ÁGUILAS Y LA COSTA DE LA CALMA: UN PARAÍSO QUE DEBERÍAS CONOCER

ÁGUILAS Y LA COSTA DE LA CALMA: UN PARAÍSO QUE DEBERÍAS CONOCER

¿Cuántas veces has soñado con un viaje a un lugar único? ¿Qué lugares exóticos te gustaría conocer? ¿Te gustan las playas de agua cristalina? ¿Playas de arena o de cantos rodados? ¿De aguas azul turquesa o verde esmeralda? ¿Te cautivan los paisajes vocánicos y los desiertos de arenas ocres? ¿Disfrutas con la gastronomía de los lugares que visitas?¿Y te interesa conocer la historia y las tradiciones de esos lugares? ¿Son lugares muy lejanos? ¿O quizá están más cerca de ti de lo que imaginamos? Hoy te traemos una propuesta que te va a encantar. Busca un fin de semana en tu agenda y apunta: la Costa de la Calma, Águilas (Múrcia), un paraíso que deberías conocer.

Cala Blanca, cerca de Cabo Cope, un espacio único

Águilas, situada en el Golfo de Mazarrón, es un municipio costero aislado del interior de la provincia de Murcia por la cadena montañosa que se eleva al noroeste. Esto ha hecho que Águilas haya mirado siempre al mar. A pesar de que en verano recibe cientos de turistas, el resto de año, su población de algo más de 30.000 habitantes, vive tranquila. A ella también llegó el desarrollo urbanístico pero no fue tan masivo como podemos observar en otras localidades cercanas como en Mazarrón (al norte), Mojácar (al sur) y también en la provincia de Alicante. Águilas guarda su esencia. Es una ciudad acogedora con muchos servicios y atractivos en un entorno magnífico.

El parque regional de Calnegre y Cabo Cope tiene una flora muy singular

¿Te apetece disfrutar del mar? Ven a la Costa de la Calma.

Si te gusta bañarte en calas tranquilas, bucear, tomar el sol, hacer nudismo y relajarte sin prisas, tienes que venir a la costa cercana a Águilas. Llamada Costa de la Calma, su nombre nos parece muy bien elegido pues así hemos encontrado nosotros sus aguas cada día: tranquilas, limpias y transparentes. Todo un paraíso. En esta época del año -es decir, si no es verano- prácticamente no te encontrarás con nadie. Sólo algún lugareño pescando o vecinos de la zona disfrutando de las playas.

Recorriendo las calas entre Mazarrón y Águilas

Playas al norte de Águilas

Entre Mazarrón y Águilas, pasando por Calabardina (puedes tomar la salida 857 de la AP-7 o viajar por la RM-332 hacia el sur) encontrarás infinidad de playas y enclaves recorriendo las carreteras RM-D14, RM-D15 y RM-D20 (en algunos puntos son pistas de tierra cómodamente transitables). Se trata del parque regional de Calnegre y Cabo Cope. Desde las Puntas de Calnegre encontrarás la playa de Melarco, la playa Cala Blanca, playa Larga, playa de la Galera, playa de las Pulgas, playa de los Abejorros, playa del Saladar, la cala Pocico del Animal, la playa de la Rambla Elena, la playa de Piedras Negras, la playa del Charco o la playa de la Torre de Cope, entre otras muchas.

Al norte de Águilas, desde la Torre de Cope sale un sendero

Sus nombres pueden ayudarte a imaginar qué vas a encontrar. Hacen referencia a colores oscuros cuando son calas enmarcadas entre formaciones geológicas de origen volcánico. También las encontrarás de colores blancos y ocres si los materiales son margosos. De fina arena o de cantos rodados. Con cuevas excavadas antaño por su pobladores, o por el propio mar, los servicios son escasos. Aunque en verano se masifican, el resto del año están casi desiertas y, os aseguramos, que cualquier momento es bueno para disfrutar de ellas. Desde nuestro punto de vista, mejor evitar el verano porque el calor y la humedad del Mediterráneo no deben ser demasiados soportables.

Muchas de las playas son depósitos de pequeños cantos rodados

Nosotros elegimos Cala Blanca y allí aprovechamos para nadar, comer, dormitar, bucear y -gracias a la generosidad de otro bañista- también pudimos navegar con su tabla de paddle-surf. Sin peligro alguno, Ernest y Ferran pudieron descubrir cada rincón de esta bella cala. Juntos buceamos y descansamos en calma hasta que llegó el momento de buscar un sitio para acampar.

Disfrutando del Mar de la Calma en Cala Blanca

Playas al sur de Águilas

Al sur de Águilas encontraréis enseguida el límite provincial con Almería (Andalucía) y justo allí, está el paraje protegido de las Cuatro Calas. ¡No sólo una, sino cuatro! La Punta Parda entra en el mar mientras al norte y a sur encontramos playa Carolina, playa La Higuerica, la Cala Cerrada o Los Cocedores y también las playas de Las Palmeras y Calarreona. Puedes pasar el día caminando de una a otra, admirando el paisaje, las formas modeladas por el viento y el mar como esculturas únicas. En los chiringuitos de la playa encontraréis tapas diversas y, aunque está prohibido pernoctar en ellas, constatamos que muchos caravanistas tienen en esta zona un punto de encuentro. Las aguas limpias y en calma os permitirán disfrutar del baño relajadamente.

Formaciones geológicas en playa de Los Cocedores, al sur de Águilas

Aunque el caravaning está prohibido muchos viajeros se concentran en la Playa de Los Cocedores

Si seguís vuestro recorrido haca el sur, y más allá de San Juan de los Terreros, encontraréis calas casi inaccesibles como la Cala de Cristal, la Cala Mal Paso o la Cala de las Conchas. De paredes verticales, encontraréis bellos rinconcitos escondidos con pequeñas playas en los que desconectar. Entre antiguas ruínas de torreones vigías y viejas fábricas de ladrillo vinculadas con la industria minera, hay pequeños aparcamientos en los que dejar el coche para poder investigar.

Cala Mal Paso, cerca de El Calón

Más allá de Villaricos, el paisaje cambia, la costa pierde un poco su encanto. Las calas dejan paso a largas playas de arena. Grandes planes urbanísticos han invadido la zona en la Garrucha y Mojácar. Grandes mercantes navegan hacia altamar. Es otro mundo, otra realidad.

En la Marina de Mojácar viendo los grandes navíos mercantes

Águilas: 10 propuestas para conocer la ciudad

Águilas ofrece muchos lugares de interés que podrás conocer mejor en su web oficial de turismo. Aquí os dejamos algunas recomendaciones basadas en nuestra experiencia tras la visita durante el mes de octubre en familia.

1. Visitar el Castillo de San Juan

Sin duda, el punto de partida para conocer Águilas es subir a su castillo. Desde el aparcamiento del puerto se puede subir en un agradable paseo. Es posible subir en coche aunque no hay mucho aparcamiento. Un ascensor permite a las personas de escasa movilidad alcanzar la fortaleza. La visita al castillo es muy interesante puesto que hay información muy interesante y las vistas son espectaculares.

Vistas de la Playa de la Colonia desde el castillo de San Juán de Águilas

2. Subir a al Molino de Sagrera y al Molino de los Alacranes

Visitar los molinos de Águilas permite tener una vista preciosa de la Bahía de Levante y recorrer el barrio de los pescadores. Junto al Molino de Sagrera está el Centro de Información e Interpretación Turística que, en la actualidad, está cerrado. En su momento, estuvo dotado de las últimas tecnologías multimedia, incluyendo pantallas táctiles en las que consultar información de servicio del municipio. Confiamos que vuelvan a ofrecer este servicio. Si os apetece comer, un bar con buenas tapas y buenos precios és el Rincón Marinero, siempre es bueno seguir los consejos de la gente del lugar como hicimos nosotros.

