15 RAZONES PARA VERANEAR EN LA MARINA CAMPING RESORT

15 RAZONES PARA VERANEAR EN LA MARINA CAMPING RESORT

Como sabéis los que de vez en cuando os pasáis por este blog de viajes en familia, somos un cuarteto que nos gustan los viajes independientes, sin planes, organizando nuestra ruta y evitando las cadenas hoteleras y agencias de viajes. Y es cierto que, a veces, nos preguntamos ¿no sería más sencillo dejar que nos ayudasen? Hay profesionales de esto: de los viajes, de las vacaciones, de la diversión, del entretenimiento, del ocio… ¿por qué renunciar a ellos? El pasado 17 de junio, gracias a las Asociación Comunidad Valenciana Travel Bloggers tuvimos la oportunidad de pasar un día en el Camping & Resort La Marina en el que todo está planificado para dar un buen servicio a sus clientes con el fin de ofrecerles las mejores vacaciones posibles en ese lugar. Y, sinceramente, os aseguramos que lo lograron pues lo pasamos de maravilla con todo lo que allí pudimos disfrutar.

Como ya nos ocurrió cuando fuimos a Disneyland Paris, fue una gozada pasarlo tan bien y ver a nuestros hijos disfrutar tanto. Nunca habíamos estado en un resort de este tipo y nos sorprendió gratamente. Compartimos la visita con la pareja viajera Life in Wilderness y juntos constatamos que es un buen lugar para disfrutar de unas merecidas vacaciones de descanso. Aquí os dejamos nuestras 15 razones para veranear en La Marina Camping&Resort: ¿qué te parece a ti?.

1. PORQUE TE LO DAN TODO HECHO

Llegar y que te lo den todo hecho. Eso son auténticas vacaciones. En nuestra sociedad estamos tan acostumbrados a unas vacaciones activas con poco tiempo para el relax que cuando llegas a un lugar así en el que todo está organizado y todo es previsibles, tu mente agotada lo agradece enormemente. Horarios de actividades, horarios en la piscina, servicio de comedor, etc. Elige lo que más te apetece hacer y déjate llevar. O no hagas nada, sólo túmbate a tomar el sol o báñate mientras tus hijos juegan en el agua.

2. PORQUE ES IDEAL PARA QUE LAS MAMÁS Y PAPÁS NOS RELAJEMOS MIENTRAS LOS PEQUES DIFRUTAN

Saber que vas a acertar y que tus hijos van a disfrutar cada minuto de sus vacaciones. En un espacio seguro, en un ambiente agradable y divertido, con amplias piscinas y espacio para jugar -incluso por la tarde cuando las instalaciones se llenaron de mucha gente. Mientras Ernest se tiraban una y otra vez por los toboganes, Ferran jugaba en las piscinas imaginando historias de piratas. Y mientras nosotros nos bañábamos sin prisas o tomábamos un refresco a remojo en el bar de la piscina ¿Qué más se puede pedir?

3. POR LA LIMPIEZA Y EL BUEN CUIDADO DE SUS INSTALACIONES

Algo muy importante en estos lugares es la limpieza de las instalaciones. Todo estaba muy cuidado y muy limpio. Las piscinas, las zonas de tumbonas, el spa y las zonas de alojamiento. Todo realmente bien cuidado. Excelente mantenimiento.

4. POR LAS PISCINAS AJARDINADAS DE FÁCIL ACCESO PARA NIÑOS, ADULTOS Y PERSONAS MAYORES

Cualquier persona puede acceder a las pisinas y disfrutar del gozo de sumergirse en el agua. Personas mayores o con problemas de movilidad, niños pequeños… todos tienen cabida en La Marina Camping&Resort.

5. POR EL JACUZZI EXTERIOR PARA TODA LA FAMILIA

En medio de las zonas bellamente ajardinadas encontraréis diversas zonas temáticas para el baño y el juego decoradas pensando en crear ambientes agradables y relajantes. Una de las cosas que más nos gustó fue el jacuzzi del que Ferran no quería salir y al que insistía en volver cada dos por tres.

6. POR LA GRAN VARIEDAD DE TOBOGANES PENSADOS EN TODAS LAS EDADES

En la zona de Aquamarina encontraréis zonas de baños con toboganes para niños y mayores. Podréis difrutar de 4 zonas distintas: Polinesia, Zig-Zag, Aqua Racer y Kamikaze. En todas ellas hay encargados de controlar a los bañistas para asegurar un buen uso de los toboganes y el acceso es libre para todas las personas acampadas  y alojadas en el resort.

7. POR EL PERSONAL DE ANIMACIÓN Y SOCORRISTAS

En todas las zonas de baño hay personas encargadas de velar por la seguridad de los bañistas. El servicio de bar en la piscina también es muy profesional y, además, encontraréis servicios de animación que incluyen aquagym, voley-playa, tiro con arco, colchonetas elásticas, parque de ocio infantil, parque de bolas y espectáculos nocturnos.

8. POR LA ZONA DE JUEGOS INFANTILES Y EL PARQUE DE BOLAS

Si no os apetece estar todo el dia a remojo, podéis pasar algún rato con los más pequeños en el parque de bolas y la zona de juegos en el exterior. Además se organizan talleres y actividades lúdicas y creativas. Nosotros no tuvimos tiempo de asistir pero si pasáis allí unos cuantos días, seguro que vale la pena aprovechar esta oprtunidad.

9. POR SU SPA & WELLNESS MARINA SENSE

Lo que no nos perdimos fue pasar una hora y media en el spa. Inicialmente pensamos que Ferran y Ernest no abandonarían fácilmente las piscinas y toboganes para venir al spa pero… en cuanto entraron, se convencieron fácilmente de lo maravilloso que era. En este spa encontraréis una piscina para nadar y un circuito de chorros y piscinas a diversas temperaturas, así como sauna seca, sauna húmeda, terma romana… Podéis contratar a parte servicios de belleza y masaje. La luminosidad, el techo que puede abrirse y las vistas a los jardines del resort hace que sea un verdadero regalo de salud. Además cuenta con un gimnasio completamente equipado. ¡Ah! ¡¡¡ Nos encantó la piscina de cítricos !!!

10. POR SU RESTAURANTE Y BUFFET LIBRE

Y no podemos olvidar que hay que alimentarse. Encontraréis un supermercado a precios habituales junto a la zona de acceso donde comprar todo lo que necesitéis. Pero además, si os apetece no cocinar, tenéis a vuestra disposición un bar con tapas y bocadillos, un restaurante con carta y un buffet libre. Nosotros comimos en el buffet y nos encantó la gran diversidad de platos y, sobre todo, la amplia oferta de productos frescos, ensaladas, verduras y frutas. Además, pensando en los niños, había cubertería específica para ellos. ¡Todo está pensado! Podéis optar a comidas sueltas  o contratar servicio de media pensión o completa pensión.

11. POR SUS BUNGALOWS

Alojarse en los bungalows es una gran opción. Están plenamente equipados y son muy bonitos. Hay diversas zonas con servicios diversos. Algunos incluyen barbacoa, cuentan con aire acondicionado, porche, salón con cocina, habitaciones con todo lo que podáis necesitar. Las tarifas varían según temporada y las podéis consultar aquí. Hay diversos tipos de bungalows diferenciando entre la zona del villagelos bungalows estándard.

12. POR SUS ZONAS DE CARAVANING Y DE ACAMPADA

Si eres de los que les gusta llevar tu casa a cuestas, ya sea una tienda de campaña o una caravana o motorhome, también hay un espacio para tí y tu familia. Encontrarás diversos tipos de parcelas según tus necesidades -con tomas de agua y luz- y siempre incluyendo la posibilidad de disfrutar de las piscinas, la zona de Aquamarina y el resto de servicios del resort.

