A BORDO DEL FERRY YAGHAN

A BORDO DEL FERRY YAGHAN

Recorrido del Ferry Yaghan por los canales de la Región Antártica Chilena
 

22:15 h: La noche es gris. Navegamos hacia el sur en un mar rizado. Se nota que estamos en el estrecho porque el movimiento es estable, aunque de vez en cuando se siente el envite de alguna ola. Hemos recorrido unos 60 km desde que salimos de Punta Arenas hace cuatro horas. A nuestra derecha, a babor, el monte Tarn conserva algunos neveros, se muestra oscuro y coronado por una densa capa de grises nubarrones.


Son las 22:16 h. y Pau, con santa paciencia, intenta que los niños se duerman. Están demasiado emocionados para conciliar el sueño.  

22:35 h: pasamos frente al Faro San Isidro. Sus intensos y rítmicos flashes de luz amarillenta iluminan la noche que todavía no es oscura, más bien de un color gris plomizo.  

22:48 h: por fin, los niños se han dormido. A Ferran le ha costado un poquito más. Ahora nos toca a nosotros.  

6:31 h: Ernest se ha despertado hace un ratito. Se siente el frío que debe hacer en exterior, hemos dejado atrás el verano austral. No he dormido demasiado. No sé dónde estamos exactamente pero ya debemos haber salido a mar abierto. A babor, a lo lejos, hay algunos islotes. Pasan gaviotas volando majestuosamente, quizá sea algún albatros. El ferry pega bandazos, hay olas de un par de metros -poca cosa si pienso en el oleaje que encontramos cruzando el Atlántico con el Guanahani. A estribor el paisaje es espectacular. Grandes montañas, algunas con bosques hasta la orilla. Grandes acantilados. Nieve en las cumbres. El día está muy gris pero ya hace más de una hora que amaneció. En la oscuridad de la noche he intuido montañas con grandes graciares.  


8:27 h: Acabamos de desayunar. Estamos entrando en el Canal Ballenero. El mar está nuevamente tranquilo. Hace una hora hemos disfrutado con los saltos de dos familias de leones marinos que hemos encontrado a nuestro paso. Por primera vez veo estos animales en libertad. Ya hay muchas cumbres nevadas, se nota que aquí el clima es riguroso todo el año.  

9:21 h: El paisaje es espectacular. Darwin decía que era como una Escocia hundida. No he visitado nunca aquel lugar pero sí sé que sus formaciones geológicas se encuentran entre las más antiguas del continente. La primera impresión es que estas montañas son muy viejas, que están muy desgastadas por el tiempo, que han sufrido largamente el embate de los agentes atmosféricos. Darwin también describía detalladamente la vegetación, que no ha cambiado desde entonces. Los bosques de lengas no superan los 300 metros, a partir de ahí los pastos combinados con líquenes, musgos y hepáticas tapizan la roca hasta allá donde la nieve empieza a cubrirla. Evidentemente, desde aquí, nosotros sólo apreciamos la alfombra verdeamarillenta que forman.  


13:05 h: Estamos navegando el Canal Ballenero. Después de 19 horas nos acercamos a la zona de los ventisqueros que esperamos poder disfrutar. En la cara sur de la Cordillera Darwin es donde aún perduran estos glaciares. Sí, en la cara sur, al contrario que en nuestro hemisferio, aquí ésta es la vertiente menos expuesta a la insolación y por tanto donde se dan mejores condiciones para que perduren los acúmulos de hielo. Hemos comido siguiendo el horario británico de este ferry y ahora Ernest ya duerme la siesta. Ahora falta Ferran. Entonces nosotros también intentaremos conciliar un poquito el sueño.  

14:44 h: Los niños siguen durmiendo. Mientras, nos hemos cruzado con una nave crucero y acabamos de disfrutar con los hielos del primer glaciar. Sólo nos falta un poco más de luz para poder ver con intensidad el color azul del hielo que ahora sólo intuímos.  

