PASEANDO POR LA ISLA DE SKYE CON NIÑOS: 6 SENDEROS Y UN MUSEO

PASEANDO POR LA ISLA DE SKYE CON NIÑOS: 6 SENDEROS Y UN MUSEO

La isla de Skye está llena de misterio y romanticismo. Es uno de esos lugares que muchos viajeros desean visitar. Sus acantilados verticales, sus playas casi siempre desiertas, sus lagos que se encuentran con el mar. Escocia es un territorio viejo, trabajado por el tiempo. Los hielos de la última glaciación han dejado marca en sus montañas y en sus valles. Valles redondeados que en verano se cubren de brezos rosados. Piedras gastadas y arañadas por los antiguos glaciares. Si sale el sol, disfrutaréis de verdes intensos que contrastan con los colores oscuros de las rocas desnudas. El acceso más cómodo para entrar en la isla es por el puente de Kyleakin. Una vez allí, toma la carretera y recorre la isla a tu antojo.

Acantilados frente al mar un paisaje que se repite en la Isla de Skye

Una buena opción para recorrer la isla de Skye es alquilar una furgoneta o autocaravana para poder cobijaros fácilmente de las lluvias habituales. Y cuando la previsión meteorológica os asegure unas horas de buen tiempo, aprovechad para salir a dar un paseo por sus montañas junto al mar. Aquí os dejamos 6 rutas sencillas que se pueden hacer con los más pequeños de la casa para poder corretear y estirar las piernas libremente.

En verano los brezos florecen junto a las cunetas y en las laderas

Nosotros no tuvimos muy buen tiempo en aquel mes de agosto. Hizo frío y llovió, pero no dejamos de caminar. Los senderos suelen estar bien indicados. La única precaución necesaria es ir atentos en los caminos junto a los acantilados, evitad que los niños se acerquen demasiado a algunas zonas de pendientes y sujetarlos de la manita cuando sea necesario ayudarles o aconsejarles en su camino.

Cruzando el estrecho que separa la isla de Skye del resto de Escocia

1. SCORRYBREAC AND THE BILE (3 km)

Junto a Portree -Puerto del Rey-, la capital de Skye, podéis recorrer el sendero que recorre los acantilados al norte de la ciudad. Es un sendero circular sencillo y tiene preciosas vistas del puerto de casas coloridas que muchos conoceréis por ser la típica imagen de esta ciudad.

2. THE OLD MAN OF STORR (3,6 km)

Probablemente es el sendero más espectacular de los que os recomendamos. A 10 km al norte de Portree, es un camino un poco exigente al inicio pero muy divertido y de gran belleza. Realmente, el Old Man es un pedrusco enorme que sobrecoge a medida que te acercas a él. Sólo hay que tener un poco de precaución en la parte final que puede ser algo resbaladizo. Las vistas de la costa son maravillosas, entre nubes y rayos de luz, el paisaje es inolvidable.

Pequeñitos cobijados estamos bajo el Old Man

3. BROTHERS’POINT AND THE KILT ROCK (3,5 km)

Este sendero es un recorrido para asomarnos a ver los conocidos acantilados de Kilt Rock y la cascada. Hay que tener precaución con los niños en alguna zona de los acantilados pero el resto del camino es muy agradable y, el final, ideal para preparar un picnic si el sol nos acompaña. La senda parte desde el Hotel Glen View y el recorrido es muy interesante. También hay vestigios de dinosaurios en las proximidades. Un poco más al sur hay un mirador para observar los acantilados desde la distancia. La actividad volcánica que se produjo en esta región hace 55 millones de años dio lugar a la formación de estas montañas volcánicas de basaltos.

Kilt Rock y su cascada

Tierra de dinosaurios…

4. ARDMORE POINT (4 km)

Podéis aparcar junto a la iglesia de Trumpan, en la costa oeste de Waternish, al norte de la isla. Es una zona de granjas situadas junto a la costa y se puede recorrer cómodamente. Junto al mar podréis ver aves marinas -aquí y en toda la isla- por lo que es bueno llevar unos prismáticos en la mochila.

El mar, los lagos y las montañas constituyen los paisajes de esta isla

5. THE CORAL BEACH (4 km)

Una playa concurrida cuando sale el sol pero en la que habitualmente pacen las vacas tranquilamente cuando pocas personas acuden a caminar por ella o a jugar en su arena de minúsculos trozos del esqueleto calcáreo de algas rojas que han sido triturados por el oleaje. El aparcamiento es amplio y el acceso sencillo. La Playa de Coral es un brazo de mar que conecta un par de islotes.

Las vacas pacen en Coral Beach

6. ORONSAY (4 km)

Este sendero es sencillo y sin apenas desnivel. Sólo hay que tener precaución con la subida de la marea porque se pasa una zona que puede quedar completamente sumergida si hay marea especialmente alta: Ullinish Point. La isla de Oronsay se recorre libremente y sus acantilados caen abruptamente sobre el mar. Precaución aquí porque no hay barreras que limiten el acceso.

Con precaución todos podemos recorrer los senderos en la Isla de Skye

No dejéis la isla sin vistar el Museo Skye Museum of Island Life (7). La fascinación por la vida rural en la Isla de Skye llevó a un grupo reducido de personas a montar este pequeño museo en el que se recogen todos los elementos de la dura vida en la Isle of Skye. Reconstruyeron algunas casa siguiendo las técnicas ancestrales, todo un ejemplo de permacultura, y en su interior se guardan los objetos destinados al hogar, a la agricultura y a la manufactura de tejidos de lana. Hay también una fragua y cientos de fotos y recuerdos donados por muchas personas. Este museo es visita obligada si quieres conocer un poco más sobre esta isla y una buena manera de entender algo mejor este lugar del planeta.

Detalle de las construcciones típicas en la isla

 

Mapa de la Isla de Skye con las rutas indicadas

EN AUTOCARAVANA POR ESCOCIA

EN AUTOCARAVANA POR ESCOCIA

Hacía mucho tiempo que queríamos experimentar el estilo viajero de los furgoneteros. Finalmente nos decidimos: para conocer el norte de Europa nos parecía la mejor opción. Como estábamos deseando recorrer Escocia -era una de mis asignaturas pendientes- apostamos por esta aventura que implicaba, no sólo conducir por primera vez en autocaravana, también hacerlo siguiendo las normas británicas de conducir por la izquierda… Estábamos algo amedrentados pero como siempre seguimos nuestro lema: si otros han podido, nosotros también.

Después de mucho indagar y comparar precios decidimos alquilar la autocaravana en un pueblito cerca de Aberdeen. Esto implicaba hacer un viaje de tres horas en bus desde Edinburgh pero, realmente, compensaba el precio y, puesto que en nuestra ruta queríamos conocer aquella zona del país, apostamos por Deeside Motorhome. Hay que tener en cuenta que la demanda de autocaravanas en Escocia en verano es enorme y muchas veces no hay disponibilidad. Conviene reservarla con varios meses de antelación.

