EXPERIENCIA QUIQUE DACOSTA

EXPERIENCIA QUIQUE DACOSTA

En nuestro viaje por la vida hemos vivido experiencias diversas. Generalmente, como las que vivís todos vosotros y que sentimos como únicas y especiales. La cotidianeidad está llena de momentos especiales pero sencillos: ver salir el sol, remolonear con nuestros hijos en la cama hasta quitarnos la pereza y salir urgidos por el horario escolar y laboral que hemos de cumplir, admirar las flores de los almendros, descubrir que nuestros peques ya saben leer, abrazarnos a nuestra pareja al anochecer… Así van pasando los días.

Acceso al restaurante Quique Dacosta en Dénia (Alicante, 2017)

Pero hay momentos en los que disfrutamos de experiencias únicas con la plena conciencia de que, probablemente, no las repetiremos. En nuestros vajes hemos observado el Glaciar Perito Moreno y escuchado su crujir, navegado el Canal Beagle y nadado junto a los lobos marinos en las Islas Galápagos… Situaciones inolvidables que Pau y yo hemos compartido desde que hace algo más de 10 años decidimos compartir también nuestro viaje por la vida como compañeros. Yasí llegaron nuestro hijos y muchos proyectos ilusionantes para los cuatro. (más…)

APRENDIENDO EN UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA EN SUECIA

APRENDIENDO EN UN INSTITUTO DE ENSEÑANZA SECUNDARIA EN SUECIA

Acabo de regresar de Suecia, de Estocolmo, donde he estado acompañando a mis alumnos en un intercambio con alumnos suecos que estudian español. Ha sido para ellos, pero también para mi, una gran oportunidad. No hay nada mejor que ver tu vida desde otra perspectiva para poder analizarla y, obviamente, lo mismo ocurre con mi profesión. Como profesora, una de mis inquietudes es conocer otros sistemas educativos, otros modelos y otras realidades. Poder pasar una semana en un instituto de enseñanza secundaria en Suecia me ha permitido observar y conocer muchos aspectos que me parecen muy enriquecedores. Es mi segunda visita a este centro y, por ello, creo que ya puedo hacer una primera valoración y descripción de mi experiencia allí.

Una de las aulas del instituto

Cómo sabéis, andamos liados en un proyecto muy complejo para la implantación de una escuela de primaria en Alicante basada en la pedagogía Waldorf. Está siendo un camino lleno de dificultades y contratiempos ya que nuestra legislación establece un marco de referencia muy limitante en múltiples aspectos. Desde que conozco las bases de la pedagogía Waldorf, mi visión de la educación se ha transformado radicalmente. A punto de cumplir un siglo desde la fundación de la primera escuela Waldorf, este modelo educativo, más allá de ser revolucionario es un referente. Siendo extraño en nuestro país, está realmente vinculado con los parámetros educativos que son muy comunes en otros países europeos como, por ejemplo los países escandinavos.

La biblioteca es un espacio abierto con zonas de lectura y juegos

Lo primero que llama la atención cuando llegas a este instituto es que no hay vallas ni puerta exterior de acceso controlada. El edificio está en un espacio abierto con acceso directo a la calle como si fuera una biblioteca pública, una casa de cultura o un hospital. Nunca suena un timbre ni hay una señal que marque el inicio o la finalización de las clases.

Zona de acceso al instituto

Las clases se inician entre las 8:10 y las 9 de la mañana y finalizan entre las 14 y 16 h, excepto los viernes que acaban a las 12-12:30 h. El horario es partido pero continuado ¿qué quiere decir esto? Pues que hay un primer periodo de clases que finaliza a mediodía (12 h) y, después, la escuela ofrece servicio gratuito de comedor escolar a todos los alumnos desde las 11:45 hasta las 13 h. A continuación, las clases se retoman normalmente para un par de sesiones.

Zona de autoservicio ene l comedor de la escuela

Siempre hay una opción vegetariana en el menú

Los alumnos comparten mucho tiempo juntos y con sus profesores en los cortos periodos de descanso y en el comedor. La cocina ofrece un menú único con un plato principal y siempre su alternativo vegetariano, además siempre hay una crema o sopa y ensalada. Para beber se ofrece agua y leche. Cada alumno es responsable de recoger sus platos de la comida. Por turnos, alumnos voluntarios se encargan de limpiar las mesas y subir las sillas para que después el servicio de limpieza puedan limpiar el comedor a fondo rápidamente.

Un alumno recoge el comedor tras la comida

Carrito de limpieza que usan los alumnos

Las asignaturas habituales son similares a las nuestras aunque suelen tener menos horas lectivas de cada una de ellas. Entre clase y clase hay un corto periodo de descanso que oscila entre 5 y 10 minutos. Los alumnos de cada grupo tienen horarios muy variables con un máximo de 30 horas a la semana que incluyen horas de estudio libre o participar en el coro de la escuela. Las sesiones de clase tienen una duración variable de entre 30 minutos hasta 2 horas, dependiendo del tipo de trabajo a realizar.

