Nos han pedido muchas veces información sobre el turismo colaborativo y, especialmente, el couchsurfing. Hay muchas maneras de viajar por el mundo, lejos o cerca de casa, pero sin duda, el turismo colaborativo es una de las maneras más enriquecedoras. Hacer couchsurfing en familia tiene aún más alicientes – y también algunas dificultades – y por eso nos encanta promoverlo.

Siempre dejamos un obsequio para los anfitriones de nuestra casa de intercambio

El couchsurfing es una estrategia muy utilizada por viajeros jóvenes y mochileros. Suele asociarse con viajeros que disponen de pocos recursos. Sin embargo, también se utiliza para contactar con personas del lugar que se visita. No hay nada mejor que conocer el lugar con un residente que puede descubrirte secretos y lugares fuera de los circuitos más comerciales.

Como familia, apostamos por este modelo de turismo colaborativo porque sabemos, por propia experiencia, que hay mucha gente deseosa de ayudar a familias viajeras y, sinceramente, viajar con niños es un salvoconducto maravilloso que te facilita contactar con otras personas y que se sienten más seguras cuando reciben a familias con niños.

La taiga, o bosques de coníferas, dejan paso a la tundra en el Ártico

Nosotros utilizamos la web  couchsurfing pero hay muchas otras opciones. Hay muchas webs que facilitan este tipo de contactos e intercambios y también otras que te ayudan a viajar ahorrando o gastando poco dinero:

  • Servas: viaja y aloja en este movimiento que promueve la comprensión, la tolerancia y la paz
  • Nightswapping: aloja y se alojado a través del trueque
  • Hospitality: otra página para facilitar intercambios, alojar y ser alojados
  • Belodged: esta página también facilita el turismo colaborativo
  • Worldpackers: hostales, familias, ONGs y proyectos ecológicos. Ayuda algunas horas al día y recibe alojamiento gratis en tu viaje.
  • Bewelcome: una amplia comunidad que favorece el intercambio de alojamiento y el turismo colaborativo
  • Workaway: viaja trabajando a cambio del alojamiento y la manutención
  • Wwoof y wwoofinternational: la web de voluntariados en granjas y entornos rurales
  • Trusted House Sitters: viaja cuidando de las casas de otras personas que están viajando
  • HelpX: pequeños albergues y alojamientos que ofrecen hospedaje a cambio de unas horas de trabajo
  • HacesFalta: unas vacaciones diferentes ofreciendo tu ayuda
  • If-recruiting: embárcate en un velero, trabaja y viaja
  • Women welcome women: intercambios y turismo colaborativo entre mujeres
  • IntercambioCasas: deja tu casa a una familia y alójate en su casa

Couchsurfing en Italia, Puglia

¿CÓMO EMPEZAR A USAR COUCHSURFING EN FAMILIA?

En cualquiera de las páginas anteriores puedes registarte y empezar a investigar. Para ello debes seguir los siguientes pasos:

  1. Crea tu perfil, indica tus preferencias, tus intereses, qué tipo de viajero eres, etc. Diseña tu perfil incluyendo la información que a tí te gustaría encontrar en la gente que vas a alojar o que puede alojarte. Incluye alguna imagen personal, sé sincero y deja claro tus/vuestras necesidades. Nos gusta aceptar a personas que han dedicado su tiempo a elaborar un buen perfil y, nosotros, ofrecemos lo mismo.
  2. Estudia bien la página web. Ten en cuenta si los intercambios son recíprocos y simultáneos, o si funciona como una red en la que vosotros recibís o ayudáis a alguien y, alguien, en algún lugar del mundo os acogerá o ayudará a vosotros.
  3. Si la web lo permite, ponemos nuestro viaje en “público” porque esto hace que lleguen avisos a la gente de la zona que visitaremos. De esta manera hemos conseguido que gente fantástica y supergenerosa se pusiese en contacto con nosotros por iniciativa propia.
  4. Hacemos búsquedas con criterios como “tiene referencias”, “acepta 3-4 huéspedes”, “acepta niños”, etc.
  5. Importante que las personas que recibimos y nos alojan, tengan referencias. Sin embargo, siempre hay una primera vez y, por eso, no cerramos nuestras puertas a nadie que esté empezando a “surfear” si tiene un buen perfil. Nunca olvidaremos nuestro viaje por la costa este de Estados Unidos en el que muchas personas nos alojaron “siendo novatos sin referencias”.
  6. Evita tener miedos y prejuicios o, al menos, intentad que no dominen vuestras ilusiones. Confiar y ser confiado vale mucho la pena, pero también hay que ser prudente.
  7. Estudia las ofertas en el lugar que planeas viajar y escribe a las personas cuyo perfil os gusta. Es interesante escribir mensajes personale explicando quienes somos y el objetivo de nuestro viaje y, sobre todo, por qué nos gusta “surfear”.
  8. Un último consejo: una buena manera de empezar es hacerlo siendo anfitrión. Recibir gente en casa, acojerles, aconsejarles y experimentar lo bien que te sientes cuando acoges a otros viajeros.

