Notice: Undefined index: blogger in /var/www/vhosts/nosaltres4viatgem.es/httpdocs/wp-content/themes/Divi-child/functions.php on line 25
pedagogía | Nosaltres4Viatgem
VIAJE EN EL TIEMPO: CALENDARIO DE ADVIENTO

VIAJE EN EL TIEMPO: CALENDARIO DE ADVIENTO

Cuando pensamos en viajar, pensamos en desplazarnos en el espacio pero… ¿qué pasa con nuestro viaje en el tiempo? ¿Qué pasa con ese viaje que realizamos cada día y que muchas veces vivimos inconscientemente? Es el viaje más importante: es nuestra vida. Un viaje único e irrepetible que nos lleva a través de vivencias únicas e irrepetibles.El tiempo pasa y, a medida que crecemos tomamos conciencia del paso del tiempo. Los niños viven el momento y no tienen referencias temporales que condicionen sus vivencias. ¿Cuánto falta? ¿Cuándo llegan?

En las Escuelas Waldorf se inicia el Adviento recorriendo la espiral

En las Escuelas Waldorf se inicia el Adviento recorriendo la espiral

En las escuelas Waldorf se inicia el Adviento con la ceremonia de la Espiral. Se prepara una gran espiral con ramas de ciprés que se decora con estrellas doradas y minerales. En el centro se coloca una vela grande encendida. Cada niño recorre la espiral con una vela apagada en las manos que enciende en el centro y después desanda el camino y coloca su vela iluminando entre todos la espiral desde dentro hacia afuera. Una manzana roja sirve de portavelas para cada cirio. Así se va iluminando la espiral mientras cantamos dulces villancicos, suena la flauta o el xílófono. Es un momento de serenida y calma, de acompañar la luz que todos tenemos en nuestro interior.

A partir de ese momento empezamos a contar los días. Se acerca la Navidad y esperamos ese momento con ilusión. Una buena manera de medir el tiempo que falta para ese acontecimiento es utilizar un calendario de adviento. Este calendario nos ayuda a que nuestros hijos tengan una referencia temporal pero sin necesidad de utilizar el conteo ni referencias numéricas que todavía no forman parte de su mundo cerebral
.

Rollos de fieltro para hacer los sobrecitos

Rollos de fieltro para hacer los sobrecitos

Actualmente en muchas tiendas nos ofrecen estos calendarios de adviento pero no tiene nada que ver con un calendario hecho por nosotros mismos en el que podemos ofrecer a nuestros hijos pequeños regalos: chocolatinas, frutos secos, minerales, figuritas de madera o de lana cardada, conchas… Pero además se pueden poner regalos únicos: la sopresa favorita es la que permite dedicar una parte de nuestro tiempo para estar juntos. Este año he preparado por primera vez nuestro calendario de adviento y he introducido sorpresas que no supone nada material sino más bien algo espiritual: cosas que hacer juntos.

Dicen que el primer calendario impreso fue publicado en 1902 en una librería protestante de Hamburgo. En 1920 aparecen los calendarios con puertas y ventanas en los que se muestran diversas figuras o imágenes de hadas o dioses germanos típicos de la tradición germana. Es en la década de los 60 cuando se popularizan y convierte en un producto de consumo adquirible en cualquier tienda.

Fieltro 2
Sobres, números y pincitas para montar el calendario

De esta manera, una tradicion que servía para prepara a los niños de las familias cristianas para la llegada de Cristo al mundo, el 25 de diciembre, se ha convertido en una costumbre que ahora supera incluso creencias religiosas. Sin embargo, está bien conocer cuál es el origen de las cosas que hacemos cada día, darles un sentido y respetar las tradiciones que muchas veces utilizamos sin saber exactamente qué estamos haciendo.

