NORMANDIA: UN LLOC HISTÒRICAMENT RELLEVANT

NORMANDIA: UN LLOC HISTÒRICAMENT RELLEVANT

Normandia és alguna cosa més que una regió pintoresca: és un espai consagrat a la memòria històrica d’un fet rellevant. A cada poble i ciutat hi ha algun element que et recorda que estàs a un lloc que va ser l’escenari d’un fet històric transcendental per a la història de França i d’Occident. La Batalla de Normandia de l’estiu del 1944 es manté viva en la memòria gràcies a la presència per tot arreu de les banderes dels Aliats, plaques commemoratives, escultures i llocs emblemàtics de tota classe.

El Mur Atlàntic s'estenia milers de quilòmetres davant l'amenaça de l'arribada dels aliats

El Mur Atlàntic s’estenia milers de quilòmetres davant l’amenaça de l’arribada dels aliats

El primer element que crida l’atenció al visitant és la presència, al llarg de la costa normanda, de les restes de les fortificacions que van enllestir els alemanys durant l’ocupació de França, davant l’amenaça d’una invasió. El Mur de l’Atlàntic consistia en un conjunt de búnquers, bateries d’artilleria, trinxeres, etc. que havien de servir de barrera defensiva davant d’una eventual invasió. Aquesta línia defensiva s’estenia des de Baiona fins als Països Baixos -i més enllà-, encara que els alemanys estaven convençuts que l’atac es produiria al pas de Calais, per ser la zona més pròxima a les costes d’Anglaterra on eren acantonades les tropes aliades.

Algunes imatges de la costa de Normandia (França 2016)

Algunes imatges de la costa de Normandia (França 2016)

El segon element més remarcable és la visita als llocs en què es va produir el desembarcament de les tropes aliades el 6 de juny del 1944 (el Dia D). Les cinc platges escollides pels aliats per a l’Operació Overlord estan perfectament senyalitzades com a llocs de rellevància històrica. L’abundant informació que es dóna en aquests llocs, amb panells informatius (a més de nombrosos museus i exposicions disseminats al llarg de la ruta), permet fer-se una idea bastant exacta de la magnitud de l’operació militar i del cost en vides que va suposar la Batalla de Normandia. A més, hi ha la possibilitat de visitar, entre altres, l’impressionant cementeri a Omaha Beach on van ser soterrats nou mil dels militars dels Estats Units morts durant la batalla.

Restes dels bunkers a Pointe du Hoc (França 2016)

Restes dels bunkers a Pointe du Hoc (França 2016)

Avuí els xiquets juguen als forats deixats per les bombes a Pinte du Hoc (França 2016)

Avuí els xiquets juguen als forats deixats per les bombes a Pointe du Hoc (França 2016)

El tercer element a subratllar és la mateixa rellevància que els francesos donen a aquest fet històric. Possiblement és l’esdeveniment històric més important del segle XX, per a França, en la mesura que va suposar l’inici de l’alliberament del país després de la derrota i l’ocupació de l’any 1940 a mans dels alemanys. L’esdevindre històric del país fins a dia de hui ha estat absolutament determinat per aquest esdeveniment, suposant el seu redreçament nacional, en clau interna, i determinant les seues estretes relacions amb els Estats Units i la seua vocació europeista, en la vessant exterior.

Alençon fue la primera ciudad recuperada por el ejército francés tras el desembarco en agosto de 1944

Alençon va ser la primera ciutat recuperada per l’exèrcit francés a l’agost de 1944

La visita a aquest immens camp de batalla no hauria de deixar indiferent a ningú, ni tan sols als esperits poc afins als ardors bèl·lics ni als pacifistes declarats. Més que la celebració d’una victòria militar -encara que també ho és, evidentment-, la rememoració de la Batalla de Normandia és un recordatori de l’altíssim cost de la llibertat i la pau. Més que exaltar una acció violenta, ens recorda el valor de la vida humana i de la llibertat. Per a nosaltres, xafar i contemplar les platges en què van morir tantes persones ens ha colpit intensament, caminar entre les files interminables de tombes on descansen els morts d’aquella guerra cruenta ens ha deixat una impressió fonda. El silenci, el respecte i la memòria s’imposen necessàriament.

