CUANDO LOS DIOSES SE ENFURECIERON CON ROMA

CUANDO LOS DIOSES SE ENFURECIERON CON ROMA

Cuando los dioses se enfurecieron con Roma, el Vesubio despertó. El volcán había permanecido dormido durante siglos, pero su magnética presencia advertía silenciosamente de los peligros de su furia. Pero los romanos lo desdeñaron con autosuficiencia, como amos y señores de un mundo que se había rendido a los pies de sus legiones y que admiraba con la boca abierta el esplendor de su civilización. Por primera vez en la historia el mundo estaba interconectado, gracias a sus calzadas, y se regía por unas leyes y un sistema administrativo unificado.

Pompeia, sus viñedos, sus huertos… a la sombra del Vesubio

Ferran en el Foro de Pompeia

Su lengua, el latín, se había convertido en lengua universal y sus redes comerciales se extendían a lo largo y ancho del Mare Nostrum y se expandían aún más allá, hasta los confines de Germania y Britania, por el norte, hasta los desiertos de África, por el sur, y hasta los confines orientales en las tierras que conquistó, en su día, Alejandro Magno. Y, en el apogeo de su imperio, se dedicaron a solazarse y a disfrutar de su buena fortuna, recreándose en bellas, coquetas y ordenadas ciudades vacacionales, como Pompeya y Herculano, alejadas del bullicio y el caos de Roma.

Esculturas de Mitoraj en el foro de Pompeia

Las esculturas de Mitoraj dan al foro un carácter aún más solemne y, al fondo, el Vesubio

Allí, sus gentes –en buena medida acaudalados comerciantes, mercaderes, banqueros o políticos- gozaban del ocio y de las comodidades de una vida retirada, en pequeñas pero suntuosas villas, dedicados a las transacciones comerciales, a los negocios, a la agricultura o a la jardinería, desde la autocomplaciente confianza y seguridad que nunca nadie, con anterioridad, había gozado más de los placeres de la vida que ellos. Y la furia del volcán acabó con todo aquello, trágicamente, en un solo día, parando la historia en el año 79 d.C. y fijándola para siempre en aquel preciso instante de magnificencia y elegancia. Cuando los dioses se enfurecieron con Roma, el Vesubio despertó.

En el pequeño teatro de Pompeia

Las paredes de las villas romanas en Pompeia y Herculano estaban bellamente decoradas

No es fácil describir la sensación de familiaridad y extrañeza que produce al visitante de hoy pasear por las calles de Pompeya y Herculano. Por una parte te das cuenta que aquello pertenece a otra época, pero al mismo tiempo reconoces las profundas semejanzas que existen entre el modo de vida de aquellas gentes y el nuestro. Sus calles empedradas, con sus aceras y pasos de peatones, sus alcantarillas y sus canalizaciones para el agua; sus comercios, lugares de comidas y puestos de oficios artesanales; sus plazas, monumentos y jardines; sus teatros y lugares de espectáculos públicos… Todo ello, en un estado casi óptimo de conservación, te permite sumergirte en el ajetreo de sus calles, en el bullicio de sus baños públicos, en la sobria suntuosidad de sus atrios, en la quietud de sus jardines…

Si los Beatles hubiesen visitado Pompeia: se hubiesen hecho esta foto?

Las termas de Pompeia sorprenden por su preciosa decoración

Viendo todo aquello es inevitable que te preguntes ¿cómo ha podido cambiar tan poco el mundo en los últimos dos mil años? Viendo a nuestros hijos entre aquellas ruinas tan bien conservadas nos damos cuenta de que los niños de hoy en día se moverían con absoluta normalidad por las calles de Pompeya o Herculano, si siguieran vivas hoy, como lo estuvieron hace dos mil años. Y ello por la sencilla razón de que nosotros también somos romanos y les debemos lo fundamental de nuestro estilo de vida.

Detalle de los frescos en Pompeia

En un bar de Herculano es fácil imaginar a la gente conversando y tomando un vino

Que el mundo romano sea la raíz del nuestro se ve, incluso físicamente, en el caso de Herculano. La antigua ciudad fue sepultada por un manto de 16 metros de cenizas volcánicas, desapareciendo literalmente de la superficie de la Tierra. Posteriormente, nuevos pobladores levantaron la actual Ercolano sobre aquellas ruinas. Es por ello que, hoy en día, para encontrar las ruinas de la antigua ciudad ha sido necesario excavar un inmenso hoyo en el corazón de la ciudad actual.

Acceso a una villa romana en Pompeia con su característico mosaico: cave canem

Así, el visitante de Herculano debe descender, estrato tras estrato, los dieciséis metros por una rampa a través del túnel de la historia hasta situarse al nivel de la playa que, por aquel entonces, daba acceso a la ciudad, para descubrir en su puerto los esqueletos carbonizados de los aterrorizados pobladores que, el día de la erupción, corrieron a refugiarse hasta los cobertizos donde se guardaban las barcas de pesca, junto al mar. Allí, abrazados y gimiendo de angustia, murieron por asfixia y calor cuando llego la nube ardiente procedente del volcán. Tras la erupción… la línea de costa que estaba en la puerta de la ciudad quedó desplazada a un quilómetro de distancia hacia el oeste.

La antigua ciudad de Herculano quedó completamnte enterrada bajo 16 metros de cenizas y lodos y hoy sólo una parte ha sido excavada, el resto continua bajo la ciudad actual

En uno de sus escritos, Plinio el Joven relata cómo murió su tío, responsable de la flota romana en la zona, al acudir allí para ayudar a las víctimas de la catástrofe. Su descripción de los sucesos nos resulta, a la vez, trágica y terriblemente familiar, ya que nos traslada a muchas otras tragedias de las que hemos tenido noticia, en la actualidad, a través de la televisión o la prensa. En su testimonio reconocemos la misma angustia de las víctimas, la misma vulnerabilidad del ser humano, en el plano físico y psicológico.