13. POR SUS SERVICIOS DE BAÑOS, DUCHAS Y LIMPIEZA

¿Y qué pasa con los baños, duchas, zonas para lavar, etc? Pues nos dimos un paseíto por la zona para investigar y realmente nos sorprendió su estado de mantenimiento totalmente nuevo y muy muy limpio. Lo que más nos llamó la atención fue la zona para bebés con cabinas independientes con bañeras y cambiadores. Realmente piensan en toda la familia y, sin duda, los bebés son los que más se merecen ser bien atendidos en condiciones extremas de higiene.

14. POR LAS DUNAS DE LA MARINA

Lamentablemente, en nuestra provincia, son muy pocas las zonas de costa que no han sido invadidas por la construcción de amplias zonas urbanas de apartamentos. La Marina Camping&Resort tiene la particularidad de estar ubicada en uno de los parajes más bonitos de dunas costeras de nuestra región junto a la playa. Realmente es un privilegio poder disfrutar de estos pinares en las dunas y de las playas adyacentes. Desde el Camping sale cada 30 minutos un trenecito que recorre los 900 metros que hay hasta la playa de manera que es muy accesible.

Mapa de ubicación de La Marina Camping & Resort

15. PORQUE GRACIAS A TODO LO ANTERIOR LOGRAMOS VACIAR NUESTRA MENTE DE COMPROMISOS Y OBLIGACIONES

Sin duda logramos nuestro objetivo: pasar 12 horas en este lugar sin más pretensión que relajarnos y disfrutar junto a nuestros hijos. Por un día olvidamos todas nuestras preocupaciones laborales y asuntos que a veces nos quitan el sueño y pasamos una jornada inolvidable: de piscina en piscina, de tumbona al tobogán, del jacuzzi al bar… ¿puedes pedir algo más?

CONSEJOS PRÁCTICOS

Si quieres conocer sus SERVICIOS E INSTALACIONES mira en su página web.

Si quieres consultar sus TARIFAS mira este enlace.

Así que, ya sabes, si te ha parecido buena idea, no dudes en visitar la página web de La Marina Camping & Resort y plantearte una estancia para unas buenas vacaciones. Seguro que lo vais a disfrutar. Ten en cuenta que si vives cerca de La Marina (Elche) puedes ir a pasar también una jornada sin alojarte allí, excepto los meses de julio y agosto, cuando el acceso es exclusivo para las personas allí alojadas o acampadas. Os deseamos que lo paséis muy bien.

¿Nos recomiendas algún otro resort de este tipo en la península? Estamos deseando conocerlos!!

CUANDO LOS DIOSES SE ENFURECIERON CON ROMA

CUANDO LOS DIOSES SE ENFURECIERON CON ROMA

Cuando los dioses se enfurecieron con Roma, el Vesubio despertó. El volcán había permanecido dormido durante siglos, pero su magnética presencia advertía silenciosamente de los peligros de su furia. Pero los romanos lo desdeñaron con autosuficiencia, como amos y señores de un mundo que se había rendido a los pies de sus legiones y que admiraba con la boca abierta el esplendor de su civilización. Por primera vez en la historia el mundo estaba interconectado, gracias a sus calzadas, y se regía por unas leyes y un sistema administrativo unificado.

Pompeia, sus viñedos, sus huertos… a la sombra del Vesubio

Ferran en el Foro de Pompeia

Su lengua, el latín, se había convertido en lengua universal y sus redes comerciales se extendían a lo largo y ancho del Mare Nostrum y se expandían aún más allá, hasta los confines de Germania y Britania, por el norte, hasta los desiertos de África, por el sur, y hasta los confines orientales en las tierras que conquistó, en su día, Alejandro Magno. Y, en el apogeo de su imperio, se dedicaron a solazarse y a disfrutar de su buena fortuna, recreándose en bellas, coquetas y ordenadas ciudades vacacionales, como Pompeya y Herculano, alejadas del bullicio y el caos de Roma.

Esculturas de Mitoraj en el foro de Pompeia

Las esculturas de Mitoraj dan al foro un carácter aún más solemne y, al fondo, el Vesubio

Allí, sus gentes –en buena medida acaudalados comerciantes, mercaderes, banqueros o políticos- gozaban del ocio y de las comodidades de una vida retirada, en pequeñas pero suntuosas villas, dedicados a las transacciones comerciales, a los negocios, a la agricultura o a la jardinería, desde la autocomplaciente confianza y seguridad que nunca nadie, con anterioridad, había gozado más de los placeres de la vida que ellos. Y la furia del volcán acabó con todo aquello, trágicamente, en un solo día, parando la historia en el año 79 d.C. y fijándola para siempre en aquel preciso instante de magnificencia y elegancia. Cuando los dioses se enfurecieron con Roma, el Vesubio despertó.

En el pequeño teatro de Pompeia

Las paredes de las villas romanas en Pompeia y Herculano estaban bellamente decoradas

No es fácil describir la sensación de familiaridad y extrañeza que produce al visitante de hoy pasear por las calles de Pompeya y Herculano. Por una parte te das cuenta que aquello pertenece a otra época, pero al mismo tiempo reconoces las profundas semejanzas que existen entre el modo de vida de aquellas gentes y el nuestro. Sus calles empedradas, con sus aceras y pasos de peatones, sus alcantarillas y sus canalizaciones para el agua; sus comercios, lugares de comidas y puestos de oficios artesanales; sus plazas, monumentos y jardines; sus teatros y lugares de espectáculos públicos… Todo ello, en un estado casi óptimo de conservación, te permite sumergirte en el ajetreo de sus calles, en el bullicio de sus baños públicos, en la sobria suntuosidad de sus atrios, en la quietud de sus jardines…

Si los Beatles hubiesen visitado Pompeia: se hubiesen hecho esta foto?

Las termas de Pompeia sorprenden por su preciosa decoración

Viendo todo aquello es inevitable que te preguntes ¿cómo ha podido cambiar tan poco el mundo en los últimos dos mil años? Viendo a nuestros hijos entre aquellas ruinas tan bien conservadas nos damos cuenta de que los niños de hoy en día se moverían con absoluta normalidad por las calles de Pompeya o Herculano, si siguieran vivas hoy, como lo estuvieron hace dos mil años. Y ello por la sencilla razón de que nosotros también somos romanos y les debemos lo fundamental de nuestro estilo de vida.

Detalle de los frescos en Pompeia

En un bar de Herculano es fácil imaginar a la gente conversando y tomando un vino

Que el mundo romano sea la raíz del nuestro se ve, incluso físicamente, en el caso de Herculano. La antigua ciudad fue sepultada por un manto de 16 metros de cenizas volcánicas, desapareciendo literalmente de la superficie de la Tierra. Posteriormente, nuevos pobladores levantaron la actual Ercolano sobre aquellas ruinas. Es por ello que, hoy en día, para encontrar las ruinas de la antigua ciudad ha sido necesario excavar un inmenso hoyo en el corazón de la ciudad actual.

Acceso a una villa romana en Pompeia con su característico mosaico: cave canem

Así, el visitante de Herculano debe descender, estrato tras estrato, los dieciséis metros por una rampa a través del túnel de la historia hasta situarse al nivel de la playa que, por aquel entonces, daba acceso a la ciudad, para descubrir en su puerto los esqueletos carbonizados de los aterrorizados pobladores que, el día de la erupción, corrieron a refugiarse hasta los cobertizos donde se guardaban las barcas de pesca, junto al mar. Allí, abrazados y gimiendo de angustia, murieron por asfixia y calor cuando llego la nube ardiente procedente del volcán. Tras la erupción… la línea de costa que estaba en la puerta de la ciudad quedó desplazada a un quilómetro de distancia hacia el oeste.