Cuadro de mandos de la autocaravana

Lo primero que nos impactó fueron las explicaciones de Helen sobre el funcionamiento de la caravana. Escuchábamos sus instrucciones e intentábamos entender todos los detalles de su inglés con acento escocés. Nos íbamos poniendo nerviosos por momentos: el gas, las baterías, el water químico, los depósitos de agua limpia y sucia, etc.

Detalle del depósito del water-químico
Habíamos alquilado una caravana para 6-7 personas y era realmente grande, al menos a la hora de conducir nos parecía inmensa… Era un vehículo adecuado para 4 adultos y 2 niños. Tenía todos los elementos que se podían necesitar y prometía ofrecernos muchas comodidades. Horno y calefacción de gas, cocina, fregadero, ducha, inodoro y lavabo, armarios y camas bastante cómodas con edredones calentitos…
Interior de nuestra autocaravana de alquiler
Pero… antes de nada… había que salir de aquel aparcamiento y ponerse a conducir. Nos armamos de valor y deseamos intensamente regresar diez días más tarde sin haber tenido ningún accidente ni haber estropeado algún elemento del vehículo. Desde el primer momento Pau se sintió bien conduciendo, lo más extraño era cambiar las marchas con la mano izquierda. En todo momento, diversas señales nos recordaban que estábamos en Escocia y que no debíamos relajarnos en la conducción.

No habíamos planeado la ruta previamente con demasiado detalle. Poco a poco fuimos decidiendo y finalmente viajamos por una buena parte del país. Hubo que renunciar a muchos lugares interesantes, como siempre, y finalmente esta fue nuestra ruta por la zona centro y los Highlands. Viajar de esta manera es una experiencia fantástica. Te sientes libre e integrado en la naturaleza desde el primer momento. Es la mejor manera de recorrer estos vastos territorios donde las montañas, los lagos, los ríos y el cielo, inundan tu mirada.

“Passing place” espacios imprescindibles para recorrer la Escocia más rural
De camino a Isle of Skye (Escocia, 2014)
Allí donde queríamos nos deteníamos a merendar, a comer o a “tomar el té”. Cuando anochecía buscábamos algún sitio donde dormir. Algunos días buscábamos “caravan parks” para rellenar el depósito de agua o vacíar el tanque de lavado y el water-químico. Uno de esos campings fue el Glen Nevis Campsite con unas instalaciones inmejorables. Otras veces dormíamos junto a una playa o en un bosque. Siempre respetando aquellos lugares donde expresamente se pedía a los campistas que no pasasen la noche allí. Nos hemos sentido siempre cómodos y relajados donde hemos pernoctado.
Cerca de Dunvegan, Isle of Skye (Escocia, 2014)

Como dicen los fanáticos de viajar en furgo: “Home is where we park it”. El mundo está para descubrirlo y conocerlo, respetar nuestro entorno y conocer a las personas que viven en él. Eramos unos novatos y ahora nos vemos disfrutando de este modo de viajar en muchos otros lugares del mundo.

Sin embargo, no todo ha sido perfecto en este viaje. No hemos tenido ningún incidente ni accidente pero hemos debido hacer un esfuerzo, sobre todo nuestros hijos, para pasar tantas horas encerrados en un espacio tan pequeño. Ya fuera porque recorríamos largas distancias -no eran muchos kilómetros pero el viaje era lento pues las carreteras eran muy estrechas- o bien porque llovía, en algunos momentos sentíamos que les estábamos exigiendo bastante.

A los pies del Castillo de Stirling (Escocia, 2014)

Además, al viajar en la caravana tú debes hacerlo todo: alguien conduce, alguien sigue el mapa, hay que cocinar, lavar, buscar lugar donde pernoctar y hay que atender a tus hijos. Quizá con un dispositivo electrónico y la televisión todo sea más sencillo pero nosotros decidimos no utilizarlos. En fín hay que valorar muchos aspectos a la hora de planificar un viaje y la edad de los niños es importante.

Al sur de Ullapool (Escocia, 2014)
Pernoctando en una granja cerca de Urquhart Castle (Escocia, 2014)

No voy a engañaros: lo hemos pasado muy bien. Hemos descubierto lugares preciosos y hemos sentido eso de que “el salón de nuestra casa es el mundo”. Escocia está llena de misteriosos lugares ruinosos, de castillos e iglesias, de lindos pueblos, de historias escalofriantes… Un montón de experiencias que iremos recordando en este espacio viajero.

Guinard Bay (Escocia, 2014)

DATOS PRÁCTICOS DE ESTE VIAJE DE 14 DÍAS:

VUELO: Edinburgo-Alicante 200 euros/persona i/v

GASTOS TOTALES (3 adultos y 2 niños): 4.290 £ (858 £/persona que equivalen a 62 £/día por persona)

Gasolina: 246 £                               Comida: 389 £

Campings: 80 £                                Otros gastos: 80 £

Explorer Pass: 76 £                           Alquiler de la caravana: 1.225 £

Alojamiento en Edinburgo (4 noches con Airbnb): 314 £
ALQUILER DE MOTORHOME: en Edinburgo es muy caro en agosto. Nosotros finalmente decidimos alquilar en Aberdeen lo que nos obligaba a desplazarnos hasta allí en bus (2 horas). Optamos por esta opción por el ahorro económico pero sin duda esta opción es posible si dispones de suficiente tiempo para el traslado. Alquilamos en Deeside-motorhomes una autocaravana muy bien equipada. Todo el proceso fue muy bien excepto a la hora de devolvernos la fianza que tardaron bastante.
COMPRA DE BILLETES DE BUS: sin duda Megabus es una gran opción.

ITINERARIO: ESCOCIA EN 14 DÍAS

ITINERARIO: ESCOCIA EN 14 DÍAS

En el verano de 2014 nos lanzamos a recorrer Escocia y lo hicimos alquilando una autocaravana para la familia. Descubrimos esta manera de viajar tan cómoda y agradable en la que “el mundo es el salón de tu casa”. Dsifrutamos con las bellas ciudades y pueblos pero, sobre todo, nos pasamos el tiempo admirando los paisajes, las montañas y la costa de este país siempre lluvioso con algunos días de sol. Es por ello que, atendiendo a la climatología del pais, viajar el “motorhome” es un plan perfecto.

ESCOCIA

ITINERIARIO (más detalles en google-maps): 

Día 1. Vuelo Alicante-Edimburgo.

Día 2. Edinmburgo.

Día 3. Traslado en bus a Aberdeen. Recogemos la autocaravana que alquilamos “on line”.

Día 4. Recorremos la costa de Aberdeenshire en dirección a Stonehaven.

Día 5. Royal Deeside, Klidrumny Castle y Huntly.

Día 6. Visitamos Fort George por la mañana. Conducimos la A82 hacia Urquhart Castle mientras bordeamos el Lago Ness.

Día 7. Iniciamos nuestro viaje por las Highlands siguiendo la A835 en dirección a Dundonnell, Drumchorky y Gairloch para llegar a Kinlochewe.

Dia 8-10. Isla de Skye.

