viuda que ha olvidado y traicionado la memoria de su padre y consumido por un odio y unos celos indisimulados hacia un tío al que ve como un pérfido usurpador, afronta, en la obra, el dilema crucial de su existencia: duda entre matar a su tío, para vengarse del mundo por su destino aciago, o suicidarse.

Las diversas escenas se representan en distintos lugares del palacio

Visitar el castillo de Kronborg en verano, en la ciudad de Helsingør o Elsinor, permite al visitante sumergirse en esta confusa imbricación de ficción y realidad que creó la mente genial de Shakespeare. En sus suntuosas salas o en su amplio patio se suceden, de forma extemporánea y fragmentaria, como alucinaciones de una mente psicótica, las escenas de la célebre tragedia. El alma de cada personaje se encarna súbitamente en la interpretación de los actores, tomando cuerpo y haciéndose presentes, de nuevo. Pero, sin lugar a dudas, es Hamlet y su locura los que se hacen presentes para recordarnos lo frágil y vulnerable que es la psique humana.

Protagonistas de la obra teatral de Shakespeare

Matar o suicidarse, este es el dilema extremo, rígido y autoexigente de Hamlet. En él se sintetiza la angustia de su existir. ¡Qué alejado del vive y deja vivir que tanto nos gusta a los mediterráneos! No significa esto, no obstante, que nosotros seamos mejores, ni mucho menos. Tan solo es que nosotros, los sureños, somos menos conscientes, culturalmente, de la angustia vital que nos aqueja, mientras los norteños adolecen, en ocasiones, de la frescura y el descaro de sacarle la lengua a la seriedad del destino.

“To be, or not to be…” en la Sala de Baile del palacio

Ni lo uno, ni lo otro no es bueno, en exclusiva. Conocernos y aprender unos de otros es la oportunidad que nos ofrece hoy esta vieja Europa nuestra, unida y sin fronteras, accesible, cercana y cada día más nuestra.

EL CASTILLO DE KRONBORG

Una de las cosas que más se agradece en la visita al Castillo de Kronborg es la posibilidad de adquirir una guía detallada en castellano con un monton de información interesante. En Dinamarca, normalmente, toda la información turística se ofrece en danés, inglés y alemán por lo que en muchos sitios a veces te quedas un poquito con las ganas de saber más o mejor. En este castillo -igual que en el Museo de Hans Christian Andersen en Odense– pudimos hacer la visita con mucho detalle gracias a esta información.

Saltando el estrecho de Oresund en la maqueta a escala del jardín

Dinamarca se honra por tener una de las monarquías más antiguas del mundo. Este castillo ha sido una pieza clave en su historia pues se sitúa en un emplazamiento clave para el tráfico marítimo nacional e internacional. Fue Federico II quien elevó su importancia y la vida cortesana en su época al máximo nivel. Aunque no se utiliza como residencia real desde el siglo XVII, hoy en día es conocido, principalmente, por ser el castillo de Hamlet. Aquí Shakespeare ambientó su famosa obra de teatro y aquí se representa y se ha representado en actuaciones memorables de famosos actores y actrices de fama mundial.

Preciosas vistas de Elsinor desde la torre en un día soleado

¿Qué podéis ver en el castillo?

El revellín de Württemberg

Tras pasar el primer foso se accede a esta zona de la fortificación en la que se ubican un gran número de cañones. Dinamarca se ha enfrentado a Suecia en numerosas batallas a lo largo de su historia y, por este motivo, esta fortificación hubo de armarse de buenos recursos para hacer frente a su enemigo natural. En la actualidad, estos cañones se utilizan en momentos especiales, como por ejemplo, en el año 2005 cuando anunciaron el nacimiento del príncipe heredero.

Cañones mirando al mar protegen el castillo

La puerta del Hornabeque Coronado

Es el acceso principal al castillo de Kronborg. Tiene inscritael año 1690 y el monograma del rey Cristian V, así como el de Cristian VI cuando fue ampliada en 1735. Decía el poeta danés Thomas Kingo “pasad si de ello sois merecedores, mi arco dejo descansar y abro la plaza para que contemple el coronado castillo. Tres reyes sobrevivió, ha visto agua, fuego y disparos. Pese al mar, pese al fuego, pese a las conspiraciones enemigas”.

Zona de acceso al castillo de Kronborg en la calle Kasernegade

La calle Kasernegade

Diversas maquetas nos enseñan la evolución y ampliación del castillo a lo largo de la historia y su posición geográfica. En esta calle encontraréis también la cafetería y restaurante. Aquí están las taquillas y deberéis c.comprar los tickets si queréis resto del castillo. Podéis seguir conociendo el consultar tarifas y horarios aquí. Junto a las taquillas hay además una zona de picni

El almacén de pólvora

Es uno de los edificios más antiguos. Durante la II guerra mundial, el castillo fue acuartelamiento de las tropas de ocupación alemanas que instalaron diversos cañones en esta zona. Hoy en día hay edificios utilizados como galerías de arte, tiendas y cafés.