La antigua ciudad de Herculano quedó completamnte enterrada bajo 16 metros de cenizas y lodos y hoy sólo una parte ha sido excavada, el resto continua bajo la ciudad actual

En uno de sus escritos, Plinio el Joven relata cómo murió su tío, responsable de la flota romana en la zona, al acudir allí para ayudar a las víctimas de la catástrofe. Su descripción de los sucesos nos resulta, a la vez, trágica y terriblemente familiar, ya que nos traslada a muchas otras tragedias de las que hemos tenido noticia, en la actualidad, a través de la televisión o la prensa. En su testimonio reconocemos la misma angustia de las víctimas, la misma vulnerabilidad del ser humano, en el plano físico y psicológico.

Los restos de los muertos en el puerto de Herculano sobrecogen al visitante

No es extraño, pues, que Pompeya o Herculano ejerzan (y hayan ejercido) una seducción intensa sobre sus visitantes. Tanto la vida acomodada y placentera que se percibe en ellas, como la trágica muerte y destrucción que selló su destino conectan naturalmente con la sensibilidad empática de las personas de la actualidad, obviando completamente el lapsus histórico que media entre aquellas gentes de la Antigüedad y los turistas ociosos del siglo XXI.

El 24 de agosto, alrededor de la una de la tarde, mi madre le llamó la atención a PLinio el Viejo sobre una nube que tenía un tamaño y una forma muy inusuales. Acababa de tomar el sol y, tras haberse bañado en agua fría y haber tomado una comida ligera, se había retirado a su estudio a leer. Ante la noticia, se levantó inmediatamente y salió fuera; al ver la nube, se dirigió a un montículo desde donde podría tener una mejor visión de este fenómeno tan poco común. (Plinio el Joven, Carta 16)

Los colores de las paredes lucidas se conservan perfectamente en Herculano

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA:

ENTRADAS: si puedes disponer de 3 días para visitar estos lugares sería un opción perfecta porque realmente vale la pena dedicar un día a subir al Vesubio y visitar Herculano, otro día completo para Pompeia y, por último, un día para visitar las bellas villas romanas de Oplontis, Stabia i Boscoreale. Las excavaciones abren a las 8:30 h y se puede entrar hasta las 18 h (de abril a octubre) y hasta las 15:30 h el resto del año.

COMIDA Y BEBIDA: en las ruínas, hay fuentes en las calles -las mismas que usaban los romanos que han sido restauradas- por lo que podéis tener agua sin problemas. Hay sólo un bar-cafetería-restaurante en Pompeia y puede que en temporada baja esté cerrado. A la hora de la comida está abarrotado y, aunque hay previsto abrir pronto una zona de pequeños puestos de comida, hay tanta gente que bien vale la pena ir preparado. En la visita a Pompeia interesa llevar un buen picnic y tentempiés, porque el día se os pasará volando sin daros ni cuenta y necesitaréis recuperar fuerzas para seguir recorriendo la antigua ciudad.

En una panadería de Pompeia: molino y horno

SOL Y PROTECCIÓN: si podéis elegir, evitad la visita a esta zona de Italia en julio y agosto. Todo el año son muchos los turistas que acuden pero, en verano, puede ser excesivo. Además el calor aprieta mucho así que id bien protegidos con gorra y usad crema solar. Sin duda, nos parece que primavera es el mejor momento del año para visitar la región de Campania, Nápoles y sus alrededores.

Casa del Fauno de Pompeya donde se encuentra el famoso mosaico de la Batalla de Issos

CÓMO LLEGAR: es cómodo y sencillo llegar si vas con tu propio coche -atendiendo al caótico tráfico de la región, claro- pero, en transporte público, también es fácil llegar desde la Estación Central de Nápoles con la línea de tren que hace parada en Pompei-Scavi (línea circumvesuviana Nápoles-Sorrento) a pocos minutos de la Puerta Marina (una de las zonas de acceso). El recorrido tarda unos 35 minutos y, con la misma línea de tren, se accede en 20 minutos a Herculano.

Pompeia y Herculano se sitúan en las laderas del volcán Vesubio

PROCIDA: UNA PERLA EN EL GOLFO DE NAPOLI

PROCIDA: UNA PERLA EN EL GOLFO DE NAPOLI

Como detenida en el siglo pasado, “en los años 60”, me decía  una señora encantadora en la Abadía  de San Michele Arcangelo. Así nos recibe esta pequeña isla. Procida es una perla en el Golfo de Nápoles. Es la más pequeña y la menos visitada pues sus hermanas mayores, Capri e Ischia, le roban todo el protagonismo. Sin embargo, es precisamente  esto, lo que le permite conservar el encanto de quien aún  no se ha vendido a los circuitos turísticos internacionales.

En el puerto de Procida (Italia, 2017)

Son bastantes los italianos que vienen a la isla y también hemos detectado algunos turistas franceses pero, realmente, quienes van y vienen en los ferries que conectan la península con la isla son sus residentes. Gracias a los frecuentes barcos que parten de Napoli y de Pozzuoli es fácil llegar hasta Procida en una agradable navegación. Tomamos un ferri de Caremar en el puerto de Pozzuoli y, en menos de 30 minutos, desembarcamos en el puerto situado en la costa norte de esta isla.

Tomar un café y una lengua de crema al limón es una buena manera de empezar la visita a Procida

Antes de iniciar nuestro paseo nos detenemos en el bar-pasteleria Roma a tomar un café macchiato (un cortado) y una deliciosa lingua di crema al limone. Este dulce típico de la isla es un delicado hojaldre horneado con bastante azúcar. Nunca habíamos oído hablar de él, pero al observar a la gente del bar saboreando a bocados uno de estos dulces, hemos decidido seguir el famoso dicho “donde fueres, haz lo que vieres”. ¡Qué café!

Iglesia de Santa Maria delle Grazie (Italia, 2017)

Detalle de la típica cerámica del sur de Italia (Italia, 2017)

Hay que caminar por el pueblo y recorrer el barrio de Terra Murata para ir subiendo hasta la Abadía de San Michele Arcangelo. Calles estrechas por las que suben veloces los motorinos y los estrechos vehículos  que recorren la isla. Todo nos evoca a “Il Postino“, el delicioso film que fue rodado aquí  en los años noventa. Y es que Procida, es una isla de película.

Procida, una isla en la que se han rodado muchas películas (Italia, 2017)

En nuestro ascenso llegamos al mirador de  Belvedere dei Canoni con espectaculares vistas sobre la Marina de Corricella. Con sus casas cúbicas de bellos y alegres colores, este pequeño puerto de aguas tranquilas y turquesas está coronado por la Iglesia de Santa María delle Grazie.

Nuestro guía recorriendo el barrio de Terra Murata en Procida (Italia, 2017)

La Bahía de Nápoles y el Vesubio desde la Abadía (Italia, 2017)

Entramos en la abadía que es casi un laberinto enganchado sobre los altos acantilados que miran a Nápoles y el volcán Vesubio. Ernest y Ferran se quedan admirados con el pesebre elaborado completamente con conchas de animales marinos. Después nos piden que bajemos al puerto para jugar con las barcas y darse un remojón. Aunque la playita junto al puerto merece un poco de mantenimiento -hay plásticos y algunos cristales en algún rincón…- ellos juegan felices entre los escollos.