    Edita tu perfil, incluye información y añade fotos

¿POR QUÉ TE ACONSEJAMOS HACER COUCHSURFING EN FAMILIA?

La experiencia de una familia viajera no se construye de un día para otro. Podemos empezar dejando los hoteles y animándonos a alquilar apartamentos vacacionales o alojándonos en pequeños hostales familiares y B&B (Bed&Breakfast). Estudiamos y seguimos diversas iniciativas que promueven la economía del bien común.Estamos convencidos de que en el mundo hay más gente buena y altruista de lo que nos suelen contar… En este post de nuestro viaje a la costa oeste de Estados Unidos os contamos nuestra primera experiencia como surfers.

Invitaciones "couchsurfing" para alojarnos en nuestro viaje

Invitaciones “couchsurfing” para alojarnos en nuestro viaje

ESCUCHA ESTA ENTREVISTA EN LA RADIO EN LA QUE CONTAMOS NUESTRA EXPERIENCIA

Algunas ideas…

  • No solo se trata de alojar, es una experiencia vivencial.
  • Puedes ofrecer tu tiempo, invitar a alguien a comer o tomar café.
  • Propón actividades como una excursión.
  • Puedes dar consejos al viajero que viene a tu ciudad
  • Puedes ser alojado aunque tu no acojas
  • No solo se trata de ahorrar dinero
  • El couchsurfing es una puesta a prueba de tus límites sobre la propia intimidad.
  • Te obliga a perder la vergüenza y comunicarte con los demás.
  • Abrir las puertas de tu casa o entrar en las de otras personas es un test moral.
  • Compartir te ayuda a  aprender a respetar y a compartir.
  • Cada couchsurfer organiza el intercambio a tu manera. Vosotros ponéis las reglas. 
  • Explica las condiciones al organizar el intercambio: alojar en régimen de “todo incluido” o “te dejo usar mi nevera”, por ejemplo.

Si quieres conocer algunas experiencias más puedes leer este post que escribimos en Familias en Ruta y, también, este post en nuestro blogesta colaboración en IntercambioCasa.

En casa de la familia de intercambio (Copenhague, 2017)

Sentimos que nuestros hijos han ampliado radicalmente su visión de lo que significa compartir con esta manera de viajar. Compartir tiempo, cosas, experiencias… Convivir con otras personas te permite conocer un país más allá de sus tarjetas postales. Como padres nos permite ampliar y reflexionar sobre nuestro modelo educativo observando a otras familias. Eliminamos estereotipos y prejuicios. Tenemos muchos recuerdos increíbles gracias a nuestros anfitriones como conocer Salem y sus historias de brujas, navegar en Cape Cod o descubrir playas secretas en Puglia.

Rosella nos enseñó precioso lugares en el sur de Italia

Nosotros y nuestros hijos aprendemos a ser agradecidos. Y, además, mejoramos nuestra capacidad de comunicación. No solo cuándo nos alojamos en casa de personas con idiomas diferentes, por el simple hecho de aprender a escuchar, a pedir, a respetar… Cuando recibimos gente en casa hemos de ofrecer y ellos también comparten con otros niños. Por todo esto nos gusta el couchsurfing en familia. Si te ha gustado esta experiencia, y queres seguir leyendonos en futuras ocasiones, recuerda que puedes subscribirte a nuestro blog, a nuestro canal de youtube y que también estamos en facebook y en instagram.

Pin It on Pinterest

Share This