MORELLA: ROCA, VIENTO Y PIEDRA

MORELLA: ROCA, VIENTO Y PIEDRA

ENTRADA BILINGÜE: VALENCIÀ/CASTELLÀ

Roca, vent i fred. Aquest són, possiblement, els tres elements més remarcables de Morella i de la serra del Maestrat, una terra inhòspita que, tot i això, ha sigut poblada durant segles per gent decidida i de tarannà ferreny. Tan sols cal veure la ciutat penjada allà dalt del penyal, envoltada per la seua inexpugnable muralla per a intuir que els que allà han viscut i viuen són gent valenta.

(más…)

COPENHAGUE EN BARCO CON “HOP ON-HOP OFF”

COPENHAGUE EN BARCO CON “HOP ON-HOP OFF”

Copenhague en una ciudad ideal para pasearla, recorrerla en bicicleta y recorrerla en barco – en este caso, al menos una parte imporante de ella- pero, mejor, no recorrerla en coche, los coches pueden entrar sin problemas pero es mejor participar de ese “mundo sin coches” que la ciudad pretende construir. En nuestra visita a la capital danesa hemos caminado y montado en bicicleta por ella pero, sin duda, lo más cómodo y relajante, ha sido recorrerla en un barco de “hop on-hop off”. En la web de Familias en Ruta os dejamos 20 planes para difrutar de la ciudad y, aquí, os los vamos a explicar siguiendo el recorrido de los barcos que surcan sus canales.

Cuando luce el sol todo el mundo sale a la calle o a navegar

Hay diversas empresas que ofrecen recorridos en barco por la ciudad del tipo “beatou” de Paris, pero en Copenhague todo está menos congestionado y es más agradable. Hay rutas de una hora que te ofrecen una panorámica general de la ciudad y otros que te permiten subir y bajar “hop on – hop off”. Esta es la opción que nosotros elegimos porque te permiten utilizar el ticket durante dos días y subir y bajar tantas veces como lo desees. Compramos nuestros tickets “online” en este enlace de su página web (suele haber descuentos online) pero también puedes adquirirlos sin problemas en las taquillas junto al canal que rodea Slotsholmen -la isla donde se sitúa el parlamento en Christiansborg– en la calle Ved Stranden junto al puente de Hobjro.

El moderno edificio del Teatro Real junto a edificios de diseño más clásico

El recorrido incluye 6 paradas que permiten visitar los principales atractivos de la ciudad dando breves paseos desde los embarcaderos. La frecuencia de los barcos es de 30-45 minutos y es lo único que debes tener en cuenta para organizar tu recorrido. Además puedes bajar en un embarcadero y subir desde otro si lo deseas.

Partiendo desde el embarcadero del canal de Slotsholmen estas son las paradas y lo que podéis visitar en cada una de ellas:

PARADA A. GAMMEL STRAND – CALLE STROGET

Podríamos definir este punto como el centro neurálgigo de la ciudad. Aquí se encuentran las calles comerciales más importantes de la ciudad y sus edificios más importantes. En la isla de Slotsholmen están encontraréis el parlamento danés en Christiansborg y el tribunal supremo. En la bonita Plaza Hojbro se celebra el mercadillo de Navidad y desde allí podéis recorrer la calle Stroget y la Plaza  Amagertorv con sus comercios típicamente daneses pero también las franquicias comerciales que actualmente se pueden encontrar en casi cualquier ciudad del mundo. No muy lejos de aquí está la Torre Redonda (Rundetaarn), observatorio emblemático de la ciudad.

No olvidéis subir a la Torre Redonda en el centro de la ciudad

La ciudad deja espacio a las bicicletas incluso en las plazas más transitadas como Amagertorv

Subir a la torre del parlamento en Christiansborg es casi una obligación y además es gratuito. Se puede utilizar el ascensor, incluso con carrito de bebés y sillas de ruedas. Si os gusta la escultura podéis visitar el Museo Thorvaldsen cuya colección de esculturas clásicas es muy destaclable. El Tojhusmuseet o museo de la armada danesa es también interesante si os gusta esta temática. Nosotros entramos por casualidad -para refugiarnos de la lluvia- aunque no nos atraen mucho los temas bélicos, la verdad, nos encantó la colección de maquetas de barcos. El Museo Judío (Dansk Jodisk Museum) también se encuentra en esta isla y el bonito edificio Borsen donde actualmente se situa la bolsa de valores de Dinamarca.

Subid a la torre del Parlamento -Christianborg- aunque llueva

Colección de barcos en el museo de la armeria

No dejéis de visitar la increíble Biblioteca Real Danesa situada junto al gran canal. Es un edificio moderno de elegante diseño llamado Black Diamond que alberga la mayor biblioteca de los países escandinavos. Sus fondos también se encuentran en otros emplazamientos de la ciudad, pero este, sin duda, es muy especial y cuenta con una cafetería muy agradable. Cerca de la biblioteca está el Museo Nacional de Fotografía (Det Nationale Fotomuseum) vinculado a la biblioteca.

Desde el barco se disfruta de la arquitectura de la ciudad: el edificio Black Diamond

Cruzando el canal hacia el oeste encontraréis el Museo Nacional de Dinamarca. Con su gran colección de historia podéis pasar un día completo admirando y aprendiendo sobre la historia de la humanidad. Cuenta con una sección del museo dirigida a los niños en la que pueden jugar libremente. Como dato curioso, los niños no solo no pagan sino que, además, los adultos acompañados por niños pagan entrada reducida.

Puerta de acceso al Museo Nacional de Copenhague

Jugando a vikingos en el Museo Nacional

PARADA B. NYHAVN

Sin duda el lugar más conocido y carácterístico de la ciudad. El Puerto Nuevo de Copenhague atrae a turistas y daneses a pasear y sentarse en sus terrazas a tomar una cerveza o comer casi en cualquier momento de día. En Nyhavn se encuentra la casa en la que Christian Andersen vivió durante su etapa en Copenhague, allí encontraréis una tienda de recuerdos.

Nyhavn, sus casas de colores y los “dichosos” candados que se agarran a sus puentes

A escasos metros está el Teatro Real (Skuespilhuset), otro de los edificios modernos destacables de la capital danesa. Con una cafetería y restaurante muy remarcable, para nosotros, uno de los mejores lugares para comer nuestro picnic mientras admiramos el tráfico de barcos por el canal. Maravilloso también al atardecer cuando sus paredes de cristal reflejan la luz del cielo cambiante.

El puente de 3-butterfly se eleva sobre el canal. Este puente da acceso a Papiroen y Christiania

Cruzando por el puente Inderhavnsbroen podeís llegar hasta el Copenhagen Street Food o Papiroen, un buen lugar para comer todo tipo de platos del mundo. Para nosotros demasiado atestado de gente pero bien merece una visita. Las vistas del canal y de la ciudad merecen la pena. Encontraréis también la obra de Yoko Ono llamada “Wish Tree Garden” donde cientos de personas han escrito sus sueños y deseos.