Clase de educación plástica: modelado

Elementos en el aula de educación plástica

Hay clases de teoría, clases prácticas y de repaso. Generalmente, las clases de teoría incluyen un corto tiempo de exposición y explicación del profesor y, a continuación, tiempo para que el alumno trabaje por su cuenta. Si algo me ha llamado la atención es que los alumnos trabajan bastante por su cuenta, son autónomos una gran parte del tiempo que pasan en el aula. Además son muy participativos. Eso sí, me da la impresión que si no quieren trabajar, no se les fiscaliza mientras no molesten en clase: es su responsabilidad y deberan asumir que sus resultados no serán adecuados cuando se les evalúe.

En clase de cocina y economía doméstica

Los alumnos no se especializan en ciencias y letras en secundaria, todos tienen las mismas materias comunes y sólo pueden elegir las optativas prácticas como taller de madera y taller de costura. Una asignatura muy interesante es economía doméstica y gestión del hogar. Todos los alumnos aprenden a gestionar una casa, a cocinar, planchar y llevar las cuentas de la casa. Se da importancia al trabajo académico “intelectual” pero también a otros aspectos que favorecen la concentración, las actividades manuales, la coordinación motora, el refuerzo de la interacción de ambos hemisferios cerebrales…

En la cocina se aprende también conceptos básicos sobre nutrición, comercio justo, ecología… Limpieza, orden, organización…

Todo el proceso es importante. Hay que poner bien la mesa para compartir con los compañeros y maestros el menú elaborado

Los alumnos no cargan con pesadas mochilas en sus espaldas. Todos cuentan con una taquilla y, los libros, pertenecen al centro educativo, están en el aula y no suelen salir de ella. En este instituto cada alumno tiene un ordenador portátil personal que al acabar el periodo educativo puede comprar o bien dejar en el centro para ser utilizado por un nuevo alumno. El trabajo para casa va y viene en su ordenador que es lo único que suelen llevar con ellos y, no siempre.

En clase el uso de ordenadores está integrado en ciertas asignaturas

La sala de profesores invita a estar, a compartir, a charlar y a reunirse. A descansar.

Los profesores disponen de despachos por departamentos y de una sala de profesores muy acogedora. Allí cuentan con todo lo necesario para comer a mediodía – si prefieren no utilizar el servicio del comedor – tomar un café en cualquier momento de su jornada y reposar un rato antes de seguir con las clases de la tarde. El diseño de los espacios es muy agradable e invita a estar, a acomodarse, a trabajar y a conversar.

En el taller textil se aprende a coser a máquina: coordinación neuromotora, concentración, trabajo bien hecho, autonomía, crear uno mismo…

Técnicas artesanales: cultura, historia, origen de los materiales…

Todos los maestros son tutores de un reducido grupo de alumnos y les acompañan desde que entran en el centro hasta que acaban la educación secundaria obligatoria. Además se intenta que el mismo tutor se haga cargo de los hermanos de la misma familia. Deesta manera se facilita el conocimiento entre ellos y se mejora la confianza entre los miembros de la comunidad educativa. La educación secundaria son 3 cursos (que corresponden con nuestros 2º, 3º y 4º de la ESO). Los alumnos que quieran seguir estudiando bachillerato (son otros 3 cursos) acudirán a otro centro y deberan pasar una selección en base a sus resultados académicos en secundaria y sus intereses personales tales como el deporte, el arte, la tecnologia, etc.

Colaborar y cooperar: todo se comparte por lo que hay que cuidar los utensilios adecuadamente

Los alumnos disponen de taquillas para guardar su material

En el centro en que he estado hay además un club social que ofrece a los chicos y chicas del instituto un lugar de encuentro al finalizar las clases y en periodo no lectivo. Con sala de televisión, zona de juegos, conexión wifi, gimnasio, bar y otros servicios.

Espacios de descanso para el tiempo libre entre clases

La sensación que he tenido es que en este centro los profesores y alumnos conviven tranquilos y relajados, también felices. Los alumnos asisten a sus clases y no parecen especialmente estresados aunque pasan por exámenes frecuentemente, algunos de carácter estatal que evalúa la consecución de ciertos objetivos académicos. El mobiliario en las clases y en los espacios comunes es muy acogedor. Las mesas son elevadas en las aulas y bajitas en los espacios comunes. La decoración está también muy pensada para que todo sea práctico y acogedor.

Las clases están insonorizadas y son muy luminosas

Según me advierten, los contenidos que trabaja el alumnado sueco son menos densos y menos exigentes, puede, no lo sé. Pero lo cierto es que la eficiencia del aprendizaje puede ser mayor o, al menos, los alumnos parecen más felices. Los profesores también. No tengo ningún análisis científico que demuestre mis sensaciones, que me permita corroborar lo que siento: aquí la gente viene al cole más feliz. En Suecia, el abandono escolar está en un 7% frente a casi un 20% en nuestro país. Es difícil analizar estos datos que siempre son revisables bajo diversos puntos de vista pero, es obvio, que nosotros tenemos mucho que mejorar.

