APRENDIENDO EN UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA EN SUECIA

APRENDIENDO EN UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA EN SUECIA

Acabo de regresar de Suecia, de Estocolmo, donde he estado acompañando a mis alumnos en un intercambio con alumnos suecos que estudian español. Ha sido para ellos, pero también para mi, una gran oportunidad. No hay nada mejor que ver tu vida desde otra perspectiva para poder analizarla y, obviamente, lo mismo ocurre con mi profesión. Como profesora, una de mis inquietudes es conocer otros sistemas educativos, otros modelos y otras realidades. Poder pasar una semana en un instituto de enseñanza secundaria en Suecia me ha permitido observar y conocer muchos aspectos que me parecen muy enriquecedores. Es mi segunda visita a este centro y, por ello, creo que ya puedo hacer una primera valoración y descripción de mi experiencia allí.

Una de las aulas del instituto

Cómo sabéis, andamos liados en un proyecto muy complejo para la implantación de una escuela de primaria en Alicante basada en la pedagogía Waldorf. Está siendo un camino lleno de dificultades y contratiempos ya que nuestra legislación establece un marco de referencia muy limitante en múltiples aspectos. Desde que conozco las bases de la pedagogía Waldorf, mi visión de la educación se ha transformado radicalmente. A punto de cumplir un siglo desde la fundación de la primera escuela Waldorf, este modelo educativo, más allá de ser revolucionario es un referente. Siendo extraño en nuestro país, está realmente vinculado con los parámetros educativos que son muy comunes en otros países europeos como, por ejemplo los países escandinavos.

La biblioteca es un espacio abierto con zonas de lectura y juegos

Lo primero que llama la atención cuando llegas a este instituto es que no hay vallas ni puerta exterior de acceso controlada. El edificio está en un espacio abierto con acceso directo a la calle como si fuera una biblioteca pública, una casa de cultura o un hospital. Nunca suena un timbre ni hay una señal que marque el inicio o la finalización de las clases.

Zona de acceso al instituto

Las clases se inician entre las 8:10 y las 9 de la mañana y finalizan entre las 14 y 16 h, excepto los viernes que acaban a las 12-12:30 h. El horario es partido pero continuado ¿qué quiere decir esto? Pues que hay un primer periodo de clases que finaliza a mediodía (12 h) y, después, la escuela ofrece servicio gratuito de comedor escolar a todos los alumnos desde las 11:45 hasta las 13 h. A continuación, las clases se retoman normalmente para un par de sesiones.

Zona de autoservicio ene l comedor de la escuela

Siempre hay una opción vegetariana en el menú

Los alumnos comparten mucho tiempo juntos y con sus profesores en los cortos periodos de descanso y en el comedor. La cocina ofrece un menú único con un plato principal y siempre su alternativo vegetariano, además siempre hay una crema o sopa y ensalada. Para beber se ofrece agua y leche. Cada alumno es responsable de recoger sus platos de la comida. Por turnos, alumnos voluntarios se encargan de limpiar las mesas y subir las sillas para que después el servicio de limpieza puedan limpiar el comedor a fondo rápidamente.

Un alumno recoge el comedor tras la comida

Carrito de limpieza que usan los alumnos

Las asignaturas habituales son similares a las nuestras aunque suelen tener menos horas lectivas de cada una de ellas. Entre clase y clase hay un corto periodo de descanso que oscila entre 5 y 10 minutos. Los alumnos de cada grupo tienen horarios muy variables con un máximo de 30 horas a la semana que incluyen horas de estudio libre o participar en el coro de la escuela. Las sesiones de clase tienen una duración variable de entre 30 minutos hasta 2 horas, dependiendo del tipo de trabajo a realizar.