Jugando en las esculturas de madera junto a Papiroen

En Papiroen encontrarás un amplio surtido de puestos de comida y… mucha gente

Si os apetece dar un paseo un poco más largo, podéis caminar hacia el norte -en lugar de cruzar el canal- por Gothersgade hacia los Jardines del Rey y el Palacio Rosenborg. Un buen lugar para relajarse, dormir una siesta y jugar felizmente además de, obviamente, visitar el palacio. En toda esta zona de la ciudad hay extensos jardines y museos muy interesantes como el Museo de Geología o el Jardín Botánico. Merece la pena reservar una jornada para visitar estos lugares más alejados del canal.

Dispuestos a pasar la tarde relajados en los Jardines del Rey

PARADA C. LITTLE MERMAID (LA SIRENITA) Y EL KASTELLET

La bella sirenita es el icono de esta ciudad. Esta escultura de tamaño natural que recuerda al escritor de cuentos, teatro y poesía Hans Christian Andersen. Está situada junto al canal cerca del Kastellet y los jardines Churchill. Esta parada es un buen lugar para pasear en una zona más descongestionada de la ciudad. Los bonitos jardines Churchill y del Kastellet invitan a relajarse y comer un picnic después de habernos hecho la esperada foto con la Sirenita.

Fosos que rodean a la fortaleza del Kastellet y puente de acceso

Interior de la fortificación del Kastellet

Son tantas las personas que vienen a visitar a la bella Sirenita que, cuando llegas por el mar, la imagen es un poco deprimente. En nuestro caso, coincidió con la visita de Papá Noel y su séquito que suelen aprovechar el verano para visitar los países escandinavos y nos encontramos allí con un montón de enanos y “papá noeles” que bajanban de un autobús en medio de la aglomeración de turistas sorprendidos llegados de todos los países del mundo.

Incluso Papá Noel se quiere hacer una foto con los turistas y La Sirenita

La Sirenita relajada a pesar de la afluencia de turistas

El Kastellet es una antigua fortificación situada al norte de la ciudad de Copenhague. Se puede recorrer su interior a pie o en bicicleta, rodear el foso y descansar bajo los enormes árboles. Junto a una de sus puertas está la fuente escultórica de Gefyon que merece la pena visitar y que nos recuerda como se produjo, según la mitología, el origen de Dinamarca: la diosa Gefyon tuvo una noche para arar, con sus cuatro bueyes, el terreno que daría lugar a Selandia. Selandia es la isla más grande de Dinamarca y donde se ubica su capital.

En los Jardines Churchill junto al Kastellet

PARADA D. AMALIENBORG PALACE

Amalienborg es conocido por ser el palacio en el que se produce el cambio de la guardia real todos los días a mediodía -si la reina está en la ciudad- y, por este motivo, muchos turistas y curiosos se encuentran en la plaza central de este complejo palaciego. Desde la parada del barco de “hop on – hop off” se puede hacer un bonito paseo por los jardines y fuentes de Amaliehaven.

Los turistas se amontonan para ver el cambio de la guardia en Amalienborg

Las fuentes y los jardines junto al Palacio de Amalienborg

Visitar la iglesia Frederiks Kirke y subir a su torre -esta vez pagando- es una manera de completar esta parada. Muy cerca está el Museo Danés del Diseño que recoge una interesante colección sobre el famoso estilo de diseño danés. Las vistas sobre el enorme palacio de la Ópera son también remarcables.

Para subir a la cúpula de la iglesia de Frederiks pensábamos que no había que pagar

El increíble edificio de la Ópera de Copenhague desde el mar

No olvidéis acercaros a tomar un café y unos dulces en la especial pastelería Mormors, un lugar único en la ciudad que os sorprenderá en la calle Bredgade. Todo está delicioso y el lugar es muy especial. Desde aquí podéis regresar a esperar el barco o podéis seguir caminando hacia Nyhavn porque realmente está muy cerca de esta zona de la ciudad.

Un descanso en Mormors: buenos dulces y buen café

Esperando nuestro barco en Amalienborg, enfrente la Ópera

PARADA E. CHRISTIANSHAVN (CHRISTIANIA)

La famosa comunidad de Christiania continúa siendo un reclamo en esta zona de la ciudad. Su historia se inició a principios de los años 70 cuando un grupo de padres derribaron los muros de un terreno militar abandonado para cubrir la necesidad de disponer de un espacio para que sus hijos pudiesen jugar. Esto dió lugar al desarrollo de un espacio en el que desarrollar un modo de vida comunal que ha llegado hasta nuestros días. No exenta de controversias, hoy en día es famosa por ser un espacio en el que se admite la venta de hachis y marihuana. Christiania pretende ser muchos más que eso pero, sinceramente, no sabemos si realmente lo consigue.

No sabemos si Christiania sigue representando una alternativa al modelo social actual

La torre dela iglesia de San Salvador se distingue por su escalera exterior

Cerca de aquí está la iglesia de San Salvador (Vor Frelsers Kirke) con su curiosa torre con la escalera en espiral exterior, no apta para visitantes con problemas de vértigo. Pasear por el canal Overgaden Oven Vandet es muy agradable y detenerse a observar cómo se levantan los puentes del Butterfly 3-Way para dejar pasar los veleros es parada obligada. Desde aquí, podéis acudir a Papiroen donde está el Copenhagen Street Food.

El bonito canal Overgade desde el barco

PARADA F. KALVEBOD WAVES

Esta zona de canal se encuentra en el distrito de Vesterbro y surge de la recuperación de una antigua zona portuaria y ferroviaria de la zona industrial de la ciudad. Un ejemplo de la visión de un desarrollo urbanístico pensado para los ciudadanos. Un lugar moderno que recoge un espacio para que los habitantes de la ciudad se encuentren, paseen a pie o en bicicleta, se bañen -si la meteorología lo permite- y, simplemente, disfruten de esta bella ciudad. En la actualidad en esta zona se construyen o recuperan edificios destinados a oficinas y hoteles.

En Copenhague es posible bañarse en Kalvebod Waves si el tiempo acompaña

Desde Kalvebod Waves se puede llegar paseando al parque de atracciones Tívoli. Hay que reservar un día para este lugar, el más famoso de los parques de atracciones daneses, junto con Bakken y Legoland. Muy cerca está también el Museo Carlsberg, un museo fundado por el creador de la empresa de cervezas del mismo nombre, que recoge una colección extensa de arte clásico y moderno.