15:11 h: es emocionante. La lengua del glaciar llega prácticamente hasta el mar. Un río inmenso de hielo surge de un valle amplio. Algo tan frío… Pero tan espacial…  


16:52 h: Estamos desbordados ante tanta belleza. Decenas o centenares de cascadas descienden desde los glaciares que valle tras valle se suceden mostrando su majestuosidad. La cantidad de agua dulce que llega al canal es tan inmensa que cambia el color de las aguas. El azul del hielo milenario es precioso. Las grietas enormes. Y ¿cómo debía ser antes de que el aumento del efecto invernadero redujese cantidad de hielo almacenado aquí? Esto sí que debe haber variado desde que los primeros navegantes europeos llegaran aquí. Si ahora sobrecoge, en aquel momento debieron quedar anonadados.  

17:51 h: Pau me recuerda la travesía de aquellos cinco hombres en la pequeña barca James Caird, turnándose para remar durante más de 2000 km, en océano abierto, con lluvias permanentes, hielo, hambre y, como aliciente, la necesidad de sobrevivir para regresar a la isla Elephant a recoger a sus compañeros del Endurance. Y a nosotros nos cuesta salir a cubierta porque está chispeando y debe haber 10C de temperatura…  


19:55 h: Un alto “en el camino” para detenernos Estancia Yendegaia a descargar varios palés de paja. En este lugar aislado viven una docena de personas. En el momento de entrar en la bahía ha salido el sol, se han abierto las nubes y hemos podido disfrutar de un paisaje increíble mientras un grupo de hombres descargaban las balas de paja a pulso. He podido bajar del barco para tomar unas fotos. Realmente el lugar es precioso, pero qué duro debe ser vivir aquí.  


20:15 h: Ahora navegamos el Canal del Beagle. Aquí las aguas están mucho más agitadas. El ferry avanza estable pero el movimiento del mar es extraño, con olas en muchas direcciones y muy quebradizas. Hace viento pero luce un sol estupendo que nos permite disfrutar plenamente de las altas cumbres y de los bosques.  

21:10 h: Puerto Navarino a estribor y Ushuaia a babor.  El Canal del Beagle es la frontera natural entre esta orilla de Chile y Argentina. Vamos avanzando sobre esa línea imaginaria que han inventado para separar estos países. Las montañas situadas al sur de Ushuaia son impresionantes. Algunas nubes aparecen sobre el cielo que empieza a adquirir los colores del lento atardecer austral. La luna, casi llena, le da a la imagen el complemento perfecto. Ya falta poco para llegar a nuestro destino. Unos 40 kilómetros.

23:15 h: Prácticamente es de noche y hemos llegado a Puerto Williams. Sopla un fuerte viento. Podemos dormir esta noche en el ferry pero hemos decido desembarcar. Comienza nuestra nueva etapa, ahora en Tierra de Fuego, en la municipalidad del Cabo de Hornos. Como dicen aquí, más allá del fin del mundo. 

 En enero de 1833, el capitán Fitzroy, anotó en su diario: “Desde donde se miraran, en ciertas partes estos enormes glaciares eran del más bello color celeste o verde mar sobre el sólido hielo, debido a la transmisión diferencial de la reflexión de la luz. El azul era el color prevaleciente, y el contraste que hacían con el blanco deslumbrante del hielo, con el follaje verde oscuro, el precipicio casi negro y el profundo azul índigo de las aguas. Era muy hermoso y llamativo”.

NAVEGANDO HACIA EL PARALELO 55ºS

NAVEGANDO HACIA EL PARALELO 55ºS

Esta tarde nos embarcamos en el Ferry Yaghan de camino a Puerto Williams. Navegaremos hacia el sur por el Estrecho de Magallanes, dejaremos el Cabo Froward a babor, el Faro de San Isidro -al cual no pudimos llegar el otro día- y tomaremos el Seno Magdalena bordeando la Isla Dawson hacia el Sur. Ya será de noche cuando salgamos al Pacífico habiendo superado el paralelo 54ºS. Por la mañana entraremos en el Canal Ballenero navegando al sur de la Cordillera Darwin para, finalmente, entrar en el Canal del Beagle. Próximos al paralelo 55ºS pero sin superarlo, llegaremos a la Isla Navarino y atracaremos, tras treinta horas de navegación, en Puerto Williams.


