ÁGUILAS Y LA COSTA DE LA CALMA: UN PARAÍSO QUE DEBERÍAS CONOCER

ÁGUILAS Y LA COSTA DE LA CALMA: UN PARAÍSO QUE DEBERÍAS CONOCER

¿Cuántas veces has soñado con un viaje a un lugar único? ¿Qué lugares exóticos te gustaría conocer? ¿Te gustan las playas de agua cristalina? ¿Playas de arena o de cantos rodados? ¿De aguas azul turquesa o verde esmeralda? ¿Te cautivan los paisajes vocánicos y los desiertos de arenas ocres? ¿Disfrutas con la gastronomía de los lugares que visitas?¿Y te interesa conocer la historia y las tradiciones de esos lugares? ¿Son lugares muy lejanos? ¿O quizá están más cerca de ti de lo que imaginamos? Hoy te traemos una propuesta que te va a encantar. Busca un fin de semana en tu agenda y apunta: la Costa de la Calma, Águilas (Múrcia), un paraíso que deberías conocer.

Cala Blanca, cerca de Cabo Cope, un espacio único

Águilas, situada en el Golfo de Mazarrón, es un municipio costero aislado del interior de la provincia de Murcia por la cadena montañosa que se eleva al noroeste. Esto ha hecho que Águilas haya mirado siempre al mar. A pesar de que en verano recibe cientos de turistas, el resto de año, su población de algo más de 30.000 habitantes, vive tranquila. A ella también llegó el desarrollo urbanístico pero no fue tan masivo como podemos observar en otras localidades cercanas como en Mazarrón (al norte), Mojácar (al sur) y también en la provincia de Alicante. Águilas guarda su esencia. Es una ciudad acogedora con muchos servicios y atractivos en un entorno magnífico.

El parque regional de Calnegre y Cabo Cope tiene una flora muy singular

¿Te apetece disfrutar del mar? Ven a la Costa de la Calma.

Si te gusta bañarte en calas tranquilas, bucear, tomar el sol, hacer nudismo y relajarte sin prisas, tienes que venir a la costa cercana a Águilas. Llamada Costa de la Calma, su nombre nos parece muy bien elegido pues así hemos encontrado nosotros sus aguas cada día: tranquilas, limpias y transparentes. Todo un paraíso. En esta época del año -es decir, si no es verano- prácticamente no te encontrarás con nadie. Sólo algún lugareño pescando o vecinos de la zona disfrutando de las playas.

Recorriendo las calas entre Mazarrón y Águilas

Playas al norte de Águilas

Entre Mazarrón y Águilas, pasando por Calabardina (puedes tomar la salida 857 de la AP-7 o viajar por la RM-332 hacia el sur) encontrarás infinidad de playas y enclaves recorriendo las carreteras RM-D14, RM-D15 y RM-D20 (en algunos puntos son pistas de tierra cómodamente transitables). Se trata del parque regional de Calnegre y Cabo Cope. Desde las Puntas de Calnegre encontrarás la playa de Melarco, la playa Cala Blanca, playa Larga, playa de la Galera, playa de las Pulgas, playa de los Abejorros, playa del Saladar, la cala Pocico del Animal, la playa de la Rambla Elena, la playa de Piedras Negras, la playa del Charco o la playa de la Torre de Cope, entre otras muchas.

Al norte de Águilas, desde la Torre de Cope sale un sendero

Sus nombres pueden ayudarte a imaginar qué vas a encontrar. Hacen referencia a colores oscuros cuando son calas enmarcadas entre formaciones geológicas de origen volcánico. También las encontrarás de colores blancos y ocres si los materiales son margosos. De fina arena o de cantos rodados. Con cuevas excavadas antaño por su pobladores, o por el propio mar, los servicios son escasos. Aunque en verano se masifican, el resto del año están casi desiertas y, os aseguramos, que cualquier momento es bueno para disfrutar de ellas. Desde nuestro punto de vista, mejor evitar el verano porque el calor y la humedad del Mediterráneo no deben ser demasiados soportables.

Muchas de las playas son depósitos de pequeños cantos rodados

Nosotros elegimos Cala Blanca y allí aprovechamos para nadar, comer, dormitar, bucear y -gracias a la generosidad de otro bañista- también pudimos navegar con su tabla de paddle-surf. Sin peligro alguno, Ernest y Ferran pudieron descubrir cada rincón de esta bella cala. Juntos buceamos y descansamos en calma hasta que llegó el momento de buscar un sitio para acampar.

Disfrutando del Mar de la Calma en Cala Blanca

Playas al sur de Águilas

Al sur de Águilas encontraréis enseguida el límite provincial con Almería (Andalucía) y justo allí, está el paraje protegido de las Cuatro Calas. ¡No sólo una, sino cuatro! La Punta Parda entra en el mar mientras al norte y a sur encontramos playa Carolina, playa La Higuerica, la Cala Cerrada o Los Cocedores y también las playas de Las Palmeras y Calarreona. Puedes pasar el día caminando de una a otra, admirando el paisaje, las formas modeladas por el viento y el mar como esculturas únicas. En los chiringuitos de la playa encontraréis tapas diversas y, aunque está prohibido pernoctar en ellas, constatamos que muchos caravanistas tienen en esta zona un punto de encuentro. Las aguas limpias y en calma os permitirán disfrutar del baño relajadamente.

Formaciones geológicas en playa de Los Cocedores, al sur de Águilas

Aunque el caravaning está prohibido muchos viajeros se concentran en la Playa de Los Cocedores

Si seguís vuestro recorrido haca el sur, y más allá de San Juan de los Terreros, encontraréis calas casi inaccesibles como la Cala de Cristal, la Cala Mal Paso o la Cala de las Conchas. De paredes verticales, encontraréis bellos rinconcitos escondidos con pequeñas playas en los que desconectar. Entre antiguas ruínas de torreones vigías y viejas fábricas de ladrillo vinculadas con la industria minera, hay pequeños aparcamientos en los que dejar el coche para poder investigar.

Cala Mal Paso, cerca de El Calón

Más allá de Villaricos, el paisaje cambia, la costa pierde un poco su encanto. Las calas dejan paso a largas playas de arena. Grandes planes urbanísticos han invadido la zona en la Garrucha y Mojácar. Grandes mercantes navegan hacia altamar. Es otro mundo, otra realidad.

En la Marina de Mojácar viendo los grandes navíos mercantes

Águilas: 10 propuestas para conocer la ciudad

Águilas ofrece muchos lugares de interés que podrás conocer mejor en su web oficial de turismo. Aquí os dejamos algunas recomendaciones basadas en nuestra experiencia tras la visita durante el mes de octubre en familia.

1. Visitar el Castillo de San Juan

Sin duda, el punto de partida para conocer Águilas es subir a su castillo. Desde el aparcamiento del puerto se puede subir en un agradable paseo. Es posible subir en coche aunque no hay mucho aparcamiento. Un ascensor permite a las personas de escasa movilidad alcanzar la fortaleza. La visita al castillo es muy interesante puesto que hay información muy interesante y las vistas son espectaculares.