Detalle de los Jardines Tívoli y la escultura de su fundador Georg Carstensen

Disfrutando en una de las atracciones para niños de los Jardines Tívoli

El nombre de la ciudad viene de antiguo “kobmandshavn” que significaba puerto de los mercaderes. Y es que la ciudad está situada en un lugar estratégico para el comercio con el mar Báltico. Esto ha permitido a la ciudad crecer desarrollando un entorno muy rico desde un punto de vista cultural pero también urbanístico y artístico. Son tantos los lugares interesantes para visitar que seguro deberéis seleccionar en base a vuestro tiempo y gustos personales. Uilizar el servicio de los barcos “hop on-hop off” puede ser una de las mejores opciones para conocer la ciudad y, más aún, si viajas con niños. Copenhague es una ciudad marítima, hay que verla desde sus canales, sin duda alguna. Si queréis saber más sobre nuestra visita a Copenhagen, podéis consultar nuestra colaboración con la web de Familias en Ruta.

Lugares sorprendentes en cualquier rincón de la ciudad

 

ONTINYENT:  CIUTAT D’ACOLLIDA, CIUTAT D’ATRACCIÓ

ONTINYENT: CIUTAT D’ACOLLIDA, CIUTAT D’ATRACCIÓ

ENTRADA BILINGÜE: PUEDES LEERLA AL FINAL EN CASTELLANO

Tot i no comptar amb els atractius i la projecció d’Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama l’atenció i convida els viatgers des de la seua singular normalitat. Tant si l’entenem com una “Ciutat d’atracció”, tal com diu el lema amb el qual l’Ajuntament vol promocionar-hi el turisme, com si l’entenem -potser millor encara- com una “Ciutat d’acollida”, tal com és descrita pels responsables de divulgar la memòria democràtica d’Ontinyent, pel seu paper durant la II República, com a refugi dels desplaçats i afectats a causa de la guerra fraticida entre espanyols, Ontinyent posa damunt la taula raons de pes per a merèixer una visita tranquil·la i agradable.

Vista del campanari des de la plaça de l’Ajuntament

Pensada i organitzada, principalment, com una ciutat per a viure -i per a viure bé-, el visitant s’hi trobarà a gust si aspira a conèixer i a disfrutar de la quotidianitat ontinyentina. Perquè els atractius d’Ontinyent són, sobretot, totes aquelles coses que els ontinyentins tenen a l’abast de la mà diàriament, des d’un bany al Pou Clar fins a contemplar i celebrar alegrement les festes locals.

Demostració d’elaboració d’embotits a Casa Vicent

Tastar els embotits tradicionals i conèixer el seu peculiar procés d’elaboració, pujar al campanar i conèixer la seua història i anècdotes de la mà de la colla de campaners, visitar una productora local de cervesa artesana i fer una degustació de les seues varietats, conèixer les peculiaritats de les insignes figures (gegants, cabets, la tartuga o l’àguila) de les seues festes, assistir al bou amb corda o conèixer el funcionament dels telers que han marcat el ritme del creixement econòmic de la ciutat durant dècades, són maneres diverses i estimulants d’apropar-se a la vida sensible i palpitant dels ontinyentins.

La Casa de la Vila allotja el Museu del Tèxtil

Sorpreses que t’esperen a Ontinyent, que sorprenen a adults i a xiquets

1. La Tartuga

La trobaràs al museu del Palau de la Vila. És un dels dos personatges més emblemàtics de les festes del Corpus i la Puríssima. L’actual figura de la Tartuga va ser dissenyada per l’artista Dolors Sans basant-se en un dibuix del segle XVI que es troba en el Museu Nacional de París (Vilaweb 2015). Aquesta figura data del segle XVI i és un animal barreja de drac, tortuga, escorpí, lleó… Quan surt en processó llança fum blanc i caramels als nens i, a més, recull els xumets dels més petits quan decideixen deixar d’utilitzar-los. Si voleu preparar la visita amb els vostres fills podes llegir aquest còmic ací.

La Tartuga és una figura pròpia de les festes d’Ontinyent

2. L’Àguila

Companya de la Tartuga al Museu de Gegants i Cabets, l’Àguila también surt en processó a les festes del Corpus i la Puríssima. Coronada i elegant, representa el poble d’Ontinyent, a la ciutat, és símbol del poder municipal. Des d’un punt de vista religiós representa a Sant Joan evangelista. Tal com ens conta l’Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, la primera aparició en aquesta localitat data de 1577. Agermanada amb altres moltes ciutats de l’antic Regne de València, podem trobar-la també a ciutats com Reus o València.

L’Àguila representa el poder municipal

3. Els Gegants

Al Museu de Gegants i Cabets del Palau de la Vila trobareu les figures dels gegants que representen a les tres cultures que van conviure a Ontinyent en l’Edat Mitjana: jueus, moros i cristians. Els gegants actuals daten de l’any 1992. Hi participen de la festa del Corpus al mes de juny, la Puríssima al desembre i en la trobada de Gegants i Cabets que es realitza cada quatre anys en el mes d’octubre en aquesta localitat. Són figures molt viatgeres i les podeu trobar en les festes d’altres localitats en certes ocasiones especials.

Els gegants representen a les cultures que convivien a Ontinyent

4. Els Cabets

Els primers Cabets, nans, cabuts o cabolos daten de fa uns 300 anys. Els més actuals estan inspirats en diverses històries del cinema, són alegres i divertits. Són elements característics de la tradició popular de moltes localitats. El Rei i Popeye, el Tinyós i el Negre, el Tricorni i el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes i Manduca.

Els Cabets BArret Verd i Dues Puntes

5. Les xemeneies o xumeneres

Des de qualsevol punt de la ciutat són visibles les antigues xemeneies de maó que antany “vomitaven cap amunt el fum fosc producte de la combustió de les calderes” (Rafael Sanchis i Ferri, 1991). Avui en dia, les fàbriques de tèxtil, paper, alcohol i ceràmica, han desaparegut. Construïdes a partir de l’any 1900, són mostra de la important activitat industrial d’aquesta ciutat. De les 21 xemeneies, queden 12. Podem visitar gràcies a una ruta a peu d’uns 3 km que ens permetrà conèixer la localitat en un agradable recorregut circular que podem iniciar al Museu Arqueològic.

http://arquitecturaruralvalenciana.blogspot.com.es/

6. La Campana del Rellotge o de Rauxa i Foc

Pocs elements de la ciutat tenen tanta història, han comptat tant i tant han de contar. Diuen que sona 270 vegades cada dia, 98.550 vegades l’any. És la gran campana d’Ontinyent, no la més gran però sí la que sona més greu i, també, la més antiga: data de 1563 i ja ha superat els 450 anys d’història. Pesa 1.312 kg, té una alçada de 1.110 mm i una boca de 1.290 mm. Podeu visitar-la en el Campanar de l’Església de Santa Maria – un dels més alts de la península – al seu costat, les seues campanes germanes, la més gran d’elles, la Petra. Per pujar al campanari, recordeu que haureu d’estar els diumenges a la plaça de l’església, al costat de la porta del Bon Pastor, uns minuts abans de les 10:30 del matí. La visita es guiada pels membres de la Colla de Campaners que amb dedicació mostren el campanar i les seves campanes. A més, a l’agost, a les festes de Moros i Cristians, s’organitzen visites a l’esglèsia que, a més, permet veure la cripta, tancada la resta de l’any a les visites.

