ELLIS ISLAND Y LOS MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

ELLIS ISLAND Y LOS MOVIMIENTOS MIGRATORIOS

How far would you travel to find a better life? What if the journey took weeks under difficult conditions?  If you answered “Whatever it takes,” you echo the feelings of the 12 million immigrants who passed through these now quiet halls from 1892 to 1954” así empieza la información en la página web del Monumento Nacional de Ellis Island y la Estatua de la Libertad.

Pequeñas grandes historias que nos cuentan el pasado de millones de ciudadanos actuales de Estados Unidos

Las personas nos movemos a través de los territorios. Siempre ha sido así. Como cualquier otro organismo en este planeta, porque todo el planeta es nuestra casa común. Las plantas lanzan semillas a la naturaleza, los helechos sus esporas, los animales invitan a sus crías a descubrir el mundo, a explorar nuevos territorios… Caminar es libertad. Es pensar. Es decidir.

Entrada al Museo Nacional de Inmigración en Ellis Island

(más…)

SMITHSONIAN MUSEUM EN WASHINGTON: UN VIAJE POR LA HISTORIA DE LA AERONÁUTICA

SMITHSONIAN MUSEUM EN WASHINGTON: UN VIAJE POR LA HISTORIA DE LA AERONÁUTICA

Hoy os vamos a contar nuestra visita al Smithsonian Museum en Washington. Viajar a Washington es un regalo. Así os lo explicamos en nuestro post Washington is different. En nuestro viaje a Estados Unidos en el verano de 2015, teníamos claro que queríamos conocer la capital federal. Habíamos estado en Nueva York en otras ocasiones y era la primera vez que salíamos de la Gran Manzana, era la primera vez que poníamos nuestros pies fuera de la ciudad de los rascacielos y, sin duda, era inevitable hacer comparaciones. Washington es la ciudad de los grandes museos, grandes museos gratuítos, en los que todo el mundo encontrará un lugar en el que aprender y disfrutar. Sin duda, el Smithsonian Musem en Washington fue, para nosotros, uno de los más especiales.

Sala de acceso al museo con la cápsula original del Apolo XI

(más…)

PONGAMOS QUE OS HABLO DE HENRY

PONGAMOS QUE OS HABLO DE HENRY

Pongamos que os hablo de Henry. Imagino que no sabréis quién es. Os diré, de entrada, que es un tipo un poco raro: una especie de filósofo. La excusa para traerlo a colación es que este año se conmemora el bicentenario de su nacimiento.

Buscando los restos de Henery en el Sleepy Hollow Cementery

Si les preguntaseis a mis hijos, os dirían que fue un hombre que vivió en una cabaña, junto a un lago, en Estados Unidos. Ellos lo conocen porque estuvieron en el lugar exacto en el que Henry plantó su cabaña y se bañaron en aquel lago durante sus vacaciones veraniegas el año 2015. Posiblemente recuerden que visitaron una réplica de la cabaña, situada cerca del lago. Tal vez recuerden, también, la visita que hicimos al Sleepy Hollow Cementery, en donde descansan los restos de Henry. Pero no creo que su memoria les asista para recordar la visita que hicimos al museo en el que se conservan la cama, la mesa y la silla que usó Henry durante el tiempo que vivió junto al lago, en medio de los bosques.

Réplica de la cabaña de Henry junto al lago Walden

En cualquier caso, para ellos es un personaje familiar porque Henry parece ser un amigo íntimo de su padre, alguien con quien trata asiduamente, puesto que siempre lleva entre manos su libro, aquel que escribió cuando estaba en el lago y al que puso por título el nombre del lago. Henry cuenta en su libro que el origen del nombre parece estar asociado a una joven india que sobrevivió a la tragedia que aniquiló su tribu en aquel preciso lugar en donde hoy está el lago. Su nombre era Walden. De ahí que el lago adoptase su nombre.