Los restos de los muertos en el puerto de Herculano sobrecogen al visitante

No es extraño, pues, que Pompeya o Herculano ejerzan (y hayan ejercido) una seducción intensa sobre sus visitantes. Tanto la vida acomodada y placentera que se percibe en ellas, como la trágica muerte y destrucción que selló su destino conectan naturalmente con la sensibilidad empática de las personas de la actualidad, obviando completamente el lapsus histórico que media entre aquellas gentes de la Antigüedad y los turistas ociosos del siglo XXI.

El 24 de agosto, alrededor de la una de la tarde, mi madre le llamó la atención a PLinio el Viejo sobre una nube que tenía un tamaño y una forma muy inusuales. Acababa de tomar el sol y, tras haberse bañado en agua fría y haber tomado una comida ligera, se había retirado a su estudio a leer. Ante la noticia, se levantó inmediatamente y salió fuera; al ver la nube, se dirigió a un montículo desde donde podría tener una mejor visión de este fenómeno tan poco común. (Plinio el Joven, Carta 16)

Los colores de las paredes lucidas se conservan perfectamente en Herculano

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LA VISITA:

ENTRADAS: si puedes disponer de 3 días para visitar estos lugares sería un opción perfecta porque realmente vale la pena dedicar un día a subir al Vesubio y visitar Herculano, otro día completo para Pompeia y, por último, un día para visitar las bellas villas romanas de Oplontis, Stabia i Boscoreale. Las excavaciones abren a las 8:30 h y se puede entrar hasta las 18 h (de abril a octubre) y hasta las 15:30 h el resto del año.

COMIDA Y BEBIDA: en las ruínas, hay fuentes en las calles -las mismas que usaban los romanos que han sido restauradas- por lo que podéis tener agua sin problemas. Hay sólo un bar-cafetería-restaurante en Pompeia y puede que en temporada baja esté cerrado. A la hora de la comida está abarrotado y, aunque hay previsto abrir pronto una zona de pequeños puestos de comida, hay tanta gente que bien vale la pena ir preparado. En la visita a Pompeia interesa llevar un buen picnic y tentempiés, porque el día se os pasará volando sin daros ni cuenta y necesitaréis recuperar fuerzas para seguir recorriendo la antigua ciudad.

En una panadería de Pompeia: molino y horno

SOL Y PROTECCIÓN: si podéis elegir, evitad la visita a esta zona de Italia en julio y agosto. Todo el año son muchos los turistas que acuden pero, en verano, puede ser excesivo. Además el calor aprieta mucho así que id bien protegidos con gorra y usad crema solar. Sin duda, nos parece que primavera es el mejor momento del año para visitar la región de Campania, Nápoles y sus alrededores.

Casa del Fauno de Pompeya donde se encuentra el famoso mosaico de la Batalla de Issos

CÓMO LLEGAR: es cómodo y sencillo llegar si vas con tu propio coche -atendiendo al caótico tráfico de la región, claro- pero, en transporte público, también es fácil llegar desde la Estación Central de Nápoles con la línea de tren que hace parada en Pompei-Scavi (línea circumvesuviana Nápoles-Sorrento) a pocos minutos de la Puerta Marina (una de las zonas de acceso). El recorrido tarda unos 35 minutos y, con la misma línea de tren, se accede en 20 minutos a Herculano.

Pompeia y Herculano se sitúan en las laderas del volcán Vesubio

4 DÍAS TRANQUILOS EN ROMA CON NUESTROS NIÑOS

4 DÍAS TRANQUILOS EN ROMA CON NUESTROS NIÑOS

Llueve en Roma después de uno de esos días espléndidos de primavera. Descansamos en nuestro apartamento situado en un viejo edificio del siglo XVI en la Via del Seminario, a pocos metros del Pantheon. Hemos pasado 4 días tranquilos en Roma junto a nuestros niños, antes de empezar nuestra ruta por el suroeste de Italia en autocaravana. Habíamos estado en otras ocasiones en la ciudad eterna pero, realmente, esta vez ha resultado muy especial al ir acompañados por nuestro hijos.

Alojarnos junto al Pantheon es todo un acierto (Italia, 2017)

Llegamos a Roma prácticamente sin haber planificado nada. Habíamos estado tan ocupados con el trabajo y los preparativos de nuestra boda que no habíamos dedicado ni un minuto a preparar nuestra “luna de miel con niños”. Viajar a Italia es fácil y cómodo para nosotros. Nos sentimos como en casa, conocemos el idioma, hemos recorrido diversas zonas del país… Así pues, al llegar a Roma, simplemente, nos dejamos llevar. Cada mañana hemos preguntado a los peques ¿qué os apetece hacer hoy? Y, en base a eso, hemos ido haciendo. Sin ambiciones, el único deseo ha sido estar juntos los cuatro disfrutando de estas vacaciones excepcionales.

Ruínas junto al Largo Argentina (Italia, 2017)

Piazza Venezia desde el Altare della Patria (Italia, 2017)

Empezamos nuestros paseos por la ciudad con una “passeggiata notturna” que repetimos nuevamente cada anochecer para descubrir la ROMA CLÁSICA. Roma es una ciudad agradable para conocerla a pie. Aunque algunos de sus sitios de interés están alejados del centro, la verdad es que se puede recorrer con los más peques de la familia sin agobios. Mientras que París -esa fascinante ciudad- nos parece inabarcable y recurrimos a los autobuses turísticos para llegar a los diversos puntos de interés con nuestros hijos, en Roma no consideramos que fuese necesario. Sin embargo, creemos que puede ser una buena opción si viajas con niños de menos de 6 años porque te permite recorrer la ciudad en un bus panorámico de manera entretenida y cómoda. Todos podéis descansar mientras admirais la mezcolanza de edificios y el ambiente de esta ciudad. Si bien, podéis consultar la red de tranvías y autobuses de la ciudad que, por un precio mucho más económico, puede llevaros a todos los sitios de interés con un presupuesto mucho más reducido, eso sí, perdiendo algo de comodidad.

Altare della Patria en Piazza Venezia (Italia, 2017)

Vistas desde el Altare della Patria (Italia, 2017)

Dedicamos cada día a una zona de la ciudad, como os digo, improvisando, y resultó de maravilla.