La gran campana de Rauxa i Foc

7. El refugi antiaeri de Tortosa i Delgado

Visitar aquest lloc i explicar als nostres fills el fet de la guerra. Una realitat present en tants llocs del món i que només arriba a nosaltres a través dels mtjans de comunicació però que també forma part de la nostra història. Al costat de l’aparcament del Pont Vell, a la Plaça de Baix, on un dia es situava la fàbrica de Tortosa i Delgado, trobareu l’accés al refugi. Experimentar un simulacre de bombardeig, compartir la informació dels panells informatius i contemplar un audiovisual sobre la història d’aquest lloc. L’ajuntament està recuperant altres espais singulars com aquest en un projecte per donar a conèixer la memòria democràtica d’aquesta ciutat.

Refugi Antiaeri Fàbrica Tortosa i Delgado

8. El riu Clariano des dels ponts de la ciutat.

Cinc són els ponts que travessen el riu Clariano a la ciutat d’Ontinyent. El pont de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa Maria, el Pont Vell i el Pont Nou. Des de tots ells podreu gaudir de vistes a diversos punts de la ciutat i conèixer els moments històrics que van portar a la seua construcció. En un recorregut d’uns 2,7 km podeu visitar fins a 22 llocs d’interès. Al costat del riu trobareu algunes zones per berenar com l’àrea recreativa de la Font de la Llúcia.

EL Pont Vell d’Ontinyent

Són molts els punts d’interès d’Ontinyent, com podeu comprovar en aquest post escrit al costat dels nostres companys de l’Associació Valenciana d’TravelBloggers. Vam visitar la ciutat gràcies a les activitats organitzades per l’oficina de turisme i l’ajuntament que ens “van obrir les portes” d’aquesta localitat tan propera a nosaltres però tan desconeguda. Ara estem desitjant tornar al costat dels nostres fills, no faltarem a la festa de la Puríssima per veure en acció als Gegants i Cabets. Tornarem a la Carnisseria Casa Vicent per omplir el nostre rebost dels seus saborosos embotits i no dubtarem a menjar un arròs al forn al Restaurant Nou Tendur. Us animeu a acompanyar-nos?

Arròs al forn i altres plats al Restaurant Nou XXX

Coses senzilles, però plenes de vida, que traspuen el sentir d’una gent plana, entenimentada i industriosa. Ontinyetn ens ha resultat una ciutat d’acollida, una ciutat d’atracció. D’una gent que treballa i que et mostra la seua ciutat sense estridències ni vanes exageracions, sinó amb la inequívoca voluntat de fer les coses bé i amb l’amor que naix de les coses que a u li són pròpies.

___________________________________________________________

Pese a no contar con los atractivos y la proyección de Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama la atención e invita a los viajeros desde su singular normalidad. Tanto si la entendemos como una “Ciudad de atracción“, tal como dice el lema con el que el Ayuntamiento quiere promocionar el turismo, como si la entendemos -quizás mejor aún- como una “Ciudad de acogida” , tal como es descrita por los responsables de divulgar la memoria democrática de Ontinyent, por su papel durante la II República, como refugio de los desplazados y afectados debido a la guerra fraticida entre españoles, Ontinyent pone sobre la mesa razones de peso para merecer una visita tranquila y agradable.

Porta d’accés al barri vell d’Ontinyent

Pensada y organizada, principalmente, como una ciudad para vivir -y para vivir bien-, el visitante se encontrará a gusto si aspira a conocer y disfrutar de la cotidianidad ontinyentina. Los atractivos de Ontinyent son, sobre todo, todas aquellas cosas que los ontinyentins tienen al alcance de la mano diariamente, desde un baño en el Pou Clar hasta contemplar y celebrar alegremente las fiestas locales. Probar los embutidos tradicionales y conocer su peculiar proceso de elaboración, subir al campanario y conocer su historia y anécdotas de la mano de la colla de campaners, visitar una productora local de cerveza artesana y hacer una degustación de sus variedades, conocer las peculiaridades de las insignes figuras (gigantes, cabezudos, la tartuga o el águila) de sus fiestas, asistir al toro ensogado o conocer el funcionamiento de los telares que han marcado el ritmo del crecimiento económico de la ciudad durante décadas, son maneras diversas y estimulantes de acercarse a la vida sensible y palpitante de los ontinyentins.

Cata de cervezas artesanas en GRAM

Sorpresas que te esperan en Ontinyent, que sorprenden a adultos y a niños

1. La Tartuga

La encontrarás en el museo del Palau de la Vila y es uno de los personajes más emblemáticos de las fiestas del Corpus y la Purísima. La actual figura de la Tartuga fue diseñada por la artista Dolors Sans basándose en un dibujo del siglo XVI que se encuentra en el Museo Nacional de París (Vilaweb 2015). Esta figura data del siglo XVI y es un animal mezcla de dragón, tortuga, escorpión, león… que cuando sale en procesión lanza humo blanco y caramelos a los niños y, además,  recoge los chupetes de los más pequeños cuando deciden dejar de utilizarlos. Si queréis preparar la visita con vuestros hijos podéis leer este cómic aquí.

La closca de la Tartuga amb alguns xuclets

2. El Águila

Compañera de la Tartuga en el Museu de Gegants i Cabets,  el Águila también sale en procesión en las fiestas del Corpus y la Purísima. Coronada y elegante, representa al pueblo de Ontinyent, a la ciudad, es símbolo de del poder municipal. Desde un punto de vista religioso representa a San Juan evangelista. Tal y como nos cuenta la Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, su primera aparición en esta localidad data de 1577. Hermanada con otras muchas ciudades del antiguo Reino de Valencia, podemos encontrala también en ciudades como Reus o Valencia.

L’Àquila i la Tartuga

3. Els Gegants

En el Museu de Gegants i Cabets encontrareis las figuras de los gigantes que representan a las tres culturas que convivieron en Ontinyent en la Edad Media: judíos,  moros y cristianos. Los gigantes actuales datan del año 1992. Participan de la fiesta del Corpus en el mes de junio, la Purísima en diciembre y en el encuentro de Gegants i Cabets que se realiza cada cuatro años en el mes de octubre en esta localidad.

4. Els Cabets

Los primeros Cabezudos, Nanets, Cabuts o Cabets datan de hace unos 300 años. Los actuales Cabets de Ontinyent están inspirados en diversas historias del cine, son alegres y divertidos, elementos característicos de la tradición popular de muchas localidades. El Rey y Popeye, el Tinyós y el Negre, el Tricorni y el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes y Manduca.