Clase de educación plástica: modelado

Elementos en el aula de educación plástica

Hay clases de teoría, clases prácticas y de repaso. Generalmente, las clases de teoría incluyen un corto tiempo de exposición y explicación del profesor y, a continuación, tiempo para que el alumno trabaje por su cuenta. Si algo me ha llamado la atención es que los alumnos trabajan bastante por su cuenta, son autónomos una gran parte del tiempo que pasan en el aula. Además son muy participativos. Eso sí, me da la impresión que si no quieren trabajar, no se les fiscaliza mientras no molesten en clase: es su responsabilidad y deberan asumir que sus resultados no serán adecuados cuando se les evalúe.

En clase de cocina y economía doméstica

Los alumnos no se especializan en ciencias y letras en secundaria, todos tienen las mismas materias comunes y sólo pueden elegir las optativas prácticas como taller de madera y taller de costura. Una asignatura muy interesante es economía doméstica y gestión del hogar. Todos los alumnos aprenden a gestionar una casa, a cocinar, planchar y llevar las cuentas de la casa. Se da importancia al trabajo académico “intelectual” pero también a otros aspectos que favorecen la concentración, las actividades manuales, la coordinación motora, el refuerzo de la interacción de ambos hemisferios cerebrales…

En la cocina se aprende también conceptos básicos sobre nutrición, comercio justo, ecología… Limpieza, orden, organización…

Todo el proceso es importante. Hay que poner bien la mesa para compartir con los compañeros y maestros el menú elaborado

Los alumnos no cargan con pesadas mochilas en sus espaldas. Todos cuentan con una taquilla y, los libros, pertenecen al centro educativo, están en el aula y no suelen salir de ella. En este instituto cada alumno tiene un ordenador portátil personal que al acabar el periodo educativo puede comprar o bien dejar en el centro para ser utilizado por un nuevo alumno. El trabajo para casa va y viene en su ordenador que es lo único que suelen llevar con ellos y, no siempre.

En clase el uso de ordenadores está integrado en ciertas asignaturas

La sala de profesores invita a estar, a compartir, a charlar y a reunirse. A descansar.

Los profesores disponen de despachos por departamentos y de una sala de profesores muy acogedora. Allí cuentan con todo lo necesario para comer a mediodía – si prefieren no utilizar el servicio del comedor – tomar un café en cualquier momento de su jornada y reposar un rato antes de seguir con las clases de la tarde. El diseño de los espacios es muy agradable e invita a estar, a acomodarse, a trabajar y a conversar.

En el taller textil se aprende a coser a máquina: coordinación neuromotora, concentración, trabajo bien hecho, autonomía, crear uno mismo…

Técnicas artesanales: cultura, historia, origen de los materiales…

Todos los maestros son tutores de un reducido grupo de alumnos y les acompañan desde que entran en el centro hasta que acaban la educación secundaria obligatoria. Además se intenta que el mismo tutor se haga cargo de los hermanos de la misma familia. Deesta manera se facilita el conocimiento entre ellos y se mejora la confianza entre los miembros de la comunidad educativa. La educación secundaria son 3 cursos (que corresponden con nuestros 2º, 3º y 4º de la ESO). Los alumnos que quieran seguir estudiando bachillerato (son otros 3 cursos) acudirán a otro centro y deberan pasar una selección en base a sus resultados académicos en secundaria y sus intereses personales tales como el deporte, el arte, la tecnologia, etc.

Colaborar y cooperar: todo se comparte por lo que hay que cuidar los utensilios adecuadamente

Los alumnos disponen de taquillas para guardar su material

En el centro en que he estado hay además un club social que ofrece a los chicos y chicas del instituto un lugar de encuentro al finalizar las clases y en periodo no lectivo. Con sala de televisión, zona de juegos, conexión wifi, gimnasio, bar y otros servicios.

Espacios de descanso para el tiempo libre entre clases

La sensación que he tenido es que en este centro los profesores y alumnos conviven tranquilos y relajados, también felices. Los alumnos asisten a sus clases y no parecen especialmente estresados aunque pasan por exámenes frecuentemente, algunos de carácter estatal que evalúa la consecución de ciertos objetivos académicos. El mobiliario en las clases y en los espacios comunes es muy acogedor. Las mesas son elevadas en las aulas y bajitas en los espacios comunes. La decoración está también muy pensada para que todo sea práctico y acogedor.