La Puerta Oscura o Morkeport

Da acceso al palacio y aquí está situado el control de acceso a los visitantes que deben llevar su ticket. Los niños no pagan. La puerta da acceso a un pasillo oscuro que limitaban la movilidad y el acceso a posibles invasores.

Shakespeare es recordado en Morkeport

El relieve en honor a William Shakespeare

Tras pasar la Puerta Oscura, os encontraréis con un pequeño patio y allí está el relieve realizado por el escultor danés Einar Utzon-Frank. No hay documento que atestigüe que Shakespeare estuvo en este castillo, sin embargo, las descripciones que hace de este lugar en su obra hacen pensar que en algún momento debió estar aquí. Realmente, el autor de Hamlet eligió un lugar inspirador. Este castillo es precioso en un día soleado de verano y, sin duda, en invierno, en medio de tormentas y el océano agitado, también debe ser sobrecogedor.

La explanada central

Desde esta explanada se accede a las diversas instalaciones que daban servicio al palacio como, por ejemplo, la cocina. La cocina tenía 7 grandes hornos y en sus fogones se podía asar incluso un buey entero. Cada día, los cazadores proveían de de piezas para el servicio del comedor del rey. Podéis observar junto a la puerta de la cocina los ganchos donde se colgaban las piezas de caza. Hay además una fuente que nos recuerda el lugar en el que antaño hubo una esquisita fuente de 6,5 metros de alto con bellas esculturas. Cuando en 1658 los suecos saquearon el castillo, se llevaron esta hermosa fuente.

Patio central del castillo de Kronborg

Las casamatas subterráneas

Desde la explanada se accede a las galerías y habitaciones subterráneas donde se alojaban los soldados en época de asedio. Hasta 1.000 podían albergarse aquí y se alimentaban básicamente de gachas y arenques salados. Casi a oscuras recorrimos este lugar alumbrados por alguna ténue luz. Es un lugar tenebroso pero emocionante y divertido si se visita con linternas.

Los túneles conducen a las casamatassubterráneas

El Ogier Danés

Mientras recorríamos las oscuras casamatas, casi inesperadamente, encontramo la enorme escultura del gran guerrero. El Ogier Danés parece ser el protector de Dinamarca y, cuenta la leyenda que, si el país se encontrara en peligro, despertaría para volver a la lucha.

El Ogier protege a Dinamarca

La Sala del Rey

Eran los aposentos privados del rey y aquí se celebraban las reuniones más importantes del reino. Además servía para comidas y veladas con amigos y familiares. Desde aquí el rey tenía vistas al estrecho de Oresund, podía ver el tráfico de buques y controlar el acceso al castillo.

La Sala de la Reina

Fue en la época de Federico II y su esposa Sofia cuando el castillo fue centro de relaciones sociales. Sofia tuvo 7 hijos y destacó por su papel en la corte y en las relaciones internacionales de Dinamarca. Disfrutaba del sabor exótico de productos que llegaban desde muy lejos, como los limones, por los que se pagaban en aquella época el equivalente a 70 euros la unidad.

Las salas del palacio están bellamente decoradas

La iglesia del castillo

Su construcción finalizó en 1582 y tuvo la suerte de ser la única parte del castillo que no se incendió en el año 1629, esto permite poder disfrutar del trabajo en ebanistería y pintura que en ella se realizó. En el siglo XVIII la iglesia fue utilizada por el ejército danés como sala para practicar gimnasia y esgrima.

La sala de baile

Dicen que era la mayor sala de baile de la época. Con sus 62 metros de longitud, hoy se representan aquí escenas de Hamlet como el famoso pasaje de la calavera… ser o no ser… Desgraciadamente se ha perdido el artesonado del techo en el que se habían tallado preciosos panales y pintado 1250 rosas. Aquí se celebraban los grandes banquetes que constaban de un mínimo de 24 platos.

Los tapices reales

Los tapices representan importantes momentos de la historia de Dinamarca y también a sus monarcas. Eran “carteles publicitarios” de la época que, además, servían para disminuir el frío y la humedad en el palacio.

Ya no hay cañones en la torre, pero si en las murallas

La torre de los cañones

Todo el castillo destaca por sus bellas torres y sus agujas. La torre cuadrada de los cañones permite obtener unas vistas espectaculares del estrecho de Oresund. Si el día es soleado, la luz es magnífica y los colores también. Suponemos que en invierno, cuando la nieve y el hielo cubren parte del estrecho, la estampa también debe ser inolvidable.