Llegamos a Skye por la A896 y recorremos la isla visitando Kyleakin, Portree, Old Man of Storr, Kilt Roch, Uig, Dunvegan y Sligachan entre otros lugares.

Día 11. Viaje por la A87 hasta Fort August y Fort William.

Nos detenemos en Glencoe para poder hacer senderismo cerca del famoso Ben Navis.

Día 12. Aberfoyle y Stirling.

Disfrutamos del Queen Elizabeth Forest Park y atravesamos los Trossacks National Park.

Día 13. Regreso a Aberdeenshire.

Dejamos Perth y Forfar para llegar a Blairgowrie y Braemar.

Día 14. Regreso a Edinburgo en bus desde Aberdeen.

Día 15. Edimburgo.

Día 16. Vuelo Edimburgo-Alicante.

VUELO: Edinburgo-Alicante 200 €/persona i/v

GASTOS TOTALES (3 adultos y 2 niños): 4.290 £ (858 £/persona que equivalen a 62 £/día por persona)

Gasolina: 246 £                               Comida: 389 £

Campings: 80 £                                Otros gastos: 80 £

Explorer Pass: 76 £                           Alquiler de la caravana: 1.225 £

Alojamiento en Edinburgo (4 noches con Airbnb): 314 £

PARQUES ADORABLES: THE SENSE OF WONDER

PARQUES ADORABLES: THE SENSE OF WONDER

En nuestros viajes por el mundo, uno de los elementos comunes a todas nuestras escapadas, es la búsqueda de entornos dedicados a la enseñanza de las maravillas del mundo natural. Espacios creados por el ser humano que combinen el afán por recuperar y proteger ciertos lugares con el deseo por divulgar los más bellos secretos de la Madre Tierra. Se trata así de desarrollar nuestra empatía hacia ella y nuestro interés por promover su conversación.
Seres humanos que se sumergen en la naturaleza sin molestar (Escocia, 2014)
Hace ya mucho tiempo que Rachel Carson escribió su dulce y delicado libro Sense of wonder al que ya dediqué un post hace tiempo. Su visión poética y su amor por la naturaleza acrecentaron en nosotros el deseo por seguir disfrutando de las pequeñas cosas que nos ofrecen las playas, los bosques, los ríos o cualquier lugar que no haya sido alterado drásticamente por nuestra especie.

En nuestro último viaje a Estados Unidos visitamos el estado de Maine: queríamos conocer los lugares que aquella mujer ayudó a conocer y a proteger con sus investigaciones. Su incansable esfuerzo por divulgar la necesidad de combinar la protección de la naturaleza y la presencia de los seres humanos de una manera equilibrada la convirtieron en unos de los referentes de la lucha conservacionista a nivel mundial. Su objetivo era que fuéramos conscientes de cómo nuestras acciones alteran la vida del resto de seres vivientes, propietarios, como nosotros, del hábitat en el que desarrollan su vida.

Bosques en el Queen Elizabeth Forest Park (Escocia, 2015)
¿Qué tienen en común esos lugares que permiten la presencia de personas sin olvidar un estricto respeto por el entorno natural? Hoy vamos a intentar contestar esta pregunta y os vamos a describir seis lugares maravillosos que sin duda deberían servir de modelo para el diseño de espacios naturales con vocación de ser verdaderas “aulas en la naturaleza”. Si no podéis viajar hasta ellos, no dudéis en visitar sus páginas web y conocer el interesante trabajo que llevan a cabo. Podríamos decir que comparten ciertos rasgos como, por ejemplo, estos:
 
1. Estos lugares piensan en los niños y en los mayores. También facilitan el acceso al entorno a personas con dificultades físicas de manera que todos podamos disfrutar allí.
2. Tienen una extremada sensibilidad ecológica por lo que desarrollan iniciativas y actividades para promover la conservación del entorno.
Talleres para todas las edades (The Wild Center, 2015)
3. Destacan por su sensibilidad artística y combinan aspectos científicos, creativos y humanísticos buscando el crecimiento holístico del ser humano.
4. Utilizan elementos naturales, generalmente sencillos, para crear espacios de juego, descanso y reflexión en medio de la naturaleza.
5. Suelen tener círculos de amigos y voluntarios que dedican una parte de su tiempo a colaborar en su mantenimiento.
Paneles en el P.N. Galápagos (ecuador, 2013)
6. Desarrollan importantes labores de formación y educación en las comunidades locales donde se ubican.
7. Los espacios museísticos no suelen ser demasiado grandes pero sí de extremada calidad y calidez.
8. Tocar está permitido, oler, escuchar, ver, sentir… Siempre buscan desarrollar nuestra sensibilidad y crear vínculos afectivos con el lugar que quieren salvaguardar.

Es fácil tropezarte con los habitantes del lugar
(Rachel Carson Wildlife Refuge, 2015)
9. Te hacen reflexionar sobre otro modelo de crecimiento que también es posible. Cada uno de nosotros somos responsables de llevar adelante un cambio necesario allá donde sea que vivamos.
10. Hacen que te sientas feliz y maravillado. Desarrollan en ti tu sentido del asombro (your sense of wonder).
 
PARQUE OMORA (Región Antártica, Chile)
Cuando viajas a lugares perdidos en el mundo puedes creer que vas a “ninguna parte”, que allá no habrá nada, pero después compruebas que los humanos hemos llegado a casi todos los rincones del mundo y allí siempre hay gente de la que aprender, tradiciones que descubrir y naturaleza con la que maravillarse.
 
El Parque Omora se encuentra en isla Navarino, al sur del Canal Beagle, a pocos kilómetros de Puerto Williams. Muy cerca del lugar donde el Capitán Fitz Roy desembarcó para devolver a su tierra a tres indios fueguimos que había secuestrado un año antes con el fin de “educarlos” en Inglaterra. En ese mismo barco llevaba al joven Charles Darwin en su vuelta al mundo. Ya en su diario podemos leer sus impresiones sobre aquellos magníficos paisajes glaciares y la vegetación austral que los tapizaba.
Arte en los carteles del Parque Omora (Puerto Williams, 2013)
Lo más maravilloso de este lugar que es gestionado por el Centro Universitario de la Universidad de Magallanes en Puerto Williams es que muestra al visitante el fascinante mundo de los vegetales más simples y primitivos de nuestro mundo. Aquellos que pasan casi siempre desapercibidos y que en estas latitudes alcanzan una diversidad asombrosa. Líquenes, musgos y hepáticas crean mágicos bosques de ensueño que harían las delicias de los enanitos y gnomos más resistentes al frío. Los senderos conducen a través de estos bosques húmedos y si ponemos atención pueden descubrirse animales escurridizos que están habituados a vivir sin ser molestados por la presencia de las personas.
La muestra de líquenes, musgos y hepáticas es
sobresaliente (Parque Omora, 2013)
BOSQUE YATANA (Tierra del Fuego, Argentina)
Cuando la familia Alvarado decidió iniciar la limpieza del basurero en que se había convertido el campo abandonado que había junto a su casa, probablemente no podían imaginar que aquel lugar acabaría convirtiéndose en un lugar de referencia para los amantes del arte y de la naturaleza en Ushuaia. Situada en la cara sur del extremo más meridional de los Andes, esta ciudad es el centro neurálgico de las comunicaciones en el Canal Beagle. Ha crecido de un modo poco planificado y por sus laderas se van extendiendo los nuevos barrios de casas humildes. Los tendidos eléctricos cruzan las calles, el viento sopla casi permanentemente y el sol calienta poco, incluso en verano. Las vistas al canal son espectaculares y, al sur, se divisan las bellas montañas de isla Navarino y otros islotes que pertenecen a Chile.
Puerta de acceso al Bosque Yatana (Ushuaia, 2013)