Las clases están insonorizadas y son muy luminosas

Según me advierten, los contenidos que trabaja el alumnado sueco son menos densos y menos exigentes, puede, no lo sé. Pero lo cierto es que la eficiencia del aprendizaje puede ser mayor o, al menos, los alumnos parecen más felices. Los profesores también. No tengo ningún análisis científico que demuestre mis sensaciones, que me permita corroborar lo que siento: aquí la gente viene al cole más feliz. En Suecia, el abandono escolar está en un 7% frente a casi un 20% en nuestro país. Es difícil analizar estos datos que siempre son revisables bajo diversos puntos de vista pero, es obvio, que nosotros tenemos mucho que mejorar.

Banco de limpieza en el aula de plástica

Haber convivido una semana en un entorno educativo diferente al que yo trabajo pero con tantas similitudes a lo que conozco de la pedagogía Waldorf es un gran regalo. Una oportunidad para conocerme mejor y analizar qué cosas puedo mejorar como profesora. Para los alumnos, una experiencia única que seguro les ayudará a tener una mejor percepción de nuestro sistema educativo y, sobre todo, lo que me parece más interesante, podrán comparar cómo de diferente o similar es su actitud en el aula frente a la de los alumnos suecos. Hay aspectos que nos gustan más de cómo trabajamos en España mientras que, otros, son claramente mejorables.

El aula de plástica es, probablemente, lo que más se parece a mi instituto

Como siempre, viajar es una gran oportunidad y es un privilegio haberla compartido con mis alumnos. Visitar este instituto en Suecia me hace confirmar que el cambio es necesario y que seguir la estela de la pedagogía Waldorf es, para mi, un camino muy enriquecedor pues con ella buscamos una educación para la vida, un crecimiento personal integral. Quiero ir más allá de pretender que mis alumnos memoricen cosas: quiero intentar que aprendan a hacer cosas, que sean flexible y espontáneos, que busquen y resuelvan problemas y entresijos por ellos mismos en las múltiples facetas de su vida. Una educación que se preocupe por su felicidad, que les permita aprender a escucharse, a escuhar al otro, a respetar, a expresar sus sentimientos, a gestionar su frustración. Favorecer y madurar en ellos la motivación intrínseca que debe ser la base del desarrollo de culquier ser humano. En fin, el camino es largo, el viaje complicado, pero seguimos avanzando hacia el horizonte.

HADAS DE LANA CARDADA: CREATIVIDAD EN TUS MANOS

HADAS DE LANA CARDADA: CREATIVIDAD EN TUS MANOS

Actualmente podemos tener a nuestro alcance y, siempre a cambio de dinero, toda variedad de objetos, utensilios, libros, juguetes y cualquier cosa que podamos necesitar o querer en cualquier momento. Otros los fabrican por nosotros y, a través de muchos intermediarios, llegan a nosotros. Nosotros tenemos deseos y los saciamos con dinero.

Hadas con lana cardada para el mercadillo de la escuela

Hadas con lana cardada para el mercadillo de la escuela

Aprender en la vida que podemos fabricar nosotros mismos una enorme cantidad de útiles o, al menos, intentar acudir a los artesnos que los hacen posibles, es una manera única de llenar nuestra alma de agradecimiento y de tomar conciencia del verdadero valor de las cosas. Comprar algo que hemos visto crear al artista es una experiencia única que te une para siempre con la persona que puso su amor, su inteligencia y su tenacidad en el esfuerzo de crear algo único.

2016-05-01 12.51.24
En la pedagogía waldorf se nos enseña, desde el momento en que somos criaturas que llegan al jardin de infancia hasta nuestro desarrollo como adolescentes y después también a los adultos, a hacer las cosas por nosotros mismos. La naturaleza nos ha dotado de las dos herramientas más sublimes que nadie pudiera haber imaginado: manos y mente. Ambos instrumentos coordinados generan obras de arte y, todos nosotros, podemos utilizarlas.