Graffiti als carrers d'Arromanches (França 2016)

Graffiti als carrers d’Arromanches (França 2016)

INFORMACIÓ D’INTERÉS

Després de visitar aquest lloc ens ha impactat encara més veure dues pel·lícules inoblidables: El dia més llarg i Salvar el soldat Ryan.

Alguns dels museus que es poden visitar: Museu del desembarcament i la pel·lícula en 360º en Arromanches. POdeu trobar molta més informació ací.

Més informació sobre el desembarcament a la web oficial de turisme de la regió de Normandia.

Camping en Carentan: Camping Le Haut Dick


TEXTO EN CASTELLANO

Normandía es algo más que una región pintoresca: es un espacio consagrado a la memoria histórica de un hecho muy relevante. En cada pueblo y ciudad hay algún elemento que te recuerda que estás en un lugar que fue el escenario de un hecho histórico trascendental para la historia de Francia y de Occidente. La Batalla de Normandía del verano de 1944 se mantiene viva en la memoria gracias a la presencia por todas partes de las banderas de los Aliados, placas conmemorativas, esculturas y lugares emblemáticos de toda clase.

El primer elemento que llama la atención al visitante es la presencia, a lo largo de la costa normanda, de los restos de las fortificaciones que construyeron los alemanes durante la ocupación de Francia, ante la amenaza de una invasión. El Muro del Atlántico consistía en un conjunto de búnkeres, baterías de artillería, trincheras, etc. que debían servir de barrera defensiva ante una eventual invasión. Esta línea defensiva se extendía desde Baiona hasta los Países Bajos -y más allá-, aunque los alemanes estaban convencidos de que el ataque se produciría el paso de Calais, por ser la zona más próxima a las costas de Inglaterra donde eran acantonadas las tropas aliadas.

El segundo elemento más destacable es la visita a los lugares en que se produjo el desembarco de las tropas aliadas el 6 de junio de 1944 (el Día D). Las cinco playas escogidas por los aliados para la Operación Overlord están perfectamente señalizadas como lugares de relevancia histórica. La abundante información que se da en estos lugares, con paneles informativos (además de numerosos museos y exposiciones diseminados a lo largo de la ruta), permite hacerse una idea bastante exacta de la magnitud de la operación militar y del coste en vidas que supuso la Batalla de Normandía. Además, existe la posibilidad de visitar, entre otros, el impresionante cementerio en Omaha Beach donde fueron enterrados nueve mil de los militares de Estados Unidos muertos durante la batalla.

El tercer elemento a subrayar es la misma relevancia que los franceses dan a este hecho histórico. Posiblemente es el acontecimiento histórico más importante del siglo XX, para Francia, en la medida que supuso el inicio de la liberación del país después de la derrota y la ocupación del año 1940 a manos de los alemanes. El devenir histórico del país hasta día de hoy ha sido absolutamente determinado por este evento, suponiendo su enderezamiento nacional, en clave interna, y determinando sus estrechas relaciones con Estados Unidos y su vocación europeísta, en la vertiente exterior.

La visita a este inmenso campo de batalla no debería dejar indiferente a nadie, ni siquiera a los espíritus poco afines a los ardores bélicos ni a los pacifistas declarados. Más que la celebración de una victoria militar -aunque también lo es, por supuesto-, la rememoración de la Batalla de Normandía es un recordatorio del altísimo coste de la libertad y la paz. Más que exaltar una acción violenta, nos recuerda el valor de la vida humana y de la libertad. Para nosotros, pisar y contemplar las playas en el que murieron tantas personas nos ha golpeado intensamente, caminar entre las filas interminables de tumbas donde descansan los muertos de aquella guerra cruenta nos ha dejado una impresión profunda. El silencio, el respeto y la memoria se imponen necesariamente.

