LA INVENCIÓN DE LA NATURALEZA. EL NUEVO MUNDO DE ALEXANDER VON HUMBOLDT

,
LA INVENCIÓN DE LA NATURALEZA. EL NUEVO MUNDO DE ALEXANDER VON HUMBOLDT

Las montañas hechizaban a Humboldt. No solo las exigencias físicas y las perspectivas de nuevos conocimientos. Había también algo más trascendental. Cada vez que estaba en una cumbre o un cerro, se sentía tan conmovido por el paisaje que dejaba volar aún más su imaginación. Una imaginación, decía, que aliviaba las “profundas heridas” que a veces causaba la pura “razón”.

Haeckel decía que la diosa de la verdad vivía en “el templo de la naturaleza”. […] Como ya había dicho Humboldt en su “brillante Kosmos“, escribió Haeckel, el arte era una de las herramientas educativas más importantes, porque fomentaban el amor a la naturaleza.

La amplitud de la perspectiva era incomparable a la de cualquier otra obra publicada. Y asombrosamente, era un libro sobre el universo en el que no se mencionaba ni una sola vez la palabra “Dios”. La naturaleza de Humboldt estaba “animada por un aliento; de polo a polo, hay una vida que empapa las rocas, las plantas, los animales e incluso el pecho henchido del hombre”, pero ese aliento procedía de la propia Tierra, no de ninguna entidad divina.

ANDREA WULF

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Habilidades

Publicado el

26 abril, 2017

Pin It on Pinterest