Puerto Williams es un pequeño municipio con unos 2.500 habitantes. Es el pueblo más austral del mundo compitiendo en su posición con la ciudad argentina de Ushuaia que se sitúa al norte enfrente del canal. Mientras Ushuaia es una poderosa ciudad con un desarrollado potencial turístico e industrial, este pueblo está formado por dos calles sin asfaltar.

Pocos turistas llegan hasta aquí por el tiempo necesario en el trayecto pero si que hay algunos fanáticos del trecking que vienen para recorrer estas grandiosas montañas dominadas por las agujas rocosas de los Dientes de Navarino. Estas montañas compiten con Torres del Paine en belleza y espectacularidad pero aquí casi no hay agencias ni facilidades para visitar los senderos. Los chilenos consideran a este territorio parte de su región Antártica y es, desde aquí, de donde parten los científicos y aventureros que se dirigente al continente blanco.

Uno de los atractivos es conocer el poblado Villa Ukika, donde aún residen algunos descendientes de los indios Yaganes.

Cuando empezamos a organizar el viaje, llegar hasta Tierra de Fuego y a este lugar, nos parecía una odisea. Un exceso…quizá, pero la ilusión de Pau por visitar estas tierras nos hizo tomar la decisión. Vamos a pasar aquí casi 15 días haciendo “nada”. Ya os contaremos…

LOS PIONEROS DE LA REGIÓN DE MAGALLANES

LOS PIONEROS DE LA REGIÓN DE MAGALLANES

Hoy dedico esta entrada especialmente a mi Yaya María. Hemos visitado el fantástico Museo del Recuerdo en el Instituto de la Patagonia. Hemos disfrutado como enanos, los cuatro. Es una muestra de carros, maquinas de vapor, de casas, de instrumental, de recuerdos maravillosos que se han ido recogiendo y mostrando. Incluso estaba la campana de la primera misión salesiana. Es increíble. No he dejado de pensar en mi abuela porque, para nosotros, esta parte de la historia ha pasado un poco por alto, es muy reciente y casi no damos valor al modo de vida de finales del XIX y principios del XX. Pero, claro, aquí este pasado es su origen, el origen de la fundación de esta ciudad.

Han recogido incluso todas las instalaciones y materiales de una farmacia, una panadería, una relojería, una sastrería… El cine, el dentista… Ambulancias a tracción animal…

Una buena manera de concluir nuestra visita a esta ciudad que para muchos en una simple parada en su viaje a Torres del Paine. Este tiempo aquí nos ha permitido ir de la Naturaleza al Ser Humano, conocer un poco más de este lugar y de sus gentes. Ahora ya nos preparamos para seguir nuestro viaje hacia el sur para conocer el territorio de los Yaganes…

Y es que, estos seis días en Punta Arenas han pasado lentos. Hemos tenido tiempo para hacer turismo y también para hacer vida “normal”. Hemos ido a Correos, al Banco, hemos jugado en los columpios, hemos comprado en el Supermercado y también hemos dado un paseo por el cementerio.

Nunca es fácil visitar un cementerio, al menos para mi, la sensación es extraña… sentir la presencia de tantas personas que aquí yacen y sentir que la vida pasa, pasa, pasa… por eso hay que vivirla conscientemente y aprovechar todo lo que nos ofrece. Probablemente lo mejor de esta experiencia en la que nos hemos embarcado, es la oportunidad de estar juntos, de poder estar juntos y descubrir lo que implica una convivencia plena. No siempre es fácil, podemos cansarnos, hay muchas rutinas en el viaje, el cuidado de los niños es permanente y no siempre hay espacio para uno mismo, pero realmente, es una oportunidad única.

No hice demasiadas fotos… Es destacable el monumento al “indio desconocido” en el que la gente deja sus promesas y esperanzas (no hice foto). También puedes ver la historia de esta tierra, de las gentes que aquí vinieron, los pioneros. Croatas, ingleses, italianos, españoles… todos ellos han dado a esta ciudad una personalidad especial.