Vistas de la Playa de la Colonia desde el castillo de San Juán de Águilas

2. Subir a al Molino de Sagrera y al Molino de los Alacranes

Visitar los molinos de Águilas permite tener una vista preciosa de la Bahía de Levante y recorrer el barrio de los pescadores. Junto al Molino de Sagrera está el Centro de Información e Interpretación Turística que, en la actualidad, está cerrado. En su momento, estuvo dotado de las últimas tecnologías multimedia, incluyendo pantallas táctiles en las que consultar información de servicio del municipio. Confiamos que vuelvan a ofrecer este servicio. Si os apetece comer, un bar con buenas tapas y buenos precios és el Rincón Marinero, siempre es bueno seguir los consejos de la gente del lugar como hicimos nosotros.

Molino de Sagrera en Águilas

3. Pasear por la Playa de las Delicias y admirar el Auditorio

A cualquier hora del día encontraréis gente paseando por la playa o tomando un refresco en los bares y chiringuitos de la zona. Desde toda la bahía se divisa el imponente edificio del auditorio. Como si fueran las velas de un enorme barco velero, se eleva sobre el mar dejando ante sí una amplia esplanada. Nos decidimos a comer en el restaurante del auditorio, aprovechando la sombra de este gigantesco “velero”, saboreamos la fritura de pescado, las almejas y otros platos excelente del Restaurante Casa Bartolo.

Auditorio de Águilas en la Playa de las Delicias

4. Visitar el Centro de Interpretación del Mar

A pesar de que es una pena que una parte de los acuarios estén en renovación, vale la pena acercarse al Centro de Interpretación del Mar (CIMAR) de Águilas. Para conocer las particularidades de los fondos marinos, conocer la tradición pesquera de la región, descubrir la increíble colección de concha del mundo de Pedro Bayona Orts y tomar conciencia en la preservación de nuestros mares. Otra curiosidad que nos encantó fue la casa del pescador donde se recrea la forma de vida de las familias de pescadores de mitad del siglo XX.

En el Centro de Interpretación del Mar de Águilas

5. Descubrir los secretos del Embarcadero del Hornillo

La historia de Águilas no se puede entender sin conocer su pasado minero. La extracción de minerales hizo de este lugar un centro neurálgico de exportación de diversos recursos y llevó a la construcción del ferrocarril y del embarcadero del Hornillo. En la actualidad, se puede visitar recorriendo un agradable paseo -que necesita de limpieza y mantenimiento en algunos puntos- hasta el mirador del embarcadero y, también, visitar los antiguos túneles donde hay una interesante exposición sobre la Compañía Británica de Ferrocarriles del Sudeste responsable de su construcción.

Antiguo complejo ferroviario del Hornillo, Águilas

6. Bañarte en la Cala Amarilla junto a la Isla del Fraile

Aunque el acceso aparentemente no es sencillo, puedes llegar en coche por la RM-D14 y después caminar hasta la playa donde disfrutarás de preciosas vistas de la isla. Caminar entre las peñas y observar el fondo marino, bucear y admirar los restos del embarcadero del Hornillo. Un buen lugar para pasar una mañana o una tarde en Águilas.

Vistas desde el Embarcadero del Hornillo de la Isla del Fraile

7. Asomarte al Museo del Ferrocarril

El sencillo museo del ferrocarril situado en los bajos de la estación de trenes de Águilas es un museo sin pretensiones pero lleno de recuerdos y reconocimiento a los antiguos ferroviarios. Merece la pena detenerse a hablar un rato con los señores que por amor a su pasado dedican su tiempo a enseñar este museo un par de horas al día. Les gusta contar a los visitantes historias de un pasado ya lejano, cuando estos trenes eran una gran fuente de riqueza para el municipio como atestigua la enorme caja fuerte.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

8. Esperar a los barcos pesqueros en la lonja y fotografiar el faro de Punta Negra

Cada atardecer, sobre las cinco, los barcos de pesca regresan al puerto y traen su mercancia a la lonja. Es posible asistir a la venta del pescado y, además, hay un restaurante en la propia lonja. Acercarse al faro y esperar que encienda su lámpara al atardecer es también un atractivo para los más pequeños. En esta web podéis conocer mucho más sobre la pesca en el municipio.

El Faro de Punta Negra junto a la lonja de Águilas

9. Buscar esculturas y escaleras de colores

Águilas es conocida también por su carnaval. En diversas plazas y calles de la ciudad encontraréis esculturas que recuerdan en este momento festivo en la ciudad. Sin duda, la que más nos gustó fue la de Ícaro de la explanada del puerto. Cerca de aquí encontraréis también una vieja locomotora en el monumento al ferrocarril. Las bonitas escaleras de la ciudad, decoradas con diseños alegres y festivos son también un buen gancho para pasear con los niños por sus calles. La escalera que sube al barrio de pescadores nos recuerda a uno de los hijos más célebres de la ciudad, Francisco Rabal.

Escultura a Ícaro y el carnaval en el puerto de Águilas

 

Algunas de las escaleras que suben a los cerros (cabezos) están bellamente decoradas

10. Descansar bajo los inmensos árboles de la Plaza de España o la Glorieta

La Plaza de España es probablemente el corazón de la ciudad y, sus pulmones, los inmensos ficus centenarios que le dan sombra. Bajo sus ramas encontraréis terrazas de bares y cafeterías, heladerías y pastelerías en las que saborear dulces típicos como las “gildas”. También aquí está el ayuntamiento y, frente a él, en el pavimento, el escudo de la ciudad.

El enorme ficus centenario da sombra en la Plaza de España de Águilas

Escudo de Águilas frente al ayuntamiento en la Plaza de España

San Juan de Terreros y la gran geoda

Un poco más al sur de Águilas está el castillo de San Juan de Terreros en el municipió almeriense de Pulpí. Este castillo guarda algunos secretos que merece la pena descubrir. Además de visitar el edificio, aprender sobre su historia y su entorno natural, es posible hacer una visita virtual a la gran geoda descubierta en 1999. Esta enorme geoda de cristales blancos es la más grande de Europa y está ubicada en el cercano Paraje del PIlar de Jaravía. Con unas dimensiones de 8 m de largo y casi 2 metro de ancho, es posible visitarla gracias a la recreación en 3D que podréis ver en una de las salas del castillo.

En el exterior del castillo de Juan de Terreros (Pulpí, Almería)

Visita virtual a la gran geoda en el castillo de San Jan de Terreros (Pulpí, Almería)

A veces soñamos con viajes fantásticos pero no tenemos tiempo o presupuesto para afrontarlo. A veces incluso tenemos miedos que nos impiden viajar a lugares lejanos. Pero, muchas veces, lo que tenemos es desconocimiento. Cerca de casa hay lugares llenos de encanto, en entornos maravillosos y a un precio muy asequible que nos permiten disfrutar de unos días de descanso en un marco incomparable. Esto nos ha ocurrido a nosotros. Hemos descubierto este lugar a una hora de casa del que casi no habíamos óido hablar. Han sido 4 días que nos han sentado como unas vacaciones de 15 días. Águilas y su entorno son lugares que merecen mucho más que una visita. Merecen ser valorados y protegidos para así, poder seguir disfrutándolos. La Costa de la Calma en Águilas es todo un paraíso. ¿Qué paraísos nos aconsejas cerca de tu casa?