Molino de Sagrera en Águilas

3. Pasear por la Playa de las Delicias y admirar el Auditorio

A cualquier hora del día encontraréis gente paseando por la playa o tomando un refresco en los bares y chiringuitos de la zona. Desde toda la bahía se divisa el imponente edificio del auditorio. Como si fueran las velas de un enorme barco velero, se eleva sobre el mar dejando ante sí una amplia esplanada. Nos decidimos a comer en el restaurante del auditorio, aprovechando la sombra de este gigantesco “velero”, saboreamos la fritura de pescado, las almejas y otros platos excelente del Restaurante Casa Bartolo.

Auditorio de Águilas en la Playa de las Delicias

4. Visitar el Centro de Interpretación del Mar

A pesar de que es una pena que una parte de los acuarios estén en renovación, vale la pena acercarse al Centro de Interpretación del Mar (CIMAR) de Águilas. Para conocer las particularidades de los fondos marinos, conocer la tradición pesquera de la región, descubrir la increíble colección de concha del mundo de Pedro Bayona Orts y tomar conciencia en la preservación de nuestros mares. Otra curiosidad que nos encantó fue la casa del pescador donde se recrea la forma de vida de las familias de pescadores de mitad del siglo XX.

En el Centro de Interpretación del Mar de Águilas

5. Descubrir los secretos del Embarcadero del Hornillo

La historia de Águilas no se puede entender sin conocer su pasado minero. La extracción de minerales hizo de este lugar un centro neurálgico de exportación de diversos recursos y llevó a la construcción del ferrocarril y del embarcadero del Hornillo. En la actualidad, se puede visitar recorriendo un agradable paseo -que necesita de limpieza y mantenimiento en algunos puntos- hasta el mirador del embarcadero y, también, visitar los antiguos túneles donde hay una interesante exposición sobre la Compañía Británica de Ferrocarriles del Sudeste responsable de su construcción.

Antiguo complejo ferroviario del Hornillo, Águilas

6. Bañarte en la Cala Amarilla junto a la Isla del Fraile

Aunque el acceso aparentemente no es sencillo, puedes llegar en coche por la RM-D14 y después caminar hasta la playa donde disfrutarás de preciosas vistas de la isla. Caminar entre las peñas y observar el fondo marino, bucear y admirar los restos del embarcadero del Hornillo. Un buen lugar para pasar una mañana o una tarde en Águilas.

Vistas desde el Embarcadero del Hornillo de la Isla del Fraile

7. Asomarte al Museo del Ferrocarril

El sencillo museo del ferrocarril situado en los bajos de la estación de trenes de Águilas es un museo sin pretensiones pero lleno de recuerdos y reconocimiento a los antiguos ferroviarios. Merece la pena detenerse a hablar un rato con los señores que por amor a su pasado dedican su tiempo a enseñar este museo un par de horas al día. Les gusta contar a los visitantes historias de un pasado ya lejano, cuando estos trenes eran una gran fuente de riqueza para el municipio como atestigua la enorme caja fuerte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

8. Esperar a los barcos pesqueros en la lonja y fotografiar el faro de Punta Negra

Cada atardecer, sobre las cinco, los barcos de pesca regresan al puerto y traen su mercancia a la lonja. Es posible asistir a la venta del pescado y, además, hay un restaurante en la propia lonja. Acercarse al faro y esperar que encienda su lámpara al atardecer es también un atractivo para los más pequeños. En esta web podéis conocer mucho más sobre la pesca en el municipio.

El Faro de Punta Negra junto a la lonja de Águilas

9. Buscar esculturas y escaleras de colores

Águilas es conocida también por su carnaval. En diversas plazas y calles de la ciudad encontraréis esculturas que recuerdan en este momento festivo en la ciudad. Sin duda, la que más nos gustó fue la de Ícaro de la explanada del puerto. Cerca de aquí encontraréis también una vieja locomotora en el monumento al ferrocarril. Las bonitas escaleras de la ciudad, decoradas con diseños alegres y festivos son también un buen gancho para pasear con los niños por sus calles. La escalera que sube al barrio de pescadores nos recuerda a uno de los hijos más célebres de la ciudad, Francisco Rabal.

Escultura a Ícaro y el carnaval en el puerto de Águilas

 

Algunas de las escaleras que suben a los cerros (cabezos) están bellamente decoradas

10. Descansar bajo los inmensos árboles de la Plaza de España o la Glorieta

La Plaza de España es probablemente el corazón de la ciudad y, sus pulmones, los inmensos ficus centenarios que le dan sombra. Bajo sus ramas encontraréis terrazas de bares y cafeterías, heladerías y pastelerías en las que saborear dulces típicos como las “gildas”. También aquí está el ayuntamiento y, frente a él, en el pavimento, el escudo de la ciudad.

El enorme ficus centenario da sombra en la Plaza de España de Águilas

Escudo de Águilas frente al ayuntamiento en la Plaza de España

San Juan de Terreros y la gran geoda

Un poco más al sur de Águilas está el castillo de San Juan de Terreros en el municipió almeriense de Pulpí. Este castillo guarda algunos secretos que merece la pena descubrir. Además de visitar el edificio, aprender sobre su historia y su entorno natural, es posible hacer una visita virtual a la gran geoda descubierta en 1999. Esta enorme geoda de cristales blancos es la más grande de Europa y está ubicada en el cercano Paraje del PIlar de Jaravía. Con unas dimensiones de 8 m de largo y casi 2 metro de ancho, es posible visitarla gracias a la recreación en 3D que podréis ver en una de las salas del castillo.

En el exterior del castillo de Juan de Terreros (Pulpí, Almería)

Visita virtual a la gran geoda en el castillo de San Jan de Terreros (Pulpí, Almería)

A veces soñamos con viajes fantásticos pero no tenemos tiempo o presupuesto para afrontarlo. A veces incluso tenemos miedos que nos impiden viajar a lugares lejanos. Pero, muchas veces, lo que tenemos es desconocimiento. Cerca de casa hay lugares llenos de encanto, en entornos maravillosos y a un precio muy asequible que nos permiten disfrutar de unos días de descanso en un marco incomparable. Esto nos ha ocurrido a nosotros. Hemos descubierto este lugar a una hora de casa del que casi no habíamos óido hablar. Han sido 4 días que nos han sentado como unas vacaciones de 15 días. Águilas y su entorno son lugares que merecen mucho más que una visita. Merecen ser valorados y protegidos para así, poder seguir disfrutándolos. La Costa de la Calma en Águilas es todo un paraíso. ¿Qué paraísos nos aconsejas cerca de tu casa?

Puesta de sol en las Cuatro Calas, al sur de Águilas

ONTINYENT:  CIUTAT D’ACOLLIDA, CIUTAT D’ATRACCIÓ

ONTINYENT: CIUTAT D’ACOLLIDA, CIUTAT D’ATRACCIÓ

ENTRADA BILINGÜE: PUEDES LEERLA AL FINAL EN CASTELLANO

Tot i no comptar amb els atractius i la projecció d’Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama l’atenció i convida els viatgers des de la seua singular normalitat. Tant si l’entenem com una “Ciutat d’atracció”, tal com diu el lema amb el qual l’Ajuntament vol promocionar-hi el turisme, com si l’entenem -potser millor encara- com una “Ciutat d’acollida”, tal com és descrita pels responsables de divulgar la memòria democràtica d’Ontinyent, pel seu paper durant la II República, com a refugi dels desplaçats i afectats a causa de la guerra fraticida entre espanyols, Ontinyent posa damunt la taula raons de pes per a merèixer una visita tranquil·la i agradable.