Els Cabets Popeye i el Rei

5. Las chimeneas

Desde cualquier punto de la ciudad son visibles las antiguas chimeneas de ladrillo que antaño “vomitaban hacia arriba el humo oscuro producto de la combustión de las calderas” (Rafel Sanchis i Ferri, 1991). Hoy en día, las fábricas de textil, papel, alcohol y cerámica,  han desaparecido. Construídas a partir del año 1900, son muestra de la importante actividad industrial de esta ciudad. De las 21 chimeneas, quedan 12. Podemos visitarlas gracias a una ruta a pie de unos 3 km que nos permitirá conocer la localidad en un agradable recorrido circular que podemos iniciar en el Museo Arqueológico.

6. La Campana del Reloj o de Rauxa i Foc

Pocos elementos de la ciudad tienen tanta historia, han contado tanto y tanto tienen que contar. Dicen que suena 270 veces cada día, 98.550 veces al año. Es la gran campana de Ontinyent, no la más grande pero sí la que suena más grave y, también, la más antigua: data del 1563 y ya ha superado los 450 años de historia. Pesa 1.312 kg, tiene una altura de 1.110 mm y una boca de 1.290 mm. Podéis visitarla en el campanario de la Iglesia de Santa María – uno de los más altos de la península – junto a sus otras campanas hermanas, la más grande de ellas, la Petra. Para subir al campario recordad que debéis estar los domingos en la plaza de la iglesia, junto a la puerta del Buen Pastor, unos minutos antes de las 10:30 de la mañana y allí os recibirán los miembros de la Colla de Campaners que os explicarán con detalle todo lo referente a este campanario y sus campanas. Además, en agosto, durante las fiestas de Moros i Cristians, se organizan visitas a la iglesia que, además,  permiten ver la cripta, cerrada el resto del año a las visitas.

El campanar de Santa Maria i el barri vell

7. El Refugio Antiaereo de Tortosa i Delgado

Visitar este lugar y explicar a nuestros hijos el hecho de la guerra. Una realidad presente en tantos lugares del mundo y que solo llega a nosotros a través de los medios de comunicación pero que también forma parte de  nuestra historia. Junto al aparcamiento del Puente Viejo o Pont Vell, en la Plaça de Baix, donde un día se situaba la fábrica de Tortosa i Delgado, encontraréis el acceso al refugio. Experimentar un simulacro de bombardeo, compartir la información de los paneles informativos y contemplar un audiovisual sobre la historia de este lugar. El ayuntamiento está recuperando otros espacios singulares como este en su proyecto de dar a conocer la memoria democrática de esta ciudad.

Vistes de les campanes i del poble d’Ontinyent

8. El río Clariano desde los puentes de la ciudad

Cinco son los puentes que atraviesan el río Clariano en la ciudad de Ontinyent. El puente de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa María, el Pont Vell y el Pont Nou. Desde todos ellos podréis disfrutar de las vistas de diversas zonas de la ciudad y conocer los diversos momentos históricos que llevaron a su construcción. En un recorrido de unos 2,7 km podéis visitar hasta 22 lugares de interés. Encontraréis también algunas áreas recreativas con la Font de Llúcia donde os podéis detener a almorzar o merendar.

Son otros muchos los puntos de interés de Ontinyent, como podéis comprobar en este post escrito junto a nuestros compañeros de la Asociación Valenciana de TravelBloggers. Visitamos la ciudad gracias a las actividades organizadas por la oficina de turismo y el ayuntamiento que nos “abrieron las puertas” de esta localidad tan cercana a nosotros pero tan desconocida. Ahora estamos deseando regresar junto a nuestros hijos. No faltaremos a la fiesta de la Purísima para ver en acción als Gegants i Cabets. Regresaremos a la Carnicería Casa Vicent para llenar nuestra despensa de sus sabrosos embutidos y no dudaremos en comer un arroz al horno en el Restaurante Nou Tendur. ¿Os animais a acompañarnos?

Comunitat Valenciana Travel Bloggers

Cosas sencillas, pero llenas de vida, que rezuman el sentir de una gente llana, conocedora e industriosa. De una gente que trabaja y que te muestra su ciudad sin estridencias ni vanas exageraciones, sino con la inequívoca voluntad de hacer las cosas bien y con el amor que nace de las cosas que a uno le son propias. Ontinyent es ciudad de acogida, es ciudad de atracción.

HELSINKI CON NIÑOS EN 3 DÍAS

HELSINKI CON NIÑOS EN 3 DÍAS

Helsinki es una ciudad amable y acogedora. Llena de bonitos cafés y tiendas de decoración es un atractivo destino para hacer compras y pasear sin prisas. Quizá sea por su clima algo inhóspito que los finlandeses disfrutan tanto de encontrarse en las cafeterías y restaurantes a tomar un café con un trozo de pastel o bien a tomar una deliciosa sopa de salmón. La presencia del mar hace que las temperaturas no sean muy extremas en invierno pero suelen oscilar alrededor de los 0 °C.

Catedral de Helsinki en la Plaza del Senado

Cuando planifiquéis vuestro viaje a esta ciudad podéis dedicar un solo día a conocer el centro y algún otro lugar de interés pero, obviamente, si venís con niños, siempre vale la pena tomarse todo con más calma y tener más flexibilidad en vuestros planes. Si váis a Helsinki en invierno, es importante tener en cuenta que:
En diciembre el sol sale a las 10 de la mañana y se pone a las 3 de la tarde. Es por ello que merece la pena dedicar estas horas para visitar la ciudad y reservar la visita a los museos por la tarde.
Hay que ir bastante abrigado, con ropa cómoda que facilite el “quita y pon” de las prendas a los más peques.

Plaza de la Estación, zona de llegada y salidas de autobuses públicos.

Utiliza el transporte público con los niños.  Puedes comprar el ticket para transporte de todo el día en cualquier autobús,  tranvía y algunos barcos. También lo facilitan en la oficina de información turística.  Un ticket sencillo cuesta 3,2 € mientras que el pase para un día  cuesta 8€ (4€ niños mayores de 7 años,  los menores no pagan) y 12 € para dos días.  Realmente merece mucho la pena pues os permite utilizar cualquier transporte público en la ciudad -incluído los ferries a la isla Suomelinna, por ejemplo- tantas veces como queráis. En esta web podéis consultar todos los detalles sobre el transporte público en la ciudad.

Helsinki siempre piensa en los más pequeños

– Existen varias compañías que hacen recorridos en autobús turístico (adultos por 25-30 €) y te permiten subir y bajar en ciertos lugares de especial atractivo turístico e ir escuchando las explicaciones en castellano durante el recorrido. Pero si os apetece ahorrar y aprovechar el transporte público que os comentábamos antes, una opción genial es tomar las lineas de tranvía 2 y 3 que hacen un recorrido en forma de 8 y recorren los lugares más característicos de la ciudad pudiendo, por supuesto, bajar cada vez que quieras. Así se puede visitar el estadio olímpico y subir a su torre o llegar hasta la iglesia excavada en piedra o Temppeliaukio y también al jardín botánico. De esta manera con el “one day pass” podréis dar un paseo completo por la ciudad, calentitos y disfrutando de los estupendos tranvías de Helsinki sin gastar un euro extra. Podéis descargar la aplicación de transporte en vuestro móvil y comprar ahí los billetes cuando queráis.