Puesta de sol en las Cuatro Calas, al sur de Águilas

ONTINYENT:  CIUTAT D’ACOLLIDA, CIUTAT D’ATRACCIÓ

ONTINYENT: CIUTAT D’ACOLLIDA, CIUTAT D’ATRACCIÓ

ENTRADA BILINGÜE: PUEDES LEERLA AL FINAL EN CASTELLANO

Tot i no comptar amb els atractius i la projecció d’Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama l’atenció i convida els viatgers des de la seua singular normalitat. Tant si l’entenem com una “Ciutat d’atracció”, tal com diu el lema amb el qual l’Ajuntament vol promocionar-hi el turisme, com si l’entenem -potser millor encara- com una “Ciutat d’acollida”, tal com és descrita pels responsables de divulgar la memòria democràtica d’Ontinyent, pel seu paper durant la II República, com a refugi dels desplaçats i afectats a causa de la guerra fraticida entre espanyols, Ontinyent posa damunt la taula raons de pes per a merèixer una visita tranquil·la i agradable.

Vista del campanari des de la plaça de l’Ajuntament

Pensada i organitzada, principalment, com una ciutat per a viure -i per a viure bé-, el visitant s’hi trobarà a gust si aspira a conèixer i a disfrutar de la quotidianitat ontinyentina. Perquè els atractius d’Ontinyent són, sobretot, totes aquelles coses que els ontinyentins tenen a l’abast de la mà diàriament, des d’un bany al Pou Clar fins a contemplar i celebrar alegrement les festes locals.

Demostració d’elaboració d’embotits a Casa Vicent

Tastar els embotits tradicionals i conèixer el seu peculiar procés d’elaboració, pujar al campanar i conèixer la seua història i anècdotes de la mà de la colla de campaners, visitar una productora local de cervesa artesana i fer una degustació de les seues varietats, conèixer les peculiaritats de les insignes figures (gegants, cabets, la tartuga o l’àguila) de les seues festes, assistir al bou amb corda o conèixer el funcionament dels telers que han marcat el ritme del creixement econòmic de la ciutat durant dècades, són maneres diverses i estimulants d’apropar-se a la vida sensible i palpitant dels ontinyentins.

La Casa de la Vila allotja el Museu del Tèxtil

Sorpreses que t’esperen a Ontinyent, que sorprenen a adults i a xiquets

1. La Tartuga

La trobaràs al museu del Palau de la Vila. És un dels dos personatges més emblemàtics de les festes del Corpus i la Puríssima. L’actual figura de la Tartuga va ser dissenyada per l’artista Dolors Sans basant-se en un dibuix del segle XVI que es troba en el Museu Nacional de París (Vilaweb 2015). Aquesta figura data del segle XVI i és un animal barreja de drac, tortuga, escorpí, lleó… Quan surt en processó llança fum blanc i caramels als nens i, a més, recull els xumets dels més petits quan decideixen deixar d’utilitzar-los. Si voleu preparar la visita amb els vostres fills podes llegir aquest còmic ací.

La Tartuga és una figura pròpia de les festes d’Ontinyent

2. L’Àguila

Companya de la Tartuga al Museu de Gegants i Cabets, l’Àguila también surt en processó a les festes del Corpus i la Puríssima. Coronada i elegant, representa el poble d’Ontinyent, a la ciutat, és símbol del poder municipal. Des d’un punt de vista religiós representa a Sant Joan evangelista. Tal com ens conta l’Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, la primera aparició en aquesta localitat data de 1577. Agermanada amb altres moltes ciutats de l’antic Regne de València, podem trobar-la també a ciutats com Reus o València.

L’Àguila representa el poder municipal

3. Els Gegants

Al Museu de Gegants i Cabets del Palau de la Vila trobareu les figures dels gegants que representen a les tres cultures que van conviure a Ontinyent en l’Edat Mitjana: jueus, moros i cristians. Els gegants actuals daten de l’any 1992. Hi participen de la festa del Corpus al mes de juny, la Puríssima al desembre i en la trobada de Gegants i Cabets que es realitza cada quatre anys en el mes d’octubre en aquesta localitat. Són figures molt viatgeres i les podeu trobar en les festes d’altres localitats en certes ocasiones especials.

Els gegants representen a les cultures que convivien a Ontinyent

4. Els Cabets

Els primers Cabets, nans, cabuts o cabolos daten de fa uns 300 anys. Els més actuals estan inspirats en diverses històries del cinema, són alegres i divertits. Són elements característics de la tradició popular de moltes localitats. El Rei i Popeye, el Tinyós i el Negre, el Tricorni i el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes i Manduca.

Els Cabets BArret Verd i Dues Puntes

5. Les xemeneies o xumeneres

Des de qualsevol punt de la ciutat són visibles les antigues xemeneies de maó que antany “vomitaven cap amunt el fum fosc producte de la combustió de les calderes” (Rafael Sanchis i Ferri, 1991). Avui en dia, les fàbriques de tèxtil, paper, alcohol i ceràmica, han desaparegut. Construïdes a partir de l’any 1900, són mostra de la important activitat industrial d’aquesta ciutat. De les 21 xemeneies, queden 12. Podem visitar gràcies a una ruta a peu d’uns 3 km que ens permetrà conèixer la localitat en un agradable recorregut circular que podem iniciar al Museu Arqueològic.

http://arquitecturaruralvalenciana.blogspot.com.es/

6. La Campana del Rellotge o de Rauxa i Foc

Pocs elements de la ciutat tenen tanta història, han comptat tant i tant han de contar. Diuen que sona 270 vegades cada dia, 98.550 vegades l’any. És la gran campana d’Ontinyent, no la més gran però sí la que sona més greu i, també, la més antiga: data de 1563 i ja ha superat els 450 anys d’història. Pesa 1.312 kg, té una alçada de 1.110 mm i una boca de 1.290 mm. Podeu visitar-la en el Campanar de l’Església de Santa Maria – un dels més alts de la península – al seu costat, les seues campanes germanes, la més gran d’elles, la Petra. Per pujar al campanari, recordeu que haureu d’estar els diumenges a la plaça de l’església, al costat de la porta del Bon Pastor, uns minuts abans de les 10:30 del matí. La visita es guiada pels membres de la Colla de Campaners que amb dedicació mostren el campanar i les seves campanes. A més, a l’agost, a les festes de Moros i Cristians, s’organitzen visites a l’esglèsia que, a més, permet veure la cripta, tancada la resta de l’any a les visites.

La gran campana de Rauxa i Foc

7. El refugi antiaeri de Tortosa i Delgado

Visitar aquest lloc i explicar als nostres fills el fet de la guerra. Una realitat present en tants llocs del món i que només arriba a nosaltres a través dels mtjans de comunicació però que també forma part de la nostra història. Al costat de l’aparcament del Pont Vell, a la Plaça de Baix, on un dia es situava la fàbrica de Tortosa i Delgado, trobareu l’accés al refugi. Experimentar un simulacre de bombardeig, compartir la informació dels panells informatius i contemplar un audiovisual sobre la història d’aquest lloc. L’ajuntament està recuperant altres espais singulars com aquest en un projecte per donar a conèixer la memòria democràtica d’aquesta ciutat.