2016-05-01 12.50.232016-05-01 12.50.04

Por desgracia, hoy en día, la educación formal ha olvidado las manos, las manos y el cuerpo. Pero en las escuelas waldorf no ocurre así.  Los niños aprenden a hacer pan y dulces, pintan con acuarela, tejen, hacen punto y ganchillo, modelan, tocan instrumentos, hacen teatro, bailan, cantan… Todo su cuerpo está al servicio del aprendizaje y de su desarrollo como seres humanos completos.
Una de las cosas que he aprendido a hacer gracias a otras mamás de la Escuela Waldorf de Alicante son las hadas con lana cardada. La lana es una materia prima muy versátil y permite hacer muchísimas creaciones maravillosas. Hoy en día podéis comprar las hadas en internet y en algunas tiendas -como la de nuestra escuela- pero es mucho mejor aprender a hacerlas tú mismo.

2016-05-01 12.49.412016-05-01 12.49.13

Aquí os dejo unas cuantas indicaciones para poneros manos a la obra. Es una actividad ideal para cualquier persona y para niños y niñas un poquito mayores. Son un regalo perfecto para cualquier ocasión y para dar algo de ti mismo a otra persona. Desde que aprendí,  llevo en mi mochila los materiales necesarios para hacerlas y es mi manera de agradecer a las personas que nos alojan o nos ayudan en cualquier lugar del mundo su generosidad. Me encanta regalar mis hadas, con ellas regalo mi tiempo, mi paz y mi creatividad.

Materiales: lana de vellón,  lana peinada de colores, agujas de afieltrado, bastoncillos limpiapipas, cojín o espuma para apoyarte y, si quieres, abalorios.

¿Cómo hacerlas?

1. Con la lana de vellón haz una pelotita y dale forma con la aguja hasta conseguir una bolita consistente de algo más de 1 cm de diámetro.
2. Cubre la cabeza con lana de un tono de color de piel que te guste. Para más detalles puedes mirar en este enlace.
3. Prepara los brazos cubriendo los extremos de un limpiapipas de unos 10 cm con la misma lana que has usado para la cabeza. Retuerce los extremos para que las manitas queden bien cubiertas de lana y no se vea la punta del limpiapipas.
4. Refuerza el cuerpo con lana y sujeta los bracitos a la cabeza.
5. Añade lana de colores para hacer el cuerpo. Puedes hacerlo de varias maneras. La primera opción es ponerla debajo de los brazos a modo de falda y después añadir una camisa que sujetarás con un cinturón de lana. O bien, puedes introducir la lana por la cabeza, plegandola y sujetándola con un cinturón. Si quieres puedes añadir más haces de lana para alargar la falda.2016-05-01 12.48.236. Para poner el pelo elige el peinado que más te guste y sujetalo con cuidado a la cabeza. Este paso es delicado pues no deben crearse tiranteces en la lana de la carita, a veces no es fácil evitarlo.2016-05-01 12.47.48

7. Añade las alitas haciendo un lacito con la lana que te guste y sujetándola a la espalda.
8. Completa el hada con los detalles que te gusten.

2016-05-01 12.52.23Pues así,  practicando un poco conseguirás resultados increíbles. Todos, al empezar, se sienten incapaces porque tenemos miedo a desarrollar nuestra creatividad y, sin embargo, nunca nos defrauda el resultado. Para inspirarte te recomiendo estos libros maravillosos. Si te animas, cuéntame el resultado!