Jugando en los escullos de Marina de Corricella (Italia, 2017)

Comemos allí mismo, en Il Maestrale, una sabrosa comida a base de antipasti (aperitivos), pasta y pescado con vistas al mar de color azul turquesa. Nos preguntamos cómo será el caluroso verano en esta isla si, ahora, en abril, el sol ya calienta con fuerza. La brisa es fresca y agradable, nos relajamos haciendo nuestro el “dolce fare niente“.

Las redes de los pescadores se acumulan en Marina de Corricella (Italia, 2017)

Para recorrer el resto de la isla una buena opción es alquilar una bicicleta o un motorino. Nosotros nos subimos a uno de los pequeños y viejos autobuses que te llevan de un lado a otro en pocos minutos. Esta isla tiene unos 4 km de longitud por lo que se puede recorrer a pie perfectamente. Los campos de limoneros llenos de frutos iluminan cada rincón.  Los jardines de las casas con higueras y jazmines  completan el decorado. Los olores son deliciosos y creemos estar en el paraíso ¡qué dulzura!

Jugando en las playas del Puerto de Chiaiolella (Italia,2017)

Llegamos hasta el Puerto de Chiaiolella y decidimos aprovechar la tarde para relajarnos en la larga playa de arenas negras bajo las imponentes paredes de lo que deben ser cenizas volcánicas petrificadas. Jugar con la arena y con las olas, dormitar bajo el suave sol y dejarnos llevar por esta “luna de miel” que queremos saborear eternamente.

Algunos barcos pasan a lo lejos en dirección a Ischia que se eleva imponente a poca distancia. La tarde cae y debemos regresar al puerto para tomar nuestro barco de regreso a Pozzuoli. Compramos unos helados y Myriam carga en la mochila algunas lenguas de crema para el desayuno de mañana, no ha podido resistirse…

Esperando el ferri que nos lleva de regreso a Pozzuoli (Italia, 2017)

Mientras que esperamos a que llegue el barco, escuchamos las conversaciones en “napoletano“. Nos encanta su dialecto brusco que casi no logramos comprender. Son sonidos consonánticos que acompañan con sus amplias y contundentes gesticulaciones de manos y brazos. Aprovechamos para montar este sencillo vídeo sobre la jornada.

El sol cae. La bandera de Italia se mece en la popa del barco. Nos alejamos de la isla y, en silencio, la observamos. Sin duda, es un buen lugar para perderse. Bella Procida! Bella giornata!

Nos alejamos de la isla tras un intenso día (Italia, 2017)

CONSEJOS:

Alojamiento: en la isla hay varios lugares para alojarse. Nosotros dormimos en Pozzuoli, en el Camping Vulcano Solfatara.

Desplazamiento a la isla: con Caremar nos costó 7,40 €/persona (precio reducido para niños). Hay varias empresas con horarios diversos. Se puede comprar pasaje en el mismo puerto.

Autobuses en Procida: el precio es diferente si se compra en el bus (1,8 €) o en los bares y tabacchi del pueblo (1,2 €). Los niños no pagan.

Para saber más sobre Procida, mira este enlace.

Desplazarse por la pequeña isla es fácil con estos pequeños autobuses (Italia, 2017)

4 DÍAS TRANQUILOS EN ROMA CON NUESTROS NIÑOS

4 DÍAS TRANQUILOS EN ROMA CON NUESTROS NIÑOS

Llueve en Roma después de uno de esos días espléndidos de primavera. Descansamos en nuestro apartamento situado en un viejo edificio del siglo XVI en la Via del Seminario, a pocos metros del Pantheon. Hemos pasado 4 días tranquilos en Roma junto a nuestros niños, antes de empezar nuestra ruta por el suroeste de Italia en autocaravana. Habíamos estado en otras ocasiones en la ciudad eterna pero, realmente, esta vez ha resultado muy especial al ir acompañados por nuestro hijos.

Alojarnos junto al Pantheon es todo un acierto (Italia, 2017)

Llegamos a Roma prácticamente sin haber planificado nada. Habíamos estado tan ocupados con el trabajo y los preparativos de nuestra boda que no habíamos dedicado ni un minuto a preparar nuestra “luna de miel con niños”. Viajar a Italia es fácil y cómodo para nosotros. Nos sentimos como en casa, conocemos el idioma, hemos recorrido diversas zonas del país… Así pues, al llegar a Roma, simplemente, nos dejamos llevar. Cada mañana hemos preguntado a los peques ¿qué os apetece hacer hoy? Y, en base a eso, hemos ido haciendo. Sin ambiciones, el único deseo ha sido estar juntos los cuatro disfrutando de estas vacaciones excepcionales.

Ruínas junto al Largo Argentina (Italia, 2017)

Piazza Venezia desde el Altare della Patria (Italia, 2017)

Empezamos nuestros paseos por la ciudad con una “passeggiata notturna” que repetimos nuevamente cada anochecer para descubrir la ROMA CLÁSICA. Roma es una ciudad agradable para conocerla a pie. Aunque algunos de sus sitios de interés están alejados del centro, la verdad es que se puede recorrer con los más peques de la familia sin agobios. Mientras que París -esa fascinante ciudad- nos parece inabarcable y recurrimos a los autobuses turísticos para llegar a los diversos puntos de interés con nuestros hijos, en Roma no consideramos que fuese necesario. Sin embargo, creemos que puede ser una buena opción si viajas con niños de menos de 6 años porque te permite recorrer la ciudad en un bus panorámico de manera entretenida y cómoda. Todos podéis descansar mientras admirais la mezcolanza de edificios y el ambiente de esta ciudad. Si bien, podéis consultar la red de tranvías y autobuses de la ciudad que, por un precio mucho más económico, puede llevaros a todos los sitios de interés con un presupuesto mucho más reducido, eso sí, perdiendo algo de comodidad.

Altare della Patria en Piazza Venezia (Italia, 2017)

Vistas desde el Altare della Patria (Italia, 2017)

Dedicamos cada día a una zona de la ciudad, como os digo, improvisando, y resultó de maravilla.

DÍA 1: ROMA ANTICA

Sin duda, nuestro primer objetivo era recorrer los foros y llegar al Coliseo. Las primeras excavaciones aparecen ante nosotros en el Largo di Torre Argentina y, desde allí, llegamos a Piazza di San Marco y Piazza Venezia. Una buena opción es subir al Altare della Patria porque te permite tener una visión global de la Via de los Foros Imperiales. Nos detenemos a almorzar frente a la Columna de Trajano mientras leemos en nuestra guía algunas curiosidades sobre el emperador de origen hispano. Paseamos sin prisas e intentamos descubrir los detalles de las excavaciones de los foros de Trajano, Augusto y César. Cada emperador quería dejar testimonio de su época de gobierno construyendo nuevos lugares de encuentro y “centros comerciales” para sus conciudadanos. Parece que el tiempo no haya pasado…

Los foros desde el Campidoglio (Italia, 2017)

Las visión del Coliseo es espectacular a pesar de estar sus alrededores llenos de gente. Para tener una buena foto del famoso edificio os recomendamos subir a la Via Nicola Salvi y, no olvidéis – en algún momento de vuestro paseo- acercaros a la cercana Basílica de San Pietro in Vincoli donde os espera el increible Moises de Miguel Angel y las cadenas que según dice la tradición ataron a San Pedro. Nuestra intención no era entrar al Coliseo pero, si pensáis hacerlo, no dudéis en comprar las entradas previamente y llegar temprano a las zonas de acceso.