Refugi Antiaeri Fàbrica Tortosa i Delgado

8. El riu Clariano des dels ponts de la ciutat.

Cinc són els ponts que travessen el riu Clariano a la ciutat d’Ontinyent. El pont de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa Maria, el Pont Vell i el Pont Nou. Des de tots ells podreu gaudir de vistes a diversos punts de la ciutat i conèixer els moments històrics que van portar a la seua construcció. En un recorregut d’uns 2,7 km podeu visitar fins a 22 llocs d’interès. Al costat del riu trobareu algunes zones per berenar com l’àrea recreativa de la Font de la Llúcia.

EL Pont Vell d’Ontinyent

Són molts els punts d’interès d’Ontinyent, com podeu comprovar en aquest post escrit al costat dels nostres companys de l’Associació Valenciana d’TravelBloggers. Vam visitar la ciutat gràcies a les activitats organitzades per l’oficina de turisme i l’ajuntament que ens “van obrir les portes” d’aquesta localitat tan propera a nosaltres però tan desconeguda. Ara estem desitjant tornar al costat dels nostres fills, no faltarem a la festa de la Puríssima per veure en acció als Gegants i Cabets. Tornarem a la Carnisseria Casa Vicent per omplir el nostre rebost dels seus saborosos embotits i no dubtarem a menjar un arròs al forn al Restaurant Nou Tendur. Us animeu a acompanyar-nos?

Arròs al forn i altres plats al Restaurant Nou XXX

Coses senzilles, però plenes de vida, que traspuen el sentir d’una gent plana, entenimentada i industriosa. Ontinyetn ens ha resultat una ciutat d’acollida, una ciutat d’atracció. D’una gent que treballa i que et mostra la seua ciutat sense estridències ni vanes exageracions, sinó amb la inequívoca voluntat de fer les coses bé i amb l’amor que naix de les coses que a u li són pròpies.

___________________________________________________________

Pese a no contar con los atractivos y la proyección de Alcoi, Gandia o Xàtiva, Ontinyent reclama la atención e invita a los viajeros desde su singular normalidad. Tanto si la entendemos como una “Ciudad de atracción“, tal como dice el lema con el que el Ayuntamiento quiere promocionar el turismo, como si la entendemos -quizás mejor aún- como una “Ciudad de acogida” , tal como es descrita por los responsables de divulgar la memoria democrática de Ontinyent, por su papel durante la II República, como refugio de los desplazados y afectados debido a la guerra fraticida entre españoles, Ontinyent pone sobre la mesa razones de peso para merecer una visita tranquila y agradable.

Porta d’accés al barri vell d’Ontinyent

Pensada y organizada, principalmente, como una ciudad para vivir -y para vivir bien-, el visitante se encontrará a gusto si aspira a conocer y disfrutar de la cotidianidad ontinyentina. Los atractivos de Ontinyent son, sobre todo, todas aquellas cosas que los ontinyentins tienen al alcance de la mano diariamente, desde un baño en el Pou Clar hasta contemplar y celebrar alegremente las fiestas locales. Probar los embutidos tradicionales y conocer su peculiar proceso de elaboración, subir al campanario y conocer su historia y anécdotas de la mano de la colla de campaners, visitar una productora local de cerveza artesana y hacer una degustación de sus variedades, conocer las peculiaridades de las insignes figuras (gigantes, cabezudos, la tartuga o el águila) de sus fiestas, asistir al toro ensogado o conocer el funcionamiento de los telares que han marcado el ritmo del crecimiento económico de la ciudad durante décadas, son maneras diversas y estimulantes de acercarse a la vida sensible y palpitante de los ontinyentins.

Cata de cervezas artesanas en GRAM

Sorpresas que te esperan en Ontinyent, que sorprenden a adultos y a niños

1. La Tartuga

La encontrarás en el museo del Palau de la Vila y es uno de los personajes más emblemáticos de las fiestas del Corpus y la Purísima. La actual figura de la Tartuga fue diseñada por la artista Dolors Sans basándose en un dibujo del siglo XVI que se encuentra en el Museo Nacional de París (Vilaweb 2015). Esta figura data del siglo XVI y es un animal mezcla de dragón, tortuga, escorpión, león… que cuando sale en procesión lanza humo blanco y caramelos a los niños y, además,  recoge los chupetes de los más pequeños cuando deciden dejar de utilizarlos. Si queréis preparar la visita con vuestros hijos podéis leer este cómic aquí.

La closca de la Tartuga amb alguns xuclets

2. El Águila

Compañera de la Tartuga en el Museu de Gegants i Cabets,  el Águila también sale en procesión en las fiestas del Corpus y la Purísima. Coronada y elegante, representa al pueblo de Ontinyent, a la ciudad, es símbolo de del poder municipal. Desde un punto de vista religioso representa a San Juan evangelista. Tal y como nos cuenta la Associació de Gegants i Cabets d’Ontinyent, su primera aparición en esta localidad data de 1577. Hermanada con otras muchas ciudades del antiguo Reino de Valencia, podemos encontrala también en ciudades como Reus o Valencia.

L’Àquila i la Tartuga

3. Els Gegants

En el Museu de Gegants i Cabets encontrareis las figuras de los gigantes que representan a las tres culturas que convivieron en Ontinyent en la Edad Media: judíos,  moros y cristianos. Los gigantes actuales datan del año 1992. Participan de la fiesta del Corpus en el mes de junio, la Purísima en diciembre y en el encuentro de Gegants i Cabets que se realiza cada cuatro años en el mes de octubre en esta localidad.

4. Els Cabets

Los primeros Cabezudos, Nanets, Cabuts o Cabets datan de hace unos 300 años. Los actuales Cabets de Ontinyent están inspirados en diversas historias del cine, son alegres y divertidos, elementos característicos de la tradición popular de muchas localidades. El Rey y Popeye, el Tinyós y el Negre, el Tricorni y el Gros, el Barret Verd, Dues Puntes y Manduca.

Els Cabets Popeye i el Rei

5. Las chimeneas

Desde cualquier punto de la ciudad son visibles las antiguas chimeneas de ladrillo que antaño “vomitaban hacia arriba el humo oscuro producto de la combustión de las calderas” (Rafel Sanchis i Ferri, 1991). Hoy en día, las fábricas de textil, papel, alcohol y cerámica,  han desaparecido. Construídas a partir del año 1900, son muestra de la importante actividad industrial de esta ciudad. De las 21 chimeneas, quedan 12. Podemos visitarlas gracias a una ruta a pie de unos 3 km que nos permitirá conocer la localidad en un agradable recorrido circular que podemos iniciar en el Museo Arqueológico.

6. La Campana del Reloj o de Rauxa i Foc

Pocos elementos de la ciudad tienen tanta historia, han contado tanto y tanto tienen que contar. Dicen que suena 270 veces cada día, 98.550 veces al año. Es la gran campana de Ontinyent, no la más grande pero sí la que suena más grave y, también, la más antigua: data del 1563 y ya ha superado los 450 años de historia. Pesa 1.312 kg, tiene una altura de 1.110 mm y una boca de 1.290 mm. Podéis visitarla en el campanario de la Iglesia de Santa María – uno de los más altos de la península – junto a sus otras campanas hermanas, la más grande de ellas, la Petra. Para subir al campario recordad que debéis estar los domingos en la plaza de la iglesia, junto a la puerta del Buen Pastor, unos minutos antes de las 10:30 de la mañana y allí os recibirán los miembros de la Colla de Campaners que os explicarán con detalle todo lo referente a este campanario y sus campanas. Además, en agosto, durante las fiestas de Moros i Cristians, se organizan visitas a la iglesia que, además,  permiten ver la cripta, cerrada el resto del año a las visitas.