Vista del campanari des de la plaça de l’Ajuntament

Pensada i organitzada, principalment, com una ciutat per a viure -i per a viure bé-, el visitant s’hi trobarà a gust si aspira a conèixer i a disfrutar de la quotidianitat ontinyentina. Perquè els atractius d’Ontinyent són, sobretot, totes aquelles coses que els ontinyentins tenen a l’abast de la mà diàriament, des d’un bany al Pou Clar fins a contemplar i celebrar alegrement les festes locals.

Demostració d’elaboració d’embotits a Casa Vicent

Tastar els embotits tradicionals i conèixer el seu peculiar procés d’elaboració, pujar al campanar i conèixer la seua història i anècdotes de la mà de la colla de campaners, visitar una productora local de cervesa artesana i fer una degustació de les seues varietats, conèixer les peculiaritats de les insignes figures (gegants, cabets, la tartuga o l’àguila) de les seues festes, assistir al bou amb corda o conèixer el funcionament dels telers que han marcat el ritme del creixement econòmic de la ciutat durant dècades, són maneres diverses i estimulants d’apropar-se a la vida sensible i palpitant dels ontinyentins.

La Casa de la Vila allotja el Museu del Tèxtil

Sorpreses que t’esperen a Ontinyent, que sorprenen a adults i a xiquets

1. La Tartuga

La trobaràs al museu del Palau de la Vila. És un dels dos personatges més emblemàtics de les festes del Corpus i la Puríssima. L’actual figura de la Tartuga va ser dissenyada per l’artista Dolors Sans basant-se en un dibuix del segle XVI que es troba en el Museu Nacional de París (Vilaweb 2015). Aquesta figura data del segle XVI i és un animal barreja de drac, tortuga, escorpí, lleó… Quan surt en processó llança fum blanc i caramels als nens i, a més, recull els xumets dels més petits quan decideixen deixar d’utilitzar-los. Si voleu preparar la visita amb els vostres fills podes llegir aquest còmic ací.

La Tartuga és una figura pròpia de les festes d’Ontinyent

2. L’Àguila

Companya de la Tartuga al Museu de Gegants i Cabets, l’Àguila también surt en processó a les festes del Corpus i la Puríssima. Coronada i elegant, representa el poble d’Ontinyent, a la ciutat, és símbol del poder municipal. Des d’un punt de vista religiós representa a Sant Joan evangelista. Tal com ens conta l’Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, la primera aparició en aquesta localitat data de 1577. Agermanada amb altres moltes ciutats de l’antic Regne de València, podem trobar-la també a ciutats com Reus o València.

L’Àguila representa el poder municipal

3. Els Gegants

Al Museu de Gegants i Cabets del Palau de la Vila trobareu les figures dels gegants que representen a les tres cultures que van conviure a Ontinyent en l’Edat Mitjana: jueus, moros i cristians. Els gegants actuals daten de l’any 1992. Hi participen de la festa del Corpus al mes de juny, la Puríssima al desembre i en la trobada de Gegants i Cabets que es realitza cada quatre anys en el mes d’octubre en aquesta localitat. Són figures molt viatgeres i les podeu trobar en les festes d’altres localitats en certes ocasiones especials.

Els gegants representen a les cultures que convivien a Ontinyent

4. Els Cabets

Els primers Cabets, nans, cabuts o cabolos daten de fa uns 300 anys. Els més actuals estan inspirats en diverses històries del cinema, són alegres i divertits. Són elements característics de la tradició popular de moltes localitats. El Rei i Popeye, el Tinyós i el Negre, el Tricorni i el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes i Manduca.

Els Cabets BArret Verd i Dues Puntes

5. Les xemeneies o xumeneres

Des de qualsevol punt de la ciutat són visibles les antigues xemeneies de maó que antany “vomitaven cap amunt el fum fosc producte de la combustió de les calderes” (Rafael Sanchis i Ferri, 1991). Avui en dia, les fàbriques de tèxtil, paper, alcohol i ceràmica, han desaparegut. Construïdes a partir de l’any 1900, són mostra de la important activitat industrial d’aquesta ciutat. De les 21 xemeneies, queden 12. Podem visitar gràcies a una ruta a peu d’uns 3 km que ens permetrà conèixer la localitat en un agradable recorregut circular que podem iniciar al Museu Arqueològic.

http://arquitecturaruralvalenciana.blogspot.com.es/

6. La Campana del Rellotge o de Rauxa i Foc

Pocs elements de la ciutat tenen tanta història, han comptat tant i tant han de contar. Diuen que sona 270 vegades cada dia, 98.550 vegades l’any. És la gran campana d’Ontinyent, no la més gran però sí la que sona més greu i, també, la més antiga: data de 1563 i ja ha superat els 450 anys d’història. Pesa 1.312 kg, té una alçada de 1.110 mm i una boca de 1.290 mm. Podeu visitar-la en el Campanar de l’Església de Santa Maria – un dels més alts de la península – al seu costat, les seues campanes germanes, la més gran d’elles, la Petra. Per pujar al campanari, recordeu que haureu d’estar els diumenges a la plaça de l’església, al costat de la porta del Bon Pastor, uns minuts abans de les 10:30 del matí. La visita es guiada pels membres de la Colla de Campaners que amb dedicació mostren el campanar i les seves campanes. A més, a l’agost, a les festes de Moros i Cristians, s’organitzen visites a l’esglèsia que, a més, permet veure la cripta, tancada la resta de l’any a les visites.

La gran campana de Rauxa i Foc

7. El refugi antiaeri de Tortosa i Delgado

Visitar aquest lloc i explicar als nostres fills el fet de la guerra. Una realitat present en tants llocs del món i que només arriba a nosaltres a través dels mtjans de comunicació però que també forma part de la nostra història. Al costat de l’aparcament del Pont Vell, a la Plaça de Baix, on un dia es situava la fàbrica de Tortosa i Delgado, trobareu l’accés al refugi. Experimentar un simulacre de bombardeig, compartir la informació dels panells informatius i contemplar un audiovisual sobre la història d’aquest lloc. L’ajuntament està recuperant altres espais singulars com aquest en un projecte per donar a conèixer la memòria democràtica d’aquesta ciutat.

Refugi Antiaeri Fàbrica Tortosa i Delgado

8. El riu Clariano des dels ponts de la ciutat.

Cinc són els ponts que travessen el riu Clariano a la ciutat d’Ontinyent. El pont de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa Maria, el Pont Vell i el Pont Nou. Des de tots ells podreu gaudir de vistes a diversos punts de la ciutat i conèixer els moments històrics que van portar a la seua construcció. En un recorregut d’uns 2,7 km podeu visitar fins a 22 llocs d’interès. Al costat del riu trobareu algunes zones per berenar com l’àrea recreativa de la Font de la Llúcia.

EL Pont Vell d’Ontinyent

Són molts els punts d’interès d’Ontinyent, com podeu comprovar en aquest post escrit al costat dels nostres companys de l’Associació Valenciana d’TravelBloggers. Vam visitar la ciutat gràcies a les activitats organitzades per l’oficina de turisme i l’ajuntament que ens “van obrir les portes” d’aquesta localitat tan propera a nosaltres però tan desconeguda. Ara estem desitjant tornar al costat dels nostres fills, no faltarem a la festa de la Puríssima per veure en acció als Gegants i Cabets. Tornarem a la Carnisseria Casa Vicent per omplir el nostre rebost dels seus saborosos embotits i no dubtarem a menjar un arròs al forn al Restaurant Nou Tendur. Us animeu a acompanyar-nos?