Paseando por el centro de la ciudad, zona comercial

– Recoge en la Oficina de Turismo el plano de “Helsinki for kids” en el que los niños pueden ir siguiendo el recorrido que vayáis realizando e, incluso, hacer sus propias propuestas para el día.
– Y, nuestro último consejo para un viaje con niños a cualquier ciudad del norte de Europa cuando hace frío es que dejéis siempre el final de la tarde para relajaros en vuestro alojamiento, que los niños puedan jugar o ver un ratito la tele mientras los adultos retomamos fuerzas y organizamos la siguiente jornada. No os planteeis rutas maratonianas, es un desgaste que generalmente no merece la pena en los viajes y, menos, con niños. El frío implica agotamiento, el cuerpo consume energía para mantenernos en calor y eso debemos tenerlo en cuenta.

Pista de patinaje en la Plaza de la Estación

Diversos platos de la gastronomía finlandesa

¿Qué hacer en Helsinki con nuestros hijos?

DÍA 1. PASEO POR EL CENTRO DE LA  CIUDAD Y VISITA AL MUSEO MUNICIPAL DE HELSINKI

Recorrer el centro de Helsinki es bien sencillo y cómodo. Hay poco tráfico y los lugares más destacados están cerca. No hay que perderse la Plaza del Senado enla que encontraremos varios edificios de la ciudad y la catedral. En Navidad, los edificios son iluminados y, especialmente la catedral, destaca sobre el cielo oscuro de la noche nórdica acompañada por las luces del gran árbol navideño. En esta plaza encontraréis también el mercadillo navideño. Cerca del puerto está la gran catedral ortodoxa de Uspenski y el paseo Esplanade que es uno de los puntos de encuentro de la ciudad. Incluso en invierno encontraréis puestos de comida y, todo el año, agradables cafeterías. Si te gustan los mercados no dejes de hacer una visita al Mercado Viejo. En sus alrededores, hay muchos restaurantes y cafeterías interesantes.

Plaza del Senado en Navidad desde la catedral

Detalle de un edificio en el centro de Helsinki

El Museo Municipal de Helsinki se encuentra situado en el edificio de piedra más antiguo de la ciudad justo en la Plaza del Senado (Senate Square) enfrente de la catedral. Cuenta con diversas exposiciones sobre la historia de esta ciudad y una serie de salas llamadas “La Ciudad de los Niños” en las que se recrean diversos lugares tradicionales de Helsinki y donde se puede jugar libremente.  Es ideal para niños de hasta 7 años. Un lugar perfecto para jugar sin preocupaciones y estar bien calentitos.  El museo es totalmente gratuito, tiene una sala de estar muy bonita, una cafetería agradable y una pequeña tienda. Es el lugar perfecto para pasar la tarde y merendar. Descansar despreocupados y dejar que nuestros hijos jueguen libremente.

Zona de acceso a la Ciudad de los Niños en el museo de la ciudad

Exposición temporal en el Museo de la Ciudad

DÍA 2. VISITA A SUOMENLINNA EN FERRY Y RECORRIDO POR LA ISLA

La fortaleza construida en esta isla empezó a construirse en el siglo XVIII bajo el reinado de suecia. En ella han tenido lugar parte de los enfrentamientos bélicos que ha sufrido este país a lo largo de su historia. En 1991 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En la actualidad cuenta con unos 800 residentes y es, además, centro de muchas actividades culturales, sobre todo en los meses de verano.

Tomando el barco hacia Suomenlinna

Paseando por la isla de Suomenlinna

Hay diversas maneras de llegar a la isla. Los ferries hacia la isla de Suomenlinna parten desde el puerto, junto al mercado de puestos al aire libre. Puedes comprar el pasaje en las máquinas junto a la zona de acceso pero recuerda que está incluido en el “one/two day citty pass“. Los ferries salen aproximadamente cada 40 minutos.

Con el mapa de Suomenlinna para niños

Una vez en la isla se puede hacer el recorrido marcado y visitar diversos museos. Nosotros elegimos el Museo de Suomenlinna (hay otro militar y otro de juguetes antiguos) y nos gustó mucho. Cada 30 minutos proyectan un interesante vídeo sobre la historia de la isla que puedes escuchar con una audioguía en castellano y otros idiomas. Este museo cuesta 7€/adultos y 4 €/niños a partir de 7 años. Los miércoles hay talleres de artesanía en Susisaari en los que se trabaja la madera y cerámica.

Maquetas en el Museo de Historia de Suomenlinna

Recuerda que en invierno sólo suele estar abierto el restaurante italiano junto a la zona del embarcadero y un café frente a la iglesia. Esta iglesia es también un faro y llama la atención ver sobre su cúpula la luz que gira avisando a los navegantes de la presencia de estas islas rocosas.

Navegando hacia la isla de Suomenlinna

Detalle de una ventana en una casa de Suomenlinna

DÍA 3. MUSEO DE HISTORIA NATURAL Y DE COMPRAS EN EL CENTRO

Y si aún disponéis de más tiempo no dejéis de visitar el Museo de Historia Natural. Es un museo muy entretenido y con una amplia colección que, además, es interactiva en muchas salas. No es un museo excesivamente grande por lo que se puede visitar con calma y sin prisas. Tiene diversas exposiciones permanentes: la naturaleza finlandesa, el mundo natural, la historia de la vida, la historia de los huesos y el cambio climático. Asociado a este museo hay otros lugares de interés como los jardines botánicos y la exposición de geología. Si os atrae el mundo natural y su historia, os encantará conocerlos.

Las jirafas se asoman al balcón en el Museo de Historia Natural

Esqueletos y huesos en el Museo de Historia Natural de Helsinki

Helsinki tiene muchos más puntos de interés que esto que os dejamos aquí explicado. Es una ciudad que ofrece muchas más posibilidades en verano pero que, en invierno, tiene un encanto especial aunque algunos lugares están cerrados. En muchas plazas encontraréis pistas para patinar sobre hielo y, si tenéis la oportunidad, no olvidéis experimentar la sauna filandesa, no hay nada más genuíno. Si os gusta la arquitectura, fácilmente observaréis que los edificios en esta ciudad son muy funcionales y dejan ver la influencia soviética en sus diseños. La Estación Central de Ferrocarril es un buen ejemplo.