Banco de limpieza en el aula de plástica

Haber convivido una semana en un entorno educativo diferente al que yo trabajo pero con tantas similitudes a lo que conozco de la pedagogía Waldorf es un gran regalo. Una oportunidad para conocerme mejor y analizar qué cosas puedo mejorar como profesora. Para los alumnos, una experiencia única que seguro les ayudará a tener una mejor percepción de nuestro sistema educativo y, sobre todo, lo que me parece más interesante, podrán comparar cómo de diferente o similar es su actitud en el aula frente a la de los alumnos suecos. Hay aspectos que nos gustan más de cómo trabajamos en España mientras que, otros, son claramente mejorables.

El aula de plástica es, probablemente, lo que más se parece a mi instituto

Como siempre, viajar es una gran oportunidad y es un privilegio haberla compartido con mis alumnos. Visitar este instituto en Suecia me hace confirmar que el cambio es necesario y que seguir la estela de la pedagogía Waldorf es, para mi, un camino muy enriquecedor pues con ella buscamos una educación para la vida, un crecimiento personal integral. Quiero ir más allá de pretender que mis alumnos memoricen cosas: quiero intentar que aprendan a hacer cosas, que sean flexible y espontáneos, que busquen y resuelvan problemas y entresijos por ellos mismos en las múltiples facetas de su vida. Una educación que se preocupe por su felicidad, que les permita aprender a escucharse, a escuhar al otro, a respetar, a expresar sus sentimientos, a gestionar su frustración. Favorecer y madurar en ellos la motivación intrínseca que debe ser la base del desarrollo de culquier ser humano. En fin, el camino es largo, el viaje complicado, pero seguimos avanzando hacia el horizonte.

15 RAZONES PARA VENIR A ALICANTE EN PRIMAVERA

15 RAZONES PARA VENIR A ALICANTE EN PRIMAVERA

Nos gusta nuestra tierra. Dicen que es “la millor terreta del món”. No sé si lo es, pero desde luego, tiene muchos puntos para salir en la lista de las “top 10”. Alicante, y especialmente Benidorm, supusieron el descubrimiento del turismo playero en nuestro país. Nuestra costa, desde ese momento y con el empujón del “1-2-3, responda otra vez” (gracias a su premio gordo: los apartamentos en Torrevieja) ¿os acordáis?, se convirtió en uno de los destinos turísticos por escelencia para españoles y europeos. Sin embargo, a nosotros nuestra terreta nos gusta sobre todo en primavera. En primavera, en otoño y también en invierno. Y nos gusta, nos solo por sus playas -que también- sino por muchas cosas más.

?????????????

El Castillo de Santa Bárbara en a ciudad de Alicante

1. Conocer la ciudad de Alicante. 

Alicante no es muy amada por los alicantinos que siempre la comparamos con otras ciudades con más solera y más encantos. Sin embargo, hay algunos elementos que la hacen única. Nos encanta subir al castillo de Santa Bárbara, recorrer el barrio antiguo y observar el mar desde lo alto. Visitar el MARQ o Museo Arqueológico cuya colección que abarca nuestra historia desde hace más de 20 siglos es un reclamo para adultos y para niños.

La costa de nuestra capital

La costa de nuestra capital desde el castillo

2. Visitar sin achicharrarte nuestras ruínas arqueológicas.

En la Illeta en El Campello y en Alicante las de Lucentum y Monte Tosal los restos arqueológicos son un tesoro para nosotros y para todo el que se anima a investigar en nuestro pasado.

Ruínas de la ciudad de Lucentum

Ruínas de la ciudad de Lucentum

3. Disfrutar de nuestras playas de arena cuando aún no hay nadie.

Los cielos son ahora limpios y claros, el azul del mar es intensísimo, las playas están vacías, el agua está aún fría -pero perfecta en otoño-, es fácil encontrar sitio para aparcar y para comer en los restaurantes.

Las playas de arena de El Campello

Las playas de arena de El Campello

4. Descubrir las playas y calas más escondidas de cantos de piedra.

Hay muchos rincones que han conseguido rehuir el urbanismo despiadado de las últimas décadas. Pregunta a la gente de aquí y busca esos enclaves alejados del turismo de masas en los que nos escondemos los que vivimos aquí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La playa del Torreón cerca de Villajoyosa

5. Asomarte a nuestros cabos con sus increíbles pendientes.

El Cabo de la Nao es el capitán de este buque que es nuestra provincia que penetra en el Mediterráneo. Le siguen el Cabo de San Antonio, el Cap d’Or, el Cabo de Santa Pola y, por supuesto, el Penyal d’Ifach.