La Loba Capitulina junto al Palazzo Sanatorio

Seguimos nuestra ruta por la Via de San Gregorio para llegar al Circo Maximo y comer en el resturante 0,75. Cerca de aqui está la Bocca della Verità y el Templo de Hércules Vencedor. El acceso a la iglesia de Santa Maria in Cosmedin es gratuíto y cumplir con el ritual de la Bocca de la Verità uno de los recuerdos más divertidos y emocionantes del viaje. Regresamos al centro por la Via del Teatro di Marcello y subimos al Campidoglio. Sabemos que algún día vendremos para visitar sus museos pero, esta vez, optamos por sentarnos a observar a los grupos de amigos y estudiantes que pasean frente a nosotros mientras toman fotos los unos de los otros. Marco Aurelio nos observa desde su caballo y nos invita a asomarnos a los foros desde los miradores que hay detrás de la columna con la Loba Capitulina.

La Bocca della Verità (Italia, 2017)

El sol ya desciende y los colores anaranjados de la ciudad aumentan la calidez de la ciudad. Las sombras se alargan y el pasado se hace presente ante nosotros en este momento mágico en el que viajamos casi dos milenios en la historia de nuestra civilización.

DÍA 2. ROMA DE LOS PAPAS Y EL TRASTEVERE

La siguiente jornada queremos visitar la Roma de los Papas. Dos objetivos tenemos: subir al Castel Sant’Angelo y a la cúpula de la Basílica de San Pedro. Hemos madrugado para visitar el Vaticano temprano pero no nos hemos dado cuenta que es miércoles y el Papa “é in piazza”. Cuando llegamos a la Columnata, nos percatamos que va paseando con su “papa-móvil” saludando a los devotos feligreses. Es una oportunidad escuchar al Papa Francisco en directo así que no renunciamos a hacerlo.

La columnata del Vaticano (Italia, 2017)

Los miércoles, por tanto, no es el mejor día para visitar la basílica. No se abre el acceso hasta pasado el mediodía y esto hace que las colas para pasar los controles de seguridad sean mucho más largas de lo habitual. Si puedes, elige otro día. Nosotros, ante esta situación, decidimos volver sobre nuestros pasos y visitar Castel Sant’Angelo. Realmente vale la pena. Las vistas de la ciudad son fantásticas y, además, cuenta con una cafetería muy agradable en la que tomar un refresco o un buen café mirando al Vaticano.

Vistas de la ciudad desde Castel Sant’Angelo (Italia, 2017)

Vistas del Vaticano desde Castel Sant’Angelo

Desde allí, regresamos a San Pietro y decidimos subir a la cúpula a pie. ¡Qué maravilla! La ascensión es divertida mientras los cuatro vamos contando escalones hasta superar los 500. Desde la linterna la visión de la ciudad es fantástica y, desde su interior, admirar los mosaicos y el baldaquino te deja sobrecogido. Ernest y Ferran no paran de preguntar ante tantos detalles y su padre les traduce las diversas inscripciones latinas mientras les cuenta la historia de San Pedro. En el descenso decidimos detenernos en el pequeño café de la azotea para tomar un panino y algo de nuestra fruta. Vale la pena comer tan cerca del cielo entre tanta “santidad”.

La cúpula de la basílica de San Pedro desde su interior

Caminando en el interior de la doble cúpula de San Pedro

Podíamos haber regresado a casa a descansar pero nuestros pasos, descuidados, nos llevan al Trastevere a la búsqueda de un rico helado cremoso y una granita. Disfrutamos de este barrio tan agradable y de los mosaicos de Santa Maria in Trastevere. Varios espectáculos callejeros nos retienen en las plazas -teatro, música, payasos…- y decidimos quedarnos a cenar en el económico restaurante La Casetta di Trastevere. Es increíble como pueden variar los precios en esta ciudad y, en este restaurante, podréis difrutar de auténtica comida romana a precios bajos.

Paseando por el Trastevere (Italia, 2017)

Cada día, un gran helado. Esto es viajar a Italia

La Casetta di Trastevere…

DÍA 3. VIA APIA ANTICA

Para nuestra última jornada en Roma decidimos seguir los consejos de Makuteros-Family Run que a través de Instagram nos aconsejaron alquilar unas bicicletas para recorrer las afueras de la ciudad. Como os comentaba habíamos estado antes en Roma en varias ocasiones pero teníamos pendientes visitar las Catacumbas y las Termas de Caracalla. Esta vez no estábamos dispuestos a perder la oportunidad y nos pareció que hacerlo en bicicleta iba a ser perfecto para los cuatro.

Saliendo de Roma por Via Apia Antica: Arco di Druso (Italia, 2017)

En el Circo Massimo habíamos consultado dos días antes en la empresa Easy Bike Rent y allá que nos fuimos decididos a por nuestras bicicletas. Lo bueno de alquilar aquí las bicicletas es que la Via Apia Antica está muy accesible y rápidamente dejas atrás el caótico tráfico de la ciudad por un carril-bici bien indicado. Recordad que Roma está construída sobre 7 colinas por lo que, la opción de la bicicleta eléctrica es perfecta. Pau, que llevaba a Ferran en la suya, pudo comprobar las ventajas de este modelo de bicis, mientras Ernest y yo tirábamos de nuestro “motor biólogico”. En este video podéis saber un poco más de la experiencia.

Zona de acceso a las Catacumbas de San Calixto (Italia, 2017)

El recorrido es delicioso anque, a veces, conducirse sobre la antigua calzada romana resulta algo tortuoso. Las antiguas villas romanas con sus jardines hacen del recorrido un paseo encantador. Tras superar el Arco di Druso y Le Mura Aureliane, dejamos atrás las murallas de la ciudad y alcanzamos las Catacumbas de San Calixto donde, acompañados por un guía, descubrimos los misterios de estos laberintos escavados a decenas de metros de profundidad. Miles de nichos y pequeñas sepulturas cuentan la vida de un pasado en que el cristianismo daba sus primeros pasos en la historia de la humanidad.

Termas de Caracalla, junto a la Via Apia Antica (Italia, 2017)

Regresamos tras comer nuestro picnic delicioso hasta las Termas de Caracalla. Allí no podemos evitar reflexionar qué hizo a los romanos construir estos inmensos edificios cuya visita aún sobrecoge. Inmesos espacios de recreo, auténticos centros recreativos para el encuentro de los habitantes de la ciudad. Gimnasios, piscina, termas, jardines, tiendas y negocios… Entre preciosas fuentes y mosaicos maravillosos, algunos de los ciudadanos de aquella antigua ciudad organizaban sus vidas y disfrutaban de sus privilegios.

En el Coliseo, probablemente el lugar más emblemático de Roma (Italia, 2017)

Han sido apenas 4 días en Roma (una larga tarde y 3 días completos) con sus paseos nocturnos. Cuatro días tranquilos en los que hemos paseado junto a nuestro hijos de la historia que nos hace ser quines somos. Hemos recorrido la Roma Clásica al anochecer y el resto de la ciudad durante el día. No hemos visitado museos ni la Capilla Sixtina, habrá nuevas oportunidades, eso esperamos. A nuestra manera, así empezamos este recorrido por el sur de Italia.

