LA INVENCIÓN DE LA NATURALEZA. EL NUEVO MUNDO DE ALEXANDER VON HUMBOLDT

LA INVENCIÓN DE LA NATURALEZA. EL NUEVO MUNDO DE ALEXANDER VON HUMBOLDT

Las montañas hechizaban a Humboldt. No solo las exigencias físicas y las perspectivas de nuevos conocimientos. Había también algo más trascendental. Cada vez que estaba en una cumbre o un cerro, se sentía tan conmovido por el paisaje que dejaba volar aún más su imaginación. Una imaginación, decía, que aliviaba las “profundas heridas” que a veces causaba la pura “razón”.

Haeckel decía que la diosa de la verdad vivía en “el templo de la naturaleza”. […] Como ya había dicho Humboldt en su “brillante Kosmos“, escribió Haeckel, el arte era una de las herramientas educativas más importantes, porque fomentaban el amor a la naturaleza.

La amplitud de la perspectiva era incomparable a la de cualquier otra obra publicada. Y asombrosamente, era un libro sobre el universo en el que no se mencionaba ni una sola vez la palabra “Dios”. La naturaleza de Humboldt estaba “animada por un aliento; de polo a polo, hay una vida que empapa las rocas, las plantas, los animales e incluso el pecho henchido del hombre”, pero ese aliento procedía de la propia Tierra, no de ninguna entidad divina.

ANDREA WULF

LEVIATÁN O LA BALLENA

LEVIATÁN O LA BALLENA

Cuando se puso fin a la caza de ballenas a nivel mundial se habían matado casi tres cuartos de todos los cachalotes del mundo, reduciendo su número de más de un millón en 1712 a 360000 a final del siglo XX […] En la superficie, el cachalote es más lento, menos agil y tiene menos tiempo y energía que otras ballenas y, por lo tanto, es menos capaz de huir de un depredador no natural como el hombre.

En 1951 – cien años después de que se publicara el libro de Melville – murieron más ballenas en todo el mundo de las que cazaron los balleneros de New Bedford en un siglo y medio.

PHILIP HOARE

ENSENYAR AMB LA BOCA TANCADA

ENSENYAR AMB LA BOCA TANCADA

Quan algú et diu una idea, simplement està contribuïnt al conjunt de lamteua experiència. Si tu ja tens la idea, pots assimilar-la sense pensar i continuar. Si no tens la idea, pots (a) ignorar-la,  (b) mal interpretar-la de manera que s’assemble a una idea que tens o (c) parar-te a pensar-hi. Aquesta tercera possibilitat és l’únic cas en què el flux de l’experiència s’interrom i comença la reflexió. Però perquè la comunicació siga reeixida en aquest cas, has de desenvolupar la idea tu mateix (reorganitzar el teu pensament previ). Si ho aconsegueixes, pot semblar que l’altra persona et va donar la idea. Però aquesta aparença és enganyosa. L’altra persona només va posar les condicions perquè tu construïres la idea tu mateix. Si això és “donar”, és un donar indirecte. Cap persona, segons Dewey, no pot transmetre directament una idea a una altra persona. […] Les persones només aprenen pensant per elles mateixes; la tasca del professor és posar les condicions que provoquen el pensament.

Don Finkel

Pin It on Pinterest