Arròs al forn i altres plats al Restaurant Nou XXX

Coses senzilles, però plenes de vida, que traspuen el sentir d’una gent plana, entenimentada i industriosa. Ontinyetn ens ha resultat una ciutat d’acollida, una ciutat d’atracció. D’una gent que treballa i que et mostra la seua ciutat sense estridències ni vanes exageracions, sinó amb la inequívoca voluntat de fer les coses bé i amb l’amor que naix de les coses que a u li són pròpies.

___________________________________________________________

Pese a no contar con los atractivos y la proyección de Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama la atención e invita a los viajeros desde su singular normalidad. Tanto si la entendemos como una “Ciudad de atracción“, tal como dice el lema con el que el Ayuntamiento quiere promocionar el turismo, como si la entendemos -quizás mejor aún- como una “Ciudad de acogida” , tal como es descrita por los responsables de divulgar la memoria democrática de Ontinyent, por su papel durante la II República, como refugio de los desplazados y afectados debido a la guerra fraticida entre españoles, Ontinyent pone sobre la mesa razones de peso para merecer una visita tranquila y agradable.

Porta d’accés al barri vell d’Ontinyent

Pensada y organizada, principalmente, como una ciudad para vivir -y para vivir bien-, el visitante se encontrará a gusto si aspira a conocer y disfrutar de la cotidianidad ontinyentina. Los atractivos de Ontinyent son, sobre todo, todas aquellas cosas que los ontinyentins tienen al alcance de la mano diariamente, desde un baño en el Pou Clar hasta contemplar y celebrar alegremente las fiestas locales. Probar los embutidos tradicionales y conocer su peculiar proceso de elaboración, subir al campanario y conocer su historia y anécdotas de la mano de la colla de campaners, visitar una productora local de cerveza artesana y hacer una degustación de sus variedades, conocer las peculiaridades de las insignes figuras (gigantes, cabezudos, la tartuga o el águila) de sus fiestas, asistir al toro ensogado o conocer el funcionamiento de los telares que han marcado el ritmo del crecimiento económico de la ciudad durante décadas, son maneras diversas y estimulantes de acercarse a la vida sensible y palpitante de los ontinyentins.

Cata de cervezas artesanas en GRAM

Sorpresas que te esperan en Ontinyent, que sorprenden a adultos y a niños

1. La Tartuga

La encontrarás en el museo del Palau de la Vila y es uno de los personajes más emblemáticos de las fiestas del Corpus y la Purísima. La actual figura de la Tartuga fue diseñada por la artista Dolors Sans basándose en un dibujo del siglo XVI que se encuentra en el Museo Nacional de París (Vilaweb 2015). Esta figura data del siglo XVI y es un animal mezcla de dragón, tortuga, escorpión, león… que cuando sale en procesión lanza humo blanco y caramelos a los niños y, además,  recoge los chupetes de los más pequeños cuando deciden dejar de utilizarlos. Si queréis preparar la visita con vuestros hijos podéis leer este cómic aquí.

La closca de la Tartuga amb alguns xuclets

2. El Águila

Compañera de la Tartuga en el Museu de Gegants i Cabets,  el Águila también sale en procesión en las fiestas del Corpus y la Purísima. Coronada y elegante, representa al pueblo de Ontinyent, a la ciudad, es símbolo de del poder municipal. Desde un punto de vista religioso representa a San Juan evangelista. Tal y como nos cuenta la Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, su primera aparición en esta localidad data de 1577. Hermanada con otras muchas ciudades del antiguo Reino de Valencia, podemos encontrala también en ciudades como Reus o Valencia.

L’Àquila i la Tartuga

3. Els Gegants

En el Museu de Gegants i Cabets encontrareis las figuras de los gigantes que representan a las tres culturas que convivieron en Ontinyent en la Edad Media: judíos,  moros y cristianos. Los gigantes actuales datan del año 1992. Participan de la fiesta del Corpus en el mes de junio, la Purísima en diciembre y en el encuentro de Gegants i Cabets que se realiza cada cuatro años en el mes de octubre en esta localidad.

4. Els Cabets

Los primeros Cabezudos, Nanets, Cabuts o Cabets datan de hace unos 300 años. Los actuales Cabets de Ontinyent están inspirados en diversas historias del cine, son alegres y divertidos, elementos característicos de la tradición popular de muchas localidades. El Rey y Popeye, el Tinyós y el Negre, el Tricorni y el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes y Manduca.

Els Cabets Popeye i el Rei

5. Las chimeneas

Desde cualquier punto de la ciudad son visibles las antiguas chimeneas de ladrillo que antaño “vomitaban hacia arriba el humo oscuro producto de la combustión de las calderas” (Rafel Sanchis i Ferri, 1991). Hoy en día, las fábricas de textil, papel, alcohol y cerámica,  han desaparecido. Construídas a partir del año 1900, son muestra de la importante actividad industrial de esta ciudad. De las 21 chimeneas, quedan 12. Podemos visitarlas gracias a una ruta a pie de unos 3 km que nos permitirá conocer la localidad en un agradable recorrido circular que podemos iniciar en el Museo Arqueológico.

6. La Campana del Reloj o de Rauxa i Foc

Pocos elementos de la ciudad tienen tanta historia, han contado tanto y tanto tienen que contar. Dicen que suena 270 veces cada día, 98.550 veces al año. Es la gran campana de Ontinyent, no la más grande pero sí la que suena más grave y, también, la más antigua: data del 1563 y ya ha superado los 450 años de historia. Pesa 1.312 kg, tiene una altura de 1.110 mm y una boca de 1.290 mm. Podéis visitarla en el campanario de la Iglesia de Santa María – uno de los más altos de la península – junto a sus otras campanas hermanas, la más grande de ellas, la Petra. Para subir al campario recordad que debéis estar los domingos en la plaza de la iglesia, junto a la puerta del Buen Pastor, unos minutos antes de las 10:30 de la mañana y allí os recibirán los miembros de la Colla de Campaners que os explicarán con detalle todo lo referente a este campanario y sus campanas. Además, en agosto, durante las fiestas de Moros i Cristians, se organizan visitas a la iglesia que, además,  permiten ver la cripta, cerrada el resto del año a las visitas.

El campanar de Santa Maria i el barri vell

7. El Refugio Antiaereo de Tortosa i Delgado

Visitar este lugar y explicar a nuestros hijos el hecho de la guerra. Una realidad presente en tantos lugares del mundo y que solo llega a nosotros a través de los medios de comunicación pero que también forma parte de  nuestra historia. Junto al aparcamiento del Puente Viejo o Pont Vell, en la Plaça de Baix, donde un día se situaba la fábrica de Tortosa i Delgado, encontraréis el acceso al refugio. Experimentar un simulacro de bombardeo, compartir la información de los paneles informativos y contemplar un audiovisual sobre la historia de este lugar. El ayuntamiento está recuperando otros espacios singulares como este en su proyecto de dar a conocer la memoria democrática de esta ciudad.

Vistes de les campanes i del poble d’Ontinyent

8. El río Clariano desde los puentes de la ciudad

Cinco son los puentes que atraviesan el río Clariano en la ciudad de Ontinyent. El puente de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa María, el Pont Vell y el Pont Nou. Desde todos ellos podréis disfrutar de las vistas de diversas zonas de la ciudad y conocer los diversos momentos históricos que llevaron a su construcción. En un recorrido de unos 2,7 km podéis visitar hasta 22 lugares de interés. Encontraréis también algunas áreas recreativas con la Font de Llúcia donde os podéis detener a almorzar o merendar.