ESCAPADA A NORMANDÍA

ESCAPADA A NORMANDÍA

Cada una de las regiones de Francia tiene un encanto especial y único. Este país tiene tantos atractivos que es difícil no quedarte con la sensación de ir picoteando como una abeja que va de flor en flor pero que se deja muchas otras flores por saborear. Desde nuestra casa de intercambio en Ville d’Avray -cerca de Versalles– decidimos hacer una escapada hacia Normandía tras haber pasado varios días visitando París y sus alrededores. Así que metimos nuestra tienda de campaña en el coche, llenamos nuestra mini-despensa para el camping y salimos dirección al noroeste.

En la plaza del mercado de Rouen se disfruta del verano en las terrazas (Francia, 2016)

En la plaza del mercado de Rouen se disfruta del verano en las terrazas (Francia, 2016)

Nuestra primera parada fue GIVERNY para visitar la casa del pintor Claude Monet y sus bellos jardines. Los cuadros de este pintor impresionista nos cautivan por su belleza y su delicadeza. Nos llamó la atención la cantidad de visitantes japones que había. La atracción que ejerce en ellos probablemente viene también de la fijación que el mismo Monet tenía por la pintura japonesa: las paredes de su casa están cubiertas de preciosas láminas del arte nipón acompañadas de cuadros de artistas contemporáneos a Monet.

Detalles de los jardines y de la casa de Claude Monet (Giverny, Francia 2016)

Detalles de los jardines y de la casa de Claude Monet (Giverny, Francia 2016)

El luminoso estudio en el que pintaba con hermosas vistas al jardín, su agradable habitación, el precioso comedor amarillo y la cocina azul, todo en su casa es acogedor. Pero, sin duda, donde más disfrutamos junto a  nuestros hijos fue paseando por el florido jardín mientras nos maravillábamos observando los centenares de flores embargados por su perfume. Ferrán -que en este viaje ha empezado a disfrutar con la fotografía- iba tomando instantaneas de cada flor. El colofón al paseo lo pone el famoso estanque con nenúfares que Monet mismo cuidaba y que tantas veces pintó en sus cuadros inolvidables. Nos sentimos como en esa escena en la que Mary Poppins y sus amigos se introducen en un cuadro para vivir sensaciones fantásticas.

Ferran disfrutó mucho de los jardines de Monet (Giverny, Francia 2016)

Ferran disfrutó mucho de los jardines de Monet (Giverny, Francia 2016)

Posteriormente acudimos a ROUEN (Ruan) para pasear al atardecer. Qué ciudad! Una ciudad cuyo centro está pensado para el transporte público, las bicicletas y los peatones. Grandes edificios de ladrillo del siglo XIX dominan el “ensanche” mientras las típicas casas de madera de los siglos anteriores han sobrevivido al paso del tiempo en el barrio más antiguo. La ciudad en la que Juana de Arco fue juzgada y quemada en la hoguera tiene hoy un estupendo museo que cuenta las aventuras y desventuras de esta mujer cuya biografía no deja indiferente a nadie. Sus bonitos comercios y sus cafés invitan a pasear y descansar en cualquiera de ellos. Su increíble catedral es la más elevada de Francia gracias a su enorme “fleche” -la aguja de 151 metros- que domina la ciudad junto a otras bellísimas iglesias que se iluminan al anochecer. Para cenar nos dejamos cautivar por una de las creperías de la ciudad y disfrutamos de las deliciosas “galettes” normandas (creps de harina de trigo sarraceno).

La imponente fachada de la catedral de Rouen (Francia, 2016)

La imponente fachada de la catedral de Rouen (Francia, 2016)

En la ruta hay muchas excusas para detenrse como en este viejo molino junto al río sena en Vernon (Francia 2016)

En la ruta hay muchas excusas para detenrse como en este viejo molino junto al río sena en Vernon (Francia 2016)

Seguimos camino hacia la costa atlántica donde acampamos. Aprovechamos para visitar alguno de los bonitos pueblos normandos como Pont-Audemer y Honfleur. Disfrutamos paseando por sus calles y comprando la comida para nuestros picnics en las panaderías y charcuterías que ofrecen suculentos panes, bollería, embutidos y platos preparados propios del mejor gourmet. En Honfleur alucinamos con la cantidad de turistas que invaden la ciudad -sobre todo franceses- ya que está situada en un precioso enclave junto al mar. Aprovecha la temporada turística a lo grande. Es uno de los lugares más caros que hemos visitado y cuenta con unas galerías de arte espectaculares. Nos limitamos a observar y localizamos la casa del músico Erik Satie que nació aquí en 1866.