Según nos contaron, aquel lugar abandonado estaba lleno de restos de papeles, plásticos y vidrios rotos. Era lugar de encuentro para borrachos y drogadictos que buscaban donde ocultar su triste existencia. Pero fue pasando el tiempo y fueron sacando basura de aquel lugar y llevando hasta allí la sensibilidad y el amor hacia la naturaleza y el ser humano. Además se inició la recuperación de las señas de identidad de los primeros habitantes del territorio: los onas. Los indios fueguinos habían desarrollado toda una cultura que les permitía sobrevivir en aquellas tierras inhóspitas con una sabiduría ya olvidada.

Espacios para la relajación y la creación (Bosque Yatana, 2013)
El Bosque Yatana es hoy un lugar bello y relajante en el que las lengas (hayas endémicas) y otros árboles aún jóvenes crecen cubriendo el espacio de sombras que, en otoño,  se transforman en un bello tapiz de hojas anaranjadas y amarillentas. Talleres de pintura, de escultura y de danza, rituales de hermanamiento con la Madre Tierra y otras muchas actividades convierten a este lugar en un recuerdo imborrable para nuestra memoria.
La vinculación con la cultura ancestral está
muy presente en el Bosque Yatana (Ushuaia, 2013)
Son pequeñas sus islas pero es ingente el trabajo que se viene realizando aquí para conservar los tesoros naturales que atesoran. Si serán capaces de hacer coexistir el creciente turismo con la protección del mundo natural es algo que aún no sabemos pero, sin duda,  están esforzándose porque así sea. Este es uno de los puntos del planeta que más llaman la atención a los que gustamos del mundo natural porque recorrer este territorio es sin duda un auténtico gozo. Un espectáculo con mayúsculas
Centro de interpretación de la Isla de Santa Cruz (Ecuador, 2013)
Centro de interpretación de la Isla de San Cristóbal (Ecuador, 2013)

En cada una de las islas habitadas y que pueden tener acceso los turistas, se realizan  cursos de formación de monitores y guías naturalistas. Además, son numerosas las campañas informativas para los ciudadanos que han de seguir unas normas bastante estrictas respecto al consumo de agua, el reciclaje de residuos y el uso de diversos recursos. Se explica también de la historia geológica de estas bellas islas, de su diversidad biológica, y otras particularidades. Se desarrollan planes de desarrollo contando con los ciudadanos que las habitan, pero sin olvidar la protección del patrimonio natural. Un modelo que esperamos prospere y crezca, un ejemplo a seguir en múltiples sentidos.

En Isla Isabela convivir con las especies
autóctonas es habitual (Ecuador, 2013)
Hacen falta recursos para montar un parque dedicado a la difusión de las ciencias naturales. Pero además hace falta buen gusto y mucho trabajo para montar actividades interesantes y atractivas. En este parque forestal hay un pequeño museo en el que se hacen talleres dirigidos a niños y adultos. Pero lo más interesante son las rutas accesibles que se han diseñado en el bosque compaginando el arte y la creatividad con la observación de la naturaleza. Siempre utilizando materiales naturales han creado diversos espacios, para el juego y la contemplación, realmente inspiradores.
Jugando en el bosque (Queen Elizabeth Forest Park, 2014)
Museo en el Queen Elizabeth Forest Park (Escocia, 2014)
Decenas de senderos para recorrer a pie o en bicicleta. Cascadas, arroyos y riachuelos que aparecen inesperadamente. Observatorios para aves y mamíferos. Para atraer al público más aventurero y atrevido hay además una ruta aérea para conocer el bosque lanzándose en tirolinas, atravesando el bosque con cuerdas y pasarelas. Dentro de las actividades GoApe se puede conocer el bosque de un modo emocionante y con la adrenalina corriendo por nuestras arterias.
Zona de juegos (Queen Elizabeth Forest Park, 2014)
Zona de alimentación controlada para facilitar la observación
THE WILD CENTER (New York, USA)
Una de las mejores cosas de viajar es descubrir lugares sorprendentes e inesperados que te fascinan. Llegamos a Tupper Lake invitados por Pam a través de “couchsurfing“. Era una tarde lluviosa y fría y las montañas Adirondack aparecían cubiertas de bruma. Estas son las montañas más elevadas del estado de New York y se caracterizan por sus densos bosques, lagos y lagunas bellísimas. Pasamos una jornada memorable invitados en un preciosa casa de madera junto al lago y, por la mañana, siguiendo las indicaciones de la madre de Pam nos dirigimos al Wild Center. Lo que en el pasado fue un campo arrasado por la deforestación es hoy un día un monumento a la conservación.
Caminado como ardillas por el bosque (The Wild Center, 2015)
Lo que pensábamos que sería un sencillo museo era en realidad un proyecto riquísimo y atractivo: una fundación en la que muchas personas y entidades participan.  Este tipo de inicitivas son muy comunes en Estados Unidos: un grupo de personas ponen su dinero y su tiempo, buscan subvenciones y ayudas económicas, trabajan como voluntarios para hacer realidad algo que podría parecer una quimera. Si el tema prospera se contrata personal y se convierte en un negocio. Nos fascinó todo el museo. A mí, especialmente, la sala con los materiales didácticos para el estudio del mundo natural. Armarios llenos de sorpresas, cajones con muestras de todo tipo para jugar y aprender. Eran preciosas las reproducciones de hongos, por ejemplo.  Los modelos de esqueletos de diversos animales, los puzzles y tantas otras cosas para experimentar y descubrir. El sueño de cualquier persona que se dedique a la enseñanza de las maravillas de nuestro planeta.
Materiales para descubrir el mundo natural (The Wild Center, 2015)
Sin duda, el broche de oro a la visita fue el paseo por el bosque. Ascender entre los troncos huecos, creados y diseñados para poder subir a las alturas. Ya sea por tu propio pie, con un carrito de bebé o en silla de ruedas, todo el mundo puede disfrutar de ese paseo entre las copas de los árboles del bosque septentrional americano. Robles, pinos, sauces…. Al final del paseo nos esperaban dos sorpresas increíbles: un enorme nido de águila en el que sentirte como una de esas majestuosas aves y una espectacular tela de araña elevada a una decena de metros sobre el suelo en la que jugar y saltar bajo la supervisión de la araña gigante propietaria de esa obra de arte.
Caímos como moscas en la tela de la araña gigante (The Wild Center, 2015)
Todo el entorno está diseñado con creatividad y
rigurosidad (The Wild Center, 2015)
Y para finalizar, probablemente, el más sencillo y humilde de los parques y reservas que hemos recogido en esta entrada de hoy pero no por ello menos importante. Rachel Carson y sus refugios para la vida salvaje se merecen un centro de interpretación mejor diseñado, con una mejor exposición sobre la vida y obra de esta bióloga-escritora, con mas información sobre las amenazas que destruyen cada día los humedales y zonas costeras de todo el planeta. Con su humildad, este lugar transmite la esencia de lo que Rachel Caron fue: una persona sencilla e inteligente, capaz de escribir con dulzura sobre los ecosistemas que tan bien estudió y conoció. Ella vivió en Maine la mayor parte de su vida pero también recorrió otras zonas de Estados Unidos en sus proyectos de investigación y para documentarse en sus escritos.
Cultivando nuestro “sense of wonder” con Rachel Carson
La visita al centro de interpretación incluye el paseo por un sendero de un kilómetro de longitud en el que se explican los delicados equilibrios que coexisten en este lugar donde las aguas dulces de los ríos se encuentran con el mar en sus grandes desplazamientos mareales que tienen lugar cada día. El bosque que se recorre es joven pues sufrió, hace pocas décadas, una intensa deforestación -como la mayor parte de la costa este de Estados Unidos. Es desde hace poco tiempo que ha comenzado a recuperarse. Después de haber visitado los bosques chilenos, no podíamos evitar hacer comparaciones pues estos árboles parecen poca cosa frente a aquellos majestuosos árboles centenarios. Pero es ilusionante comprobar como la protección de extensas áreas del territorio y una gestión consciente están ayudando a crear bosques que en pocas generaciones serán impresionantes.
Sendero que recorre el bosque en recuperación
(Rachel Carson Wildlife Refuge, 2015)
Como nos recuerda aquel dicho “dejemos a nuestros hijos un mundo mejor del que heredamos”. En estos seis lugares que hoy hemos intentado descubriros están trabajando a conciencia para que así sea. La mayor parte de ellos hacen pagar al visitante: cobran por aparcar, o por acceder a las instalaciones o por participar en algunas de las actividades. Para nosotros puede parecernos extraño porque en nuestro país no estamos habituados a pagar y colaborar en el mantenimiento de estos lugares. Los turistas debemos contribuir en la protección de los espacios natuarles que visitamos, del mismo modo que pagamos por una buena comida, un museo o por ir al cine… Pero además, como habitantes de un  territorio, cualquiera de nosotros puede contribuir de múltiples maneras: recuperar campos abandonados, diseñar aulas para el estudio de la naturaleza, crear rutas eco-culturales, rescatar usos tradicionales… Ojalá que poco a poco, frente a al ansia urbanística,  aprendamos a aprovechar mejor las zonas urbanas que ya hemos asfaltado y dejemos nuestro entorno natural a salvo.
Los humedales son lugares sensibles y únicos (Maine, 2015)
EL VIAJE AL MÁS ALLÁ