DE CAMINO AL EXTREMO SUR DEL CONTINENTE AMERICANO

DE CAMINO AL EXTREMO SUR DEL CONTINENTE AMERICANO

Puerto Hambre fue el primer asentamiento de españoles por estas tierras. En 1584 se fundó aquí la Ciudad del Rey don Felipe. Sus habitantes no lograron sobrevivir a las duras condiciones de vida y poco después todos murieron de inanición, por eso el lugar recibe este nombre. Hoy, en pleno verano austral, es una bahía idílica y relajante. Un lugar ideal para retirarse.   

Nosotros hemos acudido al Fuerte Bulnes situado en una colina cercana. Para acceder a la reserva natural hay que pasar un punto de control y pagar la tasa. Es un lugar muy agradable donde se ha recreado, en su asentamiento original, el fuerte edificado por el Capitán Williams, aquel que llegara con el Ancud para tomar posesión de estas tierras para Chile en 1843. Ellos tuvieron mejor suerte que los españoles en Puerto Hambre pero, lo inhóspito del lugar les obligó a buscar un mejor emplazamiento en la zona llama por los ingleses Sandy Point.   

 

Sin embargo, los verdaderos poseedores de este territorio, eran los indios tehuelches o aonikenk que sí habían sabido adaptarse a las duras condiciones del clima patagónico. Imposible fue sobrevivir a los cambios sufridos con la llegada de europeos al extremo sur del continente americano.   

La mañana ha sido feliz y tranquila. Hemos llegado en nuestra furgoneta desde Punta Arenas después de hacer 60 km de distancia por carretera y por una pista arenosa en buen estado. Una vez allí, hemos recorrido los senderos desbordantes de vegetación. Muchas plantas estaban en flor y otras con pequeñas bayas. Era tan increíble que me he animado ha abrir una nueva sección en el blog dedicada a la flora y la fauna que vayamos encontrando y pueda fotografiar. A pesar de las limitaciones de mi cámara compacta, espero que podáis disfrutar.   


Para acabar la jornada hemos continuado hacia el sur por una pista arenosa muy transitada con el objetivo inalcanzable de alcanzar el Faro San Isidro que es el que se sitúa más al sur en el continente. El lugar era increíble, una playa de cantos con el bosque de robles y hayas llegando hasta el mar. Había centenares de familias disfrutando del domingo y haciendo carne asada en improvisadas hogueras por todas partes. ¡La mayoría dentro del bosque! El paseo, recogiendo conchas y tirando piedras, la merienda mientras empezaba a subir la marea y las vistas de la Cordillera Darwin con sus cimas nevadas han puesto el broche de oro al día.   


De regreso, Ernest y Ferran han disfrutado como “niños de los ochenta” del tranquilo trayecto en coche. Pegando botes con los baches, abriendo ventanillas para disfrutar de la brisa, cogidos de los asientos saludaban a los otros coches o se ponían de pie para ver cómo Pau conducía. Yo sentada detrás junto a ellos, les permitía esta licencia atendiendo a la realidad normativa de este país pero, sinceramente, con los temores de la “niña ochentera” que ya de adulta está plenamente condicionada por sus rutinas.

 

EL ESTRECHO: TRAS LOS PASOS DE LOS GRANDES NAVEGANTES

EL ESTRECHO: TRAS LOS PASOS DE LOS GRANDES NAVEGANTES

Ayer por la tarde subimos a las colinas de Punta Arenas para poder tener una buena vista del estrecho.

Esta mañana, el estrecho amanecía radiante, tranquilo, allá a lo lejos se divisaba la costa de Porvenir, de Tierra de Fuego. Hemos decidido pasar la mañana visitando la réplica de la nave Victoria, en la que Magallanes inició su gran expedición en 1519. Allá hemos ido en un autobús cochambroso y hemos podido disfrutar, además, de los barcos en los que navegaron otros tres grandes viajeros: Williams, Ch.Darwin y E.Shackleton. Las aventuras de estos tres hombres y sus tripulaciones son fantásticas y realmente demuestran que la capacidad y resistencia del ser humano son mucho mayores de lo que a veces creemos.