El puerto antiguo de Honfleur, al sur de Le Havre (Francia 2016)

El puerto antiguo de Honfleur, al sur de Le Havre (Francia 2016)

Fachada de la casa de Erik Satie en Honfleur (Francia 2016)

Fachada de la casa de Erik Satie en Honfleur (Francia 2016)

No pudimos resistirnos a la tentación de viajar hacia el norte unos 50 kilómetros más recorriendo la “Cote d’Albatres” para ver la puesta de sol en Etretat admirando sus increíbles farallones o acantilados con el precioso arco “ojo de aguja” de creta blanca elevándose desde el mar. Aparcamos junto a la preciosa ermita y preparamos nuestro picnic tras hacernos las típicas fotos. El lugar es mágico y contemplar las vistas junto a nuestros hijos mientras el sol se ocultaba por el oeste fue un regalo fantástico. El lugar se fue quedando en silencio y nos despedimos casi solos de la increible costa de Etretat soñando despiertos y deseando poder regresar…

Vista de la bahía de Etretat y sus acantilados (Francia, 2016)

Vista de la bahía de Etretat y sus acantilados (Francia, 2016)

Anochece junto a la ermita de Etretat, perfecto punto de observación de su famoso arco (Francia, 2016)

Anochece junto a la ermita de Etretat, perfecto punto de observación de su famoso arco (Francia, 2016)

Nuestro viaje no se acaba aquí… Continuó hacia el oeste recorriendo la costa de Normandia y su historia más reciente. Visitamos el área de la costa del desembarco entre Honfleur y Carentan. Después nos dirigimos a Mont Sant Michel…

ALGUNOS DATOS PRÁCTICOS:

CAMPINGS EN FRANCIA: web oficial

CAMPINGS MUNICIPALES EN FRANCIA: web oficial

CAMPING EN PONT-AUDEMER: Camping Rislei Seine les Etangs

COMER: se puede comer por un precio adecuado en las creperías y muchas “brasserie” de la región aunque no olvidéis que las bebidas alcohólicas son bastante caras y en los cafés también. Siempre se ofrece agua de grifo para beber. Una buena opción es aprovechar la comida preparada que se vende en las charcuterías, sus embutidos y asomarse a las “boulangerie” (panaderías) para completar vuestros picnics.

Las "galletes" o creps y la sidra no faltan en ningún restaurante normando (Francia, 2016)

Las “galettes” o creps rellenos con cualquier cosa y la sidra no faltan en ningún restaurante normando (Francia, 2016)

PUENTE DE NORMANDÍA: desde Honfleur se accede al enorme puente de más de 2 km de longitud que cuesta un peaje de algo más de 5 € (depende del tipo de vehículo como en todas las autopistas de Francia)

VISITAR ETRETAT: vale la pena acudir al atardecer cuando ya hay pocos visitantes en el pueblo. Durante el día, hay que aparcar a las afueras y caminar un buen trecho para llegar hasta la playa y después subir hasta la ermita situada en los acantilados del extremo norte de la playa. Junto a la ermita hay un pequeño parking que suele estar lleno.

Entrada al Puente de Normandía desde el sur (Honfleur, Francia 2016)

Entrada al Puente de Normandía desde el sur (Honfleur, Francia 2016)

En nuestro viaje con niños por Francia, esta ruta por Normandía nos encantó: Rouen, Giverny, Etretat, Le Havre, Honfleur, Pont-Audemer…. y se quedaron muchos lugares en la lista de deseos que esperamos visitar pronto en otro viaje con niños.

Pin It on Pinterest