EL VIAJE AL MÁS ALLÁ

La espiritualidad forma parte de nuestra vida desde el mismo momento en que nacemos. Un día tus hijos te preguntan sobre el momento de su llegada al mundo y, cuando menos te lo esperas, empiezan a preguntar por la muerte. Te sorprenden con profundas reflexiones propias de un experto maestro espiritual y te ayudan a cuestionarte tu propia existencia.
En nuestra sociedad vivimos muy desconectados de los ritmos naturales, La mayor parte de nosotros presenciamos el primer alumbramiento el día en que nuestro primer hijo decide llegar al mundo y, por lo general, tampoco acompañamos y aprendemos a recorrer el camino hacia la muerte hasta bien avanzada nuestra propia vida.

Burghead (Escocia, 2014)

Durante nuestro viaje a Escocia tuvimos la oportunidad de conversar en muchos momentos sobre la muerte. En los países anglosajones es inevitable meterte en un cementerio mientras paseas por cualquier ciudad pues forman parte del territorio cual jardines urbanos. Descansar entre las lápidas de sus antepasados o tomar un picnic es tan habitual como natural.
Cuando a nuestros antepasados empezó a importarles “el más allá”, comenzaron a enterrar a sus seres queridos. Se iniciaron en los rituales de despedida y desarrollaron toda una serie de mitos que les ayudaban a responder a esas preguntas a las que todos nos enfrentamos en instantes de nuestra vida. Creer en la inmortalidad del alma era algo natural: sentían la presencia de los que se habían ido como si nunca dejasen de estar a su lado. El mundo estaba poblado de espíritus que convivían con naturalidad entre los seres vivos de “carne y hueso”.

Elgin (Escocia, 2014)

Para los niños es igual de natural creer que la muerte no tiene la última palabra. Lo invisible e intangible no es algo irreal para ellos. Su mundo está poblado de seres que no pueden ver ni tocar pero cuya presencia se deja sentir sin lugar a dudas. Es como si fuesen poseedores de un “sexto sentido” que en nosotros los adultos, se ha ido adormeciendo.

Elgin (Escocia, 2014)

Igual de absurdo que hubiese sido pretender que un hombre primitivo aceptase nuestros intentos de desmitologizar su mente, es el hecho de intentar desarraigar a nuestros pequeños de su mágica visión del mundo. Es en esos primeros años de la vida cuando las hadas, los duendes, los gnomos, las brujas, los ogros, los trols y otros muchos seres les acompañan y pueblan la realidad.
Renunciar a ese mundo y eliminarlo de su imaginario es un error que limita el crecimiento espiritual y emocional, privándolos de gozar de la infancia y desarraigándolos de nuestra historia como especie.

Antigua catedral de Elgin (Escocia, 2014)

Los cuentos tienen entidad propia en nuestro desarrollo como seres humanos y eliminarlos del aprendizaje y nuestro crecimiento como individuos es sin duda incomprensible. Infravalorar lo emocional frente a la formación intelectual deja al futuro ser adulto huérfano de los pilares que edificarán su sensibilidad y su capacidad para entender sus propias emociones. La fantasía y la ingenuidad nos abren emocionalmente haciéndonos seres empáticos.

En la antigua catedral de Elgin (Escocia, 2014)

Según van creciendo la mente de los niños se siente atraída por el drama de la vida que reflejan los mitos y leyendas. La mitología facilita la comprensión de la dimensión conflictiva de la vida, la tensión que vive el individuo ante su destino, la importancia de la valentía y la fortaleza ante las adversidades o el valor de la inteligencia al encarar los retos, además de otras muchas cosas. Todo ello constituye una inestimable fuente de saber moral y emocional.