El campanar de Santa Maria i el barri vell

7. El Refugio Antiaereo de Tortosa i Delgado

Visitar este lugar y explicar a nuestros hijos el hecho de la guerra. Una realidad presente en tantos lugares del mundo y que solo llega a nosotros a través de los medios de comunicación pero que también forma parte de  nuestra historia. Junto al aparcamiento del Puente Viejo o Pont Vell, en la Plaça de Baix, donde un día se situaba la fábrica de Tortosa i Delgado, encontraréis el acceso al refugio. Experimentar un simulacro de bombardeo, compartir la información de los paneles informativos y contemplar un audiovisual sobre la historia de este lugar. El ayuntamiento está recuperando otros espacios singulares como este en su proyecto de dar a conocer la memoria democrática de esta ciudad.

Vistes de les campanes i del poble d’Ontinyent

8. El río Clariano desde los puentes de la ciudad

Cinco son los puentes que atraviesan el río Clariano en la ciudad de Ontinyent. El puente de la Costa, el del Salt del Bou, el de Santa María, el Pont Vell y el Pont Nou. Desde todos ellos podréis disfrutar de las vistas de diversas zonas de la ciudad y conocer los diversos momentos históricos que llevaron a su construcción. En un recorrido de unos 2,7 km podéis visitar hasta 22 lugares de interés. Encontraréis también algunas áreas recreativas con la Font de Llúcia donde os podéis detener a almorzar o merendar.

Son otros muchos los puntos de interés de Ontinyent, como podéis comprobar en este post escrito junto a nuestros compañeros de la Asociación Valenciana de TravelBloggers. Visitamos la ciudad gracias a las actividades organizadas por la oficina de turismo y el ayuntamiento que nos “abrieron las puertas” de esta localidad tan cercana a nosotros pero tan desconocida. Ahora estamos deseando regresar junto a nuestros hijos. No faltaremos a la fiesta de la Purísima para ver en acción als Gegants i Cabets. Regresaremos a la Carnicería Casa Vicent para llenar nuestra despensa de sus sabrosos embutidos y no dudaremos en comer un arroz al horno en el Restaurante Nou Tendur. ¿Os animais a acompañarnos?

Comunitat Valenciana Travel Bloggers

Cosas sencillas, pero llenas de vida, que rezuman el sentir de una gente llana, conocedora e industriosa. De una gente que trabaja y que te muestra su ciudad sin estridencias ni vanas exageraciones, sino con la inequívoca voluntad de hacer las cosas bien y con el amor que nace de las cosas que a uno le son propias. Ontinyent es ciudad de acogida, es ciudad de atracción.

HELSINKI CON NIÑOS EN 3 DÍAS

HELSINKI CON NIÑOS EN 3 DÍAS

Helsinki es una ciudad amable y acogedora. Llena de bonitos cafés y tiendas de decoración es un atractivo destino para hacer compras y pasear sin prisas. Quizá sea por su clima algo inhóspito que los finlandeses disfrutan tanto de encontrarse en las cafeterías y restaurantes a tomar un café con un trozo de pastel o bien a tomar una deliciosa sopa de salmón. La presencia del mar hace que las temperaturas no sean muy extremas en invierno pero suelen oscilar alrededor de los 0 °C.

Catedral de Helsinki en la Plaza del Senado

Cuando planifiquéis vuestro viaje a esta ciudad podéis dedicar un solo día a conocer el centro y algún otro lugar de interés pero, obviamente, si venís con niños, siempre vale la pena tomarse todo con más calma y tener más flexibilidad en vuestros planes. Si váis a Helsinki en invierno, es importante tener en cuenta que:
En diciembre el sol sale a las 10 de la mañana y se pone a las 3 de la tarde. Es por ello que merece la pena dedicar estas horas para visitar la ciudad y reservar la visita a los museos por la tarde.
Hay que ir bastante abrigado, con ropa cómoda que facilite el “quita y pon” de las prendas a los más peques.

Plaza de la Estación, zona de llegada y salidas de autobuses públicos.

Utiliza el transporte público con los niños.  Puedes comprar el ticket para transporte de todo el día en cualquier autobús,  tranvía y algunos barcos. También lo facilitan en la oficina de información turística.  Un ticket sencillo cuesta 3,2 € mientras que el pase para un día  cuesta 8€ (4€ niños mayores de 7 años,  los menores no pagan) y 12 € para dos días.  Realmente merece mucho la pena pues os permite utilizar cualquier transporte público en la ciudad -incluído los ferries a la isla Suomelinna, por ejemplo- tantas veces como queráis. En esta web podéis consultar todos los detalles sobre el transporte público en la ciudad.

Helsinki siempre piensa en los más pequeños

– Existen varias compañías que hacen recorridos en autobús turístico (adultos por 25-30 €) y te permiten subir y bajar en ciertos lugares de especial atractivo turístico e ir escuchando las explicaciones en castellano durante el recorrido. Pero si os apetece ahorrar y aprovechar el transporte público que os comentábamos antes, una opción genial es tomar las lineas de tranvía 2 y 3 que hacen un recorrido en forma de 8 y recorren los lugares más característicos de la ciudad pudiendo, por supuesto, bajar cada vez que quieras. Así se puede visitar el estadio olímpico y subir a su torre o llegar hasta la iglesia excavada en piedra o Temppeliaukio y también al jardín botánico. De esta manera con el “one day pass” podréis dar un paseo completo por la ciudad, calentitos y disfrutando de los estupendos tranvías de Helsinki sin gastar un euro extra. Podéis descargar la aplicación de transporte en vuestro móvil y comprar ahí los billetes cuando queráis.

Paseando por el centro de la ciudad, zona comercial

– Recoge en la Oficina de Turismo el plano de “Helsinki for kids” en el que los niños pueden ir siguiendo el recorrido que vayáis realizando e, incluso, hacer sus propias propuestas para el día.
– Y, nuestro último consejo para un viaje con niños a cualquier ciudad del norte de Europa cuando hace frío es que dejéis siempre el final de la tarde para relajaros en vuestro alojamiento, que los niños puedan jugar o ver un ratito la tele mientras los adultos retomamos fuerzas y organizamos la siguiente jornada. No os planteeis rutas maratonianas, es un desgaste que generalmente no merece la pena en los viajes y, menos, con niños. El frío implica agotamiento, el cuerpo consume energía para mantenernos en calor y eso debemos tenerlo en cuenta.

Pista de patinaje en la Plaza de la Estación

Diversos platos de la gastronomía finlandesa

¿Qué hacer en Helsinki con nuestros hijos?

DÍA 1. PASEO POR EL CENTRO DE LA  CIUDAD Y VISITA AL MUSEO MUNICIPAL DE HELSINKI

Recorrer el centro de Helsinki es bien sencillo y cómodo. Hay poco tráfico y los lugares más destacados están cerca. No hay que perderse la Plaza del Senado enla que encontraremos varios edificios de la ciudad y la catedral. En Navidad, los edificios son iluminados y, especialmente la catedral, destaca sobre el cielo oscuro de la noche nórdica acompañada por las luces del gran árbol navideño. En esta plaza encontraréis también el mercadillo navideño. Cerca del puerto está la gran catedral ortodoxa de Uspenski y el paseo Esplanade que es uno de los puntos de encuentro de la ciudad. Incluso en invierno encontraréis puestos de comida y, todo el año, agradables cafeterías. Si te gustan los mercados no dejes de hacer una visita al Mercado Viejo. En sus alrededores, hay muchos restaurantes y cafeterías interesantes.