El interior de la cabaña de Henry junto al lago Walden

El lago Walden, cerca de Concord

Walden es un lago pequeño, rodeado por colinas cubiertas, aún hoy, por un bosque tupido. Eso otorga al paraje un ambiente de quietud y recogimiento que lo hace particularmente agradable. Darle la vuelta no supone más que un paseo. Uno podría pasar horas embelesado con los reflejos de sus aguas, cómodamente sentado en la orilla. No es extraño que Henry quedase prendado del lugar desde niño, cuando visitó la laguna por primera vez con su abuela. Hay parajes que adquieren, a los ojos de un niño, una belleza inefable. Y el recuerdo de dichos lugares los acompaña, después, a lo largo de toda una vida. Parece ser que Walden ejerció este singular encanto sobre la inocente y sensible mente del pequeño Henry.

Lugar en el que Henry construyó su cabaña, entre el lago y la vía de tren (Concord, Massachussets 2015)

Todos deberíamos tener un Walden, es decir, un lugar al cual volver para reencontarnos con nosotros mismos, con aquel niño que fuimos tiempo atrás. Quien no cuenta con semejante santuario, puede, incluso, que se halle, de algún modo, incapacitado para amar profundamente la naturaleza. Porque quien no ha llegado a amar un lugar especial como uno se ama a si mismo difícilmente podrá llegar a apreciar la belleza y la singularidad de ningún otro lugar, ni sentirá la necesidad ni la urgencia de conservar la naturaleza para los que han de vivir en un futuro.

Este lugar junto al lago es ya un lugar de culto

Entre los bosques se escondía la cabaña de Henry

Así como el amor a una madre –eso que hoy los psicólogos infantiles llaman apego- es la base para el desarrollo afectivo sano y para el establecimiento de lazos afectivos fuertes en un futuro, el amor a un rinconcito de este mundo es el fundamento de la futura consciencia respecto a la necesidad de cuidar de cada rincón de este pedacito de tierra que es nuestro planeta en medio de la negra inmensidad del universo.

NOTA: Henry D. Thoreau nació en Concord (muy cerca de Boston, Massachussets, USA) el 12 de julio de 1817. Celebramos pues el 200 aniversario de su nacimiento. Padre de la Desobediencia Civil, seguimos sus pasos y reflexionamos con él gracias a sus libros, poemas y su propio diario: Una excursión a Canadá, Caminar, Un Vida sin Principios, Cape Cod y muchos otros. Muchas películas se han inspirado en sus libros como “El Club de los Portas Muertos” y “Hacia rutas salvajes”.

“Fui a los bosques porque quería vivir a conciencia, quería vivir a fondo y extraer todo el meollo a la vida, y dejar a un lado todo lo que no fuese vida, para no descubrir en el momento de mi muerte, que no había vivido”.

SENECA FALLS: LA DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE 1848

SENECA FALLS: LA DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE 1848

¿Conocéis Seneca Falls y su pasado histórico? Sin duda, una de las cosas que tiene ir viviendo nuestro viaje de la vida, es la constatación de las muchas cosas que no sabemos. Al viajar nos enfrentamos a experiencias únicas y situaciones inesperadas, a lugares que no sabíamos ni que existían, a hechos que no sabíamos ni que habían ocurrido.

En nuestro viaje a Estados Unidos en el verano de 2015, recorríamos el estado de New York por la carretera interestatal 90 desde Siracusa a Buffalo. Nuestro objetivo era visitar las Cataratas del Niágara cuando nos encontramos ante un cartel indicador que señalaba el municipio de Seneca Falls. Para mí, un indicador más,  ningún referente en mi memoria para este lugar. Pero a Pau, que conducía en ese momento, se le encendió una luz: “estamos cerca de Seneca Falls, tenemos que ir!!”.

Cartel explicativo en Seneca Falls (USA, 2015)

Con esa frase iniciamos una interesante conversación que me hizo constatar, nuevamente, cúantas cosas me quedan por aprender. Sin embargo, esta vez, sentí rabia por la escasa formación que he recibido sobre la historia de los derechos civiles y, especialmente, de los derechos de la mujer.