Con los pies en la tumba, Elgin (Escocia, 2014)

Tal vez vivamos demasiado encadenados a nuestro modo de ver el mundo y ello nos impide reconocer que los niños desde su ingenuidad poseen una mente mucho más libre. Su sabiduría consiste en comprender que la vida y la muerte son un misterio. Los adultos hemos sustituído el misterio por respuestas que encubren nuestros miedos, inseguridades y la ausencia de vitalidad.
No debemos renunciar a nuestras creencias, pueden evolucionar, pueden transformarse, pero no podemos “no creer en nada”. Creer en la gente, en la Madre Tierra, en Dios… Puede que cuanto mayor sea el objeto de nuestras creencias, mayores sean las dimensiones de nuestra alma. Creer tan solo en lo pequeño y efímero es condenarse a ser pusilánimes.

Cementerio de Greyfriards, Edinburgo (Escocia, 2014)

Nosotros vemos en nuestros hijos su alma esplendorosa y queremos empaparnos de su espiritualidad. Muchos adultos ya no saben dónde está su alma pero todos reconocemos a ciertas personas envueltas por un halo de alegría, plenitud, conciencia, trascendentalidad y vitalidad que nos hacen sentir que conservan su alma infantil casi inalterada. Son personas que gozan de la vida, que creen en las hadas, las brujas, los duendes y los troles, los dioses y otros seres… mientras avanzan hacia el horizonte y escuchan a Walt Whitman en la brisa…

Burghead (Escocia, 2014)
¡OH, MI YO! ¡OH, VIDA!
¡Oh, mi yo! ¡oh, vida!… de sus preguntas que vuelven,

del desfile interminable de los desleales, de las

ciudades llenas de necios,

de mí mismo, que me reprocho siempre (pues,
¿quién es más necio que yo, ni más desleal?),
de los ojos que en vano ansían la luz, de los objetos
despreciables, de la lucha siempre renovada,
de lo malos resultados de todo, de las multitudes
afanosas y sórdidas que me rodean,
de los años vacíos e inútiles de los demás, yo
entrelazado con los demás,
la pregunta, ¡Oh, mi yo!, la pregunta triste que
vuelve — ¿qué de bueno hay en medio de estas
cosas, oh, mi yo, oh, vida?

                                                                              Respuesta

Que estás aquí — que existe la vida y la identidad,

que prosigue el poderoso drama, y que puedes contribuir con un verso.

EXPLORANDO ESCOCIA: 10+5 LUGARES PARA DESCUBRIR LA HISTORIA DE ESTE PAÍS

EXPLORANDO ESCOCIA: 10+5 LUGARES PARA DESCUBRIR LA HISTORIA DE ESTE PAÍS

Aprovechar la oportunidad que ofrece el Explorer Pass es la manera más económica de conocer muchos de los lugares de carácter histórico de la vieja Escocia. Comprando este “pasaporte” se pueden visitar más de 60 lugares en todo el país durante un periodo de 15 días, aunque sólo puede utilizarse durante 7 días en este período. Es imposible llegar a visitar todos los lugares,  sobre todo porque muchos de ellos están en las alejadas islas del norte y de la costa occidental. Pero además porque los desplazamientos impiden abarcar todo el país en tan poco tiempo.

Sin embargo, si el viajero elige una zona concreta del país y planifica su ruta, seguro que este servicio de visitas le será más que rentable y, además, se ahorrará muchas de las colas que se forman en los accesos. Escocia es un lugar muy turístico y, principalmente en verano, son muchos los que viajan hasta allí para conocerlo. Nuestra visita al país queda resumida en este mapa y en estos lugares:

1. CASTILLO DE EDIMBURGO: encaramado a una rotunda roca de negro basáltico, lo realmente especial de este castillo es su posición sobre la ciudad de Edimburgo así como las historias guardadas entre sus muros. Una parte de estas historias ha sido recuperada por los historiadores y se puede conocer a través de las exposiciones y recuerdos guardados en esta fortaleza: en sus aposentos reales la controvertida María Estuardo dio a luz a su hijo Jacobo VI quien, siendo aún un niño, sería secuestrado por su tía Isabel I y separado de su madre.  A la muerte de ambas, en 1603, él se convertiría en el primer rey sobre el que convergieron los reinos de Inglaterra y Escocia. Aquí se guardan las joyas de la Corona y la Piedra del Destino, la cual fue robada en 1296 por el Eduardo I de Inglaterra y llevada a Londres donde permaneció siete siglos como símbolo del dominio inglés sobre Escocia. Cuando una conoce este y otros muchos detalles de la historia de estas dos naciones, se explica las complejas relaciones que todavía hoy siguen más que enredadas.
Cara norte del castillo de Edimburgo (Escocia, 2014)
En la prisión del castillo (Escocia, 2014)


2. KINDRUMMY CASTLE: la región de Aberdeenshire y sus vecinas han sido las más ricas y fértiles del norte del país. Su potente agricultura y la ganadería bovina todavía perduran hoy y se ven sustentados por las “petrolibras” que llegan desde los taludes submarinos del mar del Norte. La región está plagada de enormes fortalezas y preciosos castillos. A unos 15 km al oeste de Alford se levantan las ruinas de este castillo que en el siglo XIII fue la residencia del Conde de Mar.

Panel de acceso a Kindrummy Castle (Escocia, 2014)

Puede una sentirse decepcionada ante los ruinosos restos de los muros del castillo que emergen entre la cuidada y recortada hierba. Pero si te trasladas al pasado -como un turista en el Foro de Roma- e imaginas la vida entre esas verdes y brumosas colinas, puedes ver venir caballeros azotando a sus caballos en la lluvia, soldados abriendo el puente de acceso, sirvientes que mantienen el fuego encendido en la sala mientras en la cocina se amasaba el pan para el señor. Sin duda es este un ejemplo de como los escoceses, en las últimas décadas,  han puesto en valor sus propias ruinas y están rehabilitando para ellos y para todos los que acudimos a conocer su país, los bellos lugares que constituyen parte de su historia.

En el interior del castillo de Kindrummy (Escocia, 2014)

3. HUNTLY CASTLE: el castillo de este pequeño pueblo es encantador y el paseo para llegar hasta él aún más.  Entre enormes árboles centenarios, junto a las escuelas municipales y campos de juego, se eleva este castillo. Se ha recuperado en gran medida esta construcción y los paneles explicativos ayudan a emular cómo debió ser la vida de la familia Gordon en estas dependencias. Aún se conservan preciosas tallas en su puerta de entrada, en los frisos de las chimeneas y detalles bellísimos que hablan de la delicadeza en la decoración de este edificio.

Reconstrucción del castillo de Huntly (Escocia, 2014)
Huntly Castle (Escocia, 2014)
La historia del castillo de Huntly (Escocia, 2014)

4. ELGIN CATHEDRAL: el terror y el odio han formado parte de las desventuras de los escoceses, como del resto de la humanidad, si bien aquí han quedado muchas leyendas que dan testimonio directo de una época de grandes sufrimientos. Por todas partes es fácil encontrar relatos que hablan del daño y el dolor causados por la agresividad de unos hacia otros. Esta catedral,  hoy en ruinas, es hermosa aún hoy. Fue consagrada en 1224 e incendiada en 1390 por Alexander Stewart, conde de Buchan e hijo ilegítimo del rey Roberto II. Se le conocía por el sobrenombre del Lobo de Badenoch y era un cruel terrateniente que sembró tanto mal que acabó muriendo en manos del propio demonio con quien, según cuenta la leyenda, se enfrentó en una partida de ajedrez que acabó perdiendo.