ALFAÇ DEL PI 2

Paseando hacia el Faro del Albir desde Alfaç del Pí

6. Visitar las Salinas de Santa Pola y el Museo de la Sal.

Este pequeño museo nos permite conocer las virtudes de la sal y el avance que supuso para la conservación de alimentos en el pasado y en el presente. El negocio de la sal fue una riqueza económica para la región y continúa siendo un recurso imprescindible para todos.

7. Navegar hasta la Isla de Tabarca.

Observar los fondos marinos, tomar el sol, recorrer la isla y tomar un caldero mientras aprendes sobre la historia de esta isla que cuenta con otros pequeños islotes y todavía muestra su antigua fortificación.

Navegando hacia la Isla de Tabarca

Navegando hacia la Isla de Tabarca

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fondos en la Isla de Tabarca

8. Hacer senderismo por las sierras de la provincia alcanzando cualquiera de sus cumbres.

Alicante destaca por su orografía pues es un territorio plegado intensamente. Nuestra cima es la Sierra de Aitana con sus 1.558 m de altitud a pesar de estar muy cerca del mar. Nuestros “monte Olimpo” es el Puig Campana con 1.406 m. El Montcabrer, la Sierra de Bernia, el Cabeço d’Or, el Maigmó, el Cid, el Benicadell, la Sierra de Mariola, el Menejador y la Font Roja. Pero son muchas más… Son cimas exigentes que sorprenden a cualquiera que intente coronarlas y, siempre, ofrecen recompensas espectaculares. Y algunas esconden tesores como las Cuevas de Canelobre en Busot…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hacia el fuerte de la Sierra de Bernia

MONTCABRER 3

Sierra de Mariola y cara norte del Montcabrer

9. Descubrir los valles del norte y sus historias de piratas y moriscos.

Las lluvias son más frecuentes en la zona norte de la provincia y el clima es casi subtropical. Las carreteras caracolean en aquellos valles secretos con castillos donde los moriscos tejieron historias apasionantes y nos dejaron un entorno casi mágico entre campos de cerezos, algarrobos, almendros y frutales.

Desde Benimaurell las vista son espectaculares

Desde Benimaurell las vista son espectaculares

10. Adentrarte  en los estrechos barrancos donde fuentes y pozas sorprenden al paseante.

En medio de la aparente aridez se esconden lugares secretos y poco accesibles en los que florece la primavera más diversa de nuestro país. Alicante posee una flora diversa en la que las plantas, adaptadas a la aridez, han evolucionado para aprovechar los recursos disponibles con una variedad de especies única.

Los barrancos escondidos entre las áridas montañas

Los barrancos escondidos entre las áridas montañas

11. Visitar la Vila-Joiosa (Villajoyosa).

Por tener el nombre más bonito y que más nos inspira y por contar con un Museo del Chocolate sencillo pero entrañable. Disfrutar de su playa y de su gastronomía mientras los niños juegan sin peligro en la arena.

En la playa de la Vila-Joiosa

En la playa de la Vila-Joiosa

12. Acercarte a los pueblos del interior y alucinar con nuestros castillos.

Los castillo de Alicante marcan la frontera del antiguo Reino de Aragón cuando nuestro rey más emblemático, En Jaume I, reconquistaba estas tierras. Biar, Villena, Castalla, Sax y muchos otros son pueblos maravillosos en un entorno espectacular y una historia muy especial.

Desde el torreón del castillo de Biar

Desde el torreón del castillo de Biar

13. Conducirte hasta Jijona para visitar su Museo del Turrón y subir el puerto de la Carrasqueta.

Jijona, cuna del turrón, es también la puerta de entrada a la comarca del Comtat donde sus ciudades industriales cargadas de historia te harán sentir que necesitas mucho más tiempo para conocerlas mejor. Alcoi, Cocentaina, Muro y sus pueblos cercanos merecen unas vacaciones completas.

14. Visitar Ibi, la ciudad del juguete en L’Alcoià.

No olvides reservar un día para venir a Ibi -la ciudad de mi infancia- donde, entre otras muchas cosas, te espera el Museo del Juguete y el Museo de la Biodiversidad. Ambos te sorprenderán. Para mi, el segundo es además como un hijo. Aunque allí no lo sepan y no aparezcamos en ningún sitio, participé hace ya unos cuantos años -junto a otros compañeros del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Alicante- a diseñar los paneles y dioramas de una primera exposición que posteriormente se transformaría en el actual museo que hoy os enseñará a conocer, de primera mano, qué supone el tráfico ilegal de especies y la importancia de tomar conciencia del valor de la biodiversidad. En el blog de “Con los niños en la mochila” os cuentan muchas cosas más.IMG_4244

Museo de Juguete en Ibi

Museo de Juguete en Ibi

15. Déjate sorprender y ven a descubrir con tu propia experiencia.

Y la última, pero no menos importante, por el placer de descubrir que siempre, cualquier lugar del mundo, es mucho más de lo que dicen las guías de viajes. Déjate llevar, conduce por carreteras estrechas y atrévete a investigar.