– Por qué quieres ir – pregunté
– Porque es el lugar en el que se firmó la Declaración de Sentimientos y Resoluciones en 1848.
– y??- seguí preguntando
– Pues que fue un momento clave en el que se firmó una declaración muy valiente y revolucionaria en la que más de 80 mujeres y más de 30 hombres, también hombres -puntualizó Pau- manifestaron su sentir ante las grandes restricciones políticas y sociales que las mujeres sufrían en ese momento.
– En serio? Nunca había oído hablar de esto…
– ¿Recuerdas a Frederick Douglas, aquel cuya casa visitamos en Washington?
– Sí,  el esclavo que tras huir se convirtió en un gran promotor de la causa antiesclavista y llegó a ser consul de los Estados Unidos.
– Sí,  él,  él también estuvo aquí junto a grandes mujeres como Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott.
– Uf… nunca he oído hablar de esto. Puedo estar equivocada -porque la memoria olvida demasiado- pero creo que jamás en mi formación académica se dedicó un minuto a la historia de la mujeres y la lucha por conseguir sus derechos civiles.
– Pues, por desgracia… no me extraña. Si lees la declaración verás que es moderna a día de hoy, que aún hay mucho por hacer y que, por desgracia, abrir hueco en la hegemonia de la cultura masculina, sigue siendo un trabajo por hacer.

Junto al Lago Ontario, se creo el Canal Erie, que trajo agua y energía para las fábricas de Seneca Falls (USA, 2015)

Así que cambiamos la ruta y nos fuimos a merendar a Seneca Falls y a aprender. A aprender más sobre quien soy, quienes somos las mujeres de hoy en día y quienes fueron esas pioneras -y pioneros- que alzaron la mano para pedir una transformación. Seneca Falls es una pequeña ciudad industrial que debió su desarrollo a las fábricas textiles que se asentaron junto al Canal Erie, una gran obra de ingeniería civil que permitió canalizar agua del Lago Ontario. Inaugurado en 1825 fue una fuente de riqueza para la región. En la actualidad puedes visitar sus canales y conocer más detalles de su historia en el museo de la ciudad: Seneca Museum of Waterways and Industry.

Los molinos y fábricas textiles fueron la base del desarrollo industrial de esta región (USA, 2015)

Sin embargo, lo que hace relevante este lugar es el Women’s Rights National Historical Park –situado en el centro de Seneca Falls- porque allí se puede visitar el lugar donde tuvo lugar la famosa convención de 1848 y se puede leer el manifiesto impreso sobre una pared en el exterior del edificio en que esta reunión tuvo lugar. Para cualquier ser humano que crea en la igualdad de derechos entre las personas, leer ese manifiesto en aquel lugar resulta emocionante.

Jardines exteriores junto al edificio donde tuvo largo la convención de Seneca Falls (USA, 2015)

Pasenado por la calle principal de Seneca Falls llegamos a la capilla donde se produjo la convención en 1848 (USA, 2015)

Fue Elizabeth Cady Stanton quien se encargó de redactar la declaración y lo hizo adoptando  la forma de la Declaración de Independencia (EEUU, 1776) dándole un ímpetu y una fuerza que conmueven desde la primera frase. Se levantaba ante la injusticia de no poder votar, ni presentarse a elecciones, ni ocupar cargos públicos, ni afiliarse a organizaciones políticas o asistir a reuniones políticas.

Además alzaba la voz ante las restricciones económicas como la prohibición de tener propiedades, puesto que los bienes eran transferidos al marido; la prohibición de dedicarse al comercio, tener negocios propios o abrir cuentas corrientes y se expresaba en contra de la negación de derechos civiles o jurídicos para las mujeres. Todo esto puede parecernos hoy un pasado muy remoto pero no podemos olvidar que, nuestras propias madres, nacieron en un país en el que las leyes eran aún así y, aún hoy, tenemos mucho trabajo por delante para conseguir la igualdad de derechos efectiva.