DÍA 1: ROMA ANTICA

Sin duda, nuestro primer objetivo era recorrer los foros y llegar al Coliseo. Las primeras excavaciones aparecen ante nosotros en el Largo di Torre Argentina y, desde allí, llegamos a Piazza di San Marco y Piazza Venezia. Una buena opción es subir al Altare della Patria porque te permite tener una visión global de la Via de los Foros Imperiales. Nos detenemos a almorzar frente a la Columna de Trajano mientras leemos en nuestra guía algunas curiosidades sobre el emperador de origen hispano. Paseamos sin prisas e intentamos descubrir los detalles de las excavaciones de los foros de Trajano, Augusto y César. Cada emperador quería dejar testimonio de su época de gobierno construyendo nuevos lugares de encuentro y “centros comerciales” para sus conciudadanos. Parece que el tiempo no haya pasado…

Los foros desde el Campidoglio (Italia, 2017)

Las visión del Coliseo es espectacular a pesar de estar sus alrededores llenos de gente. Para tener una buena foto del famoso edificio os recomendamos subir a la Via Nicola Salvi y, no olvidéis – en algún momento de vuestro paseo- acercaros a la cercana Basílica de San Pietro in Vincoli donde os espera el increible Moises de Miguel Angel y las cadenas que según dice la tradición ataron a San Pedro. Nuestra intención no era entrar al Coliseo pero, si pensáis hacerlo, no dudéis en comprar las entradas previamente y llegar temprano a las zonas de acceso.

La Loba Capitulina junto al Palazzo Sanatorio

Seguimos nuestra ruta por la Via de San Gregorio para llegar al Circo Maximo y comer en el resturante 0,75. Cerca de aqui está la Bocca della Verità y el Templo de Hércules Vencedor. El acceso a la iglesia de Santa Maria in Cosmedin es gratuíto y cumplir con el ritual de la Bocca de la Verità uno de los recuerdos más divertidos y emocionantes del viaje. Regresamos al centro por la Via del Teatro di Marcello y subimos al Campidoglio. Sabemos que algún día vendremos para visitar sus museos pero, esta vez, optamos por sentarnos a observar a los grupos de amigos y estudiantes que pasean frente a nosotros mientras toman fotos los unos de los otros. Marco Aurelio nos observa desde su caballo y nos invita a asomarnos a los foros desde los miradores que hay detrás de la columna con la Loba Capitulina.

La Bocca della Verità (Italia, 2017)

El sol ya desciende y los colores anaranjados de la ciudad aumentan la calidez de la ciudad. Las sombras se alargan y el pasado se hace presente ante nosotros en este momento mágico en el que viajamos casi dos milenios en la historia de nuestra civilización.

DÍA 2. ROMA DE LOS PAPAS Y EL TRASTEVERE

La siguiente jornada queremos visitar la Roma de los Papas. Dos objetivos tenemos: subir al Castel Sant’Angelo y a la cúpula de la Basílica de San Pedro. Hemos madrugado para visitar el Vaticano temprano pero no nos hemos dado cuenta que es miércoles y el Papa “é in piazza”. Cuando llegamos a la Columnata, nos percatamos que va paseando con su “papa-móvil” saludando a los devotos feligreses. Es una oportunidad escuchar al Papa Francisco en directo así que no renunciamos a hacerlo.

La columnata del Vaticano (Italia, 2017)

Los miércoles, por tanto, no es el mejor día para visitar la basílica. No se abre el acceso hasta pasado el mediodía y esto hace que las colas para pasar los controles de seguridad sean mucho más largas de lo habitual. Si puedes, elige otro día. Nosotros, ante esta situación, decidimos volver sobre nuestros pasos y visitar Castel Sant’Angelo. Realmente vale la pena. Las vistas de la ciudad son fantásticas y, además, cuenta con una cafetería muy agradable en la que tomar un refresco o un buen café mirando al Vaticano.

Vistas de la ciudad desde Castel Sant’Angelo (Italia, 2017)

Vistas del Vaticano desde Castel Sant’Angelo

Desde allí, regresamos a San Pietro y decidimos subir a la cúpula a pie. ¡Qué maravilla! La ascensión es divertida mientras los cuatro vamos contando escalones hasta superar los 500. Desde la linterna la visión de la ciudad es fantástica y, desde su interior, admirar los mosaicos y el baldaquino te deja sobrecogido. Ernest y Ferran no paran de preguntar ante tantos detalles y su padre les traduce las diversas inscripciones latinas mientras les cuenta la historia de San Pedro. En el descenso decidimos detenernos en el pequeño café de la azotea para tomar un panino y algo de nuestra fruta. Vale la pena comer tan cerca del cielo entre tanta “santidad”.

La cúpula de la basílica de San Pedro desde su interior

Caminando en el interior de la doble cúpula de San Pedro

Podíamos haber regresado a casa a descansar pero nuestros pasos, descuidados, nos llevan al Trastevere a la búsqueda de un rico helado cremoso y una granita. Disfrutamos de este barrio tan agradable y de los mosaicos de Santa Maria in Trastevere. Varios espectáculos callejeros nos retienen en las plazas -teatro, música, payasos…- y decidimos quedarnos a cenar en el económico restaurante La Casetta di Trastevere. Es increíble como pueden variar los precios en esta ciudad y, en este restaurante, podréis difrutar de auténtica comida romana a precios bajos.

Paseando por el Trastevere (Italia, 2017)

Cada día, un gran helado. Esto es viajar a Italia

La Casetta di Trastevere…

DÍA 3. VIA APIA ANTICA

Para nuestra última jornada en Roma decidimos seguir los consejos de Makuteros-Family Run que a través de Instagram nos aconsejaron alquilar unas bicicletas para recorrer las afueras de la ciudad. Como os comentaba habíamos estado antes en Roma en varias ocasiones pero teníamos pendientes visitar las Catacumbas y las Termas de Caracalla. Esta vez no estábamos dispuestos a perder la oportunidad y nos pareció que hacerlo en bicicleta iba a ser perfecto para los cuatro.