La primavera florece aprovechando las escasas lluvias de la estación

La primavera florece aprovechando las escasas lluvias de la estación

Nos hemos dejado muchos lugares que aún no conocemos o que conocemos poco, como Elche o Pinoso, por ejemplo, porque aún tenemos muchas asignaturas pendientes. Prometemos emplearnos a fondo para seguir disfrutando de “la millor terreta del món”. ¿Tú qué más nos recomiendas?

Interior de las Cuevas de Canelobre cerca de Busot

Interior de las Cuevas de Canelobre cerca de Busot

¿QUÉ ES EL ÁRTICO?

¿QUÉ ES EL ÁRTICO?

Desde antaño los viajeros y geógrafos fueron definiendo los límites de los territorios en los que habitaban o en los que se aventuraban como exploradores. Poco a poco, gracias a su gran capacidad de observación y a su gran curiosidad, fueron atando cabos y explicando fenómenos que ocurrían en el planeta y que mostraban aspectos comunes y repetitivos, incluso estando alejados en su posición en el globo. Así surgió la definición de los diversos biomas, tan característicos y conocidos por nosotros: el trópico, la sabana, los desiertos, el clima mediterraneo, los bosques templados, la taiga y la tundra… Estos últimos ecosistemas están asociados a los territorios cercanos al Ártico y a la Antàrtida. Pero… ¿qué es el Ártico?

En Santa’s Village hay un punto de información sobre las actividades que puedes hacer en el Ártico

El Círculo Polar Ártico corresponde con el paralelo situado a 66º 32′ al norte del Ecuador. Su hermano gemelo es el Círculo Polar Antártico situado en la misma latitud pero al sur del Ecuador. El Círculo Polar Ártico se considera habitualmente como el límite más meridional del Ártico. Se sitúa en esta latitud porque es el punto a partir del cual el sol no se pone al menos un día al año y permanece oculto tras el horizonte, al menos, otro día al año.

En Santa’s Village una línea de farolas marca el paso del Círculo Polar ya que la nieve cubre la línea dibujada en el suelo

Detalle de la marca del Círculo Polar Ártico (Rovaniemi, 2016)

Rovaniemi, la conocida ciudad donde vive Papa Noel, se sitúa justo sobre este paralelo. A partir de ahí, según viajamos hacia el norte, los días en los que no amanece en invierno -aunque puede haber algo de claridad en el cielo- van aumentando y, en verano, ocurre lo mismo con los días que no se pone el sol y, simplemente, se “arrastra” sobre el horizonte.

En el Museo Articum de Rovaniemi aprenderéis muchas cosas cobre el Ártico

Pero la definición del Ártico puede variar mucho en función del criterio utilizado. Para los botánicos, es el territorio en el que no crecen árboles. Por tanto es una línea que marca el territorio a partir del cual la taiga deja paso a la tundra. La tundra aparece más al norte del Círculo Polar Ártico y es una linea sinuosa que depende de aspectos geográficos como la cercanía al mar de un territorio, por ejemplo. La tundra es un tipo de ecosistema caracterizado por la ausencia de vegetación arbórea y por la presencia dominante de arbustos, herbáceas, líquenes y musgos.

La taiga, o bosques de coníferas, dejan paso a la tundra en el Ártico

Si definimos el Ártico en base a las condiciones climáticas, su límite no coincide tampoco con el del Círculo Polar Ártico. De acuerdo a las mediciones climáticas, se ha establecido que el territorio ártico -y antártico- corresponde al área de los casquetes en la que la temperatura media del mes más cálido del año no supera los +10 ºC ¡vaya promedio más helador!

Otra manera de definir el Ártico tiene en cuenta la superficie del terreno formada por permafrost. El permafrost es la capa de suelo que permanece congelada a lo largo de todo el año. El permafrost cubre una cuarta parta de las superficies emergidas en la tierra y, una gran parte están en el Ártico.

En Rovaniemi, los bloques de hielo sirven para decorar la ciudad gracias a las bajas temperaturas

En relación con la extensión del hielo que cubre el mar y el océano a lo largo del año, se ha comprobado que la capa de hielo más extensa solía producirse en el Ártico en el mes de Febrero. Es en el mes de septiembre cuando la capa de hielo ártico que forma el casquete situado al norte del planeta Tierra solía tener su menor extensión. Pero la cubierta de hielo depende y determina las corrientes marinas y, en la actualidad, como todos sabéis, el cambio climático global que se está produciendo por el incremento del efecto invernadero está reduciendo a mínimos históricos la extensión de esta capa de hielo.