Plaza del Senado en Navidad desde la catedral

Detalle de un edificio en el centro de Helsinki

El Museo Municipal de Helsinki se encuentra situado en el edificio de piedra más antiguo de la ciudad justo en la Plaza del Senado (Senate Square) enfrente de la catedral. Cuenta con diversas exposiciones sobre la historia de esta ciudad y una serie de salas llamadas “La Ciudad de los Niños” en las que se recrean diversos lugares tradicionales de Helsinki y donde se puede jugar libremente.  Es ideal para niños de hasta 7 años. Un lugar perfecto para jugar sin preocupaciones y estar bien calentitos.  El museo es totalmente gratuito, tiene una sala de estar muy bonita, una cafetería agradable y una pequeña tienda. Es el lugar perfecto para pasar la tarde y merendar. Descansar despreocupados y dejar que nuestros hijos jueguen libremente.

Zona de acceso a la Ciudad de los Niños en el museo de la ciudad

Exposición temporal en el Museo de la Ciudad

DÍA 2. VISITA A SUOMENLINNA EN FERRY Y RECORRIDO POR LA ISLA

La fortaleza construida en esta isla empezó a construirse en el siglo XVIII bajo el reinado de suecia. En ella han tenido lugar parte de los enfrentamientos bélicos que ha sufrido este país a lo largo de su historia. En 1991 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. En la actualidad cuenta con unos 800 residentes y es, además, centro de muchas actividades culturales, sobre todo en los meses de verano.

Tomando el barco hacia Suomenlinna

Paseando por la isla de Suomenlinna

Hay diversas maneras de llegar a la isla. Los ferries hacia la isla de Suomenlinna parten desde el puerto, junto al mercado de puestos al aire libre. Puedes comprar el pasaje en las máquinas junto a la zona de acceso pero recuerda que está incluido en el “one/two day citty pass“. Los ferries salen aproximadamente cada 40 minutos.

Con el mapa de Suomenlinna para niños

Una vez en la isla se puede hacer el recorrido marcado y visitar diversos museos. Nosotros elegimos el Museo de Suomenlinna (hay otro militar y otro de juguetes antiguos) y nos gustó mucho. Cada 30 minutos proyectan un interesante vídeo sobre la historia de la isla que puedes escuchar con una audioguía en castellano y otros idiomas. Este museo cuesta 7€/adultos y 4 €/niños a partir de 7 años. Los miércoles hay talleres de artesanía en Susisaari en los que se trabaja la madera y cerámica.

Maquetas en el Museo de Historia de Suomenlinna

Recuerda que en invierno sólo suele estar abierto el restaurante italiano junto a la zona del embarcadero y un café frente a la iglesia. Esta iglesia es también un faro y llama la atención ver sobre su cúpula la luz que gira avisando a los navegantes de la presencia de estas islas rocosas.

Navegando hacia la isla de Suomenlinna

Detalle de una ventana en una casa de Suomenlinna

DÍA 3. MUSEO DE HISTORIA NATURAL Y DE COMPRAS EN EL CENTRO

Y si aún disponéis de más tiempo no dejéis de visitar el Museo de Historia Natural. Es un museo muy entretenido y con una amplia colección que, además, es interactiva en muchas salas. No es un museo excesivamente grande por lo que se puede visitar con calma y sin prisas. Tiene diversas exposiciones permanentes: la naturaleza finlandesa, el mundo natural, la historia de la vida, la historia de los huesos y el cambio climático. Asociado a este museo hay otros lugares de interés como los jardines botánicos y la exposición de geología. Si os atrae el mundo natural y su historia, os encantará conocerlos.

Las jirafas se asoman al balcón en el Museo de Historia Natural

Esqueletos y huesos en el Museo de Historia Natural de Helsinki

Helsinki tiene muchos más puntos de interés que esto que os dejamos aquí explicado. Es una ciudad que ofrece muchas más posibilidades en verano pero que, en invierno, tiene un encanto especial aunque algunos lugares están cerrados. En muchas plazas encontraréis pistas para patinar sobre hielo y, si tenéis la oportunidad, no olvidéis experimentar la sauna filandesa, no hay nada más genuíno. Si os gusta la arquitectura, fácilmente observaréis que los edificios en esta ciudad son muy funcionales y dejan ver la influencia soviética en sus diseños. La Estación Central de Ferrocarril es un buen ejemplo.

Estación Central de Trenes en Helsinki

Sala de estar del museo de la ciudad de Helsinki

La ciudad se divide en 5 distritos y cada uno de ellos merecen dedicarles una jornada si tenéis más tiempo: el distrito histórico, el distrito del diseño, el distrito verde, el distrito hipster y el distrito marítimo. En este mapa en castellano vais a disponer de la información más importante para vuestro recorrido por la ciudad con niños. No nos gusta aconsejar aquello que no hemos experimentado, es por este motivo que os dejamos estos enlaces de interés para que sigáis planificando vuestra visita a la capital finlandesa. Si algo facilita la vista a Helsinki es que, a diferencia de otras ciudades del norte de Europa, vais a encontrar la mayor parte de la información también en folletos en castellano.

Jugando en la zona del puerto de Helsinki, PLaza del Mercado

Mercado Viejo situdo en la zona del puerto

ENLACES DE INTERÉS:

Helsinki for kids (Helsinki para niños)

Puntos de interés para familias

Helsinki en español

Helsinki Card

Isla de Suomenlinna

Nuestros consejos para viajar a Finlandia con niños

 

 

Alojamiento: siempre dejamos un obsequio para los anfitriones de nuestra casa de intercambio

Puerto de la ciudad: la luz típica de su cielo en invierno

ALBEROBELLO: UN PUEBLO DE CUENTO DE DUENDES Y HADAS

ALBEROBELLO: UN PUEBLO DE CUENTO DE DUENDES Y HADAS

Alberobello es un pueblo de cuento. Muy turístico, pero de cuento. Masificado en ciertos momentos del año,  pero de cuento. Un lugar único en el sur de Italia que disfrutamos juntos unos días en Semana Santa. Bienvenidos a Alberobelo: un pueblo de cuento de duendes y hadas.

Alberobello fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996

Alberobello se sitúa en la Puglia (o Pulla), al sur de Italia, en “el talón de la bota”. La Puglia es una región cautivadora: por su luz, sus cielos brillantes,  su mar y su costa luminosos, sus extensos campos de olivos y cereales, sus paredes de piedra y, en Alberobello y sus pueblos vecinos, por sus “trulli”. Por su singuliaridad y buena conservación fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1996. En nuestra ruta por el sur de Italia marcamos este pueblo como una parada asegurada y no nos defraudó.

Los huertos lucen espectaculares en primavera

Los trulli son construcciones de piedra tradicionales de paredes blancas con el tejadode piedra seca redondeado y acabado en punta, como un cucurucho invertido. Son una muestra de los antiguos métodos constructivos en los que se aprovechaban y optimizaban los materiales del terreno de la mejor manera posible. Su nombre procede del griego τρούλος que significa cúpula.