Saliendo de Roma por Via Apia Antica: Arco di Druso (Italia, 2017)

En el Circo Massimo habíamos consultado dos días antes en la empresa Easy Bike Rent y allá que nos fuimos decididos a por nuestras bicicletas. Lo bueno de alquilar aquí las bicicletas es que la Via Apia Antica está muy accesible y rápidamente dejas atrás el caótico tráfico de la ciudad por un carril-bici bien indicado. Recordad que Roma está construída sobre 7 colinas por lo que, la opción de la bicicleta eléctrica es perfecta. Pau, que llevaba a Ferran en la suya, pudo comprobar las ventajas de este modelo de bicis, mientras Ernest y yo tirábamos de nuestro “motor biólogico”. En este video podéis saber un poco más de la experiencia.

Zona de acceso a las Catacumbas de San Calixto (Italia, 2017)

El recorrido es delicioso anque, a veces, conducirse sobre la antigua calzada romana resulta algo tortuoso. Las antiguas villas romanas con sus jardines hacen del recorrido un paseo encantador. Tras superar el Arco di Druso y Le Mura Aureliane, dejamos atrás las murallas de la ciudad y alcanzamos las Catacumbas de San Calixto donde, acompañados por un guía, descubrimos los misterios de estos laberintos escavados a decenas de metros de profundidad. Miles de nichos y pequeñas sepulturas cuentan la vida de un pasado en que el cristianismo daba sus primeros pasos en la historia de la humanidad.

Termas de Caracalla, junto a la Via Apia Antica (Italia, 2017)

Regresamos tras comer nuestro picnic delicioso hasta las Termas de Caracalla. Allí no podemos evitar reflexionar qué hizo a los romanos construir estos inmensos edificios cuya visita aún sobrecoge. Inmesos espacios de recreo, auténticos centros recreativos para el encuentro de los habitantes de la ciudad. Gimnasios, piscina, termas, jardines, tiendas y negocios… Entre preciosas fuentes y mosaicos maravillosos, algunos de los ciudadanos de aquella antigua ciudad organizaban sus vidas y disfrutaban de sus privilegios.

En el Coliseo, probablemente el lugar más emblemático de Roma (Italia, 2017)

Han sido apenas 4 días en Roma (una larga tarde y 3 días completos) con sus paseos nocturnos. Cuatro días tranquilos en los que hemos paseado junto a nuestro hijos de la historia que nos hace ser quines somos. Hemos recorrido la Roma Clásica al anochecer y el resto de la ciudad durante el día. No hemos visitado museos ni la Capilla Sixtina, habrá nuevas oportunidades, eso esperamos. A nuestra manera, así empezamos este recorrido por el sur de Italia.

Observando al Moises que nos observa en San Pietri in Vincoli (Italia, 2017)

 

UNA MAÑANA EN EL NORDISKA MUSEET DE ESTOCOLMO

UNA MAÑANA EN EL NORDISKA MUSEET DE ESTOCOLMO

Estocolmo es una de las ciudades con más museos del mundo y, además, muchos de ellos son gratuítos. Los que no son gratuítos, casi siempre ofrecen entrada libre para niños y jóvenes hasta los 18 años, además de otro tipo de gratuidades. Si te interesa conocer un poquito la historia de Suecia, sus hábitos de vida y cómo esta nación se ha ido construyendo, es muy interesante visitar el Museo Nórdico o Nordiska Museetpara lo cual puedes reservarte un par de horas.

El museo nórdico de Estocolmo o Nordiska Museet (Suecia, 2017)

Puede que las exposiciones de los museos escandinavos os resulten “demasiado contemporáneas”, sin embargo, son muy interesantes para tomar conciencia de cómo se ha ido transformando la sociedad europea en los últimos dos siglos. Aspectos como la arquitectura, el mobiliario, el arte, la artesanía o las nuevas tecnologías, son representados en este museo y, por supuesto, no faltan las salas que hacen referencia a la cultura lapona y sami.

Exposición temporal sobre las auroras boreales en el Museo Nordiska (Suecia, 2017)

Exposición temporal sobre la luz y la iluminación (Suecia, 2017)

Para llegar hasta el museo lo mejor es pasear por Strandvagen hasta la isla de Djurgarden – aquí podréis visitar otros museos que son referentes en la ciudad – y disfrutar del entorno y de la ciudad. Con el metro se puede llegar hasta la parada de Karlaplan y después cruzar el puente Djurgardsbron hasta Djurgarden.

El diseño del mobiliario a lo largo de la historia ocupa un importante espacio en el Museo Nórdico (Suecia, 2017)

Exposición sobre los tejidos y la moda (Suecia, 2017)

El Museo Nordiska está ubicado en un magnifico edficio de finales del siglo XIX. Expone las tendencias y tradiciones suecas desde el siglo XVI. La imponente escultura del rey Gustav Vasa recibe al visitante. En la nave central se presentan las exposiciones temporales y hay una cafetería estupenda con un buen servicio y un menú de calidad. Además, está la zona de juegos para niños de hasta 5 años.

El Rey Gustav Vasa domina con su imponente figura la zona de acceso al Museo Nórdico (Suecia, 2017)

En la planta superior encontraréis la exposición sobre el menaje del hogar, la sala de los juguetes y los textiles. Además hay una interesante exposición sobre bisutería y joyería, y también sobre la vida en el campo y la agricultura.

Los hábitos culinarios y el servicio de las mesas a lo largo de la historia (Suecia, 2017)

Detalle de un reloj de madera: la cultura y artesanía popular (Suecia, 2017)

En la última planta encontraréis las galerias sobre cómo se ha ido adaptando el mobiliario en las casas suecas en los últimos siglos, la artesania, las diversas casas suecas y la cultura sami.

Exposición sobre la cultura Sami en Suecia en el museo (Suecia, 2017)

Los juguetes en el Museo Nórdico en el si glo XX (Suecia, 2017)

Para que los niños puedan hacer la visita de una manera lúdica, hay un juego de pistas que pueden ir siguiendo mientras buscan unos armarios especiales en los que han de resolver cuestiones y acertijos. La información está en sueco y en inglés, pero además el museo ofrece un servicio de audioguía gratuíto con la que se puede recorrer las exposiciones en castellano.