Observando al Moises que nos observa en San Pietri in Vincoli (Italia, 2017)

 

RUTA POR EL SUR DE ITALIA EN AUTOCARAVANA

RUTA POR EL SUR DE ITALIA EN AUTOCARAVANA

Acabamos de regresar de nuestra “Luna de miel con niños” por el sur de Italia y aún no podemos sacar de nuestra mente las fábulosas imágenes de templos griegos, ruínas romanas, bosques e inmensos horizontes frente al mar. Hemos pateado Roma -a pie y en bicicleta-, hemos recorrido unos 1.800 km con la autocaravana y hemos mojado nuestros pies en tres mares: el Tirreno, el Jónico y el Adriático. Hemos paseado junto a templos de más de 2.500 años de antigüedad y recorrido ciudades milenarias. Hemos subido al volcán Vesubio. Hemos comido maravillosamente y saboreado muchos helados y granitas. Ahora, agotados, hacemos balance. No ha sido un viaje económico pero era “nuestro viaje de novios” y nos hemos permitido aflojar un poco la cartera…

El Coliseo Roma

Aquí os dejamos nuestra ruta y el presupuesto y, al final, un breve listado de las cosas que más y menos nos han gustado.

ITINERARIO

Mapa de la ruta

Podéis ver el detalle de la ruta en este mapa.

Día 1. Viaje a Roma desde Valencia

Día 2-4. Visitamos RomaAlojamiento junto al Pantheon en un apartamento con Airbnb

El Vaticano desde Castel Sant’Angelo, Roma

Día 5. Nos desplazamos hasta Ciampino en tren para recoger nuestra autocaravana en ArtcamperVisitamos Montecassino y viajamos hasta Pozzuoli (junto a Nápoles). Pernoctamos dentro de un cráter volcánico en el Camping Volcano Solfatara (40 €/noche con acceso a las sulfataras).

Día 6. Excursión en barco hasta Procida desde Pozzuoli.

Solfataras de Pozzuoli junto al camping, Nápoles

Día 7. Viajamos hacia el sur. Subimos al Vesubio y visitamos las excavaciones de HerculanoDormimos en el camping Fortuna Village de Pompeya (25 €/noche)

Día 8. Visitamos las ruínas de Pompeya.

Pompeya, el Foro

Día 9. Seguimos ruta hacia el sur. Pensamos recorrer la Costiera Amalfitana pero está prohibido para las autocaravanas y nos obligan a regresar cuando llegamos a Positano. Nos vamos a Paestum y visitamos sus templos griegos. Dormimos en el “área de sosta” (zona de aparcamiento para autocaravanas) de Paestum (5 €/noche).

Día 10. Viajamos a Matera y, tras visitar la ciudad, seguimos hasta Metaponto en el Mar Jónico. Dormimos en el área de caravanas de Lido Nettuno (13 €/noche)

Día 11. Visitamos el Museo de Metaponto y las ruínas de la Tavola Palatina. Recorremos la costa hasta la playa de Lido Silvana, al sur de Taranto. Dormimos en Aradeo (couchsurfing).

Templos griegos de Paestum, al sur de Nápoles

Día 12. Excursión en Porto Selvaggio cerca de Gallipoli. Pasamos la tarde en Lecce y seguimos ruta hasta Alberobello. Dormimos en el “area de sosta” del centro de Alberobello (18€/noche)

Día 13. Mañana en Alberobello. Por la tarde viajamos hasta Vieste. Pernoctamos en el Camping Piccolo Paradiso (15€/noche)

Los “trulli” de Alberobello, Puglia

Día 14. Día de playa en Vieste y Peschici. Dormimos en Torre Mileto (couchsurfing)

Día 15. Regreso a Roma. Dormimos cerca de Tívoli.

Día 16. Visitamos Villa Adriana en TívoliDevolvemos la autocaravana en Ciampino. Noche en el B&B La Perla (60 €/noche).

Villa Adriana, Tivoli. Admirando árboles y ruínas romanas

Día 17. Regreso a Valencia.

PRESUPUESTO DEL VIAJE

Aviones con Ryanair 619,00 €
Alojamiento (apartamento en Roma, campings y noche en Ciampino) 700,00 €
Alquiler de autocaravana 1.320,00 €
Desplazamientos (gasolina, peajes autopistas, bus, metro, bicicletas, barco…) 392,00 €
Comer (compras y restaurantes) 940,00 €
Museos y visitas 178,00 €
TOTAL

Total por persona

4.149,00 €

1.037 € (61 €/día)

El Vesubio y el Golfo de Nápoles desde la Isla de Procida

LO QUE MÁS NOS HA GUSTADO

  • Viajar a Italia en primavera. Es probablemente la mejor época del año porque todo esta precioso, especialmente el campo y no hay demasiados turistas. Los días son soleados pero nada calurosos y ya son suficientemente largos para poder aprovecharlos bien.
  • Roma. Roma, a pesar de que siempre la sentimos decadente y merecedora de una profunda limpieza de cara, te acaba envolviendo con sus encantos. Su tamaño es perfecto para pasear el centro y disfrutarla tranquilos y siempre hay buenos lugares en los que comer.
  • Los bosques de robles, encinas y pinos en las montañas de la región del Gargano y los Abruzzi. Los pinares junto al mar y los bellos acantilados que hemos descubierto.

    El Golfo de Nápoles desde el cráter del Vesubio

  • Las amplias llanuras de la Puglia bellamente cuidadas y cultivadas con sus campos infinitos de olivos centenarios. La Puglia es un tesoro que se merece que la quieran y la cuiden un poco más.
  • La amabilidad de la gente que hemos conocido y que nos ha acogido en su casa.

    Porto Selvaggio, cerca de Gallipoli

  • Las ensaladas, la verdura fresca, los quesos y embutidos, la pasta, la pizza, el vino, el tiramisú y los helados.
  • Paestum, Herculano, Pompeya, Matera y Alberobello. Lugares involvidables y tan particulares que querremos regresar más veces.
  • Los niños y jóvenes no pagan. En la mayor parte de los lugares que hemos visitado los niños no pagan o tienen un precio reducido hasta los 18 años.

    Marina della Corricella, Procida

LO QUE MENOS NOS HA GUSTADO

  • La cantidad de basura que hemos encontrado en todas partes. Vertederos improvisados en cualquier rincón, junto a la carretera, en los caminos, junto al mar. Plástico, cristales, electrodomésticos, colchones… Muy lamentable.
  • La mayor parte de la costa es privada y está cerrado el acceso. Como además la temporada de playas se limita a julio y agosto, los restaurantes, campings y hoteles que gestionan los tramos de estas playas están cerrados por lo que el acceso es imposible en decenas de kilómetros. Cuando logras acceder, su estado es lamentable, llenas de basura y con ningún servicio. Ha habido alguna maravillosa excepción como Lido Silvana y Porto Selvaggio.
  • Muchos perros abandonados. Desde que estuvimos en Chile no habíamos visto tantos perros abandonados. No llega a ser como la situación que se da allí pero nos ha llamado la atención porque en Alicante no solemos ver nunca animales en esta situación.

    Las botellas y la basura se encuentran en cada rincón…

  • El estado lamentable de las carreteras. Cuando sales de las autopistas de pago sólo encuentras carreteras en mal estado, sin arcenes, sin pintura, con infinidad de baches y agujeros. Esto mejora cuando viajas hacia el norte pero, en el sur, la situación es muy precaria.
  • La inseguridad al conducir. Tras recorrer más de 1.800 km hemos de decir que conducir es agotador en Italia. Ya lo sabíamos, íbamos preparados, no es nuestra primera vez allí, pero volvemos a confirmarlo. No se respeta la señalización -si es que existe-, se adelanta en cualquier momento y circunstancia, no se respetan las prioridades, aparcan en cualquier sitio y de cualquier manera…

    Restos de basura en una playa al sur de Italia

  • Las gasolineras. Hay que estar atento pues el precio del combustible varía en función del puesto que elijas para repostar: autoservicio o no. Si te despistas… te cobran hasta 0,30 € más por litro.
  • La terrible enfermedad causada por la bacteria Xylella fastidiosa que ha matado a miles de olivos en el sur de Italia. Algunos están logrando recuperarse pero muchos han sufrido su daño y es muy triste ver campos totalmente destruídos. Esta bacteria ha llegado a España, a Mallorca… esperemos que logren controlarla…
  • La prohibición a las autocaravanas de circular por la Costiera Amalfitana. Se permite el paso de autobuses que transportan cientos de turistas cada día pero no el paso de autocaravanas. Además hay escasa información y no hay lugares en los que dejar la caravana para poder trasladarte en bus local a los lugares de interés.