Son otros muchos los puntos de interés de Ontinyent, como podéis comprobar en este post escrito junto a nuestros compañeros de la Asociación Valenciana de TravelBloggers. Visitamos la ciudad gracias a las actividades organizadas por la oficina de turismo y el ayuntamiento que nos “abrieron las puertas” de esta localidad tan cercana a nosotros pero tan desconocida. Ahora estamos deseando regresar junto a nuestros hijos. No faltaremos a la fiesta de la Purísima para ver en acción als Gegants i Cabets. Regresaremos a la Carnicería Casa Vicent para llenar nuestra despensa de sus sabrosos embutidos y no dudaremos en comer un arroz al horno en el Restaurante Nou Tendur. ¿Os animais a acompañarnos?

Comunitat Valenciana Travel Bloggers

Cosas sencillas, pero llenas de vida, que rezuman el sentir de una gente llana, conocedora e industriosa. De una gente que trabaja y que te muestra su ciudad sin estridencias ni vanas exageraciones, sino con la inequívoca voluntad de hacer las cosas bien y con el amor que nace de las cosas que a uno le son propias. Ontinyent es ciudad de acogida, es ciudad de atracción.

VALÈNCIA D’ANEU: ESCAPADA DE 5 DÍAS AL PARC NACIONAL D’AIGÜESTORTES

VALÈNCIA D’ANEU: ESCAPADA DE 5 DÍAS AL PARC NACIONAL D’AIGÜESTORTES

Si te apetece disfrutar de una de las mejores zonas de los Pirineos catalanes, pasear entre bosques de abetos, bañarte en lagos de aguas frías y transparentes, disfrutar de los deportes de montaña y asombrarte haciendo senderismo frente a las grandes cumbres graníticas de esta cordillera, no dejes de leer esta entrada que hemos preparado con nuestros consejos para disfrutar de una escapada al Pirineo leridano en València d’Aneu.

Vista del valle desde el castillo de València d’Aneu

Valencia d’Aneu se sitúa en la comarca del Pallars Sobirà. Es un pequeño pueblo situado en el margen oriental del riu Bonaigua que también da nombre al famoso puerto de montaña de la Bonaigua que es una de las puertas de entrada al valle de Viella. Muy cerca de la frontera con Francia y Andorra, es un lugar elegido por amantes de la montaña que quieren huir de las aglomeraciones de Baqueira y Viella y, también, un buen punto de partida para los amantes de la micología que cada temporada acuden a estos valles a buscar boletos y otros hongos comestibles.

Iglesia de València d’Aneu

Desde este pequeño pueblo es muy fácil acceder al Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Es el único Parque Nacional situado en Cataluña y se caracteriza por sus paisajes de alta montaña, sus numerosos riachuelos, cascadas y estanques. La vegetación y la fauna son muy diversos. Hay multitud de rutas para recorrer dentro del parque y también en el perímetro de amortiguación del parque.

VISITA AL CASTILLO DE VALÈNCIA D’ANEU

Su castillo del siglo XIII era una fortificación muy importante para controlar el acceso al Valle de Arán por el Puerto de la Bonaigua. Diversos acontecimientos históricos de calado han tenido lugar aquí desde la época de Fernando el Católico. Hoy en día es posible visitar las ruínas del recinto soberano y su torre del homenaje, y los restos del antiguo pueblo. Situado a 1.085 m de altitud, permite unas vistas preciosas del valle. La iglesia románica de Sant Andreu del siglo XII está situada junto al sendero que lleva al castillo.

Detalle del sendero que da acceso al castiilo

LA CASA DEL OSO PARDO DE LOS PIRINEOS

En el pueblo de Isil (Alt Àneu, Pallars Sobirà) encontrareís la Casa de l’Ós Bru. Este museo, creado al amparo de la Fundación Oso Pardo, es centro de interpretación para el seguimiento y protección del oso en los Pirineos. Se ubica en una bonita casa de 1825 y cuenta con 4 plantas dedicadas al oso, los ecosistemas en los que vive y, además, hay una exposición sobre las Fallas de Isil.

Aprendiendo sobre el oso pardo en el Museo de Isil

La exposición sobre el oso nos ayuda a conocer las características de este animal amenazado por la presión de los seres humanos en este territorio. Con un audiovisual y diversos paneles podemos conocer los detalles del desarrollo y la vida del oso pardo. Descubriréis el nombre de los osos que ahora viven en esta zona del Pirineo, sus parentescos y las particularidades de los bosques que habitan.

La exposición explica los detalles sobre la vida del oso pardo

Las Fallas de Isil es una fiesta que se celebra la noche de San Juan, el 23 de junio. Es una fiesta de culto al fuego de origen ancestral que celebra el solsticio de verano. Las fallas son troncos de pino preparados con dos meses de antelación. Desde la montaña, desciende una “serpiente de fuego” hacia el valle hasta alcanzar la hoguera situada en la plaza del pueblo.

VISITA A ISIL Y EL PUEBLO ABANDONADO D’ARREU

Seguimos nuestra jornada conociendo el pueblo de Isil y después tomamos uno de los diversos senderos que salen desde la plaza. Elegimos salir a la búsqueda d’Arreu, un pueblo fantasma, que nos han aconsejado. La ruta es circular por lo que puedes hacerla en dos sentidos, en cualquier caso hay un buen desnivel que deberéis superar para alcanzar el pueblo abandonado. En el recorrido, una vez superada la subida más exigente, pasamos por la preciosa ermita de la Virgen de las Nieves y después seguimos caminando junto al arroyo. Escuchar el agua, mientras caminamos a la sombra de estos bosques de ribera es un regalo.

El pueblo abandonado de Arreu, cerca de Isil

Si váis con niños pequeños os aconsejamos llevar la mochila para ellos. El sendero es muy transitable pero solo puede hacerse a pie. Una vez superado el arroyo, avanzaréis hacia el pueblo fantasma que se descubre entre árboles y zarzas. Podéis recorrer las dos callecitas del pueblo, sus casas aún conservan puertas y ventanas de madera. La piedra bellamente tallada de sus paredes y, aunque en algunos casos se puede acceder, no os lo aconsejamos por si hubiese algún derrumbe. Tras un buen descanso y un picnic delicioso empezamos el regreso al pueblo y cruzamos el puente románico que cruza el río Noguera Pallaresa.

Detalle de una de las casas abandonadas de Arreu

RUTA POR EL VALLE DE GERBER

Una ventaja de elegir senderos fuera del Parque Nacional de Aigüestortes es que están mucho menos transitados. Siguen siendo igual de atractivos, interesantes y de gran belleza. Elegimos este sendero de algo más de 6.5 km y un desnivel de solo 200 m. Parte de la carretera C-28 que da acceso al Puerto de la Bonaigua en un aparcamiento llamado Clot Gran (1.919 m). Puedes saber más de esta ruta en este enlace de Rutas Pirineos.

El sendero que lleva al estanque de Gerber ofrece paisajes espectaculares

Nos sorprendió el viento que a primera hora de la mañana soplaba intenamente por efecto de las variaciones térmicas que se producen en estas montañas. Menos mal que llevábamos ropa de abrigo para el inicio del camino. El recorrido es bellísimo y permite ascender mientras observas el valle del río Pallaresa a tus pies. Casi solos caminamos a lo largo del día y jugamos en los lagos (l’Estanyera, l’Estanyera del Mig y el Gerber) y riachuelos que fuimos encontrando a nuestro paso.