Fieltro4

Calendario preparado para cada día descubrir una sorpresa

¿Qué es el Adviento? El Adviento vienes del latín y significa adventus redentoris o venida del Redentor. Corresponde con el primer periodo del año litúrgico cristiano y es un tiempo para la preparación espiritual de cara a la celebración de la Navidad. Incluye los cuatro domingos más próximos a la celebración de la Natividad por lo que puede variar su inicio desde el 27 de noviembre al 3 de diciembre según el calendario anual. Desde la comercialización del calendario de adviento lo que hacemos en la mayor parte de las familias es celebrar o cuantificar los 24 días anteriores a la Navidad, partiendo desde el día 1 de diciembre.

invierno
La mesa de estación con los reyes del invierno

Además, en las escuelas Waldorf, los niños celebran el paso de cada uno de estos días encendiendo una vela y elaborando la Corona de Adviento. Además leemos los cuentos de Adviento y Navidad: un cuento diferente para cada día de Adviento (o para cada semana cuando son más pequeñas). De esta manera buscamos el recogimiento y la concentración en nosotros mismos que nos llevará hasta el día más corto del año. Ese día que está muy próximo al de la Navidad -al nacimiento del niño Jesús- es el solsticio de invierno y, a partir de ahí, empezará de nuevo la luz del sol a ir recuperando su espacio en el cielo. En el aula y en muchas casas se acompaña toda esta liturgia con la mesa de estación que ahora recibe los elementos decorativos del invierno y que poco a poco dejará a paso a los elementos propios del Belén o nacimiento, donde sus Majestades los Reyes de Oriente vendrán a traer los regalos al niño ya nacido.

cuentos-de-adviento-y-navidad
Son tantas las ideas para elaborar un calendario de adviento que me es imposible recogerlas todas. Os recomiendo que miréis en pinterest donde hay modelos tan bonitos como estos. Con la ayuda de mi madre este año me he estrenado en esto de los calendarios de adviento y hemos hecho el nuestro con fieltros de colores. Pero son muchas más las opciones: con materiales reciclados, haciendo paquetitos de papel, cosiendo… todo puede ser una creación única, como lo es nuestra propia vida a lo largo del viaje en el tiempo…

calendarios

LLEGA EL OTOÑO Y RENOVAMOS NUESTRA MESA DE ESTACIÓN

LLEGA EL OTOÑO Y RENOVAMOS NUESTRA MESA DE ESTACIÓN

Bienvenidos al otoño. Después de un verano lleno de luz, de color, de calor y de actividad, ahora el cuerpo y la mente nos piden viajar de nuevo hacia nuestro interior. Es hora de la calma, el momento para detenerse, para escucharse, para no llenar nuestra vida de obligaciones eludibles. Septiembre siempre pasa veloz. Regresamos a las rutinas: los niños a la escuela, nosotros al trabajo. Volvemos a casa y es un buen momento para saborearla, para descubrirla, para buscar un rincón en el que jugar tranquilos, leer o cocinar.
Frutos de otoño para la mesa de estación
En Alicante el otoño pasa casi desapercibido. Sin embargo, si hacemos el esfuerzo de observar, de sentir plenamente, captaremos los matices con los que la naturaleza nos va avisando de la llegada del equinocio. Mañanas luminosas, el mar sereno, una brisa ligera, hermosos y largos atardeceres y, en la vegetación, avisos de que está llegando la siguiente estación. Es curioso, aquí con las lluvias de otoño muchas plantas florecen, aprovechan los aportes de agua que llegan a cántaros desde el cielo para sacar las flores y frutos que en el verano no pueden madurar debido a la sequía y al excesivo calor.
El color azul y el amarillo pueden decorar el verano

Empeñados en pasar las tardes tranquilos en casa por fin hemos encontrado el momento para renovar nuestra mesa de estación. Ya hace cinco cursos que empezamos a descubrir la pedagogía Waldorf pero no fue hasta la pasada Navidad que por fin nos decidimos a poner en casa un rincón para la mesa de estación. 