La superficie de hielo que cubría el Ártico desciende alarmantemente (Museo Articum, 2017)

La Antártida y el Ártico son territorios míticos que han llenado nuestro imaginario de increíbles aventuras de exploradores inolvidables. Roald Amundsen, Robert F. Scott, Ernest Shackleton, Rychard E. Bird… Por desgracia, estas historias están a punto de quedar relegadas a leyendas que nunca olvidaremos pero que pronto pertenecerán a viajes sin retorno que van desapareciendo con cada fragmento de hielo que se derrite y disuelve en las aguas de los océanos ártico y antártico… Experiencias únicas que serán irrepetibles si el rumbo tomado por la humanidad no se modifica -y parece que no va a ser así- hacia un modelo de desarrollo más sostenible y con menos emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Panel informativo sobre el Ártico en el aeropuerto de Rovaniemi (Finlandia, 2017)

Necesitamos un cambio global, pero en una dirección muy diferente que permita un modo de vida digno para todos y sostenible para nuestro planeta. En muchos de los pequeños gestos que hacemos cada día está nuestra responsabilidad pero, además, necesitamos gestores responsables que tomen decisiones valientes y adecuadas. Ojalá ocurra y el Ártico -y la Antártida- permanezcan pues son lugares únicos y muy necesarios para la Tierra. Si no es así, sólo podremos explicar a las futuras generaciones qué fue el ártico, pero no podrán experimentarlo por ellos mismos como hemos hecho nosotros esta pasada Navidad en Finlandia.

Galería del Museo Árticum en Rovaniemi (Finlandia, 2017)

HACER VELAS CON CERA DE ABEJA ECOLÓGICA

HACER VELAS CON CERA DE ABEJA ECOLÓGICA

Decorar nuestra casa en estas fechas con adornos navideños es algo que casi todos hacemos. En mayor o menor medida a todos nos atrapa el espíritu navideño. En casa, y con esa tendencia que nos lleva a intentar hacer las cosas por nosotros mismos, este año nos hemos puesto a hacer velas con cera de abeja biológica. Un producto natural, tan especial y único que estimula nuestros sentidos. Al tacto es maleable y suave, su color varía en tonalidades cálidas diversas y su olor es sensual. En las escuelas Waldorf se utilizan velas de cera de abeja y nosotros mismos las elaboramos, por eso en este post os voy a explicar cómo hacerlo. Es una actividad perfecta para hacer con los niños, sólo hace falta una mínima supervisión.

La cera de las abejas, según hemos leído en diversas webs, tiene múltiples propiedades. Es rica en vitamina A por lo que es un buen antioxidante. Es cicatrizante y antiinflamatoria. Se utiliza en multitud de productos de belleza natural, para hacer mascarillas para el cabello, cremas y protectores labiales, por ejemplo. Para el cuidado de la boca se ha utilizado desde antiguo la cera de abejas tomando un trozo directamente del panal y masticandolo como si fuera una goma de mascar. Ayuda a curar úlceras de la boca y la gingivitis. Estamos hablando de la cera de abejas.

La composición de la cera de abeja es tan compleja que no se han identificado todos sus componentes. Es un tipo de lípido llamado éster. Su obtención a partir de la miel o de los panales es un trabajo meticuloso y que debe ser respetuoso con la naturaleza por lo que su precio en el mercado es variable y siempre ajustado a su valor como producto biológico y natural.

Láminas de cera de abeja y cordón de algodón

Láminas de cera de abeja y cordón de algodón

Las velas que utilizamos habitualmente están hechas con parafina que es un derivado del petróleo que se blanquea con bencenos y, por ello, en su combustión, producen residuos indeseables. Anteriormente se utilizaban grasas o sebos de animales como el cerdo o las ballenas. Los cachalotes fueron perseguidos durante siglos para conseguir el preciado espermaceti situado en su cabeza. La cera de abejas es un material mucho más interesante e inocuo. El color de la cera de abejas varía desde el blanco al ámbar. Según hemos leído tienen más propiedades cuanto más intenso sea su color. Las velas de cera natural desprenden un dulce aroma a miel y producen iones negativos que limpian el aire de impurezas.

EL cordón se empapa en cera derretida para que se queme lentamente

EL cordón se empapa en cera derretida para que se queme lentamente

En la Escuela Waldorf de primaria de Alicante solemos fabricar nosotros mismos las velas a partir de láminas de cera de abeja ecológica que adquirimos a productores locales. Están libres de pesticidas y cualquier producto sintético. Hoy os cuento cómo hacer estas bonitas velas para que esta Navidad decoréis vuestra casa con las velas hechas por vosotros mismos y vuestros peques. ¡os va a encantar!

Cortamos las láminas en diversas formas y enrollamos alrededor del cordón

Cortamos las láminas en diversas formas y enrollamos alrededor del cordón

¿QUÉ NECESITAS?