El castillo de Kronborg merece una visita

Durante la visita al palacio podéis seguir los horarios de las representaciones que se hacen de las diversas escenas de Hamlet. De esta manera, aún disfrutaréis más del momento. La dramatización hace que, a pesar de ser en inglés, cualquier visitante pueda seguir la narración y disfrutar con esta historia de final trágico. No lo dudéis, visitar el castillo de Kronborg es una cita obligada si váis a Dinamarca. To be or not to be, that’s the question. No os lo cuestionéis, mejor “to be”…

Actores que han representado Hamlet en Kronborg

Una sala recuerda a las representaciones teatrales de Hamlet en el castillo

EL MUSEO DANÉS DEL FERROCARRIL DE ODENSE

EL MUSEO DANÉS DEL FERROCARRIL DE ODENSE

Visitar Odense es equivalente a recorrer la ciudad tras los pasos de Hans Christian Andersen y visitar su museo. A eso dedicamos toda una mañana como os contamos en este post. Sin embargo, esta ciudad cuenta además con un interesante museo del ferrocarril en el que la Sociedad del Ferrocarril de Dinamarca ha recogido una completa colección de locomotoras y otros elementos ferroviarios. El Real Museo del Ferrocarril de Odense es una visita obligada si pasáis por esta ciudad.

El intercambiador de locomotoras es un lugar perfecto para su exposición (Dinamarca, 2017)

El museo se encuentra en el centro de la ciudad, junto a la moderna estación de trenes y autobuses, junto al parque Kongens Have. El museo permite seguir la historia del ferrocarril en Dinamarca, se puede subir a algunos de los vagones y locomotoras. Las antiguas locomotoras se sitúan sobre la railes de la antigua estación y cuenta con un gran intercambiador de locomotoras.

La figura del maquinista nos recuerda tiempos ya pasados (Dinamarca, 2017)

Incluso Hans C. Andersen viaja en uno de estos trenes del museo (Dinamarca, 2017)

Hay una exposición muy interesante con buenos paneles informativos y espacios que te hacen sentir plenamente dentro de los diversos modelos de tren. Nos encantó la exposición sobre el INTERRAIL y las historias de aquellos jóvenes que en los años 80 salieron por primera vez de su casa para descubrir Europa en tren. Fue quizá el origen del encuentro real entre jóvenes de toda Europa y se encontraban en los trenes que recorrían y unían Europa.

El museo recoge detalles de las infraestructuras ferroviarias más novedosas (Dinamarca, 2017)

A Ernest y Ferran les encantó la zona de juegos infantiles con una increíble locomotora diseñada por la empresa danesa Monstrum. Esta empresa nos ha impresionado con sus bonitos diseños de parques infantiles en diversos lugares del país. Además, como no puede faltar en ningún museo de Dinamarca, hay una zona donde los niños pueden jugar con piezas de LEGO y crear sus propias construcciones.

La empresa danesa Montrum diseña preciosos espacios de juego

El humo de la locomotora se convierte en un tobogán (Dinamarca, 2017)

Una antigua locomotora de vapor en funcionamiento nos permitió recrear la antigua experiencia de viajar en un tren de carbón. En un breve viaje pudimos subir a su vagón de madera y admirar como el conductor y su ayudante hacían funcionar la pesada máquina que desprendía vapor accionada por la gran caldera encendida.

Paseo en la antigua locomotora del museo (Dinamarca, 2017)

Los trenes transportaban el correo (Dinamarca, 2017)

Es realmente interesante observar 200 años de historia del ferrocarril concentrados en este museo. Cómo ha avanzado la maquinaria y la tecnología desde las antiguas y enormes máquinas accionadas por calderas a vapor hasta las actuales locomotoras. Los vagones de pasajeros de madera y los lujosos vagones utilizados por la familia real en sus vacaciones o incluso, como en el caso del rey Federico III, para trasladar su féretro tras su fallecimiento. Los antiguos vagones barrocos y diseñados con materiales nobles a los modernos vagones más minimalistas y prácticos que, en ambos casos, incluyen todo lo necesario para asegurar un estupendo viaje en ferrocarril.

Detalle de los vagones de alguno de los trenes (Dinamarca, 2017)

Los vagones de tren de la familia real (Dinamarca, 2017)

En el museo hay además un tren en miniatura que transporta pasajeros grandes y pequeños que imaginan y sueñan con grandes viajes en tren. ¿Vosotros con qué viajes soñáis? Nosotros con el Transiberiano. Quien sabe si, algún día, viajaremos en él…

Montados en el trenecito que recorre una parte del museo (Dinamarca, 2017)

Un niño juega con los trenes de Lego en el museo (Dinamarca, 2017)

DATOS PRÁCTICOS:

PRECIOS: podéis consultar los precios aquí.

HORARIOS: el museo abre de 10 de la mañana a 4 de la tarde.

COMIDA: en el museo encontraréis una pequeña cafetería con dulces, sandwiches y bebidas. También hay una zona de pícnic por si lleváis vuestro propio almuerzo o merienda.

PARA SABER MÁS: sobre el museo y sobre Odense.

OTRAS ACTIVIDADES DE INTERÉS EN ODENSE: el Museo de Christian Andersen, la Aldea Fionesa, los paseos en barca con Odense Aafart y el Zoo de Odense.

Conducir una de estas grandes locomotoras se nos hace imposible (Dinamarca, 2017)

Pin It on Pinterest