Carrícola es arte y naturaleza. Carrícola se define a ella misma com “la chispa de la Vall”, de la Vall d’albaida, claro. Carrícola es una pequeñita población del sur de la provincia de Valencia que se sitúa sobre la ladera norte del precioso Benicadell. Su cima, emblemática, nos atrae siempre y hemos subido hasta allá arriba en varias ocasiones, también con nuestro hijos (aunque en el sendero, en la parte final, hay que ser cuidadosos y no es apto para personas con vértigo).

Carrícola es “la chispa de la Vall”

Como os decíamos, Carrícola es un pueblecito pequeño, con tan solo 95 habitantes censados en 2017. Rodeado por campos de olivos y también naranjos porque sus temperaturas medias permiten que crezcan sin problemas. Las vistas del valle, “el valle blanco” o Vall d’Albaida, hacen de él un mirador privilegiado.

“L’anau del pont” o la nuez del puente

Visitar Carrícola nos ha hecho sentir la metáfora de nuestra propia vida. Es un pueblo que intenta reinventarse, darle sentido a su existencia, ser creativo y conservar su esencia. Sentirse bien dentro de su piel y ser permeable a los demás. Así fue que hace unos años surgió la propuesta de transformar este pueblo en un museo al aire libre. Sus calles esconden pequeños tesoros: pinturas, esculturas, composiciones diversas… Ahora Carrícola es arte y cultura.

Escalera que sube a la fortaleza

Sus orígenes se remontan a una pedanía islámica que, tras la expulsión de los moriscos, fue repoblada por personas de Palomar y Albaida. Sigue manteniendo su personalidad y se ha ido adaptando con nuevos retos como es la agricultura ecológica o las iniciativas de la federación de mujeres rurales (FADEMUR). Diversas iniciativas propmueven transformar Carrícola en un municipio “biológico” de desarrollo sostenible. Por ejemplo, desde la agricultura ecológica. En 2010 participó en los Premios Life + “Capital de la Biodiversidad”.

La llibreria de la Vall

SI vás a pasar un día, en el camino que sube al castillos podréis ir descubriendo muchas obras de arte del proyecto Biodivers. Un buho de materiales reciclados junto al Via Crucis y la ermita. El gran ojo que os mira mientras subís el sendero. La enorme araña y los cavernícolas cazadores. Incluso una librería que recoge el nombre de todos los municipios de este valle.

“El cau de l’ull” que te mira mientras caminas

Además de subir al castillo, os puede interesar la excursión hasta el alto de la Font Freda (812 m.s.n.m.) que nosostros queremos hacer próximamente. Desde el pueblo, la ruta de “Els camins de l’Aigua” nos lleva al precioso acueducto de l’Arcà y al lavador, así como a la fuente de los Cinco Chorros.

En la Fuente de los Cinco Chorros pasean los caracoles y alguna rana escondida. Algunos gatos se asoman a los balcones y las golondrinas nos recuerdan aquella época que abarrotaban los tejados con sus nidos de barro.

Caracoles y ranas van a beber a la fuente de los Cinco Chorros

La fortaleza de Carrícola fue construída y elevada en este lugar estratégico en el siglo XII-XIII. Aunque ahora se accede por el lado norte, en el pasado el acceso se situaba en la cara sur, más agreste. Esto permitía que los intrusos estuviesen siempre vigilados y controlados. La torre fue restaurada hace unos años y permite disfrutar de preciosas vistas de la Vall d’Albaida. Es una maravilla este sendero y se puede continuar colina arriba.

La fortaleza de Carrícola

CONSEJOS PRÁCTICOS

Fechas relevantes:

  • Maratón de Carrícola: suelen celebrarse a principios del mes de marzo y atrae a muchos deportistas
  • Fiestas a Sant Anotni: como en muchos municipios se celebra en enero con eventos populares, comidas y la quema de una gran hoguera en la plaza, además de la bendición de los animales.
  • L’Aparició de Sant Miquel: se celebra el 8 de mayo y es la fiesta más emotiva del pueblo.
  • Fiestas patronales: se celebran a finales de septiembre con diversos actos entre los que destacamos el encuentro ecologista del País Valencià y el Mercat de la Terra i Artesà.

Es dífícil sleccionar fotos de esta visita ya que son muchas las obras de arte. Para conocer todos los detalles de las obras de arte del proyecto BIODIVERS, su proceso de creación y los circuítos para visitarla: consultad aquí.

Restauración y alojamiento:

  • Hostal Restaurant Carrícola: menú cerrado bien elaborado (15 € y bebidas a parte)
  • Café bar Casino Nou: tapas y bocadillos a buen precio

Pin It on Pinterest

Share This