En el campo, a las afueras de Alberobello y otros pueblos encontraréis diversos trulli

Su origen es antiquísimo aunque, en la actualidad, los más antiguos que se conservan datan del siglo XVI ya que, cuando algún trullo se deterioraba, normalmente se tendía a reconstruirlos de nuevo en lugar de restaurarlos. En la Puglia hay vestigios humanos que datan de la Edad de Bronce y, algunas de estas construcciones, han dado información sobre estos gracias a sus cimientos.

Los símbolos pintados en las cúpulas despertarán vuestra curiosidad

Hacía años que habíamos descubierto Alberobello en las fotos de alguna guía de viajes y nos hacía mucha ilusión viajar a este pueblo de “hadas y duendes”. El conjunto arquitectónico creado por sus trulli –se pronuncia “truli” con una “l” larga no con “ll”– nos parecían muy especiales. Y lo son, es por ello que se han convertido en un centro turístico importante, algo que debes tener en cuenta en tu visita.

En la cúpula de los trulli podemos encontrar estos símbolos

¿Qué visitar en Alberobello?

1. El barrio turístico de Rioni Monti

Este es el barrio de atracción turistica lleno de tiendecitas, restaurantes y trulli preciosos y bien conservados. Todo está dirigido a la venta de recuerdos y a atraer a los visitantes. Aunque puede estar muy masificado en ciertos momentos del día, no pierde su encanto. Os aconsejamos un paseo al anochecer, cuando la ciudad oscurece, las lucecitas iluminan las calles y es encantadora.

Paseando por Rioni MOnti: el barrio más turístico

2. El barrio no turístico de Aia Piccola

Desde la Oficina de Turismo, podéis recorrer este barrio que no ha sido ocupado por tiendas ni restaurantes, Sus vecinos viven aquí en calma. Han restaurado sus casas y se mantienen pintadas y bien cuidadas, pero, además, conserva el encanto de la cotidianeidad.

Aia Piccola: los tejados en piedra seca con las losas de piedra son espectaculares

3. La iglesia de San Antonio, de Santa Lucía y la Basílica dei Santi Medici
Alberobello cuenta con varias iglesias destacables. Junto a la Iglesia de Santa Lucía hay un mirador con muy bonitas panorámicas de los trulli. Y, sin duda, la iglesia de San Antonio es la más característica por tener forma de trullo. Tiene forma de cruz griega y su cúpula alcanza los 21 m de altura.

4. Museo del Territorio

En este museo pudimos conocer la historia del pueblo, de la región, de la manera de vivir de décadas pasadas y también se pueden visitar los trulli, con su mobiliario y diversa información. Es un museo bastante interactivo, te facilitan una tablet con la entrada para seguir la guía personalizada en diversos idiomas.

En la visita al Museo del Territorio

En el Museo del Territorio puedes visitar el interior de algunos trulli

5. Trullo Sovrano
El único trullo de dos pisos, el mobiliario bien cuidado, que se puede visitar y conocer en detalle el interior de estos edificios tan característicos. Aunque nosotros preferimos visitar el Museo del Territorio, os recomendamos también esta opción.

Si os gustan las visitas guiadas para poder exprimir un poco más los lugares que visitáis , podeis contratar este servicio para diversas actividades como visitas gastronómicas y visitas históricas.  Además hay un interesante Museo del Vino, un pequeño Museo del Aceite y un Museo de Artesanía.

Lo mejor de este lugar es pasear por sus calles, visitar los trulli en calma y sin dejarse intimidar por los vendedores de souvenirs. Muchas de las construcciones están decoradas con símbolos que hacen referencia a aspectos religiosos. Además,  algunos de ellos tienen el tejado terminado con un pináculo característico que hace que cada casa sea única. Su interior es sencillo y, gracias a la manera de ser construidos, son frescos y agradables.

Alberobello es único por el modelo constructivo que presentan sus casas

En Semana Santa, como en todo el sur de Italia, se celebran las festividades cristianas de la muerte y resurrección de Cristo. En muchos pueblos se representan pasajes teatralizados de estos momentos. Pudimos asistir a la representación nocturna del Viernes Santo y fue todo un acontecimiento participar junto a los vecinos de este acto. La población invierte mucho tiempo e ilusión en preparar esta representación y fue fascinante dejarnos llevar por la historia tan bien contada y representada. Teatralizada y apta para todos los públicos, fue muy interesante para nosotros.

Representación teatralizada de la Pasión de Cristo en Alberobello

Desplazamiento y alojamiento

Nosotros tuvimos la suerte de visitar la región en primavera por lo que era un momento ideal para pasear y hacer excursiones por el campo. Hay muchos agroturismos y casas rurales en las que alojarse en la zona. También podéis reservar alojamiento en un trullo. Hay cantidad de casa de huéspedes y hoteles, no nos atrevemos a recomendaros ninguno pues nosotros no los utilizamos, pero seguro que encontráis alguna opción que se adapte a vuestras necesidades.

Los símbolos de los trulli tienen diversos significados

Si viajáis en camper o autocaravana, también encontraréis campings a las afueras del pueblo y una zona camper en el centro que fue la que nosotros elegimos. Por la época del año encontramos aparcamiento sin problemas para nuestra autocaravana. La ubicación era perfecta y se podía recargar agua y vaciar depósitos.  Nos encantó esta “àrea sosta” de Alberobello!

Los aeropuertos más cercanos son los de Bari y Brindisi. Si viajas en transporte público puedes llegar en tren y caminar hasta el centro de Alberobello en sólo 5 mintuso. Si viajas en tu propio coche, furgo o autocaravana, puedes recorrer la región y visitar también las bonitas Martina Franca y Locorotondo.

Alberobello de noche

Os aconsejamos con los ojos cerrados visitar y recorrer la Puglia. Programad unas vacaciones a esta región del sur de Italia. Os encantará. Sus paisajes, la diversidad de pueblos preciosos, restos arqueológicos, playas, campos y una excelente gastronomía. Y, sin duda, no dudeís en hacer una parada en Alberobello: un pueblo de cuento de duendes y hadas.

De noche, la ciudad más tranquila invita a caminar

 

Para acabar, aquí os dejamos el resumen de nuestro viaje a la Puglia en un “vídeo casero”.

NUESTRA EXPERIENCIA EN LEGOLAND BILLUND

NUESTRA EXPERIENCIA EN LEGOLAND BILLUND

En nuestro viaje a Dinamarca planificado gracias a un intercambio de casa con IntercambioCasas, nos propusimos disfrutar de Copenhague y, además visitar otros lugares del país ya que también disponíamos de coche gracias al intercambio. Organizamos la visita como una sorpresa y no supieron donde íbamos hasta que aparcamos el coche cerca de la puerta de acceso. Saltaron del coche ansiosos y deseosos de descubrir este lugar pues el mundo Lego les encanta y llena muchas horas de su tiempo de juegos.

Miniland es una de las zonas más interesantes del parque

Toda aquella experiencia ha quedado registrada en una entrada escrita para la web Familias en ruta que podéis leer completa aquí. Como si de una guía práctica se tratase podéis encontrar información sobre:

¿Cómo llegar a Billund?