La visita al museo incluye un juego para que los niños se entretengan a lo largo de la exposición (Suecia, 2017)

Al acabar la visita, no hay duda que detenerse en la cafetería es la opción perfecta para recuperar fuerzas y después seguir recorriendo la isla de Djurgarden. Desde allí, una manera muy agradable y económica para regresar al centro de Estocolmo – puedes utilizar el bono de transporte público de la ciudad – es dirigirte al embarcadero de las líneas de ferris urbanos número 80 y 82. La 82 te lleva hasta Gamla Stan con una parada en la isla de Skeppsholen donde hay otros museos interesantes como el Museo de Arte Moderno. El recorrido en barco es muy bonito y agradable y os encantará observar la ciudad desde el mar. Así podéis programar la jornada perfecta visitando el Museo Nordiska y el resto de atracciones de la isla Djurdarden. Observar esta ciudad en un ferri desde el mar ofrece una visión más acorde con la realidad de lo que es esta ciudad construída entre islas unidas por infinitos puentes.

Detalles en el restaurante del Museo Nordiska (Suecia, 2017)

Los museos ofrecen un servicio de cafetería muy completo y con una carta poco extensa pero muy recomendable (Suecia, 2017)

Más información en VISIT SWEDEN.

 

ROMA: PASSEGGIATA NOTTURNA

ROMA: PASSEGGIATA NOTTURNA

Cuando llegamos de visita a una nueva ciudad la primera pregunta es: ¿por dónde empezamos? Queremos conocer los principales lugares de interés, queremos aprovechar nuestro tiempo, queremos pasarlo bien y disfrutar con nuestros hijos. A veces nos planificamos previamente, otras veces nos dejamos llevar…

La cúpula de San Pedro es visible desde muchos puntos de la ciudad

Roma es una ciudad, a veces, difícil de querer. Al menos al principio, en un primer contacto, suele parecer desastrosas, caótica, amontonada… Pero es lógico, en Roma se acumulan siglos de historia. Nuestra vida, nuestra historia, nuestra propia biografía se descubre en cada rincón, en cada calle, en cada edificio de esta ciudad milenaria. Roma nos cuenta quienes somos si sabemos leer sus mensajes. Nuestra cultura, nuestras costumbres, nuestro pasado… han sido registrados por el hilo invisible que nos une con otras personas que pasearon por sus calles y sus plazas antes que nosotros.

Paseando por las estrechas calles del centro de la ciudad

Los árboles brillan junto al río Tevere por la noche

Una buena manera de empezar a enamorarse de Roma es dar un primer paseo nocturno. Cuando la mayor parte de los turistas se han retirado a sus hoteles y los romanos se han ido a sus casas a descansar, el centro de la ciudad aparece ante nosotros iluminado con ténues luces amarillentas. Los edificios de la ciudad de colores ocres, rojizos y anaranajados crean un entorno muy acogedor.

Campo dei Fiori, monumento a Giordano Bruno

La ciudad es tranquila y se puede pasear cómodamente. En algún rincón un músico suena, en los bares y terrazas grupos de amigos toman una copa, en los restaurantes las parejas terminan su cena… Nosotros les observamos mientras Ernest y Ferran corretean por las calles. Algún motorino pasa ruidoso, ya casi no hay coches.

Basílica de San Pedro del Vaticano al fondo de Via della Conciliazione

El Pantheon y la fuente de la Piazza della Rotonda merecen una visita nocturna

Nos dejamos llevar. La plaza del Pantheon está casi vacía -hace un par de horas estaba abarrotada- y ahora se escucha la fontana. Piazza Navona se abre ante nosotros majestuosa con sus preciosas fuentes y esculturas que representan a los ríos y extraños seres marinos. En Campo di Fiori, Giordano Bruno nos observa solemnemente mientras nosotros nos tomamos un helado que acabamos de comprar en Blue Ice. Llegamos al río Tevere (Tíber) y cruzamos hasta Castel Sant’Angelo para poder ver el Vaticano, majestuoso, allá a lo lejos de la Via Conciliazione.

Los diversos puentes que atraviesan el río están iluminados por la noche

No tenemos prisa. Nos detenemos a observar las estatuas del puente Sant’Angelo mientras regresamos hacia el centro y vamos hacia la Piazza di Spagna por la selecta Via Condotti. De pronto, nuevamente el bullicio, hemos llegado a la Fontana di Trevi. Tanta gente que llega por las “tres vías”, las tres calles que dan nombre a la famosa fuente, diseñada por Nicola Salvi hace casi tres siglos. Cumplimos el ritual. Tras lanzar la moneda, admiramos las esculturas de Neptuno y sus caballos platónicos: la cólera y el sosiego, la ira y la tranquilidad… Nuestros miedos y pasiones están representados en esta fontana.

Detalle del Puente Sant’Angelo

El puente Sant’Angelo es peatonal y se puede recorrer tranquilamente

Si aún quedan fuerzas, hay que llegar hasta el Coliseo por la Via de los Foros Imperiales. Si no, otra noche iremos. Hay que ver el magnífico edificio iluminado, merece mucho la pena. Regresamos a nuestro apartamento agotados pero seguros de que tendremos unos sueños magníficos. Ahora tenemos a Roma impresa en nuestros recuerdos con una imagen dulce y romántica.

Fontana di Trevi, siempre llena de turistas

Detalle de la Fontana dei Fiume en Piazza Navona

Por la mañana, habrá regresado el tráfico, el ruido, el caos. Los vendedores ambulantes, las terrazas que invaden las calles y plazas. Los tranvías y autobuses. La gente pidiendo limosna. Los trabajadores y los turistas saldremos de nuevo a la calle. Ese será otro momento, otra Roma.

Piazza di Spagna, un punto de encuentro en Roma

APRENDIENDO EN UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA EN SUECIA

APRENDIENDO EN UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA EN SUECIA

Acabo de regresar de Suecia, de Estocolmo, donde he estado acompañando a mis alumnos en un intercambio con alumnos suecos que estudian español. Ha sido para ellos, pero también para mi, una gran oportunidad. No hay nada mejor que ver tu vida desde otra perspectiva para poder analizarla y, obviamente, lo mismo ocurre con mi profesión. Como profesora, una de mis inquietudes es conocer otros sistemas educativos, otros modelos y otras realidades. Poder pasar una semana en un instituto de enseñanza secundaria en Suecia me ha permitido observar y conocer muchos aspectos que me parecen muy enriquecedores. Es mi segunda visita a este centro y, por ello, creo que ya puedo hacer una primera valoración y descripción de mi experiencia allí.