  1. Láminas de cera de abeja natural.
  2. Cordón de algodón natural.
  3. Un cacillo donde derretir un poco de cera.
  4. Para decorar se puede utilizar ceras de abejas para modelar de colores.

¿CÓMO SE HACE?

Toma las láminas de cera y córtalas en bandas de la altura que desees. También puedes hacer trozos triangulares con un ángulo recto para hacer velas en espiral.

Moja el cordón de algodón en la cera derretida. Los cordones han de ser un par de centímetros más largos que la altura de la lámina de cera que vamos a enrrollar. Esta operación no deben hacerla los niños pues se podrían quemar.

Situa el cordón en un lateral de la lámina y pégalo cuidadosamente. Empieza a enrollar la lámina de cera presionando para que no quede aire en su interior (cuanto más aire, más rápido se consumirá la vela).  Si hace mucho frío, ten cuidado al enrollarlas porque se pueden quebrar. Mejor que el ambiente esté a una temperatura agradable o calienta la cera con tus manos un poquito mientras vas enrollando.velas cera abejas 4

Fíjate que al enrollar los bordes no se desajusten. Si quieres una vela más grueda puedes añadir varias láminas. Queda muy bonito añadir una lámina más estrecha alrededor. Puedes jugar con diversas formas y experimentar.

Para decorar las velas puedes usar pequeños trocitos de cera o tiras enrolladas. También hay ceras con colores que se tiñen con productos naturales y resulta muy divertido para los más pequeños a la hora de diseñar sus propios dibujos sobre las velas.

Resultado preparado para la venta o para regalar

Resultado preparado para la venta en la tienda de la escuela

Si te interesa hacer esta actividad puedes obtener el material en estas páginas de internet: VELAS ADARVES i GRAN VELADA. O bien contacta con un productor de tu zona. ¡Verás que chula va a quedar vuestra mesa esta Navidad!

EL CABO DE LAS HUERTAS: UN SENDERO URBANO JUNTO AL MAR

EL CABO DE LAS HUERTAS: UN SENDERO URBANO JUNTO AL MAR

El Cabo de las Huertas o Cap de l’Horta es un punto geográfico destacado en el municipio de Alicante. Aunque la urbanización costera no ha respetado ni el sentido común ni la ley de protección de costas, todavía conserva su belleza. Podemos recorrer el cabo siguiendo un sendero urbano junto al mar que discurre casi siempre junto a casas particulares pero en el que también descubriremos bellos espacios “casi salvajes”: pequeñas calas, piscinas naturales, dunas fósiles y restos arqueológicos reseñables.

Inicio del recorrido junto a la Playa de la Albufereta (Alicante, 2016)

Inicio del recorrido junto a la Playa de la Albufereta (Alicante, 2016)

La urbanización masiva de las costas alicantinas desde los años 70 del pasado siglo llevó a la desaparición de la mayor parte de los espacios naturales cercanos al mar. Aún podemos encontrar algunas zonas de dunas como en la Marina de Guardamar o zonas de acantilados libres de edificios como ocurre en algunos tramos entre El Campello y Villajoyosa. Hay algunas calas pedregosas libres de edificios y zonas rocosas de gran belleza. Sin embargo, lo normal es observar un muro de hormigón que se eleva en bloques de grandes edificios apiñados junto a la línea de costa.

Para iniciar la excursión nos desplazaremos hasta el punto de encuentro en el TRAM (lineas L1, L2, L3 o L4) que nos lleva a la parada de La isleta o La Illeta. Llegamos a la playa de la Albufereta que en esta época del año suele estar casi vacía, solo algunas personas pasean o descansan en la arena. El sendero se inicia en la pasarela de madera que está situada en el lado norte de la playa.

Restos de las zonas de cría de peces excavadas por los romanos (Alicante, 2016)

Restos de las zonas de cría de peces excavadas por los romanos (Alicante, 2016)

La playa de la Albufereta está vacía en estos meses del año (Alicante, 2016)

La playa de la Albufereta está vacía en estos meses del año (Alicante, 2016)

Encontraréis diversos paneles informativos. No debéis pasar sin deteneros a observar las zonas de extracción de piedra, pequeñas canteras de autoconsumo de algunas familias. También descubriréis los viveros excavados hace siglos por los pobladores romanos para ser utilizadas como piscifactorias o zonas para mantener vivos los peces pescados en el mar (su aspecto actual no corresponde al original pues se utilizaron después como cantera). Estos viveros eran un símbolo de ostentación que sólo algunas familias podían poseer y que les permitía celebrar cenas junto al mar ofreciendo pescado fresco a sus invitados tal y como se ha documentado en diversos escritos de la época. Muy cerca de aquí se sitúan los restos arqueológicos de la ciudad romana de Lucentum que bien vale la pena visitar con los peques en otro momento.