Ernest y Ferran jugaban mientras Pau y yo leíamos el manifiesto (Seneca Falls, USA, 2015)

Inicio de la Declaración de Sentimentos y Resoluciones (Seneca Falls, USA 2015)

Y así podemos leer en la Declaración de Sentimientos y Resoluciones de Seneca Falls:

Cuando, en el desarrollo de la historia, un sector de la humanidad se ve obligado a asumir una posición diferente de la que hasta entonces ha ocupado, pero justificada por las leyes de la naturaleza y del entorno que Dios le ha entregado, el respeto merecido por las opiniones humanas exige que se declaren las causas que impulsan hacia tal empresa.

Mantenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres y mujeres son creados iguales; que están dotados por el Creador de ciertos derechos inalienables, entre los que figuran la vida, la libertad y el empeño de la felicidad; que para asegurar estos derechos son establecidos los gobiernos, cuyos justos poderes derivan del consentimiento de los gobernados. Siempre que una forma de gobierno atente contra esos fines, el derecho de los que sufren por ello consiste en negarle su lealtad y reclamar la formación de uno nuevo, cuyas bases se asienten en los principios mencionados y cuyos poderes se organicen de la manera que les parezca más adecuada para su seguridad y felicidad.

Carteles junto al Museo de Seneca Falls (USA, 2015)

La importancia de esta convención radica en ser la primera reunión oficialmente organizada por mujeres -y también hombres- a favor de los derechos de las mujeres en Estados Unidos. Os animo a leerla completamente y a intentar trasladar sus palabras al momento en el que vivimos actualmente. Y terminan con esto:

Que la rapidez y el éxito de nuestra causa depende del celo y de los esfuerzos, tanto de los hombres como de las mujeres, para derribar el monopolio de los púlpitos y para conseguir que la mujer participe equitativamente en los diferentes oficios, profesiones y negocios.

Tuvieron que pasar muchas décadas, hasta 1920, para que las mujeres estadounidenses pudieran votar. Y unos cuantos años más, para que en España pudieran hacerlo, fue en 1933, gracias al esfuerzo de mujeres como Clara Campoamor y Victoria Kent.  Y aún hubo que esperar hasta 1960 para que en España se aprobase la Ley de Derechos Políticos Profesionales y Laborales de la Mujer y hasta 1975 para que tuvieran lugar las Primeras Jornadas Nacionales para la Liberación de la Mujer. En la década de los 70, cuando yo nací, mi madre no tenía los derechos que todas nosotras disfrutamos hoy en día. Miremos hacia atrás y aprendamos y valoremos el esfuerzo de aquellas que nos antecedieron.

Palabras de Elizabeth Cady Stanton (Seneca Falls, USA 2015)

Días después visitamos las Cataratas del Niagara o Niagara Falls pero os aseguro que para mí, siempre será mucho más importante aquella tarde en Seneca Falls junto al Canal Erie. Un viaje increíble al pasado que nunca olvidaré.  Aquí estamos, todavía hoy con tanto trabajo por hacer y tantas mujeres -y cada vez más hombres- haciendo visible la necesidad de lograr un mundo en el que los valores del feminismo sean valores de la humanidad y se hagan realidad los sueños de aquellos que firmaron la Declaración de Sentimientos y Resoluciones en Seneca Falls.

Detalle de una camiseta en una tienda de recuerdos en Seneca Falls (USA, 2015)

“ROAD TRIP” POR LA COSTA ESTE DE ESTADOS UNIDOS

“ROAD TRIP” POR LA COSTA ESTE DE ESTADOS UNIDOS

Viajar a Estados Unidos con niños es una oportunidad que toda familia viajera debería intentar disfrutar alguna vez. Para nosotros, viajar con nuestros hijos es tan motivante e ilusionante que cada año intentamos aprovechar las oportunidades que tenemos para vivirlas juntos. Son tantos los destinos que resulta difícil elegir. Nuestra economía, la disponibilidad de tiempo y los diversos intereses pueden condicionar nuestra decisión. Pero, lo cierto es que normalmente son las personas las que nos ayudan a tomar la última decisión. Amigos o desconocidos que nos ofrecen su hospitalidad suelen ser la excusa perfecta para salir de casa. Un “road trip” por la costa este de Estados Unidos es un plan perfecto. Mirad aquí cuántas cosas se pueden hacer.