La Madre Tierra suele aparecer en primavera o en otoño
La mesa de estación es un pequeño altar. En él, periódicamente, vamos representando los cambios que la naturaleza vive. De esta manera tomamos conciencia de cómo el mundo se transforma periódicamente y como estos cambios afectan al ser humano. Aprendemos junto nuestros hijos que no estamos aislados del mundo natural, los cambios en el color de la luz, en la temperatura y tantas otras cosas nos afectan, influyen en nuestro temperamento y estado de ánimo. Observando la naturaleza podemos deducir qué es lo que nuestro cuerpo y nuestra mente necesita en cada momento.
Elementos para la mesa de estación
Para preparar una mesa de estación sólo necesitas dedicar algún momento, al inicio de cada una de ellas, a buscar aquellos elementos que te ayudarán a recordar los vínculos que tenemos con la Madre Tierra. En otoño es momento de la cosecha, dominan los colores marrones y naranjas, buscamos frutos que nos recuerdan que ya ha llegado esta estación: nueces, almendras, trigo y granadas, calabazas o uvas son los elementos típicos para recordar que llega el otoño. 
Podemos tener una “caja de tesoros” en la que vamos guardando todo aquello que podemos recolectar cuando salimos al bosque, al campo o a la playa y después utilizarlo en la mesa de estación cuando creamos más oportuno. Es interesante conseguir telas de colores diversos, también piedras, minerales, conchas e incluso fabricar con nuestras manos elementos con arcilla y otras sustancias naturales como la cera de abejas o la madera. No deben faltar las velas que encenderemos al anochecer y podemos acompañar ese momento con la lectura de un poema o un cuento asociado a la estación.
Para aprender más detalles puedes mirar aquí
Otro elemento típico de la mesa de estación en la pedagogía Waldorf son aquellos elaborados de manera tradicional y manual a partir de lanas y telas de diversos tipos. Tejer animales de lana o hilo, hacerlos de ganchillo o esculpir figuras con lana cardada. Puede parecer laborioso, pero cuando te detienes a aprender, buscas un espacio para observar cómo tus manos pueden trabajar y conectarse con tu mente. Entonces descubres que eres capaz de hacer muchas más cosas de lo que un día pensaste. De esta manera vas dedicando tiempo para la serenidad que permite que aparezca la creatividad.
Para aprender más detalles puedes mirar aquí

Con esta excusa es un buen momento ahora para planificar una excursión a un bosque. Así podremos disfrutar de los colores del otoño, de las hojas que caen con colores amarillos, ocres, naranjas y rojos. Recoger frutos y piñas con los niños e, incluso, bayas y moras con las que hacer mermeladas

Recogiendo moras cerca de Bocairent

Ponte manos a la obra, busca un rincón en tu casa en el que puedas colocar los diferentes elementos y deja que tus hijos pongan en marcha su creatividad. No pongas límite a su espontaneidad y deja que ellos participen con sus ideas y su sensibilidad. De esta manera construiréis algo juntos que os acompañará hasta la próxima Navidad. Así ha quedado nuestra mesa de estación que servirá de transición entre el verano y el otoño porque aquí todavía hace mucho calor! El mar sigue estando presente pero ya aparecen algunos frutos de la nueva estación.

Celebramos la llegada de otoño redecorando la mesa de estación

Para despedirme aquí te dejo algunas recomendaciones por si te animas a montar en casa una mesa de estación y esta página de pinterest donde encontrarás muchas ideas que pueden servirte de inspiración:

OTOÑO: celebramos la cosecha y la fiesta de San Miguel que nos ayuda a trabajar nuestro coraje y nuestro valor. Usamos colores anaranjados y tierra. Utiliza frutos secos, piedras y minerales.
INVIERNO: llega frío, el blanco cubre el paisaje acompañando al azul. Llega el Rey del Invierno y dará paso a la celebración de la Navidad.
PRIMAVERA: la Madre Tierra y los niños raíz dan lugar a las flores, a los vivos colores. Es el momento de observar los almendros y tomar algunas de sus ramas en flor. En Pascua podemos incluir algún recuerdo a la liebre y sus regalos.
VERANO: celebramos la fiesta de San Juan, llega la luz, el color amarillo domina la mesa de estación. Las caracolas y conchas nos recuerdan el mar.