Libros con detalles explicativos para hacer diversas creaciones con lana cardada

Libros con detalles explicativos para hacer diversas creaciones con lana cardada

UNA ESCUELA PARA MÍ

UNA ESCUELA PARA MÍ

Se termina este curso, nuevamente un curso intenso. Ha sido una nueva oportunidad para el crecimiento personal, para conocer nuevas personas -alumnos, familias y profesores- y un nuevo lugar. Ha habido momentos para la añoranza pero, sobre todo, para cocinar nuevos proyectos. Ha sido un curso de esfuerzos divididos y trabajo muy intenso. Intentar que el ambiente en las aulas de un instituto sea agradable y provechoso no es tarea fácil y, simultanearlo con la “construcción” del Proyecto de Primaria y Crecimiento de la Escuela Waldorf de Alicante, tampoco. Sin embargo,  en mí,  ambos proyectos se nutren conjuntamente y me ayudan a intentar trabajar cada día un poco mejor: más feliz, más relajada y más consciente.
http://earthwrights.co.uk diseña juegos con materiales naturales

Y en este trasiego de una escuela a otra, de un entorno al otro, de una realidad a la otra, no puedo evitar imaginarme mi escuela.  Esa escuela a la que me gustaría asistir cada día como maestra o como alumna. Ese lugar para la convivencia y el crecimiento personal, para el desarrollo sereno de mi personalidad. ¿Cómo debería ser esa escuela que yo necesito?

DEBERÍA ESTAR EN UN ENTORNO NATURAL
Si buscase una escuela para mí,  intentaría que estuviese en un entorno natural. Me gustaría que tuviese árboles de mi tierra: carrascas, olivos, algarrobos, almendros, moreras, pinos, palmeras y limoneros. Que tuviese arbustos y plantas aromáticas como el romero, la salvia, la lavanda o el tomillo. Que en ellos hubieran pájaros nidificando y también insectos. Buscaría que tuviese, al menos, un lindo jardín; sin hormigón en el suelo. Que tuviese troncos a los que trepar o una casita en un árbol en la que esconderme a conversar, a inventar historias o a soñar.
http://earthwrights.co.uk diseña juegos con materiales naturales

La Madre Tierra estaría muy presente en la escuela: en los ritmos de cada día, en el cambio de las estaciones, en los materiales que usaríamos para aprender. La escuela impregnaría cada actividad de una conciencia ecológica que es imprescindible en nuestra sociedad.

UN PUNTO DE ENCUENTRO

Me gustaría que mi escuela fuese un punto de encuentro en la que niños, padres y maestros se reuniesen periódicamente para comunicarse, para intercambiar ideas, para celebrar fiestas, para llevar adelante proyectos, para decidir cómo querrían que fuese mi escuela. Un lugar en el que compartir ilusiones, narrar y escuchar sueños. Un lugar en el que aprender juntos haciendo talleres en los que trabajar múltiples aspectos que pueden vertebrar al ser humano: escucha activa, comunicación, empatía, manualidades, cocinar, cultivar un huerto… Cualquier actividad puede generar un espacio para el encuentro.
UN ESPACIO TRANQUILO
Una escuela serena, sin timbres ni sirenas. En el que las maestras y maestros hablasen sosegadamente y sólo se escuchasen los gritos de los niños y niñas cuando juegan en el patio. Un lugar en el que a veces sonase un piano, una lira o una flauta. En el que se cantasen bellas canciones y se contasen,  periódicamente,  las mismas historias. Un espacio con rutinas que ayudan a saber qué vendrá después, a hacer previsible la mañana, con un ritmo conocido que me ayudase a escuchar mejor mi interior.
Ideas creativas en internet
QUE DESARROLLASE LA CREATIVIDAD
Un lugar en el que sintiese que mi hemisferio derecho es tan importante como mi hemisferio izquierdo y por ello hubiese tiempo para la sensibilidad, para la feminidad, para la belleza y la creación. Una escuela que creyese que el ser humano tiene inteligencias múltiples y que todas ellas tienen el mismo valor.
Taller de costura y afieltrado de la Escuela Waldorf de Alicante

Como seres humanos necesitamos crear cosas con nuestras manos, diseñar proyectos y llevarlos a cabo. Ese proceso de aprendizaje ha sido llevado a cabo por nuestra especie desde hace milenios y no podemos abandonarlo porque nos ayuda a afianzar un gran número de habilidades físicas y mentales. En esta escuela habría tiempo para la creación y el trabajo manual: para jugar, pintar, esculpir, tejer, modelar… Para escuchar leyendas y cuentos de hadas, para cantar y bailar, para el teatro y las marionetas, también para hacer pan.