IMG_1504

Nosaltres4viatgem en Strawberry Fields

(más…)

ITINERARIO: UN MES POR ESTADOS UNIDOS

ITINERARIO: UN MES POR ESTADOS UNIDOS

En el verano de 2015 nos lanzamos a recorrer la costa este de los Estados Unidos. Empezamos nuestro itinerario por esa zona de este gran país porque allí empezó la historia de esta nación. Desde la ciudad de New York  y después el estado de Massachussets iniciamos nuestro viaje a lo largo de los acontecimientos que llevaron a los colones del noroeste de Europa a iniciar allí una nueva vida, transformando, para siempre, el entorno y la realidad de los nativos americanos. Si quieres saber más de nuestra experiencia recorriendo un mes el noreste de Estados Unidos puedes consultar otras entradas de nuestro blog AQUÍ.

Fue un viaje fantástico el que compartimos junto a nuestros hijos en el que, además, por primera vez, nos animamos a realizar mediante la colaboración de personas y familias que nos alojaron altruistamente gracias a la red de “couchsurfers”. Si quieres saber más, puedes leer nuestra experiencia como “surfers” aquí. Si quieres saber cómo preparamos el viaje, puedes leerlo aquí.

Kayakeando con unos amigos en Maine

Kayakeando con unos amigos en Maine

Día 1. Vuelo Alicante-New York con escala en Bergen (Noruega).

Disfrutamos de 6 días en la ciudad de los rascacielos (outdoor and indoor).

Alojamiento: en casa de unos amigos.

Día 8. Viaje en tren a Washington.

Visitamos un montón de museos como el Air&Space Museum y recorremos la ciudad.

Alojamiento: alquilamos una habitación con Airbnb.

Día 11. Viaje en tren a Boston y en metro a Lexington.

Visitamos Boston, Salem, Lexington y Concord.

Alojamiento: alquilamos una habitación con Airbnb.

Día 16. Viaje  Cape Cod (alquilamos un coche para el resto del viaje)

Visitamos Plymouth, Wareham, Falmouth, Chatham, Provincetown y Newport.

Alojamiento: couchsurfing en dos casas diferentes.

Día 21. Viaje a Concord.

Visitamos Walden Pond tras los pasos de Henry D. Thoreau.

Alojamiento: en un motel de la ciudad.

Día 22. Viaje a Albany.

Alojamiento: en un motel de carretera.

Dia 23. Llegada a Buffalo.

Cataratas del NiágaraVisitamos también Seneca Falls.

Alojamiento: couchsurfing.

Día 25. Viajamos a Tupper Lake (NY).

Visitamos The Wild Center y las Adirondack Mountains.

Alojamiento: couchsurfing

Día 27. Viajamos a Shelburne (Vermont)

Visitamos Shelburne Museum.

Alojamiento: en un motel de la ciudad.

Día 28. Viajamos a Lincoln (New Hampshire)

Visitamos las White Mountains.

Alojamiento: couchsurfing

Día 32. Viaje a Bangor (Maine).

Visitamos Acadia National Park.

Alojamiento: couchsurfing

Día 36. Viaje a Boston.

Visitamos Rachel Carson National Wild Refuge.

Día 37. Viaje en tren a New York.

Despedida del viaje en el One World Trade Center.

Alojamiento: en casa de unos amigos.

Día 39. Regreso a Alicante con escala en Estocolmo (Suecia).

¿Tú también has viajado por Estados Unidos con niños? ¿Qué itinerario nos aconsejas?

Pin It on Pinterest