¿Cuándo ir a Legoland-Billund?

¿Dónde alojarse en Legoland con niños?

¿Cómo es Legoland-Billund?

Algunos consejos para disfrutar de  Legoland con niños

Valoración de Legoland con niños

Legoland se organiza por temáticas como la zona Ninjago

 

NUESTRA EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO DE CASA EN DINAMARCA

NUESTRA EXPERIENCIA DE INTERCAMBIO DE CASA EN DINAMARCA

Tras nuestro intercambio de casa con una familia de Copenhague, desde la web de la plataforma IntercambioCasas nos consultaron si queríamos colaborar con su blog y compartir con otros socios nuestra experiencia en Dinamarca. Nos hizo mucha ilusión y así surgió esta entrada que ahora podéis leer también aquí, en nuestro blog, o en el blog de IntercambioCasas donde tenéis la entrada original.

Nuestra idea para este verano era no hacer ningún intercambio pues a lo largo del año habíamos viajado mucho y necesitábamos un poco de reposo. Pero lo cierto es que, a lo largo de la primavera, nuestro perfil de la web IntercambioCasas no dejaba de recibir ofertas de intercambio. Y… es difícil resistirse, la verdad.

En casa de la familia de intercambio (Copenhague, 2017)

Es en primavera y principios de verano cuando más ofertas recibimos, principalmente del norte y el centro de Europa. Muchas familias buscan un destino de playa y sol asegurado y es por este motivo que se ponen en contacto con nosotros. Tenemos la suerte de poderles ofrecer nuestra casa y es una satisfacción para nosotros intercambiar con ellos. A pesar de nuestras intenciones previas, finalmente caímos en la tentación y decidimos intercambiar con una familia danesa nuestra casa durante 15 días.

No es la primera vez que hacemos un intercambio de nuestra casa con otra familia pero, sin duda, esta vez hemos aprovechado este sistema de alojamiento, al máximo. Como siempre iniciamos el intercambio con un mensaje de contacto y, a partir de ahí fuimos completando propuestas y cerrando el acuerdo. Una vez concretadas las fechas y confirmado el intercambio, nos damos nuestros teléfonos para facilitar la comunicación por mensajes.

¿Qué hemos intercambiado?

  1. Por supuesto, la casa. Nos han ofrecido una preciosa casa a las afueras de Copenhague con todo lo que podríamos necesitar para pasar una estancia agradabilísima.
  2. Intercambio de coche. Nos propusieron intercambiar también nuestros coches y aceptamos. Fue una decisión muy acertada pues esto nos permitió recoger el coche en el aeropuerto y llegar a casa fácilmente ya que ambas familias dejamos indicado en el GPS el emplazamiento de nuestras respectivas casas. Además, pudimos movernos por los alrededores de la ciudad y visitar lugares alejados con gran comodidad. Pudimos viajar a lugares alejados de Copenhague como Elsinor, el Museo Vikingo de Roskilde, Legoland en Billund o Odense, ciudad natal de Hans Christian Andersen.
  3. Intercambio de comida. Antes de partir, ambas familias nos comprometimos a dejar la nevera y la despensa con algo de comida para que a la llegada no tuviéramos que preocuparnos de hacer la compra con prisas. Además, nos permitimos usar de la despensa aquellos ingredientes habituales que normalmente no merece la pena comprar para unos días (especias, sal, azúcar, aceite, infusiones…).
  4. Intercambio de útiles para la playa y bicicletas. Viajar desde Dinamarca con los juguetes para la playa o compralos para pasar qince días es un absurdo. Es por ello que a las familias que vienen a nuestra casa les dejamos también la sombrilla de playa, gafas y tubo para bucear, tabla de surf para los peques, juguetes y toallas. De esta manera se reduce mucho el equipaje. Del mismo modo, ellos nos dejaron sus bicicletas preparadas. Dinamarca es un país pensado para ir en bicicleta y es una gozada recorrer Copenhague en bici. Pudimos utilizar las suyas y disfrutar de este medio de transporte por la ciudad.
  5. Intercambio de ropa. Cuando viajamos podemos necesitar puntualmente algo de ropa que no llevábamos en el equipaje. En nuestro caso, ropa de abrigo e impermeables pues las temperaturas fueron más bajas de lo previsto algunos días. Pudimos utilizar lo que nuestros anfitriones nos ofrecieron y fue realmente cómodo.
  6. Intercambio de juguetes. Es este uno de los puntos fuertes del intercambio de casas con otra familia que tenga hijos pequeños. Nuestro hijos dejan su habitación preparada sabiendo que otros niños vendrán a jugar y les hace mucha ilusión llegar a la casa en la que nos vamos a alojar y poder descubrir los juguetes que allí les esperan.
  7. Intercambio de dinero. Como sabéis Dinamarca no forma parte de la zona Euro por lo que para viajar al país es necesario cambiar divisas. Si bien es cierto que prácticamente siempre váis a poder pagar con tarjeta cualquier compra, no está de más llevar algunas coronas danesas en el bolsillo para pequeñas compras. Se nos ocurrió ofrecerles hacer un “intercambio doméstico” de dinero para evitar las comisiones bancarias y así lo hicimos. Al salir de casa dejamos en nuestra casa los euros acordados y, al llegar a Dinamarca, encontramos en la cocina las coronas equivalentes ¡plan perfecto!
  8. Intercambio de información. Poco a poco hemos ido preparando un pequeño dosier con información relativa a los aspectos básicos del funcionamiento de nuestra casa y sobre los lugares a visitar cerca de nuestra ciudad. Tenemos una carpeta con folletos que hemos recogido en la oficina de turismo y hemos preparado algo de información en castellano y en inglés para nuestros visitantes. Igualmente, nuestra familia anfitriona nos dejó información sobre Copenhague y algunos lugares cercanos a su casa. Nos recomendaron lugares para hacer kayak, por ejemplo, y también excursiones en bicicleta cercanos a su casa.

    Trine capturando a Ernest…

¿Qué más se puede pedir? Como véis, el intercambio de casa es un intercambio de casa y mucho más. Es un ejemplo de cofianza en el desconocido, de generosidad y seguridad personal. De respeto y aprecio por aquello que te ceden y que tu dejas. Nos encanta esta manera de viajar.

Poder disponer de una casa cuando viajas es una manera perfecta de viajar en familia. Una familia necesita espacio. Normalmente alojamientos como los hoteles -que pueden ofrecer servicios excelentes- tienen espacios limitados para las familias con niños pequeños y, además, les exige un autocontrol que no siempre es posible. Los niños necesitan moverse, jugar, hablar -casi siempre en voz alta-, investigar… En una casa tenemos la oportunidad de disponer de un espacio físico excelente para una escapada en familia. Puedes seguir tus ritmos habituales, cocinar del modo que te gusta siempre que te apetece o salir a disfrutar de los restaurantes locales cuando lo deseas. Disfrutar del jardín, de la barbacoa, de los juguetes, de la biblioteca…

Las calles del centro histórico de la ciudad de Odense

Si tenéis previsto viajar a Dinamarca, no lo dudéis, el intercambio de casa es una gran opción. ¿Cuáles son nuestros consejos? Proponed a la familia que os acoge intercambiar todo aquello que necesitéis.

Pin It on Pinterest