Una de las aulas del instituto

Cómo sabéis, andamos liados en un proyecto muy complejo para la implantación de una escuela de primaria en Alicante basada en la pedagogía Waldorf. Está siendo un camino lleno de dificultades y contratiempos ya que nuestra legislación establece un marco de referencia muy limitante en múltiples aspectos. Desde que conozco las bases de la pedagogía Waldorf, mi visión de la educación se ha transformado radicalmente. A punto de cumplir un siglo desde la fundación de la primera escuela Waldorf, este modelo educativo, más allá de ser revolucionario es un referente. Siendo extraño en nuestro país, está realmente vinculado con los parámetros educativos que son muy comunes en otros países europeos como, por ejemplo los países escandinavos.

La biblioteca es un espacio abierto con zonas de lectura y juegos

Lo primero que llama la atención cuando llegas a este instituto es que no hay vallas ni puerta exterior de acceso controlada. El edificio está en un espacio abierto con acceso directo a la calle como si fuera una biblioteca pública, una casa de cultura o un hospital. Nunca suena un timbre ni hay una señal que marque el inicio o la finalización de las clases.

Zona de acceso al instituto

Las clases se inician entre las 8:10 y las 9 de la mañana y finalizan entre las 14 y 16 h, excepto los viernes que acaban a las 12-12:30 h. El horario es partido pero continuado ¿qué quiere decir esto? Pues que hay un primer periodo de clases que finaliza a mediodía (12 h) y, después, la escuela ofrece servicio gratuito de comedor escolar a todos los alumnos desde las 11:45 hasta las 13 h. A continuación, las clases se retoman normalmente para un par de sesiones.

Zona de autoservicio ene l comedor de la escuela

Siempre hay una opción vegetariana en el menú

Los alumnos comparten mucho tiempo juntos y con sus profesores en los cortos periodos de descanso y en el comedor. La cocina ofrece un menú único con un plato principal y siempre su alternativo vegetariano, además siempre hay una crema o sopa y ensalada. Para beber se ofrece agua y leche. Cada alumno es responsable de recoger sus platos de la comida. Por turnos, alumnos voluntarios se encargan de limpiar las mesas y subir las sillas para que después el servicio de limpieza puedan limpiar el comedor a fondo rápidamente.

Un alumno recoge el comedor tras la comida

Carrito de limpieza que usan los alumnos

Las asignaturas habituales son similares a las nuestras aunque suelen tener menos horas lectivas de cada una de ellas. Entre clase y clase hay un corto periodo de descanso que oscila entre 5 y 10 minutos. Los alumnos de cada grupo tienen horarios muy variables con un máximo de 30 horas a la semana que incluyen horas de estudio libre o participar en el coro de la escuela. Las sesiones de clase tienen una duración variable de entre 30 minutos hasta 2 horas, dependiendo del tipo de trabajo a realizar.

Clase de educación plástica: modelado

Elementos en el aula de educación plástica

Hay clases de teoría, clases prácticas y de repaso. Generalmente, las clases de teoría incluyen un corto tiempo de exposición y explicación del profesor y, a continuación, tiempo para que el alumno trabaje por su cuenta. Si algo me ha llamado la atención es que los alumnos trabajan bastante por su cuenta, son autónomos una gran parte del tiempo que pasan en el aula. Además son muy participativos. Eso sí, me da la impresión que si no quieren trabajar, no se les fiscaliza mientras no molesten en clase: es su responsabilidad y deberan asumir que sus resultados no serán adecuados cuando se les evalúe.

En clase de cocina y economía doméstica

Los alumnos no se especializan en ciencias y letras en secundaria, todos tienen las mismas materias comunes y sólo pueden elegir las optativas prácticas como taller de madera y taller de costura. Una asignatura muy interesante es economía doméstica y gestión del hogar. Todos los alumnos aprenden a gestionar una casa, a cocinar, planchar y llevar las cuentas de la casa. Se da importancia al trabajo académico “intelectual” pero también a otros aspectos que favorecen la concentración, las actividades manuales, la coordinación motora, el refuerzo de la interacción de ambos hemisferios cerebrales…

En la cocina se aprende también conceptos básicos sobre nutrición, comercio justo, ecología… Limpieza, orden, organización…

Todo el proceso es importante. Hay que poner bien la mesa para compartir con los compañeros y maestros el menú elaborado

Los alumnos no cargan con pesadas mochilas en sus espaldas. Todos cuentan con una taquilla y, los libros, pertenecen al centro educativo, están en el aula y no suelen salir de ella. En este instituto cada alumno tiene un ordenador portátil personal que al acabar el periodo educativo puede comprar o bien dejar en el centro para ser utilizado por un nuevo alumno. El trabajo para casa va y viene en su ordenador que es lo único que suelen llevar con ellos y, no siempre.

En clase el uso de ordenadores está integrado en ciertas asignaturas

La sala de profesores invita a estar, a compartir, a charlar y a reunirse. A descansar.

Los profesores disponen de despachos por departamentos y de una sala de profesores muy acogedora. Allí cuentan con todo lo necesario para comer a mediodía – si prefieren no utilizar el servicio del comedor – tomar un café en cualquier momento de su jornada y reposar un rato antes de seguir con las clases de la tarde. El diseño de los espacios es muy agradable e invita a estar, a acomodarse, a trabajar y a conversar.

En el taller textil se aprende a coser a máquina: coordinación neuromotora, concentración, trabajo bien hecho, autonomía, crear uno mismo…

Técnicas artesanales: cultura, historia, origen de los materiales…

Todos los maestros son tutores de un reducido grupo de alumnos y les acompañan desde que entran en el centro hasta que acaban la educación secundaria obligatoria. Además se intenta que el mismo tutor se haga cargo de los hermanos de la misma familia. Deesta manera se facilita el conocimiento entre ellos y se mejora la confianza entre los miembros de la comunidad educativa. La educación secundaria son 3 cursos (que corresponden con nuestros 2º, 3º y 4º de la ESO). Los alumnos que quieran seguir estudiando bachillerato (son otros 3 cursos) acudirán a otro centro y deberan pasar una selección en base a sus resultados académicos en secundaria y sus intereses personales tales como el deporte, el arte, la tecnologia, etc.