Elgin Cathedral (Escocia, 2014)
Interior de las ruinas de la catedral de Elgin (Escocia, 2014)

El Lobo de Badenoch incendió esta catedral como  castigo al Obispo de Moray, quien le había excomulgado previamente por haber abandonado a su mujer para irse con su amante. Enfurecido, el conde primero mató al pobre monje que le había llevado el mensaje de excomunión, después arrasó los pueblos de Forres y Elgin para, finalmente, hacer arder esta bella catedral y la abadía de Pluscarden. A pesar de esto, aún hoy es posible disfrutar ante la hermosa sala capitular octogonal, pasear entre sus muros y los pies de las que fueron sus enormes columnas.

Detalle del cementerio junto a la catedral de Elgin (Escocia, 2014)

5. DESTILERÍA DALLAS DHU: aunque nuestro interés por el alcohol se reduce a una copa de un buen vino en algunas comidas, lo cierto es que nos apetecía visitar una de las destilerías que salpican el paisaje escocés. Son un centenar las que cada año producen miles de litros de whisky, llamado uisge bagh en gaélico o “agua de vida”.

Almacén de cebada en la destilería Dallas Dhu (Escocia, 2014)

Muchas se han convertido en instalaciones industriales de escaso interés, otras son lugares turísticos, pero en todas ellas se pueden aprender muchas cosas sobre el cultivo de la cebada, su malteado y el proceso de elaboración de esta bebida de la cual se venden 5,2 millones de litros al día, es decir: ¡¡unos 60 litros cada segundo!!

Dallas Dhu ya no produce whisky, cerró a finales del siglo XX y ahora permite visitar sus agradables instalaciones que guardan aún el encanto de las antiguas destilerías. Con la audioguía pegada a la oreja, nuestros hijos y nosotros, paseamos entretenidos y comprendimos muchos aspectos interesantes de la cultura del whisky y su historia: la diferencia entre un whisky de malta y uno de grano, qué es un single malt o un blend, cómo se debe beber, cómo influyó la llegada de los ingleses a la producción del whisky, la importancia del lugar donde se cultiva la cebada, etc.

Alambique para la destilación del whisky (Escocia, 2014)
Zona de acceso a Dallas Dhu, edificios con su característica torre (Escocia, 2014)

6. FORT GEORGE: a orillas del enorme estuario de Moray se levantá esta fortificación que se empezó a construir a mediados del siglo XVIII para el ejército de Jorge II en las Highlands. La visita requiere mucho tiempo pues es un enorme fuerte y son muchos los espacios donde se recrea la vida de los soldados que allí vivieron y que, aún hoy, ocupan el lugar. Habitaciones de los soldados, el polvorín, el museo de los Highlanders, la capilla con sus preciosas vidrieras, el memorial de la Primera Guerra Mundial e, incluso, el cementerio de los perros. Además,  con un poco de suerte, desde el extremo oeste del fuerte pueden divisarse grupos de delfines nadando en el mar. Nosotros no tuvimos esa suerte pero nos paseamos, acompañados por una suave llovizna y aprovechamos para conocer muchos de los detalles del lugar.

Vista aérea de Fort George (Escocia, 2014)
Los tambores de los Highlanders recuerdan sus batallas (Escocia, 2014)
Interior de la capilla: nótese la falda escocesa y la gaita

7. URQUHART CASTLE: situado junto al Lago Ness es probablemente uno de los castillos más famosos y visitados de Escocia aunque no el más bonito. Es un perfecto enclave para intentar descubrir a Nessie buceando en las aguas de este oscuro lago que divide las tierras altas del país. Su estado es bastante ruinoso pero se pueden recorrer sus estancias y subir a su torre si es que las avalanchas de turistas lo permiten.

Vista del castillo intentando evitar a los turistas (Escocia, 2014)

8. INCHMAHOME PRIORY: visitar este lugar fue una de las cosas más encantadoras que hicimos en nuestro viaje. Las ruinas de esta comunidad de agustinos se sitúan en una de las pequeñas islas del lago Menteith, junto a Aberfoyle, en la región de los Trossachs. Para llegar hasta allí hay que coger una pequeña barca a motor que te traslada en apenas diez minutos desde el embarcadero a la isla. El lugar es romántico y agradable, pero también debe ser lúgubre y misterioso en pleno invierno. 

Inchmahome Priory, Aberfoyle (Escocia, 2014)

Aquí escondieron con 4 añitos a la pequeña María Estuardo que había heredado el trono de su padre Jacobo V con sólo unos días y a quien el rey Enrique VIII quería casar con su hijo. Esta mujer vivió poco tiempo pero, desde luego, sus idas y venidas, su carácter y sus decisiones, dejaron huella en la historia de esta isla. Su antecesor, Robert de Bruce, también paso por este lugar para intentar gestionar diversas intrigas eclesiásticas y políticas en el sentido que a él más le interesaba. 

Barcaza con la que se llega a la abadía (Escocia, 2014)
Cómo contactar con el transporte en el lago… (Escocia, 2014)

9. STANLEY MILLS: junto al caudaloso río Tay, cerca de Perth, se levantó esta fábrica de tejidos de algodón a partir de la ingeniosa inteligencia de unos hombres que supieron aprovechar la fuerza del agua para obtener la energía que necesitaban para mover sus máquinas. Durante 200 años muchas personas trabajaron entre sus paredes y el día que cerró sus puertas, en 1989, nadie en el pueblo de Stanley podía creer que la vida pudiese continuar sin el trabajo en esta fábrica. Aquellas paredes guardan los sonidos del trabajo en condiciones muy duras por los largos horarios, por la edad de las personas que de niños empezaban a trabar allí, por los ruidos de las enormes máquinas y las fibras de algodón que se respiraban en el ambiente y se introducían en los pulmones. Pero también hay historias de amor, de convivencia, de encuentro entre gentes muy diversas…

Sala de máquinas accionadas por el agua, Stanley Mills (Escocia, 2014)
Trabajar en una fábrica de tejidos, Stanley Mills (Escocia, 2014)
Lo que más nos emocionó es su restauración. Cómo el Gobierno de Escocia y el municipio, en 2008, decidieron recuperar estos edificios abandonados y convertirlos en un lugar útil para el pueblo. Se han construido apartamentos para sus habitantes, salas de encuentro para las asociaciones, una ludoteca y un precioso museo en el que se reconstruyen la historia y la vida de este lugar.
Trabajando en la fábrica (Escocia, 2014)

Fábrica de Stanley Mills (Escocia, 2014)

10. STIRLING CASTLE: el castillo de la ciudad de Stirling es el mejor lugar para hacerse una idea de cómo debía ser la vida de la realeza escocesa y de los avatares de su historia. Las exposiciones, orientadas a niños y a mayores, son coloridas y realmente atractivas. El palacio y las cocinas te trasladan a la época de esplendor del Reino de Escocia. Desde esta atalaya se entiende por qué, en tiempos de confrontación militar entre ingleses y escoceses “quien tenía Stirling, tenía Escocia”. 