Preservar estos parajes y aprender a valorarlos es una de las experiencias fundamentales

RUTA POR EL PARQUE NACIONAL D’AIGÜESTORTES: ESTANY DE SANT MAURICI

Para conocer más sobre este parque puedes visitar la web del ministerio. Nuestro objetivo era llegar al estanque o lago de Sant Maurici que en realidad es una pequeña presa que retiene mayor cantidad de agua. Nos levantamos temprano para conseguir aparcamiento en la zona de acceso.

Las cumbres puntiagudas del parque nacional son impresionantes

El primer tramo del sendero está habilitado para personas con escasa movilidad. Así todos podemos disfrutar de los bosques, los riachuelos y las increíbles montañas de este lugar. También es posible llegar hasta el estanque con unos coches que suben a los visitantes pero nosotros preferimos hacerlo a pie. Quizá fue porque llevábamos varios días haciendo excursiones, pero esta parte de la ruta nos supo a poco. Nuestras piernas funcionaban a buen ritmo y llegamos rápidamente.

Mirador de L’estany ofrece vistas amplias de la zona

Tras un ligero almuerzo decidimos continuar ruta. Analizamos diversas posibilidades y nos decantamos por subir hasta el Mirador de l’Estany (Mirador del Estanque) pasando por la Cascada de Gerber y el Estanque de la Ratera. La vegetación estaba espectacular y muchas flores nos acompañaban. Pinos magníficos, algunos quebrados por rayos y retorcidos por las nieves del invierno. Las paredes verticales de las montañas de granito y el cielo azul intenso.

Nos impresiona la fortaleza de estos chicos

Fue una jornada espectacular. ¡Nos sorprendieron tanto nuestros hijos! Ernest y Ferran con sus 5 y 7 años caminaron durante más de 18 km en un día formidable. Realmente las montañas sacan lo mejor de nosotros. Nos esponjamos, reímos en medio del esfuerzo físico y mental que supone caminar por estos senderos. Regresamos a casa agotados y satisfechos, muy orgullosos del día que habíamos construído juntos. Para saber más sobre esta superexcursión podéis visitar nuestro perfil en Sports-tracker.

BAÑO Y PIRAGUAS EN EL EMBALSE DE TORRASSA

Nuestro último día en el valle del río Pallaresa lo dedicamos a relajarnos y bañarnos en el embalse de Terrasa, en La Guingueta, cerca de Esterri d’Àneu. Allí además es posible alquilar piraguas y no dudamos un momento en lanzarnos al agua. Relajadamente se puede recorrer el embalse y bañarse en sus aguas. En un futuro regresaremos, quizá haremos rafting aguas más abajo. Son muchas las empresas que ofrecen multitud de actividades de aventura en estas aguas. Nosotros alquilamos en ÀneuAventura.

Disfrutando del baño y los kayaks en el Embalse de Terrassa

NUESTROS CONSEJOS:

ALOJAMIENTO: Durante los 5 días que pasamos en esta zona del Pirineo leridano nos alojamos en un pequeño apartamento que intercambiamos y esto nos permitió tener todas las comodidades con coste cero.

ACCESO AL PARQUE: es gratuíto pero hay una limitación de acceso en las épocas de más aglomeraciones. Se puede acceder en coche privado y con taxis desde las principales poblaciones.

SELECCIÓN DE RUTAS: hay muchas opciones pero debes medir bien tus fuerzas en función de lo acostumbrados que estéis a caminar. En el mapa del parque tenéis toda la información respecto a la dificultad de los senderos. Podéis consultarlos aquí y aquí. No os marquéis grandes objetivos, escuchad a vuestro cuerpo cada día y preparad rutas que tengan pequeñas recompensas como un estanque, una cascada, un mirador o algún árbol monumental, por ejemplo.

¿QUÉ LLEVAR EN LA MOCHILA?: siempre hay que llevar agua, comida y tentempiés de sobra (frutos secos, galletas y fruta), protector solar, buen calzado, gorra y algo de abrigo porque a estas altitudes siempre nos puede sorprender el frío.

Los cielos y el agua son espectaculares a esta altitud

EXPERIENCIA QUIQUE DACOSTA

EXPERIENCIA QUIQUE DACOSTA

En nuestro viaje por la vida hemos vivido experiencias diversas. Generalmente, como las que vivís todos vosotros y que sentimos como únicas y especiales. La cotidianeidad está llena de momentos especiales pero sencillos: ver salir el sol, remolonear con nuestros hijos en la cama hasta quitarnos la pereza y salir urgidos por el horario escolar y laboral que hemos de cumplir, admirar las flores de los almendros, descubrir que nuestros peques ya saben leer, abrazarnos a nuestra pareja al anochecer… Así van pasando los días.

Acceso al restaurante Quique Dacosta en Dénia (Alicante, 2017)

Pero hay momentos en los que disfrutamos de experiencias únicas con la plena conciencia de que, probablemente, no las repetiremos. En nuestros vajes hemos observado el Glaciar Perito Moreno y escuchado su crujir, navegado el Canal Beagle y nadado junto a los lobos marinos en las Islas Galápagos… Situaciones inolvidables que Pau y yo hemos compartido desde que hace algo más de 10 años decidimos compartir también nuestro viaje por la vida como compañeros. Yasí llegaron nuestro hijos y muchos proyectos ilusionantes para los cuatro. (más…)

15 RAZONES PARA VERANEAR EN LA MARINA CAMPING RESORT

15 RAZONES PARA VERANEAR EN LA MARINA CAMPING RESORT

Como sabéis los que de vez en cuando os pasáis por este blog de viajes en familia, somos un cuarteto que nos gustan los viajes independientes, sin planes, organizando nuestra ruta y evitando las cadenas hoteleras y agencias de viajes. Y es cierto que, a veces, nos preguntamos ¿no sería más sencillo dejar que nos ayudasen? Hay profesionales de esto: de los viajes, de las vacaciones, de la diversión, del entretenimiento, del ocio… ¿por qué renunciar a ellos? El pasado 17 de junio, gracias a las Asociación Comunidad Valenciana Travel Bloggers tuvimos la oportunidad de pasar un día en el Camping & Resort La Marina en el que todo está planificado para dar un buen servicio a sus clientes con el fin de ofrecerles las mejores vacaciones posibles en ese lugar. Y, sinceramente, os aseguramos que lo lograron pues lo pasamos de maravilla con todo lo que allí pudimos disfrutar.

Como ya nos ocurrió cuando fuimos a Disneyland Paris, fue una gozada pasarlo tan bien y ver a nuestros hijos disfrutar tanto. Nunca habíamos estado en un resort de este tipo y nos sorprendió gratamente. Compartimos la visita con la pareja viajera Life in Wilderness y juntos constatamos que es un buen lugar para disfrutar de unas merecidas vacaciones de descanso. Aquí os dejamos nuestras 15 razones para veranear en La Marina Camping&Resort: ¿qué te parece a ti?.

1. PORQUE TE LO DAN TODO HECHO

Llegar y que te lo den todo hecho. Eso son auténticas vacaciones. En nuestra sociedad estamos tan acostumbrados a unas vacaciones activas con poco tiempo para el relax que cuando llegas a un lugar así en el que todo está organizado y todo es previsibles, tu mente agotada lo agradece enormemente. Horarios de actividades, horarios en la piscina, servicio de comedor, etc. Elige lo que más te apetece hacer y déjate llevar. O no hagas nada, sólo túmbate a tomar el sol o báñate mientras tus hijos juegan en el agua.