QUE NECESITASE DE LA COOPERACIÓN
Sería probablemente una escuela imperfecta que necesitaría de la cooperación de toda la comunidad. Maestros, padres y alumnos tendrían que aportar su inteligencia y su fuerza para que pudiese mejorar. Gestionar una escuela no es nada fácil y menos aún si se intenta que sea de manera asamblearia pero ahí está la clave para valorar los éxitos y aprender de los fracasos. Una escuela con pocos recursos económicos necesitaría de muchos recursos humanos, de personas optimistas e incluso utópicas. Pero ya lo decía Galeano: es la utopía la que nos hace avanzar. En esta escuela todos nos sentiríamos necesarios y nuestras aportaciones se valorarían pues gracias a ellas sería cada día una mejor escuela.

Solsticio de verano en Alicante
EMPAPADA DE ESPIRITUALIDAD
Una escuela que valorase al ser humano a nivel espiritual. Más allá de credos y religiones, existe el sentido de la espiritualidad. Ese saber que somos únicos y que la vida es una gran oportunidad. En nuestra vida estamos unidos con el pasado y nos proyectamos hacia el futuro con un hilo invisible que no sabemos demasiado bien dónde está. Amar la naturaleza, respetar el valor de cada vida por ser única e irrepetible, cada ser tendría un valor especial. Desarrollaría en cada uno nuestra conciencia y agradecimiento por ser hijos de la naturaleza.

UNA BUENA ALIMENTACIÓN

Una escuela que nos enseñase que “somos lo que comemos” y por ello ofreciese una dieta saludable libre de azúcares simples y alimentos procesados. Sería una dieta adecuada para el desarrollo del niño con un equilibrio adecuado de todos los nutrientes esenciales. Porque cuando comemos, no sólo nos alimentamos, nos nutrimos.
Ya lo decía H.D.Thoreau: “Todo hombre construye un templo, su propio cuerpo, para el Dios al que adora, con un estilo propio, y no puede dejar de hacerlo para martillear el mármol. Somos escultores y pintores y nuestra materia es nuestra carne y sangre y huesos. La nobleza empieza en seguida a refinar los rasgos del hombre; la mezquindad o la sensualidad los embrutece”.

QUE CULTIVASE LA SABIDURÍA
Y, por último, una escuela que estimulara mi curiosidad y mi deseo de aprender, haciendo del conocimiento no un mero instrumento ni un ornamento o una distinción de la que envanecerse, sino una sabiduría humilde con la que afrontar la vida de forma sencilla, ecuánime y juiciosa, en paz y armonía con el mundo, apreciando el valor de la humanidad, sintiendo el calor de las emociones, cultivando el sentido del asombro, degustando el placer del trabajo hecho a conciencia y con un sentido profundo de la trascendencia. Una sabduría que me permitiese vivir desde la inmensidad de la vida, ahondando en sus misterios y disfrutando, a cada instante, de todo su encanto.
JODHPUR: UNA HISTORIA DE MUJERES

JODHPUR: UNA HISTORIA DE MUJERES

Hace días venía pensando en que hoy quería escribir una historia de mujeres y, finalmente, he acabado en Jodhpur (जोधपुर): la ciudad azul. Jodhpur es una preciosa ciudad situada en la India, en el desierto del Thar que se extiende desde el noroeste del país hasta Pakistán. Es una ciudad llena de vida, abarrotada, agitada y caótica, como todas las ciudades de aquel gran país.
Para llegar hasta allí hay que recorrer centenares de kilómetros por las secas llanuras del Rajasthan. Campos que con la época de lluvias reverdecen para cultivar trigo y algodón. Durante el recorrido, siempre, tu visión se ve salpicada por la imagen de las mujeres rajasthanies que trabajan incesantemente. Ataviadas con sus bellos saris de colores cargan con cántaros de agua, con enormes atillos de madera, con kilos de paja aún verde, con excrementos secos de las vacas, con sus niños y con todo lo que su alma es capaz de soportar. Trabajan y trabajan, paren, crían a sus hijos, canta, ríen, lloran y se acompañan en su vida agotadora.