El otoño siempre ha sido mi estación favorita. 
El momento en que estalla todo con su belleza pasada, 
como si la naturaleza hubiera estado ahorrando todo el año para el gran final. 
Lauren DeStefano
 
El invierno es una aguafuerte, primavera una acuarela, 
un óleo de verano y otoño un mosaico de todos ellos. 
Stanley Horowitz
El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara 
admirablemente el solemne adagio del invierno.
George Sand
 
El otoño es una segunda primavera en la que cada hoja es una flor.
Albert Camus
 
La belleza es la única cosa que el tiempo no puede dañar. 
Las filosofías se dispersarán como arena, las creencias se sucederán unas a otras 
como las hojas marchitas del otoño; pero lo que es bello representa un goce 
para todas las estaciones y una posesión para toda la eternidad.
Óscar Wilde
UNA ESCUELA PARA MÍ

UNA ESCUELA PARA MÍ

Se termina este curso, nuevamente un curso intenso. Ha sido una nueva oportunidad para el crecimiento personal, para conocer nuevas personas -alumnos, familias y profesores- y un nuevo lugar. Ha habido momentos para la añoranza pero, sobre todo, para cocinar nuevos proyectos. Ha sido un curso de esfuerzos divididos y trabajo muy intenso. Intentar que el ambiente en las aulas de un instituto sea agradable y provechoso no es tarea fácil y, simultanearlo con la “construcción” del Proyecto de Primaria y Crecimiento de la Escuela Waldorf de Alicante, tampoco. Sin embargo,  en mí,  ambos proyectos se nutren conjuntamente y me ayudan a intentar trabajar cada día un poco mejor: más feliz, más relajada y más consciente.
http://earthwrights.co.uk diseña juegos con materiales naturales

Y en este trasiego de una escuela a otra, de un entorno al otro, de una realidad a la otra, no puedo evitar imaginarme mi escuela.  Esa escuela a la que me gustaría asistir cada día como maestra o como alumna. Ese lugar para la convivencia y el crecimiento personal, para el desarrollo sereno de mi personalidad. ¿Cómo debería ser esa escuela que yo necesito?

DEBERÍA ESTAR EN UN ENTORNO NATURAL
Si buscase una escuela para mí,  intentaría que estuviese en un entorno natural. Me gustaría que tuviese árboles de mi tierra: carrascas, olivos, algarrobos, almendros, moreras, pinos, palmeras y limoneros. Que tuviese arbustos y plantas aromáticas como el romero, la salvia, la lavanda o el tomillo. Que en ellos hubieran pájaros nidificando y también insectos. Buscaría que tuviese, al menos, un lindo jardín; sin hormigón en el suelo. Que tuviese troncos a los que trepar o una casita en un árbol en la que esconderme a conversar, a inventar historias o a soñar.
http://earthwrights.co.uk diseña juegos con materiales naturales

La Madre Tierra estaría muy presente en la escuela: en los ritmos de cada día, en el cambio de las estaciones, en los materiales que usaríamos para aprender. La escuela impregnaría cada actividad de una conciencia ecológica que es imprescindible en nuestra sociedad.

UN PUNTO DE ENCUENTRO

Me gustaría que mi escuela fuese un punto de encuentro en la que niños, padres y maestros se reuniesen periódicamente para comunicarse, para intercambiar ideas, para celebrar fiestas, para llevar adelante proyectos, para decidir cómo querrían que fuese mi escuela. Un lugar en el que compartir ilusiones, narrar y escuchar sueños. Un lugar en el que aprender juntos haciendo talleres en los que trabajar múltiples aspectos que pueden vertebrar al ser humano: escucha activa, comunicación, empatía, manualidades, cocinar, cultivar un huerto… Cualquier actividad puede generar un espacio para el encuentro.
UN ESPACIO TRANQUILO
Una escuela serena, sin timbres ni sirenas. En el que las maestras y maestros hablasen sosegadamente y sólo se escuchasen los gritos de los niños y niñas cuando juegan en el patio. Un lugar en el que a veces sonase un piano, una lira o una flauta. En el que se cantasen bellas canciones y se contasen,  periódicamente,  las mismas historias. Un espacio con rutinas que ayudan a saber qué vendrá después, a hacer previsible la mañana, con un ritmo conocido que me ayudase a escuchar mejor mi interior.
Ideas creativas en internet
QUE DESARROLLASE LA CREATIVIDAD
Un lugar en el que sintiese que mi hemisferio derecho es tan importante como mi hemisferio izquierdo y por ello hubiese tiempo para la sensibilidad, para la feminidad, para la belleza y la creación. Una escuela que creyese que el ser humano tiene inteligencias múltiples y que todas ellas tienen el mismo valor.
Taller de costura y afieltrado de la Escuela Waldorf de Alicante