Estación Central de Trenes en Helsinki

Sala de estar del museo de la ciudad de Helsinki

La ciudad se divide en 5 distritos y cada uno de ellos merecen dedicarles una jornada si tenéis más tiempo: el distrito histórico, el distrito del diseño, el distrito verde, el distrito hipster y el distrito marítimo. En este mapa en castellano vais a disponer de la información más importante para vuestro recorrido por la ciudad con niños. No nos gusta aconsejar aquello que no hemos experimentado, es por este motivo que os dejamos estos enlaces de interés para que sigáis planificando vuestra visita a la capital finlandesa. Si algo facilita la vista a Helsinki es que, a diferencia de otras ciudades del norte de Europa, vais a encontrar la mayor parte de la información también en folletos en castellano.

Jugando en la zona del puerto de Helsinki, PLaza del Mercado

Mercado Viejo situdo en la zona del puerto

ENLACES DE INTERÉS:

Helsinki for kids (Helsinki para niños)

Puntos de interés para familias

Helsinki en español

Helsinki Card

Isla de Suomenlinna

Nuestros consejos para viajar a Finlandia con niños

 

 

Alojamiento: siempre dejamos un obsequio para los anfitriones de nuestra casa de intercambio

Puerto de la ciudad: la luz típica de su cielo en invierno

EL MUSEO DANÉS DEL FERROCARRIL DE ODENSE

EL MUSEO DANÉS DEL FERROCARRIL DE ODENSE

Visitar Odense es equivalente a recorrer la ciudad tras los pasos de Hans Christian Andersen y visitar su museo. A eso dedicamos toda una mañana como os contamos en este post. Sin embargo, esta ciudad cuenta además con un interesante museo del ferrocarril en el que la Sociedad del Ferrocarril de Dinamarca ha recogido una completa colección de locomotoras y otros elementos ferroviarios. El Real Museo del Ferrocarril de Odense es una visita obligada si pasáis por esta ciudad.

El intercambiador de locomotoras es un lugar perfecto para su exposición (Dinamarca, 2017)

El museo se encuentra en el centro de la ciudad, junto a la moderna estación de trenes y autobuses, junto al parque Kongens Have. El museo permite seguir la historia del ferrocarril en Dinamarca, se puede subir a algunos de los vagones y locomotoras. Las antiguas locomotoras se sitúan sobre la railes de la antigua estación y cuenta con un gran intercambiador de locomotoras.

La figura del maquinista nos recuerda tiempos ya pasados (Dinamarca, 2017)

Incluso Hans C. Andersen viaja en uno de estos trenes del museo (Dinamarca, 2017)

Hay una exposición muy interesante con buenos paneles informativos y espacios que te hacen sentir plenamente dentro de los diversos modelos de tren. Nos encantó la exposición sobre el INTERRAIL y las historias de aquellos jóvenes que en los años 80 salieron por primera vez de su casa para descubrir Europa en tren. Fue quizá el origen del encuentro real entre jóvenes de toda Europa y se encontraban en los trenes que recorrían y unían Europa.

El museo recoge detalles de las infraestructuras ferroviarias más novedosas (Dinamarca, 2017)

A Ernest y Ferran les encantó la zona de juegos infantiles con una increíble locomotora diseñada por la empresa danesa Monstrum. Esta empresa nos ha impresionado con sus bonitos diseños de parques infantiles en diversos lugares del país. Además, como no puede faltar en ningún museo de Dinamarca, hay una zona donde los niños pueden jugar con piezas de LEGO y crear sus propias construcciones.

La empresa danesa Montrum diseña preciosos espacios de juego

El humo de la locomotora se convierte en un tobogán (Dinamarca, 2017)

Una antigua locomotora de vapor en funcionamiento nos permitió recrear la antigua experiencia de viajar en un tren de carbón. En un breve viaje pudimos subir a su vagón de madera y admirar como el conductor y su ayudante hacían funcionar la pesada máquina que desprendía vapor accionada por la gran caldera encendida.

Paseo en la antigua locomotora del museo (Dinamarca, 2017)

Los trenes transportaban el correo (Dinamarca, 2017)

Es realmente interesante observar 200 años de historia del ferrocarril concentrados en este museo. Cómo ha avanzado la maquinaria y la tecnología desde las antiguas y enormes máquinas accionadas por calderas a vapor hasta las actuales locomotoras. Los vagones de pasajeros de madera y los lujosos vagones utilizados por la familia real en sus vacaciones o incluso, como en el caso del rey Federico III, para trasladar su féretro tras su fallecimiento. Los antiguos vagones barrocos y diseñados con materiales nobles a los modernos vagones más minimalistas y prácticos que, en ambos casos, incluyen todo lo necesario para asegurar un estupendo viaje en ferrocarril.

Detalle de los vagones de alguno de los trenes (Dinamarca, 2017)

Los vagones de tren de la familia real (Dinamarca, 2017)

En el museo hay además un tren en miniatura que transporta pasajeros grandes y pequeños que imaginan y sueñan con grandes viajes en tren. ¿Vosotros con qué viajes soñáis? Nosotros con el Transiberiano. Quien sabe si, algún día, viajaremos en él…

Montados en el trenecito que recorre una parte del museo (Dinamarca, 2017)

Un niño juega con los trenes de Lego en el museo (Dinamarca, 2017)

DATOS PRÁCTICOS:

PRECIOS: podéis consultar los precios aquí.

HORARIOS: el museo abre de 10 de la mañana a 4 de la tarde.

COMIDA: en el museo encontraréis una pequeña cafetería con dulces, sandwiches y bebidas. También hay una zona de pícnic por si lleváis vuestro propio almuerzo o merienda.

PARA SABER MÁS: sobre el museo y sobre Odense.

OTRAS ACTIVIDADES DE INTERÉS EN ODENSE: el Museo de Christian Andersen, la Aldea Fionesa, los paseos en barca con Odense Aafart y el Zoo de Odense.

Conducir una de estas grandes locomotoras se nos hace imposible (Dinamarca, 2017)

SIGUIENDO LOS PASOS DE HANS CHRISTIAN ANDERSEN

SIGUIENDO LOS PASOS DE HANS CHRISTIAN ANDERSEN

“Sólo la vida no es suficiente.

Hace falta el sol, la libertad y una pequeña flor”

Odense es una antigua y decadente ciudad industrial de provincias que atesora, para el viajero, el aliciente de haber sido el lugar en donde nació y creció el que, sin duda, es el más internacional de los daneses: el escritor Hans Christian Andersen. No debe haber niño alguno, en el mundo, que no conozca alguno de sus célebres cuentos. Pero pocos conocen la historia del hombre que creó estos relatos universales.

Las antiguas casas de Odense nos llevan al pasado de esta ciudad

Una visita fugaz, de un solo día, a Odense es suficiente para hacerse una idea simple, pero clara, del contexto en el que surgió este genio de la literatura, ya que la ciudad ha tenido a bien tratar como se merece a tan distinguido hijo de la misma, trazando un recorrido por sus calles, siguiendo los pasos del ilustre escritor, cuya presencia es patente en toda la ciudad, incluso en el icono que regula el tráfico de peatones en los semáforos.