Mercado de Jodhpur (India, 2007)

Jodhpur es para mi la Granada del Rajasthan. Con su albaicín azul porque los brahamanes pintaban sus casas de este color, según nos contaron, o porque usan un pigmento que auyenta a los mosquitos. El caso es que sus barrios son bellamente azules. Y su “Alhambra”, el Fuerte de Mehrangarh, coronándola esbelto y amenazador, conservado en su delicadeza y robustez.

Fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)

Pasear por el mercado situado junto a la Torre del Reloj es un deleite para los sentidos. Las mejores verduras y hortalizas, jabones artesanales, especias y tes, artesanía y tejidos, granos y frutas. Nuevamente allí, las mujeres que van y vienen, que compran y venden, siempre atareadas. Ellos también están allí pero no se afanan, no tienen prisa, su tiempo transcurre de otra manera…

Mercado de Jodhpur (India, 2007)
Mercado de Jodhpur (India, 2007)

Y ya ocurría así en tiempos del marajá Man Singh quien construyó una de las fortalezas más majestuosas de la India: Mehrangarh. Todavía pertenece a su familia, la dinastía Rathore quien dice llevar en estas tierras más de siete siglos. Me sorprendió el lugar por su maravillosa conservación, la perfecta organización, adecuada gestión privada y una amplia información sobre el lugar. Sin embargo, como siempre ocurre en estos palacios, el contraste entre la vida del interior y la del exterior, es tan grande, que siempre te impacta.

Fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)
Acceso a la fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)

Situada sobre una montaña de colores rojizos y anaranajados como la fortaleza, el acceso se realiza por unas altísimas puertas en cuyos frentes destacan los enormes clavos metálicos que servían para impedir la embestida de los elefantes en caso de un virtual ataque. Todo el edificio te ayuda a entender cómo vivía allí el marajá y su familia, su extensa família y su corte de concubinas. Las colecciones de arte son delicadas y todo estaba dispuesto para una vida agradable, para un agradable encierro… Las vistas de la ciudad azul, allí abajo, inalcanzable para ellas, son sobrecogedoras.

Puerta de la fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)

 

Vistas desde la fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)

Recorrer el lugar sin prisas bien vale la pena. Llegar hasta allí y escuchar las voces que guardan esos muros. Imaginarlas allí y pensar en las mujeres de hoy, que pasean por las calles de Jodhpur y del mundo. Al salir de regreso a la ciudad tuvimos una última visión sobrecogedora: unos paneles de arcilla en la pared con varios moldes de las manos que recuerdan a las palmas que dejaron marcadas con pimentón las mujeres que acompañaron al marajá en su último viaje. Fue en 1843, cuando su marido murió, sus viudas debieron acompañarle a sus respectivas piras funerarias. Allí dejaron testimonio de su último transitar por aquellas inmensas puertas…

Fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)

 

Fortaleza Mehrangarh, Jodhpur (India, 2007)

Así fue. ¿Qué debieron pensar mientras sus sirvientes las miraban desde las ventanas del palacio? ¿Qué debieron sentir mientras eran empujadas por su destino hacia la muerte? En este día en que celebramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, debemos recordar aquello que en 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas definió como “violencia contra la mujer”:

Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado 
posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, 
la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, 
ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada. 

Esta no es sólo una declaración, es una realidad. Hechos que cada día se repiten y hieren para siempre y de manera permanente a cientos de mujeres en el mundo. Situaciones que todavía hoy son invisibles para la mayor parte de nuestras sociedades.

Pin It on Pinterest