Además hemos disfrutado de una mañana maravillosa y de este sol austral que nos está regalando unas temperaturas veraniegas inesperadas. Ahora vamos a descansar, esta tarde nos espera a nosotros una gran aventura…

 Y para que veáis que Pau se fija en todo… He aquí una muestra evidente, según él, de que “Espanya i la Independència segueixen camins diferents”. Por poco me muero de la risa… “I a més a més aquests camins suposen una convergència impossible”.
ISLA MAGDALENA: CUANDO UN LUGAR DEJA DE SER UN PUNTO EN UN MAPA

ISLA MAGDALENA: CUANDO UN LUGAR DEJA DE SER UN PUNTO EN UN MAPA

Una de las cosas que más me gusta de viajar es el hecho de poder convertir un punto en un mapa, un diseño geográfico, en un lugar real. Un lugar con sus colores, sus texturas, sus olores, sus gentes, sus paisajes…Hasta ayer, la Isla Magdalena era sólo un pequeño punto situado al norte del Estrecho de Magallanes. Antes de ayer… ni tan siquiera existía en mi mente. Ahora ya no es un lugar vacío… Es una isla arenosa, de tonos terrosos, con un faro en su cima y completamente llena de pingüinos. 

Vista de la isla desde el ferry de TABSA

Anochece en la Isla Magdalena (Chile, 2013)

En ella anidan 60.000 parejas en los nidos que perforan en el suelo. Son pingüinos de Magallanes (Spheniseus magellanicus) que viven aquí tranquilos a pesar de que cada tarde unas 300 personas desembarcan para admirar el lugar y sobre todo cotillear en la vida de estas aves tan curiosas y atrayentes. Son realmente tranquilos, no tienen miedo y posan con la mayor normalidad como si fueran sabedores de ser el foco de centenares de paparazzi humanos.

Los pingüinos se distribuyen por toda la isla

Las parejas cuidan de sus crías que se cobijan en los nidos excavados en tierra

La navegación dura dos horas y, si el mar está en clama, como ayer, es un paseo precioso. Disfrutando de este mar espectacular y del cielo antártico que para mí está más cerca que en latitudes más cercanas al Ecuador. Debe ser que las capas de aire frío están más pròximes y por ello las nubes se condensan más cerca. Parece que las puedes tocar…  

Qué bien lo hemos pasado observando a estos animales tan especiales

Los pingüinos no se asustan ante nuestra presencia pero hay que ser respetuosos y guardar las distancias

Disfrutamos muchísimo y ver a los niños radiantes fue el mejor aliciente. Corrían por la isla conscientes de estar viviendo un momento único y, probablemente, irrepetible. Para nosotros también, sabernos en este lugar, alejados de todo, rodeados por estos extraños pájaros que suelen ser inaccessible, que representan los sueños de los viajes poéticos al Polo Sur. Hay que ser muy respetuoso en la visita a un entorno como este. Los caminos están marcados y nunca debemos molestar a las parejas de pingüinos ni a sus crías. Ellos van y vienen con confianza y naturalidad. Cruzan los caminos, bajan a la playa para meterse en el agua y buscar alimento. Después regresan, suben con dificultad las empinadas laderas de la isla y alimentan a sus crías que les esperan en sus nidos.

Vista de la Isla desde la embarcación

Detalle del faro situado en la Isla Magadalena

Dede la cima, junto al faro, las vistas del Estrecho de Magallanes son espectaculares y, la luz, al caer el sol, crea un espectáculo inolvidable. SIn duda, es este uno de nuestros momentos más especiales en nuestra visita a Punta Arenas.

Nos alejamos de la isla mientras anochece en el estrecho

 

CONSEJOS PRÁCTICOS:

Hay varias empresas y agencias que te llevan hasta la isla desde Punta Arenas. Nosotros no utilizamos una agencia, simplemente nos desplazamos en taxi hasta el muelle y compramos los billetes que previamente habíamos reservado en la página web de TABSA. Aunque visitamos el lugar en verano, siempre hay que ir abrigados. Con los peques, siemre interesa llevar agua y merienda ¡no lo olvideis!

La Isla Magdalena está situada en el Estrecho de Magallanes

 

Pin It on Pinterest