Un recorrido marcado en el suelo facilita al visitante descubrir la ciudad

El paseo empieza en el Museo dedicado al escritor, situado junto a su casa natal. La muestra que se expone traza, de forma amena, la trayectoria del afamado hombre de letras. Se incluyen algunos de sus más preciados objetos personales, como su inseparable sombrero de copa o las tijeras con las que recortaba delicadas figurillas de papel, una de sus aficiones artísticas. El visitante encuenta allí, también, algunos de los objetos de sus célebres cuentos, como la cama en la que apenas durmió la princesa, a causa de un guisante, o el maravilloso -e invisible- traje nuevo del emperador. Por último, la visita permite curiosear las estancias de la pequeña y humilde casa en la que vino al mundo Andersen.

Puerta de acceso al Museo de Hans Christian Andersen en Odense

Los colchones de la princesa y el famoso guisante

Hijo de un zapatero pobre y de una lavandera alcoholizada, Andersen sintió, desde niño, el deseo de escapar de la vida mísera a la que lo abocaba su condición social. Casados dos meses antes de su nacimiento, ni siquiera pudieron ofrecerle un hogar hasta los dos años y, aún entonces, fue una casita humilde cercana a la catedral, que aún hoy se puede visitar, siguiendo los pasos de Andersen por la ciudad. Como el patito feo, Andersen fue un inadaptado, un niño pobre que soñaba con llegar a ser artista; como el soldadito de plomo, fue un joven desgarbado y deforme, que anheló, sin éxito, el gozo del amor.

El teatro fue fundamentel para Andersen

El soldadito de plomo nos espera en una plaza de la ciudad

Lugares, esculturas, referencias… Todo se amontona en Odense para evocar la figura y la transformación que experimentó aquel joven Andersen hasta convertirse en lo que tanto ansiaba. No es extraño que su extraordinario genio literario se fijara en la metamorfosis que experimentan los cisnes, desde que nacen hasta que alcanzan la madurez, para ilustrar lo que uno puede llegar a ser si descubre y da cauce a su propia naturaleza.

Las calles y las casas de Odense nos encantaron

Su odisea personal, su emergencia humana y artística desde lo más mísero y sórdido de la existencia humana, le permitió, como a la sirenita, alcanzar sus sueños y llegar lejos en el viaje de la vidaTodavía en vida, Odense le reconoció como hijo predilecto, hoy en día sigue rindiéndole tributo y honrando su memoria y legado.

Seguir el mapa con la aplicación de móvil ayuda a recorrer la ciudad con los niños

La mejor manera de recorrer Odense con los niños es seguir el mapa que puedes recoger en diversos puntos de interés de la ciudad como, por ejemplo, en el Museo de Hans Christian Andersen. Siguiendo este mapa y, si os apetece, descargando la aplicación EVENTYRJAGTEN en vuestro móvil, los peques pueden seguir la ruta de Andersen orientándose con el GPS que les marca los diversos puntos de interés relacionados con la vida de este famoso escritor. Al final pueden conseguir alguna de las figuritas que recuerdan los personajes de sus cuentos.

Ernest fotografiando a Ferran en uno de los puntos marcados por el recorrido

1. Museo de Hans Christian Andersen.

Andersen nació en esta ciudad en 1805 y vivió en ella la vida que inspiraría la mayor parte de sus cuentos, algunos realmente duros y complejos. En este museo -mucho más interesante que el de Copenhagen- encontrareis información sobre la época en la que vivió, sus manuscritos, objetos personales, referencias a sus obras, su biblioteca y, además la casa en la que nació y vivió una parte de su niñez.

Murales en el museo que recuerdan diversos momentos de su vida

En el jardín de acceso se hacen representaciones teatrales en danés de los cuentos de Andersen. Realmente divertidas y entretenidas, aún sin conocer el idioma, nos encantó y disfrutamos plenamente. En este museo te ofrecerán un libreto en castellano -algo que no ocurre en casi ningún lugar de Dinamarca- con toda la información de interés de la ciudad ¡aprovechadla!

Teatro en el jardín del museo

2. Las calles del barrio antiguo.

Recorrer la ciudad con sus bonitas calles empedradas, casas de colores y bonitos jardines es una delicia. Podéis visitar también el Encendedor de Yesca, un centro cultural para niños, donde se recrean los cuentos de Andersen para niños y se incita al juego en cada rincón. Debéis tener en cuenta que todo es en danés por lo que hay que adaptarse a esta “pequeña” barrera idomática.

Las calles del centro histórico de la ciudad

En la calle Overgade, muy cerca de la escuela o hospicio en que Andersen recibió clases de niño, se encuentra la escultura del soldadito de plomo. En la plaza del ayuntamiento -en el que su abuela había estado presa por tener 3 hijos ilegítimos- recibiría Christian Andersen la aclamación de sus vecinos en 1867 cuando fue nombrado hijo predilecto.

La casa natal del escritor está junto al museo

3. El río y el barquito de papel.

Junto al río encontraréis la zona del lavadero donde la madre de Andersen pasó muchas horas trabajando en este oficio tan duro: lavar la ropa por encargo en las frías aguas del río. Alcoholica, murió cuando Christian Andersen tenía 28 años y aún era pobre. Años después, en su cuento “No era buena para nada” defendió a su madre con melancolía entendiendo las difíciles circunstancias en las que le tocó vivir.

Junto al barquito de papel

Muy cerca de aquí, en el agua, está la escultura que recuerda al barquito de papel en el que viajó el soldadito de plomo en su aventura por la ciudad de Odense. Y junto al río también encontraréis la enorme estatua que se levantó en honor al escritor en 1888 cuando la ciudad ya rendía honores al famoso escritor.

4. La casa de Andersen.

En la pequeña casita en la calle Munkemollestrade vivió Andersen algunos años de su infancia. El ticket de entrada está incluído en el precio de la visita al museo. Es una pequeña casita con una bonita tienda que hoy en día cuenta además con un agradable jardín que no existía cuando Andersen vivió aquí de niño. También encontraréis las herramientas de su padre que era zapatero y que trabajó toda su vida para que su hijo pudiese estudiar y aprender, para que no tuviese que empezar a trabajar desde niño como aprendiz de cualquier oficio. Quería ayudar a su hijo aperseguir sus sueños. Su padre murió joven, a los 33 años de edad, cuando su hijo sólo tenía 11 años.

Ferran en la casa en la que Hans Christian Andersen vivió la mayor parte de su infancia

5. El museo danés del ferrocarril

Sin duda, visitar este museo es casi una obligación si os interesan los trenes o si viajáis con niños. A los niños les encantan los trenes ¿verdad? Si queréis saber más detalles podéis leer nuestra experiencia aquí.

El intercambiador de locomotoras es un lugar perfecto para su exposición

Pin It on Pinterest