2. PORQUE ES IDEAL PARA QUE LAS MAMÁS Y PAPÁS NOS RELAJEMOS MIENTRAS LOS PEQUES DIFRUTAN

Saber que vas a acertar y que tus hijos van a disfrutar cada minuto de sus vacaciones. En un espacio seguro, en un ambiente agradable y divertido, con amplias piscinas y espacio para jugar -incluso por la tarde cuando las instalaciones se llenaron de mucha gente. Mientras Ernest se tiraban una y otra vez por los toboganes, Ferran jugaba en las piscinas imaginando historias de piratas. Y mientras nosotros nos bañábamos sin prisas o tomábamos un refresco a remojo en el bar de la piscina ¿Qué más se puede pedir?

3. POR LA LIMPIEZA Y EL BUEN CUIDADO DE SUS INSTALACIONES

Algo muy importante en estos lugares es la limpieza de las instalaciones. Todo estaba muy cuidado y muy limpio. Las piscinas, las zonas de tumbonas, el spa y las zonas de alojamiento. Todo realmente bien cuidado. Excelente mantenimiento.

4. POR LAS PISCINAS AJARDINADAS DE FÁCIL ACCESO PARA NIÑOS, ADULTOS Y PERSONAS MAYORES

Cualquier persona puede acceder a las pisinas y disfrutar del gozo de sumergirse en el agua. Personas mayores o con problemas de movilidad, niños pequeños… todos tienen cabida en La Marina Camping&Resort.

5. POR EL JACUZZI EXTERIOR PARA TODA LA FAMILIA

En medio de las zonas bellamente ajardinadas encontraréis diversas zonas temáticas para el baño y el juego decoradas pensando en crear ambientes agradables y relajantes. Una de las cosas que más nos gustó fue el jacuzzi del que Ferran no quería salir y al que insistía en volver cada dos por tres.

6. POR LA GRAN VARIEDAD DE TOBOGANES PENSADOS EN TODAS LAS EDADES

En la zona de Aquamarina encontraréis zonas de baños con toboganes para niños y mayores. Podréis difrutar de 4 zonas distintas: Polinesia, Zig-Zag, Aqua Racer y Kamikaze. En todas ellas hay encargados de controlar a los bañistas para asegurar un buen uso de los toboganes y el acceso es libre para todas las personas acampadas  y alojadas en el resort.

7. POR EL PERSONAL DE ANIMACIÓN Y SOCORRISTAS

En todas las zonas de baño hay personas encargadas de velar por la seguridad de los bañistas. El servicio de bar en la piscina también es muy profesional y, además, encontraréis servicios de animación que incluyen aquagym, voley-playa, tiro con arco, colchonetas elásticas, parque de ocio infantil, parque de bolas y espectáculos nocturnos.

8. POR LA ZONA DE JUEGOS INFANTILES Y EL PARQUE DE BOLAS

Si no os apetece estar todo el dia a remojo, podéis pasar algún rato con los más pequeños en el parque de bolas y la zona de juegos en el exterior. Además se organizan talleres y actividades lúdicas y creativas. Nosotros no tuvimos tiempo de asistir pero si pasáis allí unos cuantos días, seguro que vale la pena aprovechar esta oprtunidad.

9. POR SU SPA & WELLNESS MARINA SENSE

Lo que no nos perdimos fue pasar una hora y media en el spa. Inicialmente pensamos que Ferran y Ernest no abandonarían fácilmente las piscinas y toboganes para venir al spa pero… en cuanto entraron, se convencieron fácilmente de lo maravilloso que era. En este spa encontraréis una piscina para nadar y un circuito de chorros y piscinas a diversas temperaturas, así como sauna seca, sauna húmeda, terma romana… Podéis contratar a parte servicios de belleza y masaje. La luminosidad, el techo que puede abrirse y las vistas a los jardines del resort hace que sea un verdadero regalo de salud. Además cuenta con un gimnasio completamente equipado. ¡Ah! ¡¡¡ Nos encantó la piscina de cítricos !!!

10. POR SU RESTAURANTE Y BUFFET LIBRE

Y no podemos olvidar que hay que alimentarse. Encontraréis un supermercado a precios habituales junto a la zona de acceso donde comprar todo lo que necesitéis. Pero además, si os apetece no cocinar, tenéis a vuestra disposición un bar con tapas y bocadillos, un restaurante con carta y un buffet libre. Nosotros comimos en el buffet y nos encantó la gran diversidad de platos y, sobre todo, la amplia oferta de productos frescos, ensaladas, verduras y frutas. Además, pensando en los niños, había cubertería específica para ellos. ¡Todo está pensado! Podéis optar a comidas sueltas  o contratar servicio de media pensión o completa pensión.

11. POR SUS BUNGALOWS

Alojarse en los bungalows es una gran opción. Están plenamente equipados y son muy bonitos. Hay diversas zonas con servicios diversos. Algunos incluyen barbacoa, cuentan con aire acondicionado, porche, salón con cocina, habitaciones con todo lo que podáis necesitar. Las tarifas varían según temporada y las podéis consultar aquí. Hay diversos tipos de bungalows diferenciando entre la zona del villagelos bungalows estándard.

12. POR SUS ZONAS DE CARAVANING Y DE ACAMPADA

Si eres de los que les gusta llevar tu casa a cuestas, ya sea una tienda de campaña o una caravana o motorhome, también hay un espacio para tí y tu familia. Encontrarás diversos tipos de parcelas según tus necesidades -con tomas de agua y luz- y siempre incluyendo la posibilidad de disfrutar de las piscinas, la zona de Aquamarina y el resto de servicios del resort.

13. POR SUS SERVICIOS DE BAÑOS, DUCHAS Y LIMPIEZA

¿Y qué pasa con los baños, duchas, zonas para lavar, etc? Pues nos dimos un paseíto por la zona para investigar y realmente nos sorprendió su estado de mantenimiento totalmente nuevo y muy muy limpio. Lo que más nos llamó la atención fue la zona para bebés con cabinas independientes con bañeras y cambiadores. Realmente piensan en toda la familia y, sin duda, los bebés son los que más se merecen ser bien atendidos en condiciones extremas de higiene.

14. POR LAS DUNAS DE LA MARINA

Lamentablemente, en nuestra provincia, son muy pocas las zonas de costa que no han sido invadidas por la construcción de amplias zonas urbanas de apartamentos. La Marina Camping&Resort tiene la particularidad de estar ubicada en uno de los parajes más bonitos de dunas costeras de nuestra región junto a la playa. Realmente es un privilegio poder disfrutar de estos pinares en las dunas y de las playas adyacentes. Desde el Camping sale cada 30 minutos un trenecito que recorre los 900 metros que hay hasta la playa de manera que es muy accesible.

Mapa de ubicación de La Marina Camping & Resort

15. PORQUE GRACIAS A TODO LO ANTERIOR LOGRAMOS VACIAR NUESTRA MENTE DE COMPROMISOS Y OBLIGACIONES

Sin duda logramos nuestro objetivo: pasar 12 horas en este lugar sin más pretensión que relajarnos y disfrutar junto a nuestros hijos. Por un día olvidamos todas nuestras preocupaciones laborales y asuntos que a veces nos quitan el sueño y pasamos una jornada inolvidable: de piscina en piscina, de tumbona al tobogán, del jacuzzi al bar… ¿puedes pedir algo más?

CONSEJOS PRÁCTICOS

Si quieres conocer sus SERVICIOS E INSTALACIONES mira en su página web.