Como seres humanos necesitamos crear cosas con nuestras manos, diseñar proyectos y llevarlos a cabo. Ese proceso de aprendizaje ha sido llevado a cabo por nuestra especie desde hace milenios y no podemos abandonarlo porque nos ayuda a afianzar un gran número de habilidades físicas y mentales. En esta escuela habría tiempo para la creación y el trabajo manual: para jugar, pintar, esculpir, tejer, modelar… Para escuchar leyendas y cuentos de hadas, para cantar y bailar, para el teatro y las marionetas, también para hacer pan.

QUE NECESITASE DE LA COOPERACIÓN
Sería probablemente una escuela imperfecta que necesitaría de la cooperación de toda la comunidad. Maestros, padres y alumnos tendrían que aportar su inteligencia y su fuerza para que pudiese mejorar. Gestionar una escuela no es nada fácil y menos aún si se intenta que sea de manera asamblearia pero ahí está la clave para valorar los éxitos y aprender de los fracasos. Una escuela con pocos recursos económicos necesitaría de muchos recursos humanos, de personas optimistas e incluso utópicas. Pero ya lo decía Galeano: es la utopía la que nos hace avanzar. En esta escuela todos nos sentiríamos necesarios y nuestras aportaciones se valorarían pues gracias a ellas sería cada día una mejor escuela.

Solsticio de verano en Alicante
EMPAPADA DE ESPIRITUALIDAD
Una escuela que valorase al ser humano a nivel espiritual. Más allá de credos y religiones, existe el sentido de la espiritualidad. Ese saber que somos únicos y que la vida es una gran oportunidad. En nuestra vida estamos unidos con el pasado y nos proyectamos hacia el futuro con un hilo invisible que no sabemos demasiado bien dónde está. Amar la naturaleza, respetar el valor de cada vida por ser única e irrepetible, cada ser tendría un valor especial. Desarrollaría en cada uno nuestra conciencia y agradecimiento por ser hijos de la naturaleza.

UNA BUENA ALIMENTACIÓN

Una escuela que nos enseñase que “somos lo que comemos” y por ello ofreciese una dieta saludable libre de azúcares simples y alimentos procesados. Sería una dieta adecuada para el desarrollo del niño con un equilibrio adecuado de todos los nutrientes esenciales. Porque cuando comemos, no sólo nos alimentamos, nos nutrimos.
Ya lo decía H.D.Thoreau: “Todo hombre construye un templo, su propio cuerpo, para el Dios al que adora, con un estilo propio, y no puede dejar de hacerlo para martillear el mármol. Somos escultores y pintores y nuestra materia es nuestra carne y sangre y huesos. La nobleza empieza en seguida a refinar los rasgos del hombre; la mezquindad o la sensualidad los embrutece”.

QUE CULTIVASE LA SABIDURÍA
Y, por último, una escuela que estimulara mi curiosidad y mi deseo de aprender, haciendo del conocimiento no un mero instrumento ni un ornamento o una distinción de la que envanecerse, sino una sabiduría humilde con la que afrontar la vida de forma sencilla, ecuánime y juiciosa, en paz y armonía con el mundo, apreciando el valor de la humanidad, sintiendo el calor de las emociones, cultivando el sentido del asombro, degustando el placer del trabajo hecho a conciencia y con un sentido profundo de la trascendencia. Una sabduría que me permitiese vivir desde la inmensidad de la vida, ahondando en sus misterios y disfrutando, a cada instante, de todo su encanto.

Pin It on Pinterest