Exposiciones interactivas en el castillo de Stirling (Escocia, 2014)
La historia de Escocia en el castillo de Stirling (Escocia, 2014)

Allí mismo tuvieron lugar dos de las batallas más importantes en la historia de esta nación contra Inglaterra: la de Stirling Bridge ganada por William Wallace y la de Bannockburn en la que vencieron las tropas de Robert the Bruce. El destino de estas dos naciones las lleva a permanentes encuentros y desencuentros, a la necesidad de que la poderosa Inglaterra entienda y respete las particularidades de la rebelde Escocia. Basta con mirar los símbolos florales que las representan para entender sus diferencias: la rosa de Inglaterra y el cardo de Escocia.

Alrededores de Stirling desde el castillo (Escocia, 2014)

Además del Explorer Pass existe el Scottish Heritage Pass que amplia los atractivos turísticos a otros lugares con mucho encanto pero es un poco más caro. Pero, algunos otros enclaves, quedan fuera de esta oferta gestionada por el gobierno escocés. Hay propiedades privadas que pueden ser visitadas y algunas atracciones públicas que también merece la pena conocer. En nuestra ruta en autocaravana seleccionamos las siguientes:
11. DUNOTTAR CASTLE: cerca de Stonehaven, un pequeño pueblo de pescadores al sur de Aberdeen -la ciudad del petroleo-, se erige este castillo sobre unos enormes acantilados sometidos permanentemente a los embates del Mar del Norte. El enclave es espectacular y el castillo admirable. Aquí Franco Zeffirelli rodó su Hamlet. Al atardecer, sus paredes son iluminadas por el sol, si es que logra aparecer entre las nubes. El agradable paseo por la senda permite disfrutar de unas vistas bellísimas y descansar en las verdes praderas mientras una no puede dejar de admirar aquel castillo que parece elevarse hacia el cielo.
Merendando en los acantilados de Stonehaven (Escocia, 2014)
Vista general de Dunottar Castle (Escocia, 2014)
12. SKYE MUSEUM OF ISLAND LIFE: la fascinación por la vida rural en la Isla de Skye llevó a un grupo reducido de personas a montar este pequeño museo en el que se recogen todos los elementos de la dura vida en la Isle of Skye. Reconstruyeron algunas casa siguiendo las técnicas ancestrales, todo un ejemplo de permacultura, y en su interior se guardan los objetos destinados al hogar, a la agricultura y a la manufactura de tejidos de lana. Hay también una fragua y cientos de fotos y recuerdos donados por muchas personas.

Lana teñida con tintes naturales, isla de Skye (Escocia, 2014)
Antiguas casa construídas con piedras y juncos (Escocia, 2014)

Por otro lado, el GAIRLOCH HERITAGE MUSEUM: en el que se puede conocer cómo era la vida en los Highlands occidentales y aprender algo más de su fauna y flora. La estrecha relación de estas gentes con el mar y el campo, cómo eran las antiguas escuelas y cómo debió ser la vida de los primeros habitantes de esta región, los Pictos.

Jugando a conocer la fauna de las Highlands (Escocia, 2014)
Las escuelitas rurales (Escocia, 2014)

13. PIEDRA DE SUENO: cuando los romanos llegaron a Britania se encontraron que someter a las tribus del norte les iba a resultar realmente difícil por no decir, imposible. En la actual frontera entre Escocia e Inglaterra se encontraron con aquellos grupos a los que llamaron Pictos (pintados) que plantaron cara a las centurias romanas hasta el punto que, el emperador Adriano, años más tarde, decidiría establecer la frontera unos kilómetros más al sur en el famoso Muro de Adriano. Los Pictos dejaron como testimonio de su sociedad y cultura unos bellos monolitos de piedra esculpidos con dibujos y mensajes complejos. En las proximidades de Dundee son muchas las piedras y varios los museos que se pueden visitar. Nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo pero más al norte, cerca de Forres, pudimos ver la impresionante Piedra de Sueno de más de 6 metros de altura. Data del siglo VII y se cree que narra sus batallas con los vikingos.

14. ESCLUSAS DE FORT AUGUSTUS: en el extremo sur del Lago Ness se abre el Canal Caledonia que permite la navegación a través de Escocia para pequeñas embarcaciones. Estas esclusas son una muestra de ingenio arquitectónico e hidráulico como aquellas que conocimos hace tiempo en el Canal de Midi (en el sur de Francia). Este canal está integrado por 4 lagos (por el Loch Dochfour, el Loch Ness, el Loch Oich y el Loch Lochy) que fueron comunicados entre los años 1803-1822 siguiendo el proyecto de Thomas Telford. Son unos 100 km en los que hay que atravesar las 29 esclusas que permiten comunicar estos lagos como si de escaleras acuáticas se tratasen y llegar desde el océano Atlántico hasta el mar del Norte.
Velero accediendo al lago Ness desde la última esclusa en Fort Augustus (Escocia, 2014)
Detalle del panel informativo en Fort Augustus (Escocia, 2014)

15. EILEAN DONAN CASTLE: probablemente el castillo más fotografiado de Escocia. Situado en un lugar perfecto, fue destruido en 1719 tras la derrota de las fuerzas hispano-jacobitas. En 1912 fue bellamente reconstruido y hoy atrae a miles de turistas. Al estar situado junto a una de las rías por las que el mar se introduce en estos bellos valles, la marea oscila periódicamente y fue necesario dotarlo de un bello puente que permite su acceso permanente.

Eilean Donan Castle (Escocia, 2014)
Eilean Donan Castle con la marea baja (Escocia, 2014)

Aquí termina este resumen de la visita a algunos de los enclaves históricos más importantes del norte de Escocia. No puedo dejar de pensar por qué aquí, en nuestra región, a la que cada año acuden millones de turistas, nuestra Conselleria de Turisme no se plantea crear una red de este tipo.  Claro está que, para hacerlo, habría que invertir una gran parte del dinero que ya no tenemos, en formar personal, adecuar accesos, elaborar un atractivo portal en internet, recuperar nuestros bienes culturales, narrar y revalorizar todo aquello que forma parte de nuestra historia. No parece que haya demasiado interés en hacerlo a pesar de disponer de castillos, palacios, iglesias y otros muchos monumentos que nada tienen que envidiar a los de la maravillosa Escocia. Un proyecto de este tipo permitirían conocer la historia de los valencianos desde antes de la llegada de los romanos hasta la actualidad, descubrir increíbles epopeyas como la de Aníbal, fascinarse ante la vida de reyes como En Jaume I y, quizá sonrojarse, al conocer la vida llena de intereses particulares de familias como los Borgia.

Más información para visitar Escocia y comprar el Explorer Pass en:  Historic ScotlandGreat Britain: atracciones en Escocia

Los campos en agosto (Escocia, 2014)

Pin It on Pinterest