Si quieres consultar sus TARIFAS mira este enlace.

Así que, ya sabes, si te ha parecido buena idea, no dudes en visitar la página web de La Marina Camping & Resort y plantearte una estancia para unas buenas vacaciones. Seguro que lo vais a disfrutar. Ten en cuenta que si vives cerca de La Marina (Elche) puedes ir a pasar también una jornada sin alojarte allí, excepto los meses de julio y agosto, cuando el acceso es exclusivo para las personas allí alojadas o acampadas. Os deseamos que lo paséis muy bien.

¿Nos recomiendas algún otro resort de este tipo en la península? Estamos deseando conocerlos!!

CHULILLA Y LAS HOCES DEL RÍO TURIA O GUADALAVIAR

CHULILLA Y LAS HOCES DEL RÍO TURIA O GUADALAVIAR

Aunque en Valencia conocemos a este río como el Río Turia, en su cabecera, es llamado Guadalaviar. Nace en las montañas de Teruel, en la preciosa Sierra de Albarracín, a unos 280 km de su desembocadura en la ciudad de Valencia. Dede que leí la entrada de Viajando en Furgo, estábamos deseando recorrer las Hoces del río Turia que a su paso por el pueblo de Chulilla son todo un espectáculo.

Vista de Chulilla desde las hoces del río Turia (Valencia, 2016)

En realidad, en la cuenca del mar Mediterráneo, tenemos pocos ríos “de verdad”, aquí discurren las ramblas, torrenteras, ríos secos o uadis -como les llaman en Marruecos- en los que raramente discurre el agua y, si lo hace, se producen grandes variaciones de su caudal en función de las lluvias torrenciales que suelen producirse en primavera y otoño. El río Turia lleva agua en casi todo su recorrido hasta que llega a las llanuras hortícolas valencianas donde el agua es aprovechada hasta el punto que el caudal desaparece. Lo más llamativo es que en sus primeros tramos discurre encajado en profundos cañones que hacen que el lugar sea de gran atractivo para los amantes de la geología y de la naturaleza en general. Uno de los mejores lugares para disfrutar de estos cañones es el municipio de Chulilla, en la comarca de Los Serranos (Valencia).

El pueblo de Chulilla está enclavado entre enormes moles de piedra caliza (Valencia, 2016)

Chulilla es un pueblo precioso. Encaramado a las peñas que miran al río Turia y en cuya parte más alta se sitúa el castillo medieval en el que anteiormente hubo también una fortaleza árabe. Las montañas calizas han sido excavadas por el río durante miles de años generando una hoz o barranco de unos 160 metros de altura. Ese era nuestro principal objetivo y a la mañana temprano nos calzamos las botas de montaña para recorrer algunos senderos.

Indicadores de las rutas que puedes hacer desde el pueblo (Valencia 2016)

En el interior de la hoz de regreso del Charco Azul (Valencia 2016)

El primer recorrido que hicimos fue el SL-74 del Charco Azul. Saliendo desde la Plaza de la Baronía, en el centro del pueblo, las indicaciones no llevan a error. Se desciende entre casas y pequeñas huertas con enormes algarrobos que dan al entorno una apariencia casi selvático-tropical.Cuando alcanzamos el fondo del barranco, nos encontramos entre acumulaciones de cantos y sedimentos fluviales. El sendero discurre cómodamente junto al río que, según la época del año, puede llevar mucha agua y limitar el caminar.

Las pasarelas permiten el paso cuando no hay grandes crecidas en el río

Junto al Charco Azul y unas pasarelas que no siempre son transitables

Detalle de los túneles y aliviadores excavados en la roca para conducir el agua

Es impresionante observar las excavaciones y conducciones que se hicieron en el pasado para conducir el agua y mejorar su aprovechamiento, así como para generar energía eléctrica. Cuánto trabajo y cuánta sabiduría esconden aquellas paredes… El sendero es circular y de dificultad escasa por lo que puede hacerse cómodamente en poco más de 1 hora. Es interesante ir con ropa cómoda y, preparados para un posible remojón que, sobre todo en verano, siempre apetece.

Acceso a la ruta de Los Calderonesjunto a la carretera CV-394

La otra ruta que realizamos fue la Ruta de los Calderones. Puedes partir desde la misma Plaza de la Baronía pero nosotros, siguiendo las recomendaciones de los luagreños y, con el fin de evitar el excesivo calor veraniego, decidimos ir con el coche hasta el inicio del sendero junto a la carretera CV-394, poco después de pasar el Albergue Turístico El Altico. Tras pocos metros de paseo se inicia el sendero junto a la enorme y elevada hoz. Las vistas son espectaculares desde el mirador de La Carrucha y, allí abajo, se puede ver el Charco Azul, objetivo del recorrido SL-74 que habíamos hecho anteriormente.

Detalle de los indicadores que marcan la ruta de “Los Calderones” junto al mirador de “La Carrucha”

La senda no tiene peligro alguno pero debemos caminar unos 800 m atentos a los niños pues el desfiladero, en algunos tramos está bastante cerca del camino. Pasaremos un arroyo justo cuando la hoz se retuerce en un abrusco meandro y seguiremos caminando durante 1 km más hasta llegar a las escaleras que nos llevan hasta los puentes colgantes. Los puentes colgantes de Chulilla permiten atravesar el río en varias zonas y disfrutar de lo lindo jugando a ser Indiana Jones.

Los puentes colgantes permiten acceder al barranco

Son varios los puentes instalados que permiten pasar sin peligro

Una vez allí abajo, junto al río, podemos seguir la ruta circular que lleva hasta el Pantano de Loriguilla y regresa al pueblo. Son en total 8 km que, si hace mucho calor, pueden ser demasiados para los más peques… En nuestro caso, preferimos detenernos para comer y bañarnos, para jugar y descansar sin prisas. El lugar así lo merecía y lo pasamos genial. A media tarde regresamos desandando el camino satisfechos por la jornada que habíamos disfrutado.

Un baño refrescante cuando el calor ya aprieta es la mejor recompensa

 

Puedes ver un resumen de nuestra experiencia en un VÍDEO AQUÍ

CONSEJOS PRÁCTICOS

¿Cómo llegar? Desde Valencia lo más sencillo es tomar la CV-35 hasta Losa del Obispo y, después, la CV-394. Desde Alicante también se puede tomar esa ruta, aunque nosotros preferimos viajar por el interior pasando por Almansa, Ayora y Cofrentes siguiendo la N-330 y, una vez en Requena tomamos la CV-395 hacia Chulilla. Si viajas desde Madrid por la A3, también tendrías que tomar esta desviación en Requena.

¿Dónde alojarse? Hay varios alojamientos, hostales y casas rurales. Nosotros elegimos el Hostal Restaurante El Pozo en el que nos sentimos muy bien atendidos. Nuestra primera opción era acampar pero, por desgracia, el pueblo no cuenta con ninguna zona de acampada pública ni tampoco privada. Sería estupendo que habilitaran una zona para acampar o para caravanas.

¿Qué hacer y qué visitar? El pueblo de Chulilla cuenta con muchos puntos de interés como su castillo medieval, la ermita de Santa Bárbara, la iglesia y el balneario de Fuencaliente. Pero además hay pinturas rupestres y excelentes rutas de senderismo, además de sectores de escalada para los más osados.

Cartel explicativo del uso del barranco para generar electricidad y transportar madera desde la sierra

Caminando por la senda que lleva a los puentes colgantes (Chulilla, Valencia 2016)

Pin It on Pinterest