Playa de Vieste, costa del Gargano

Aquí os dejamos esta propuesta de ruta por el sur de Italia con la información general más relevante que esperamos os sea útil. Poco a poco os iremos contando los detalles de las diversas etapas que hemos realizado. Realmente Italia siempre merece la pena. Es un país con personalidad propia y un lugar de aprendizaje permanente. Quizá, en ciertos aspectos, un país que merece mejorar sus infraestructuras y revalorizar zonas y lugares que están muy descuidados frente a otros destinos del norte masificados y superconocidos. Un país que aún guarda secretos y que nunca defrauda. Una apuesta segura para unas vacaciones, siempre.

Lido Silvana, Pulsano

“ROAD TRIP” POR LA COSTA ESTE DE ESTADOS UNIDOS

“ROAD TRIP” POR LA COSTA ESTE DE ESTADOS UNIDOS

Viajar a Estados Unidos con niños es una oportunidad que toda familia viajera debería intentar disfrutar alguna vez. Para nosotros, viajar con nuestros hijos es tan motivante e ilusionante que cada año intentamos aprovechar las oportunidades que tenemos para vivirlas juntos. Son tantos los destinos que resulta difícil elegir. Nuestra economía, la disponibilidad de tiempo y los diversos intereses pueden condicionar nuestra decisión. Pero, lo cierto es que normalmente son las personas las que nos ayudan a tomar la última decisión. Amigos o desconocidos que nos ofrecen su hospitalidad suelen ser la excusa perfecta para salir de casa. Un “road trip” por la costa este de Estados Unidos es un plan perfecto. Mirad aquí cuántas cosas se pueden hacer.

IMG_1504

Nosaltres4viatgem en Strawberry Fields

Estados Unidos es un destino perfecto que siempre ofrece recompensas seguras. Sin embargo, es un país de un nivel económico elevado y eso encarece la estancia allí. Este fue uno de los motivos por los que planteamos nuestro recorrido allí como un “viaje solidario” y fue así como, a través de diversas páginas en internet, contactamos con familias que se ofrecieron a alojarnos. Teníamos claro que queríamos conocer la región noreste del país pues deseábamos aprender un poco sobre la colonización de aquellas tierras y su expansión hacia el oeste. Todo lo que supuso para sus antiguos pobladores y para los colonos que buscaban oportunidades en una nueva vida. Si quieres saber más detalles de la ruta puedes consultarla aquí.

Diapositiva1

Llegamos a New York (Official Guide to NYC) cargados de ilusión y nos alojamos en casa de unos amigos que nos ofrecieron una habitación en su apartamento cerca de Central Park. Con unos anfitriones así podéis imaginaros que disfrutamos de lo lindo de la Gran Manzana. Era la primera vez que nuestros hijos visitaban la ciudad de los rascacielos y “fliparon” desde el primer momento. La ciudad está preparada para acoger a los niños: parques y jardines tienen lugares de juegos, los museos reciben a los niños con múltiples actividades y muchos restaurantes suelen ofrecer pequeños juegos para entretener a los más pequeños mientras esperas a que te sirvan la comida.

Jugando junto al One WOrld Trade Center

Jugando junto al One World Trade Center

Descansando junto a la Dama de la Libertad

Descansando junto a la Dama de la Libertad

Desde allí nos dirigimos a Washington en tren. AMTRAK ofrece múltiples recorridos con diversos precios. De todos modos, si necesitas viajar más barato -nosotros aprovechamos unos bonos de descuento que nuestros amigos nos regalaron- es mucho mejor recurrir al bus y a empresas como MEGABUS que ofrece tarifas muy ventajosas.

Viajar en tren desde Nueva York a Washington es un viaje muy agradable

Viajar en tren desde Nueva York a Washington es un viaje muy agradable

Washington es una ciudad especial y única con una gran cantidad de museos cuya visita es totalmente gratuita. Todo el paseo desde Capitol Hill es una sucesión de museos de diferentes temáticas que hacen las delicias de toda la familia. El Museo de Historia Natural, el Museo Smithsonian del Aire y el Espacio, la National Gallery y muchos más. Necesitarías más de una semana para recorrerlos todos y acabarías estenuado. En todos ellos hay servicio de cafetería pero si quieres huir del “fast-food” te recomendamos el restaurante de la National Gallery y el del Museo de los Nativos Americanos con comida “de verdad” y para todos los gustos.Diapositiva16

No podemos irnos de la capital del país sin recorrer los memoriales a algunos de los presidentes de la nación y a personas ilustres como Martin Luther King. Descansar junto al monumento a George Washington mientras cae el sol y la sombra del monumento al Presidente Washington se alarga sobre los jardines del Capitolio es una delicia ya que los días son húmedos y calurosos en los veranos de la capital federal.

Recorriendo Boston siguiendo el "Freedom Trail"

Recorriendo Boston siguiendo el “Freedom Trail”

Desde allí llegamos a Boston disfrutando de un largo viaje en tren a través de bellísimos paisajes. Con el firme propósito de disfrutar de la ciudad y ahorrar dinero y, tras la sobredosis de museos que nos habíamos dado en la capital, decidimos limitarnos a leer mientras nuestros hijos jugaban en los parques con otros niños, disfrutar de picnics en cualquier lugar y recorrer el Freedom Trail. Marcado con adoquines, el Freedom Trail recorre todos los lugares emblemáticos de la ciudad y puedes conocer su historia al detalle sin perderte. Simplemente: “sigue el camino de adoquines”. Boston es una ciudad bulliciosa y llena de vida, desborda buen rollo en cada rincón y acoge al visitante desde el primer instante. Puedes encontrar muchas recomendaciones en City of Boston y en el Boston City Pass.

Conociendo la historia de la independencia de los Estados Unidos cerca de Concord (MA)

Conociendo la historia de la independencia de los Estados Unidos cerca de Concord (MA)

Allí empezó nuestro verdadero “road trip”. Alquilamos un coche y nos lanzamos a la carretera. Estados Unidos es perfecto para viajar en coche. Son muchas sus rutas emblemáticas que soñamos recorrer algún día. Buenas carreteras, buenas indicaciones y poca velocidad. Es perfecto. Para empezar, nos dirigimos hacia el sureste del estado de Massachussets. Nuestra primera parada fue la ciudad de Plymouth y Cape Cod. Allí desembarcó el primer barco que atravesó el Atlántico – el Myflower en 1620 – cargado de emigrantes europeos que llegaron a estas costas tras una dura travesía en el océano. Llegar a estas tierras debió parecerles el paraíso pues aún hoy lo es, a pesar de estar densamente poblado. Bosques, playas, marismas, bellos pueblecitos junto a la costa e islas maravillosas que en invierno se llenan de nieve pero que, en verano, son calurosas y lucen espectacularmente verdes.