Colaborar y cooperar: todo se comparte por lo que hay que cuidar los utensilios adecuadamente

Los alumnos disponen de taquillas para guardar su material

En el centro en que he estado hay además un club social que ofrece a los chicos y chicas del instituto un lugar de encuentro al finalizar las clases y en periodo no lectivo. Con sala de televisión, zona de juegos, conexión wifi, gimnasio, bar y otros servicios.

Espacios de descanso para el tiempo libre entre clases

La sensación que he tenido es que en este centro los profesores y alumnos conviven tranquilos y relajados, también felices. Los alumnos asisten a sus clases y no parecen especialmente estresados aunque pasan por exámenes frecuentemente, algunos de carácter estatal que evalúa la consecución de ciertos objetivos académicos. El mobiliario en las clases y en los espacios comunes es muy acogedor. Las mesas son elevadas en las aulas y bajitas en los espacios comunes. La decoración está también muy pensada para que todo sea práctico y acogedor.

Las clases están insonorizadas y son muy luminosas

Según me advierten, los contenidos que trabaja el alumnado sueco son menos densos y menos exigentes, puede, no lo sé. Pero lo cierto es que la eficiencia del aprendizaje puede ser mayor o, al menos, los alumnos parecen más felices. Los profesores también. No tengo ningún análisis científico que demuestre mis sensaciones, que me permita corroborar lo que siento: aquí la gente viene al cole más feliz. En Suecia, el abandono escolar está en un 7% frente a casi un 20% en nuestro país. Es difícil analizar estos datos que siempre son revisables bajo diversos puntos de vista pero, es obvio, que nosotros tenemos mucho que mejorar.

Banco de limpieza en el aula de plástica

Haber convivido una semana en un entorno educativo diferente al que yo trabajo pero con tantas similitudes a lo que conozco de la pedagogía Waldorf es un gran regalo. Una oportunidad para conocerme mejor y analizar qué cosas puedo mejorar como profesora. Para los alumnos, una experiencia única que seguro les ayudará a tener una mejor percepción de nuestro sistema educativo y, sobre todo, lo que me parece más interesante, podrán comparar cómo de diferente o similar es su actitud en el aula frente a la de los alumnos suecos. Hay aspectos que nos gustan más de cómo trabajamos en España mientras que, otros, son claramente mejorables.

El aula de plástica es, probablemente, lo que más se parece a mi instituto

Como siempre, viajar es una gran oportunidad y es un privilegio haberla compartido con mis alumnos. Visitar este instituto en Suecia me hace confirmar que el cambio es necesario y que seguir la estela de la pedagogía Waldorf es, para mi, un camino muy enriquecedor pues con ella buscamos una educación para la vida, un crecimiento personal integral. Quiero ir más allá de pretender que mis alumnos memoricen cosas: quiero intentar que aprendan a hacer cosas, que sean flexible y espontáneos, que busquen y resuelvan problemas y entresijos por ellos mismos en las múltiples facetas de su vida. Una educación que se preocupe por su felicidad, que les permita aprender a escucharse, a escuhar al otro, a respetar, a expresar sus sentimientos, a gestionar su frustración. Favorecer y madurar en ellos la motivación intrínseca que debe ser la base del desarrollo de culquier ser humano. En fin, el camino es largo, el viaje complicado, pero seguimos avanzando hacia el horizonte.

SENECA FALLS: LA DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE 1848

SENECA FALLS: LA DECLARACIÓN DE SENTIMIENTOS DE 1848

Sin duda, una de las cosas que tiene ir viviendo nuestro viaje de la vida, es la constatación de las muchas cosas que no sabemos. Al viajar nos enfrentamos a experiencias únicas y situaciones inesperadas, a lugares que no sabíamos ni que existían, a hechos que no sabíamos ni que habían ocurrido. En nuestro viaje a Estados Unidos en el verano de 2015, recorríamos el estado de New York por la carretera interestatal 90 desde Siracusa a Buffalo. Nuestro objetivo era visitar las Cataratas del Niágara cuando nos encontramos ante un cartel indicador que señalaba el municipio de Seneca Falls. Para mí, un indicador más,  ningún referente en mi memoria para este lugar. Pero a Pau, que conducía en ese momento, se le encendió una luz: “estamos cerca de Seneca Falls, tenemos que ir!!”.

Cartel explicativo en Seneca Falls (USA, 2015)

Con esa frase iniciamos una interesante conversación que me hizo constatar, nuevamente, cúantas cosas me quedan por aprender. Sin embargo, esta vez, sentí rabia por la escasa formación que he recibido sobre la historia de los derechos civiles y, especialmente, de los derechos de la mujer.

– Por qué quieres ir – pregunté
– Porque es el lugar en el que se firmó la Declaración de Sentimientos y Resoluciones en 1848.
– y??- seguí preguntando
– Pues que fue un momento clave en el que se firmó una declaración muy valiente y revolucionaria en la que más de 80 mujeres y más de 30 hombres, también hombres -puntualizó Pau- manifestaron su sentir ante las grandes restricciones políticas y sociales que las mujeres sufrían en ese momento.
– En serio? Nunca había oído hablar de esto…
– ¿Recuerdas a Frederick Douglas, aquel cuya casa visitamos en Washington?
– Sí,  el esclavo que tras huir se convirtió en un gran promotor de la causa antiesclavista y llegó a ser consul de los Estados Unidos.
– Sí,  él,  él también estuvo aquí junto a grandes mujeres como Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott.
– Uf… nunca he oído hablar de esto. Puedo estar equivocada -porque la memoria olvida demasiado- pero creo que jamás en mi formación académica se dedicó un minuto a la historia de la mujeres y la lucha por conseguir sus derechos civiles.
– Pues, por desgracia… no me extraña. Si lees la declaración verás que es moderna a día de hoy, que aún hay mucho por hacer y que, por desgracia, abrir hueco en la hegemonia de la cultura masculina, sigue siendo un trabajo por hacer.