Los cielos luminosos tras las lluvias de otoño nos regalan imágenes preciosas (Alicante, 2016)

Los cielos luminosos tras las lluvias de otoño nos regalan imágenes preciosas (Alicante, 2016)

El sendero recorre zonas muy urbanizadas (Alicante, 2016)

El sendero recorre zonas muy urbanizadas (Alicante, 2016)

El recorrido trascurre junto al Club Náutico Costa Blanca y después pasa por diversas calas: Cala dels Jueus, Cala de Cantanars y la Cala de la Palmera. Las planicies rocosas erosionadas por el mar dejan huecos y pequeñas piscinas naturales ideales para el baño en épocas del año más calurosas. Las paredes tienen formas espectaculares y el mar bate la costa incansable esculpiendo extrañas imágenes.

En las calas se acumulan los restos de Posidonia que protegen el litoral (Alicante, 2016)

En las calas se acumulan los restos de Posidonia que protegen el litoral (Alicante, 2016)

Esta zona de la ruta es lugar habitual para el nudismo. En verano son muchas las personas que aprovechan este enclave para hacer nudismo y también es fácil encontrar bañistas en los días soleados de cualquier época del año que gustan de tomar el sol. Está bien avisaros para que no os llevéis sorpresas.

En la zona más cercana al cabo paseamos entre dunas fósiles (Alicante, 2016)

En la zona más cercana al cabo paseamos entre dunas fósiles (Alicante, 2016)

La flora de este paraje es especialmente vulnerable (Alicante, 2016)

La flora de este paraje es especialmente vulnerable (Alicante, 2016)

Llegamos paseando hasta el faro y podemos detenernos a almorzar y jugar en la zona mientras contemplamos el mar y disfrutamos del batir de las olas. En otoño e invierno los días pueden ser nubosos pero habitualmente son bastante soleados. En cualquier caso, os encantará el paisaje y la amplitud del horizonte que se ofrece desde este punto. Este faro fue construído en el lugar en el que antaño se alzaba una torre vigía como las que encontramos en otros puntos del litoral: la torre de l’Alcodre.

En el extremo del Cabo de las Huertas está el faro (Alicante, 2016)

En el extremo del Cabo de las Huertas está el faro (Alicante, 2016)

Desde allí, en los días de cielos limpios, divisamos las bellas sierras del norte de nuestra provincia. La isla de Benidorm y la Serra Gelada, la Serra de Bèrnia, el Puig Campana, las cumbres de Aitana, el Cabeço d’Or… La dureza variable de los materiales de la costa ha creado este paisaje de espigones naturales que como grandes dientes se introducen en el mar. La erosión de las paredes junto con la cristalización de las sales marinas crea formas curiosas. Aprender a leer el paisaje e interpretar qué ocurrió en el pasado es un ejercicio entretenido que desarrolla nuestra capacidad de observación y deducción.  Y… si observáis con atención… podéis encontrar fósiles escondidos entre las rocas. Si queréis más información, podéis consultar este folleto tan interesante elaborado por la Universidad de Alicante para la Geoyincana.

Las vistas de la playa de Muchavista y las sierras cercanas desde el cabo (Alicante, 2016)

Las vistas de la playa de Muchavista y las sierras cercanas desde el cabo (Alicante, 2016)

Y así llegamos hasta la playa de Muchavista que con sus más de 6 km de longitud acoge a lo largo del año a multitud de visitantes. Una vez allí, no hay mejor plan que buscar un sitio en la arena y dejar que los niños jueguen mientras nosotros descansamos relajadamente. Para regresar a casa o a la playa de la Albufereta podemos dirigirnos a la Avenida Costa Blanca para tomar la Línea L4 del TRAM en alguna de sus paradas o bien seguir caminando por la playa, hasta la parada del TRAM “Costa Blanca” (Líneas L1 y L3).

En la playa encontramos zonas deportivas, de juegos y de servicios (Alicante, 2016)

En la playa encontramos zonas deportivas, de juegos y de servicios (Alicante, 2016)

DATOS PRÁCTICOS

La dificultad del recorrido es baja con una longitud total de unos 7 km desde la parada del TRAM de “La Isleta” hasta la de “Costa Blanca”.

Siempre es recomendable llevar agua y un buen almuerzo, también protección solar y gorra.

El servicio de tranvías es muy cómodo y frecuente. Puedes consultar los horarios aquí.

Recuerda no dejar ningún tipo de desperdicios. Los ecosistemas costeros son muy sensibles y la basura, sobre todo los plásticos, son muy dañinos con los organismos y tardan muchos años en degradarse.

Recorrido por el sendero costero

Recorrido de 7 km por el sendero costero

Esperamos que decidáis disfrutar en algún momento de este bello sendero urbano junto al mar. Es triste observar en algunos puntos la barbarie de la construcción invasiba de hace años pero aún es posible admirar el paisaje del Cabo de las Huertas o Cap de l’Horta. Esperemos que en el futuro, sólo hayan acciones que permitan mejorar su conservación.

Pin It on Pinterest