Cape Cod ofrece un montón de actividades para la familia

Cape Cod ofrece un montón de actividades para la familia

Surfeando en casa de varias familias – couchsurfing – pasamos una semana maravillosa. Nuestros anfitriones nos ayudaron a aprovechar el tiempo maravillosamente. David nos llevó a navegar en su precioso velero y nuestros hijos se sintieron marineros por un día. Tom y Deena nos llevaron a coger arándanos y Jenny nos recomendó un buen sitio para hacer kayak. Además pusimos el broche de oro con una navegación para ver a las ballenas en Provincetown y así hicimos realidad uno de nuestros sueños.

Salem, historias de brujas y piratas

Salem, historias de brujas y piratas

No podíamos alejarnos de Cape Cod sin detenernos en New Bedford pues fue aquí donde Herman Melville ambientó su inolvidable historia sobre la ballena blanca, Moby Dick. La capilla que sirvió de punto de partida a aquel duro viaje y el museo sobre la historia de los balleneros, que hoy se ha convertido en una sociedad para la protección de los grandes cetáceos, bien merecen una visita.

"Walden Pond" lugar para pensadores y amantes de la vida

“Walden Pond” lugar para pensadores y amantes de la vida

Seguimos recorriendo el estado de Massachussets en dirección noroeste para dirigirnos a Lexington y Concord y profundizar en la historia de la fundación de esta nación. Pueblos encantadores cargados de historia y la vida de grandes escritores y filósofos se entremezclan en aquellos bosques de robles y hayas. Henry D. Thoreau escribió su preciosa obra “Walden” tras pasar 2 años,  2 meses y 2 días alejado del “mundo” en Walden Pond, apenas a unos kilómetros del pueblo en el que pasaría la mayor parte de vida. “Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, para afrontar sólo los hechos esenciales de la vida…“. Este escritor y filósofo junto con otros pensadores y escritores como Emerson o Mary Alcott, crearon toda una corriente de pensamiento llamada “trascendentalismo” que inspira nuestro amor por la vida y nuestro respeto por la naturaleza, así como el ansia de “ir a los bosques y vivir deliberadamente”.

Cataratas del Niágara en Buffalo (NY)

Cataratas del Niágara en Buffalo (NY)

El estado de New York es mucho más que su famosa ciudad homónima y atravesarlo en coche para alcanzar la ciudad de Buffalo es toda una oportunidad para disfrutar de paisajes y bosques, de bucólicas granjas y de ciudades históricas como Seneca Falls donde en 1848 se celebró la primera convención por los derechos de la mujer. Leer ese manifiesto grabado en las paredes del monumento conmemorativo emociona a cualquier persona convencida de que aún sigue siendo necesario seguir luchando por conseguir la igualdad entre hombres y mujeres. Emociona la clarividencia de aquellos que se reunieron por unos días en esa pequeña ciudad dando un paso adelante en un camino en el que todavía tenemos mucho por recorrer.

Nos alojamos en casas de familias gracias al "couchsurfing"

Nos alojamos en casas de familias gracias al “couchsurfing”

Y llegamos a las cataratas del Niágara, Niagara Falls National Park, y nos dejamos llevar por su belleza e impresionantes cascadas. Todo está preparado para poder hacer muchas actividades cual si de un parque de atracciones se tratara. Pero, lo cierto, es que es posible pasar todo el día allí sin gastar un dólar. Es un espacio abierto al visitante y accesible para todo el mundo. Recorrer los senderos, cruzar a pie la frontera a través del Rainbow Bridge para llegar a Canadá y comer un picnic mientras se descansa en los jardines. Todo esto es posible sin gastar un dólar. Bien es cierto que para salir de Canadá y regresar a Estados Unidos los adultos han de pagar una tasa de medio dólar… sí,  medio dólar. A excepción de esto, el día se llena sólo paseando y disfrutando de las vistas. Necesitarás correr y gastar si quieres subir a los barcos que te acercan a las cataratas, visitar museos o hacerte fotos tipo “foto-call”. Para nosotros no fue necesario.

Wild Center en el estado de New York, caminando sobre los árboles

Wild Center en el estado de New York, caminando sobre los árboles

Y, desde Buffalo, iniciamos nuestro recorrido bordeando la frontera de Canadá por el margen meridional de los grandes lagos. Esos inmensos lagos que parecen mares. Así llegamos hasta las Adirondack Mountains, la zona más montañosa del estado de New York y nos alojamos en Tupper Lake, en una casa junto a un lago gracias a la hospitalidad de la familia de Pam. Cenas hogareñas en casa de nuestros anfitriones, buen vino para los adultos y juguetes para los niños: un descanso perfecto. Paseos junto al lago y visita al Wild Center en Tupper Lake: un centro de divulgación y preservación medioambiental creado a partir de la voluntad y el esfuerzo de una comunidad de personas concienciadas para dar valor a su entorno natural. Un museo fascinante de esos de “esta prohibido no tocar” donde gozamos observando la naturaleza y su exposiciones.

White Mountains en New Hampshire, excursiones para todas las edades

White Mountains en New Hampshire, excursiones para todas las edades

Llegamos al estado de Vermont cruzando el lago Champlain en el ferry que une Port Kent a Burlington y, después a New Hampshire para recorrer las White Mountains. Puesto que no nos era posible recorrer a pie la famosa ruta de los Apalaches no conformamos con pasar unos días recorriendo senderos y bañandonos en los ríos de este estado olvidado. New Hampshire es un estado que parece alejado de todo y que presume de tener unos paisajes bellísimos. El lema del estado, como se puede leer en las matrículas de los coches, ya lo dice todo “life free or die“. Sus montañas de granito ofrecen rutas excelentes para desconectar y perderse mientras temes que en cualquier momento aparezca un oso o un alce entre los árboles.

Acadia National Park, uno de los Parques Nacionales lagos y montañas de granito junto al Atlántico

Acadia National Park, lagos y montañas de granito junto al Atlántico

Y acabamos nuestro recorrido en Maine. La patria de Rachel Carson, la gran escritora y bióloga que podemos considera la fundadora del movimiento ecologista gracias a la publicación de su libro “Silent Spring“. Ella nos había transportado hasta Maine a través de sus obras mucho antes y, por fin, pisábamos con nuestros pies las playas y bosques que ella recorrió. Nos alojamos en casa de Elisabeth y su familia en Bangor cerca de Acadia National Park y pasamos días inolvidables. Es difícil describir la belleza de Maine sin eclipsarla con la generosidad de la familia que nos alojó aquellos días. Gracias a ellos disfrutamos de la cocina típica a base de moluscos y langostas, kayaqueamos en los lagos y recorrimos el parque nacional aprovechando sus consejos. Acadia National Park (National Park Service) es de una gran belleza – a pesar de que en agosto el turismo nacional invade este parque -, los bosques llegan hasta el mar, el granito rosado se eleva en los acantilados y, a través de los senderos muy bien señalizados, se puede recorrer tanto a pie como en bicicleta.

El estado de MAine es un paraíso natural

El estado de Maine es un paraíso natural

En resumen, más de un mes de viaje, que intentamos fuese un “slow-trip”, del que guardamos grandes recuerdos. América es grande, desde el norte hasta el sur, siempre te desborda y te sorprende. Pero sin duda, si debemos dejaros algún consejo en esta primera colaboración con Familias en Ruta es que os animéis a “surfear” en vuestros viajes (podéis saber más aquí). Os ayudará a conocer la esencia del país que visitéis, las entrañas de la vida real, de sus gentes y, a través de ellas, vuestro viaje será siempre inolvidable.

Nos despedimos de Estados Unidos subiendo al One World Trade Center

Esta entrada fue publicada originalmente en la web Familias en Ruta el 21 de julio de 2016.

Pin It on Pinterest