Junto al Lago Ontario, se creo el Canal Erie, que trajo agua y energía para las fábricas de Seneca Falls (USA, 2015)

Así que cambiamos la ruta y nos fuimos a merendar a Seneca Falls y a aprender. A aprender más sobre quien soy, quienes somos las mujeres de hoy en día y quienes fueron esas pioneras -y pioneros- que alzaron la mano para pedir una transformación. Seneca Falls es una pequeña ciudad industrial que debió su desarrollo a las fábricas textiles que se asentaron junto al Canal Erie, una gran obra de ingeniería civil que permitió canalizar agua del Lago Ontario. Inaugurado en 1825 fue una fuente de riqueza para la región. En la actualidad puedes visitar sus canales y conocer más detalles de su historia en el museo de la ciudad: Seneca Museum of Waterways and Industry.

Los molinos y fábricas textiles fueron la base del desarrollo industrial de esta región (USA, 2015)

Sin embargo, lo que hace relevante este lugar es el Women’s Rights National Historical Park porque allí se puede visitar el lugar donde tuvo lugar la famosa convención de 1848 y se puede leer el manifiesto impreso sobre una pared en el exterior del edificio en que esta reunión tuvo lugar. Para cualquier ser humano que crea en la igualdad de derechos entre las personas, leer ese manifiesto en aquel lugar resulta emocionante.

Jardines exteriores junto al edificio donde tuvo largo la convención de Seneca Falls (USA, 2015)

Pasenado por la calle principal de Seneca Falls llegamos a la capilla donde se produjo la convención en 1848 (USA, 2015)

Fue Elizabeth Cady Stanton quien se encargó de redactar la declaración y lo hizo adoptando  la forma de la Declaración de Independencia (EEUU, 1776) dándole un ímpetu y una fuerza que conmueven desde la primera frase. Se levantaba ante la injusticia de no poder votar, ni presentarse a elecciones, ni ocupar cargos públicos, ni afiliarse a organizaciones políticas o asistir a reuniones políticas. Además alzaba la voz ante las restricciones económicas como la prohibición de tener propiedades, puesto que los bienes eran transferidos al marido; la prohibición de dedicarse al comercio, tener negocios propios o abrir cuentas corrientes y se expresaba en contra de la negación de derechos civiles o jurídicos para las mujeres. Todo esto puede parecernos hoy un pasado muy remoto pero no podemos olvidar que, nuestras propias madres, nacieron en un país en el que las leyes eran aún así y, aún hoy, tenemos mucho trabajo por delante para conseguir la igualdad de derechos efectiva.

Ernest y Ferran jugaban mientras Pau y yo leíamos el manifiesto (Seneca Falls, USA, 2015)

Inicio de la Declaración de Sentimentos y Resoluciones (Seneca Falls, USA 2015)

Y así podemos leer en la Declaración de Sentimientos y Resoluciones….

Cuando, en el desarrollo de la historia, un sector de la humanidad se ve obligado a asumir una posición diferente de la que hasta entonces ha ocupado, pero justificada por las leyes de la naturaleza y del entorno que Dios le ha entregado, el respeto merecido por las opiniones humanas exige que se declaren las causas que impulsan hacia tal empresa.

Mantenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres y mujeres son creados iguales; que están dotados por el Creador de ciertos derechos inalienables, entre los que figuran la vida, la libertad y el empeño de la felicidad; que para asegurar estos derechos son establecidos los gobiernos, cuyos justos poderes derivan del consentimiento de los gobernados. Siempre que una forma de gobierno atente contra esos fines, el derecho de los que sufren por ello consiste en negarle su lealtad y reclamar la formación de uno nuevo, cuyas bases se asienten en los principios mencionados y cuyos poderes se organicen de la manera que les parezca más adecuada para su seguridad y felicidad.

Carteles junto al Museo de Seneca Falls (USA, 2015)

La importancia de esta convención radica en ser la primera reunión oficialmente organizada por mujeres -y también hombres- a favor de los derechos de las mujeres en Estados Unidos. Os animo a leerla completamente y a intentar trasladar sus palabras al momento en el que vivimos actualmente. Y terminan con esto:

Que la rapidez y el éxito de nuestra causa depende del celo y de los esfuerzos, tanto de los hombres como de las mujeres, para derribar el monopolio de los púlpitos y para conseguir que la mujer participe equitativamente en los diferentes oficios, profesiones y negocios.

Tuvieron que pasar muchas décadas, hasta 1920, para que las mujeres estadounidenses pudieran votar. Y unos cuantos años más, para que en España pudieran hacerlo, fue en 1933, gracias al esfuerzo de mujeres como Clara Campoamor y Victoria Kent.  Y aún hubo que esperar hasta 1960 para que en España se aprobase la Ley de Derechos Políticos Profesionales y Laborales de la Mujer y hasta 1975 para que tuvieran lugar las Primeras Jornadas Nacionales para la Liberación de la Mujer. En la década de los 70, cuando yo nací, mi madre no tenía los derechos que todas nosotras disfrutamos hoy en día. Miremos hacia atrás y aprendamos y valoremos el esfuerzo de aquellas que nos antecedieron.

Palabras de Elizabeth Cady Stanton (Seneca Falls, USA 2015)

Días después visitamos las Cataratas del Niagara o Niagara Falls pero os aseguro que para mí, siempre será mucho más importante aquella tarde en Seneca Falls junto al Canal Erie. Un viaje increíble al pasado que nunca olvidaré.  Aquí estamos, todavía hoy con tanto trabajo por hacer y tantas mujeres -y cada vez más hombres- haciendo visible la necesidad de lograr un mundo en el que los valores del feminismo sean valores de la humanidad y se hagan realidad los sueños de aquellos que firmaron la Declaración de Sentimientos y Resoluciones en Seneca Falls.

Detalle de una camiseta en una tienda de recuerdos en Seneca Falls (USA, 2015)

Pin It on Pinterest